Democracia en América

« La pérdida de los principios | Principal | McCain y las negociaciones »

La hora de la demagogia

24 de Septiembre de 2008 - 13:34:20 - David Jiménez

Ante el inminente primer debate entre Obama y McCain, y tras una semana marcada por la crisis de Wall Street y la consecuente demagogia anti-liberal de todo progre americano o europeo, se me viene a la cabeza una imagen entre enternecedora y escalofriante. En toda tienda Urban Outfitters de Estados Unidos, en la sección de libros (donde se alternan la última novela de Chuck Palahniuk con la última fotobiogafía de Marylin Monroe), hay dos bestsellers que compiten codo con codo por la atención del consumidor: “How to Win a Fight with a Liberal”, de Daniel Kurtzman, y “How to Win a Fight with a Conservative", de… Daniel Kurtzman.

Ambos libros son una especie de manual de dialéctica para vencer al progre o conservador de turno. El que ambos estén escritos por la misma persona demuestra, primero, una capacidad humorística con respecto a la política considerable; segundo, lo envidiablemente cercanos que están ambos grandes partidos norteamericanos en muchísimas cosas (¿se imaginan que en España alguien pudiera escribir argumentos igual de convincentes contra la derecha y contra la izquierda? Uno se imagina una de esas escenas en que el sistema operativo de un robot se atasca y repite “Does not compute, does not compute” hasta que le estalle la cabeza); y tercero, que para ganar cualquier debate sobre cualquier tema hay que saber inyectar una dosis de demagogia en el argumento propio.


Menciono esto a raíz de los acontecimientos políticos de la última semana porque si Obama ha logrado escalar casi tres puntos en las encuestas no es sólo porque la crisis económica perjudique automáticamente al candidato Republicano (que lo hace), ni porque las CNN, MSNBC y ABC hayan aprovechado la oportunidad para ayudar descaradamente a su candidato (que lo han hecho), sino porque Obama ha sabido responder a la crisis con una buena dosis de demagogia y McCain no. El candidato Demócrata ha tirado del libro progre de toda la vida: el capitalismo salvaje lleva a la ruina, necesitamos imponer restricciones a la codicia de los ejecutivos, el Gran Hermano debe asegurar el bienestar económico de todo ciudadano, etc. Y le funciona, claro que le funciona: les ofrece a los ciudadanos una explicación de la crisis y una forma de salir de ella. Nadie puede decir que desconoce la opinión de Obama con respecto a la crisis; y recordemos que Bush ganó las últimas elecciones gracias a esa dinámica (el “sabéis de qué voy y en qué creo; no podéis decir lo mismo de mi adversario”).

McCain no ha podido responder con una dosis similar de demagogia “sound-bite-friendly” (como dicen los americanos). Un día echa la culpa a los ejecutivos, otro a Washington, otro a la intervención estatal y otro al librecambismo. ¿Por qué? Primero (y de esto estoy firmemente convencido), porque McCain no es ni ha sido nunca un demagogo. Entiéndanme: es capaz de emplear la retórica y de manipular como cualquier político que haya llegado a las cotas a que ha llegado él: pero sólo es capaz de alcanzar la demagogia pragmática o administrativa, no la ideológica. Segundo, porque se encuentra en la misma posición que todo liberal que no sabe mucho de economía (entre los que me incluyo), que acaba cayendo en los complejos de que es verdad que el libre mercado es moralmente superior al intervencionismo, pero luego es verdad que se necesita algo de intervención, y en tiempos de crisis hay que ser pragmático y dejar de lado los principios… etc. Para ser un demagogo hay que tener o una firme convicción moral o un enorme cinismo político: McCain nunca ha tenido lo segundo, y ahora mismo, tampoco tiene lo primero.

El viernes McCain tendrá la oportunidad de reconducir parte del debate político hacia un terreno que le es más favorable: la política exterior. El Consejo General de la ONU y las palabras de Ahmadinejad, además, le han dado pólvora de sobra. Pero en mi opinión el debate que verdaderamente influirá en las encuestas será el económico. McCain tiene una posibilidad interesante: ya que Obama aprueba en su mayor parte del plan de Bush, y que el intervencionismo Bush-Paulson es más del gusto de los Demócratas que de los Republicanos, y que la mayoría de los ciudadanos se oponen a dicha intervención… puede pintar a Bush y Obama como dos cabezas de un mismo dragón keynesiano, contraponiéndose como el verdadero “cambio”. Pero esa es una opción que sólo puede aprovechar un gran demagogo, no sólo un lector de Kurtzman.


(Interesante artículo de Ron Paul, ofreciendo una visión de la crisis contraria a la demagogia anti-librecambista de Obama y Cia)

 

Comentarios (11)

24 de Septiembre de 2008 a las 13:571juliobor
Complicado panorama el que se le presenta a McCain. A día de hoy soy pesimista y creo que esta dinámica le puede llegar a costar la Casa Blanca. Obama y los que mueven sus hilos no van a ser tan tontos de dejar que se le asemeje a Bush y ya encontrarán la manera de hacer que los republicanos (el de antes y el de ahora) queden como culpables de todo.

