Democracia en América
> > > McCain debe votar NO al plan intervencionista

McCain debe votar NO al plan intervencionista

- 21:54:18 -

Compartir: Menéame Tuenti

Llevamos ya una semana escuchando el apocalíptico discurso lanzado desde Washington sobre la crisis financiera en Estados Unidos. Aun así, y reconociendo que no todo son rosas, un simple paseo con la familia por los repletos centros comerciales, cines, tiendas y restaurantes de Phoenix este mismo fin de semana no parecía reflejar tan negro panorama económico, ni tampoco la imperante necesidad de una urgente intervención financiera por parte del Gobierno. El secretario del Tesoro, Henry Paulson -un Demócrata elegido incomprensiblemente por George W. Bush para el cargo-, ha venido equivocándose una y otra vez, poniendo parches en los mercados pero nunca solucionando los problemas existentes. No se trata, es verdad, de problemas nuevos, sino de asuntos que se mezclan con errores anteriores de otros secretarios del Tesoro, de la Reserva Federal y también de varios presidentes y de otros tantos políticos corruptos en ambos partidos. 

La última hazaña del Gran Gobierno, y particularmente de Paulson, ha sido el monstruoso plan intervencionista que le ha encasquetado a George W. Bush -cada día más despistado- con el apoyo del Congreso, cuyas dos cámaras están desde hace dos años en manos de la sectaria mayoría Demócrata. Hace una semana ya escribimos sobre el error del plan Paulson, no sólo por lo cuestionable que resulta intervenir 700.000 millones de dólares de dinero público, sino sobre todo porque dicho plan contradice los principios del liberalismo económico. Una semana después, asistimos ya al desastroso acercamiento del sistema financiero norteamericano al fallido modelo europeo.

 

Poco han tardado algunos visionarios en dar por muerto al capitalismo e intentar mostrar las virtudes del trasnochado intervencionismo socialista. La confusión general está siendo mayúscula y a la hora de escribir estas líneas, aquel monstruoso plan Paulson parece ser ya una realidad que -con cierto maquillaje añadido- se aprobará definitivamente esta misma semana en Washington. Quede claro, pues, el rechazo que dicho plan nos provoca y la oposición popular que la ciudadanía norteamericana está mostrando a tan indecoroso plan. Los estadounidenses de a pie dudamos del éxito de dicho intervencionismo a corto, medio y largo plazo. Aun así, tanto desde la Casa Blanca como desde la mayoría Demócrata del Congreso se está exigiendo optar precipitadamente entre lo que se presenta como un terremoto financiero o la alegórica bancarrota de los contribuyentes. En otras palabras, se está dando vía libre para la triunfal entrada de la nefasta socialdemocracia en el corazón de Estados Unidos. Barack Obama -como era previsible- ya ha señalado que apoyará este plan y votará a favor. John McCain ha dicho, cuando esto escribimos, que quiere estudiar el plan completo… Mal hará McCain apoyando este intervencionismo y votando a favor de semejante farsa.

 

Contra lo que se ha escrito, justo es reconocer que el tan criticado viaje de McCain a Washington el pasado jueves antes del debate sirvió para incluir en las negociaciones a quienes se oponían a ese plan inicial de Paulson y a quienes tenían serios inconvenientes para apoyarlo. Lo que McCain logró fue pedir a todos los grupos en el Congreso la reconsideración de esa errada propuesta inicial de Paulson. Aquel plan inicial perdió su forma original y fue revisado durante el fin de semana gracias a las exigencias de un grupo de congresistas conservadores ubicados en el Partido Republicano que hablaron claro y que han sido los únicos en denunciar públicamente la monstruosidad de ese intervencionismo gubernamental y el error de firmar un cheque en blanco a Paulson. Con todo, y estando en minoría, los conservadores liderados por Roy Blunt no han podido hacer por ahora demasiado frente a la mayoría proteccionista de Harry Reid, Nancy Pelosi y los amigos Demócratas. Aun así, los conservadores han dejado claro que el problema de esta crisis financiera no radica en el liberalismo económico capitalista, sino en las excesivas regulaciones proteccionistas impuestas desde Washington.  

 

El nuevo plan, todavía insuficiente, se presenta a estas horas como uno que dota de mayor seguridad a los ciudadanos contribuyentes, asegurando que éstos compartan cualquier tipo de beneficio. Así, el primer paso del plan se recorta presupuestariamente a la mitad y condiciona cualquier otro pago a la aprobación del Congreso. Las nuevas provisiones limitan las compensaciones excesivas a los primeros responsables ejecutivos, aseguran la supervisión del proceso de este rescate de manera que sea independiente y transparente, a fin de hacer frente al fraude y al abuso. Con el nuevo plan, además, nos dicen que se busca impulsar la solución y prevención de embargos hipotecarios. A falta de analizar cuidadosamente la letra pequeña, la impresión es que todo es mera fachada, con escaso respeto al librecambismo e insuficiente para poder apoyar con honestidad de principios esta nueva versión del plan. Comparativamente, la nueva versión resulta mejorada, pero todavía insuficiente. Por eso no cabe otra opción que oponerse a esta nacionalización masiva de impredecibles consecuencias, tal y como ya han empezado a hacer algunos congresistas conservadores.

