Menú

Víctimas del humanitarismo

6

Los más de setecientos soldados españoles enviados a Afganistan, al parecer, no hacen otra cosa que ayudar a la reconstrucción del país y otras tareas humanitarias. Lo dice Chacón, lo dice Zapatero e insiste en ello la locutora de La Secta en el informativo nocturno del domingo (que no suelo perderme para no hacerle un feo a la excelente periodista deportiva Sara Carbonero. Pero sólo porque dice muy bien los resultados).

Lo cierto es que Afganistán es un país en guerra, en el que opera una fuerza integrista que en nada desmerece en cuanto a tamaño y potencia de fuego a la que comete atentados en Irak. Los talibanes quieren volver al poder y los soldados de la ISAF, el mando conjunto de los aliados, están allí para impedirlo. Zapatero, que alcanzó el poder excitando el odio irracional de la izquierda contra el PP a cuenta de un pseudopacifismo que nadie con dos dedos de frente puede admitir, es prisionero de su pasado. Si llamó "asesinos" a los políticos del PP, si envió (por sí o por "emisora" interpuesta) cientos de votantes a las sedes del PP el 14 de marzo del 2004 para ejecutar un golpe de estado difuso que culminó con éxito, si despreció a la nación norteamericana de la forma más infantiloide y ridícula, si retiró las tropas de Irak para eterno desdoro de nuestras fuerzas armadas (mientras ejecutaban la orden del ministro Bono de salir pitando de Irak, los americanos e ingleses les hacían el pasillo imitando el cacareo de las gallinas. Gracias ZP), si continúa diciendo que el principal problema del mundo es el cambio climático y que con los talibanes lo que hay que hacer es una alianza de civilizaciones, se ahora no puede llamar a las cosas por su nombre ni admitir ni un cinco por ciento de la realidad.

Por eso tenemos que soportar el esperpento de tener a cientos de soldados combatiendo contra terroristas, mientras los medios adictos al gobierno insisten en que lo de Afganistán es una misión de paz.

Por eso Zapatero no autoriza a nuestros soldados a realizar vuelos de ataque para acabar con las plantaciones de opio con que se financian los talibanes, a pesar de que las autoridades afganas se lo suplican día sí y día también.

Por eso los mandos militares de otras naciones (somos el noveno país en cuanto al número de soldados destinados a la zona) no salen de su asombro al contemplar esa esquizofrenia del gobierno español, mientras compadecen a sus colegas españoles.

Por eso Zapatero y su ministra insisten a los oficiales españoles en Afganistán en que "no se metan en líos" y que adopten un perfil bajo (es decir, que huyan en cuanto empiecen los pepinazos) a despecho del legítimo orgullo de todo militar, dispuesto siempre a cumplir con su deber y dejar el pabellón español en lo más alto del mástil, sobre todo cuando comparte trinchera con soldados de otros países.

Por eso a los dos soldados españoles caídos en Afganistán, dos héroes, y a sus familias se les va a privar del reconocimiento que toda nación expresa espontáneamente hacia los que mueren defendiendo su bandera en una guerra. Ninguna de esas tres palabras oirán ustedes en la boca de Zapatero o de Chacón: Nación, bandera y guerra. No. El cabo y el brigada estaban allí en misión de paz realizando tareas humanitarias... ergo, todo ha sido un accidente. Un desgraciado accidente. Nada que no pueda solucionar una buena alianza de civilizaciones.

6
comentarios
1 Ostrask, día

Pablo: lo más siniestro fue el "accidente" de los dos helicópteros Cougar. Se ha presionado a los militares y también a sus familias para que callaran las escasas informaciones que han tenido sobre el asunto. Informaciones que contradicen la versión de la "ráfaga de viento". A los dos últimos caídos también les van a escamotear los honores que merecen. Para que dentro de unos años el presidente zETA Ché nos diga que "él también se jugó el tipo" en la batalla contra los terroristas... Un saludo.

2 Mienmano, día

Me pongo en el lugar de Bono, alias el cabestro: "Prefiero que nuestros soldados mueran a que maten" ...porque si mueren sólo tenemos que afrontar el coste político de un funeral, pero si matan, nos pueden montar una manifestación...

3 elvis71, día

no entiendo esta esquizofrenia, están para que los encierren, no pueden estar ni un día mas dirigiendo España

4 vikinga, día

Pues las cosas en Afganistán cada día se van a poner peor, y nuestros soldados como bobos dejando que los maten. Si el ejército se entera de la existencia de grupos terroristas que amenazan con volver a matar, ¿los atacarán nuestros soldados o se quedarán sentados esperándolos para que no se disguste la Carma? Por el momento han empezado a cambiar el discursito ya que su adorado Obama, en breve, les pedirá más ayuda, y como es Obama y no Bush, se la darán. Tengo una amiga que acaba de leer un libro sobre Afganistán y dice que lo que han hecho los americanos, se olvida del resto de la OTAN, es una salvajada, y no tenían derecho a invadir un país, aunque estuviese tiranizado por los talibanes. Entonces, ¿tampoco hubiese sido legítimo invadir Alemania si el mundo hubiese sabido lo que estaba haciendo Hittler con los judíos? Ya, no es lo mismo. Es verdad, los talibanes no necesitan campos de concentración.

5 peabody, día

Pablo, lo triste del cacareo es que no fueron soldados yanquis ni ingleses los que nos cacarearon, no. Fueron soldados dominicanos y hondureños.

6 californ, día

..esto yo, de verdad estoy indignada Pablo! estoy esperando qué salgan los rojiprogres de turno y los titireteros, más esa "estupenda señora la Bardem" para más señas. Qué salgan a gritar NO a la guerra, NO a las supuestas ayudas humanitarias y NO al ejercito que narices! Deben de pedir ya su disolución, de lo contrario están perdiendo el tiempo, ¿qué hacen? ¿es qué no hay dinero con la crisis para pancartas, no me dirán que les ha afectado tanto, no?..., es verdaderamente increible el silencio y la sordera que parece afectarles. -Silencio (por siniestro) total-, debería de ser el título de la próxima pelicula de Almodóvar..¡Vergonzoso! y vergonzosa la esquizofrenia de estos pelanas de la progresia española.

Herramientas