También me gustaría comentar algo sobre lo del principio del comentario de David. Ha escrito que muchos de los argumentos o ideas de los grandes partidos son similares. ¡Qué envidia poder decir eso del país en el que vives! En EEUU, como en algún país europeo como Francia o Alemania; sabes que gane quien gane una elecciones no habrá cambios sustanciales en la idea de nación, las libertades individuales o el respeto por las creencias religiosas. Es una pena que en España sea precisamente eso lo que esté en juego cada noche electoral.

http://julioborja.blogspot.com
24 de Septiembre de 2008 a las 14:202iuris
Con la que está cayendo en la economía me temo que el votante USA de lo menos que se va a preocupar es de la politica exterior. Mirarán si se han quedado sin trabajo, si se van a quedar sin el en las próximas semanas, si llegan a fin de mes, etc.

Si Bobama es la mitad de demagogo que ZP con el rollo ( y la mentira) de las "políticas sociales" MaCCain lo tiene crudo. De ahí lo de los 3 puntos de ventaja en las encuestas que han coincidido con el estallido de los desastres económicos.

Atentos a la encuesta siguiente al primer debate.
24 de Septiembre de 2008 a las 16:153vikinga
¿Y porqué no se apoya en esa mayoría de americanos a la que no le gusta el plan de Bush?
Tal vez suena demagógico el criticar que se paguen las deudas de algunos con el dinero de los impuestos de la mayoría, pero es la verdad.No sé si las consecuencias de la quiebra de los bancos serían peores, pero creo que McCain tendría que hacer un esfuerzo para explicarlo.
Por otra parte, si yo fuese americana y escuchase las amenazas del iraní, estaría preocupadísima por la política exterior. Tristemente las amenazas no suelen tomarse en serio hasta que se cumplen y no creo que los iraníes o coreanos respetasen más a Obama por ir de bueno y pacifista. Esos locos no quieren dialogar con ellos, quieren destruirlos.
24 de Septiembre de 2008 a las 16:314TheFlash

El problema es que la demagogia suele descontrolarse…y si no te manejas con ella con la facilidad de los visionarios charlatanes de la izquierda, se te nota y desluce…No sé si McCain podrá domar ese caballo loco…una vez suelto…

Creo que tal vez tenga mejor retorno señalar con cierta reiteración las sabias alertas que McCain parece que hizo en su día relativas a F. Mac y F. Mae…eso es un grado en campo de batalla…

…y de paso, así se recuerda hasta qué punto es arriesgada la participación del sector público en la economía, pues resulta muy ilustrativo que en el país más liberal del mundo, apenas sobrevivan un par de momios de la era Roosevelt y ya basten para acumular los desarreglos suficientes como para agitar todo el sistema financiero…que manda ‘güevos’…con los constipados de la socialdemocracias…
24 de Septiembre de 2008 a las 23:345COPELAND
¿Y la bomba de Mc. Cain diciendo que abandona la campaña electoral para ayudar a salir de la crisis? ¿No suena como una huida, miedo a debatir o lo que es peor, miedo a perder?

Veremos qué pasa.
25 de Septiembre de 2008 a las 02:226olasarep

Copeland,

También tuve esa impresión al oir la noticia.

Pero quizás sea una maniobra política que ha desconcertado al Obamismo -la portada del Pis revela que les ha dolido-.

El primer debate trata sobre política exterior, justo el terreno en que McCain es más fuerte que Obama, y el ideal para eludir la crisis. Pidiendo que se suspenda puede dar la imagen de todo lo contrario que quere rehuir el debate económico.

Aparte que la crisis es tan brutal que debe ser prioritaria. Warren Bruffet ha dicho que es un Pearl Harbour financiero. Pearl Harbour, ataque exterior. Leyendas o no de que estuvo provocado. ¿Ataque del enemigo interno?

Tres puntos por arriba en las encuestas para Obama son poca renta para la crisis. Si los que maneja el tempo de ella buscan la victoria de Obama tendrán que darle otra vuelta de tuerca. Octubre, mes de los crack.

25 de Septiembre de 2008 a las 09:087tolondro
Leches! Vaya con el bombazo de Bush. Tiempos de manipulaciones masivas, ¿por qué estas cosas tan extrañas que están pasando antes de las elecciones, ahora también en USA?
25 de Septiembre de 2008 a las 09:508iuris
¿Hay alguna encuesta de intención de voto después de que MacCain haya dicho que abandona los debates?.
A mi, a primera vista me parece un error suena a huida.
25 de Septiembre de 2008 a las 17:119Minaya
No es una huida. McCain es senador, y donde se trabaja ahora para gestionar la crisis es en el Senado. McCain deja el debate partidista para pelear en el frente, no para huir. En cualquier caso, si Obama insiste en debatir el viernes, no me cabe duda de que McCain estará allí.
25 de Septiembre de 2008 a las 19:3810cowgirl
Razon tienes Minaya, para lo que pagamos a los Senadores, y eso incluye a Mc Cain y a Obama, es para que hagan lo que tienen que hacer por el pais y el pueblo, que es estar en el Senado y encontrar solucion a la crisis financiera. Los debates son secundarios cuando estamos hablando de $70 billones del dinero de los contribuyentes. Ya tendran tiempo para debatir o pelearse cuando hayan echo lo que tienen que hacer.
26 de Septiembre de 2008 a las 06:2811TheFlash

Por lo que leo y escucho me parece que esto lo ganan los demócratas…o más concretamente, lo pierden los republicanos…en todo caso, la rebelión de los congresistas republicanos, correcta o no en último término, resulta muy alentadora en el sentido de demostrar la autonomía de los poderes y de los representantes populares. Olé.

Y todo ello coincide aquí con nuestro Romero Robledo contemporáneo, asegurar que ‘Yo he votado, bueno yo no, pero en fin las personas que forman parte del Consejo elegidas por el PP hemos votado, o han votado."

RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
    Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899