 

No nos cansaremos de insistir que esta situación financiera fue anunciada y denunciada ya desde hace tiempo por el conservadurismo fiscal norteamericano y que es consecuencia de las numerosas y ridículas regulaciones que, con el consentimiento de la mayorías Demócratas y con el lastre de muchos Republicanos de sangre azul, han estado minando vergonzosamente el erario público. Las hemerotecas no engañan y hoy sabemos ya que muchos de esos senadores que protegieron a compañías fraudulentas como Fannie Mae y Freddie Mac incluían a políticos Demócratas como el propio Barack Obama, Hillary Clinton, Christopher Dodd, Barney Frank, Chuck Schumer y otros tantos peces gordos del zoo político norteamericano más antiliberal. Obama, sin ir más lejos, obtuvo de Fannie Mae y Freddie Mac más de 125.000 dólares en contribuciones a su campaña, sólo detrás de lo recibido por Chris Dodd -el senador Demócrata que paradójicamente preside el Comité de Bancos del Senado-, quien recibió 165.000 dólares. Mientras todo esto estaba ocurriendo, hace ya tres años y medio McCain alertó de estos graves escándalos financieros en Fannie Mae al patrocinar en el Senado la proposición de ley S. 190 junto a otros dos senadores republicanos. Aquel proyecto de ley no tuvo nunca el apoyo necesario para poder aprobarse.

 

También sabemos ya que desde el año 2001 hasta la propia Casa Blanca, con Bush a la cabeza, intentó hasta un total de diecisiete veces arreglar los problemas de estas agencias gubernamentales, sin recibir jamás el apoyo de los Demócratas, tal y como se comprueba en los documentos oficiales entregados por la Casa Blanca. Hasta el diario The New York Times informó del serio intento de Bush, ya en septiembre de 2003, de arreglar el desaguisado de la agencia Fannie Mae -fuente de muchos de los actuales problemas financieros-, así como de la oposición que Bush encontró entre los Demócratas y el bloqueo de éstos al plan para acabar con las prácticas fraudulentas de dichas agencias. Contamos, en fin, hasta con vídeos donde el Demócrata Barnie Frank -hoy presidente de un importante comité financieros en el Senado- afirmaba por entonces de la imposibilidad de que hubiera una crisis económica resultante de esas agencias, como bien muestra este interesante reportaje preparado por Brett Baer.

 

Para los escépticos, valga remitir a varios expertos económicos. Así, el catedrático de economía del Columbia Business School, Charles Calomiris, por ejemplo, ha apuntado más datos que confirman los certeros avisos lanzados ya por McCain en 2005 sobre esta situación hipotecaria fraudulenta, así como la pasividad mostrada por Obama -ya entonces, igual que ahora- para hacer frente a esta cuestión. Ahí está también la opinión del director del American Enterprise Institute, Kevin Hasset, quien explica con detalle el fondo de toda esta crisis y el bloqueo perpetrado por los Demócratas en 2005 a estas necesarias reformas, justo las que no se aplicaron y las que han llevado a la situación actual.

 

En resumen, detrás de todo esto y más allá de las crisis financieras innatas en lo que es el desarrollo natural del libre mercado, cada vez resulta más claro que nos encontramos ante una turba de caóticos políticos apoltronados en Washington, quienes en uno y otro bando están haciendo un flaco favor a la ciudadanía. Lo más desafortunado es que los mismos zorros que se han ido comiendo las gallinas de los huevos de oro en estos años pasados a costa de los contribuyentes son ahora quienes siguen estando encargados de organizar el nuevo gallinero que propone este plan. En clave electoral, ahí es donde John McCain puede y debe marcar la diferencia demostrando realmente su talante reformista y votando contra este vergonzoso plan. Hacerlo, claro está, es un riesgo político de cara a la elección de noviembre, pero sería lo necesario y lo justo para Estados Unidos. Además de ello, dejaría claro a la ciudadanía que la presidencia de McCain no significaría un tercer mandato de Bush como insiste demagógicamente la campaña de Obama.  

 

Comentarios (17)
1 juliobor, día

Qué situación tan complicada D. Alberto!! Claro que debe votar NO a tan maléfico plan, pero es que McCain tiene el enemigo en casa. Por mucho que me esfuerce nunca entenderé el gran esfuerzo que ha hecho Bush por inculcar a los americanos que sin la aprobación de este plan será el apocalipsis total. Si McCain no apoya la iniciativa puede que haya muchos ciudadanos de a pie que se sientan desconcertados al ver como un republicano al igual que él, ha dicho que es fundamental para el país que el plan salga adelante, y en cambio él no lo apoye. Sin olvidar el rédito político que los manejadores de las cuerdas de Obama sacarían de ello.

Por supuesto que están en juego los principios del conservadurismo-liberal y el giro hacia la socialdemocracia pero en estas dos últimas semanas he visto un McCain débil. ¿Por qué no he escuchado al candidato republicano recordar todo aquello que aquí nos ha expuesto D. Alberto?

Soy pesimista, la crisis se va a llevar por delante a McCain; si vota en contra, mal y si vota a favor, peor. Y para que no se diga, voy a mojarme; McCain votará a favor del plan escudándose en el pequeño lavado de cara hecho al texto inicial. Él y sus asesores de campaña necesitarán toda la mano izquierda posible para que al final no acabe siendo criticado por unos y otros. En ese caso, deberá darle las gracias a George W. Bush.


http://julioborja.blogspot.com

2 COPELAND, día

Me temo que la suerte está echada. Las encuestas, que en los USA son bastante fiables, además de fáciles, por cuanto las opciones se reducen a 2, muestran que tras la remontada de Mc. Cain aupado por los errores de los Demócratas y el acierto de la elección de Palin en el ticket, parece que los Republicanos están ahora orfeciendo una imagen dubitativa e incluso en el debate de la otra noche, Mc Cain si ganó lo hizo a los puntos precisamente en su terreno fuerte que es la política exterior.

Mi impresión desde la distancia es que ambos candidatos han conseguido ofrecer una imagen de moderación que les hace atractivos a amplias capas de la sociedad. Por ejemplo según las últimas encuestas, Obama agrada al 57% del electorado y Mc Cain al 55%.

En el caso de Mc Cain, su aumento de popularidad obedece a que ha conseguido que los votantes conservadores le vean como uno de los suyos, pues su imagen era demasiado "demócrata". Obama ha moderado sus soflamas y no tuvo empacho en darle la razón hasta 13 veces a Mc Cain en el debate del otro día y esto contribuyó a hacerle más diferible entre los electores independientes.

A día de hoy, sólo el apoyo incondicional de ZP a Obama serviría para hundirle. Esperemos que se produzca, pero la ventaja es que aunque gane Obama, tampoco se va a dedicar a hacer las chorradas que tanto gustan a los regres europeos. Al fin y al cabo, prácticamente todas las guerras en las que han entrado los USA en el siglo XX fueron iniciadas por presidentes demócratas y terminadas con republicanos.

3 tolondro, día

Esto se pone muy interesante, vaya semanitas que nos quedan. Estoy de acuerdo con Juliobor en que parece un favor de Bush a Obama, y con Copeland, de que Obama no gobernaría como creen los progres europeos. Aunque yo prefiero que gane Mc Cain, me da mucha más garantía en gestionar la crisis, a pesar del "regalo" al sistema financiero que acaban de aprobar. En manos de Obama podría ser una bomba de relojería.

4 TheFlash, día


D Alberto

Gracias por la abundante información y la calidad de lo datos…pesan y mucho a la hora de aliviar el latazo populero demagogico…y retrata a los responsables tontiastutos del desaguisado, resulta que son los que ahora se ponen medallas…

Aun así, me temo que McCain tendría que hacer muy bien las cosas para sacudir a los votantes del lavado de cerebro al que se ven sometidos desde los medios…-combinado con el pánico que tan rentable resulta a los políticos incendiarios…-

Tal vez el primer electroshock para cambiar lo que parece inevitable sería, en efecto, negarse a aprobar el paquete…eso le procuraría la oportunidad para descalificar a los promotores en base a esos datos que vd nos señala.

No sé…complicado…y cuando se pone complicado hay que volver a lo básico, a lo entendible, a los principios…veremos –pero yo ahora mismo soy pesimista-

5 loos333, día

Buenos dias.

En elmundo.es en:
http://www.elmundo.es/especiales/2008/09/internaci...

las encuestas le dan ahora mismo 301 delegados a obama por los 237 de Mc Cain. Se ha actualizado la encuesta en uno de los estados bisagra, en Carolina del Norte que ha "caido" del lado demócrata. Por muy poquito, un 0.3% pero la tendencia se ha invertido.

Con estos 15 delegados obama se garantizaria la victoria. Lo peor es que Mc Cain no acaba de avanzar en los estados clave. Aun faltan las encuestas tras el primer debate pero si son similares a las de Carolina del Norte...

Un saludo

6 tolondro, día

Esta lectura de la encuesta del Mundo no me cuadra mucho. Obama tiene muchos más delegados en Estados dudosos, que es lo que le da la ventaja. Además no me cuadra con el análisis de Pablo Kleinman en este mismo blog...

7 loos333, día

Buenas tolondro

Yo lo que no se es de donde saca las fuentes elmundo.es para ir variando las intenciones de voto de cada estado bisagra. No se si toma los datos de una sola fuente americana, de varias, si hace una media, si solo se queda con las encuestas pro-obama...

Ya se que obama tiene mas delegados dudosos en estados bisagra pero como el sistema electoral americano hace que con un solo voto mas, te lleves el 100% de los delegados, basta que lleves un 0.1% de ventaja.

Y segun el grafico de elmundo.es los margenes de ventaja de Mc Cain en los estados bisagras en los que gana, son inferiores al 3% (salvo Virgina Occidental con un 5.7 y Misuri con un 3.2)

Aun faltan las encuestas tras el primer debate que supongo que empezaran a caer en esta semana.

Solo hay un estado que cambia de color (respecto a 2004) con toda seguridad segun elmundo.es y este estado es IOWA se lo dan por seguro a obama.

Un saludo

8 tolondro, día

Ya, ya,loos333,no era una crítica ni mucho menos, solo mi opinión. Está claro que no se la van a inventar en El Mundo...
Quizás son las ganas de ver perder a BObama, ;-D

9 loos333, día

Si a mi me pasa lo mismo que a ti... preferiria ver a Palin-McCain antes que al obama. Pero son solo encuestas jeje

10 vikinga, día

Sinceramente no sé qué encuesta creerme. ¿Aquella en la que sólo un 7% de los americanos aprobaba el plan de intervención? ¿Es a esta minoría a la que se le pregunta a quién va a votar? Ya sé que se toman en cuenta otras cosas, pero no lo veo muy coherente, la verdad.
Por cierto, he oído que Bobama ha prometido no sólo defender el "derecho" a abortar, sino que además revisará, para acabar con ellas, todas las leyes provida que hay en el país. ¿Es esto verdad? Gracias, es que también me parece un tema muy importante.

11 loos333, día

Buenas noches.

Menos mal: 205 a favor 228 en contra

Con lo cual de momento, queda aplazado eso de que sean todos los estadounidenses quienes paguen los platos rotos de los que se forraron con las vacas gordas.

No esta mal.

2/3 de los congresistas republicanos votaron en contra (lo que me indica que Mc Cain y Palin aun pueden ganar) y 1/3 a favor (a que coño jugaran)

Y por suerte, no todos los congresistas democratas votaron a favor: fueron suficientes una parte de ellos para echar abajo la trampa socialista.

A ver que pasa ahora. Yo expectante.

Esto si que es un show. De los buenos.

12 TheFlash, día

Caray, USA es soprendente…alucinante…

13 COPELAND, día

John Mc Cain ha demostrado que es capaz de soportar la presión en momentos dramáticos. Espero que el pueblo americano lo tenga en cuenta en las elecciones.

Propongo que en todos los municipios liberales se ponga una calle o plaza "de los 228" que, de momento, han salvado a la civilización occidental de una ruina segura.

14 vikinga, día

Después de ver como en España los diputados y senadores no abandonan nunca la obediencia al partido y votan como borregos, me parece increible ver como en EEUU, cada uno vota lo que cree más conveniente. ¿Han rechazado un plan intervencionista porque de verdad creen en la libertad económica? Por mucho que se empeñe la progresía europea, nunca podrán prever las reacciones de los americanos y mucho menos darles lecciones de democracia.

15 charlix, día

Es increíble la democracia americana. Se nota que allí los representantes sí representan a los votantes y se la juegan si votan en contra de sus intereses.

No como otros países donde la partitocracia ordena y manda y son los intereses de partido los que mandan sobre los intereses de los votantes y donde se traicionan los principios a cambio de las migajas que te pueda dar el poder.

Cualquier lector avispado situará en seguida a qué país me refiero, eh, Rajoy?

16 loos333, día

Acabo de oir en la COPE que el 95% de los congresistas que han votado en contra del plan sociata de Bush, SE PRESENTAN A LAS ELECCIONES DEL 4N!!!

Nada más y nada menos que el 95%. O sea, practicamente la totalidad.

Por igual los republicanos y demócratas. Y es que la encuesta de que solo un 7% de los estadounidenses apoyaba el plan progre, ha debido pesar como una losa.

Un show. Y yo que me perdí el del 29...

17 juliobor, día

Esto ha dado un giro inesperado. Mirando en clave únicamente electoral, recordemos que Obama apoyó este plan, así que además de Bush; el gran batacazo se lo ha dado el senador de Illinois. Se la han puesto botando señor McCain... remate por favor.

http://julioborja.blogspot.com

Escribir comentario