Crónicas Murcianas

« Los caballeros no llevan mallas | Principal | Lo de la Trini sí es una "pillada"; no lo de Sostres »

Vamos a por ellos, Salvador Sostres

17 de Noviembre de 2010 - 19:57:15 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti

Un caso real que, imagino que por su habitualidad contemporánea, no ha trascendido. Me lo cuenta ayer el abogado del bando perdedor: el miembro masculino de una pareja que convive en la misma casa deja un despreocupado "post-it" amarillo en el frigorífico, dirigido a su miembra: "anoche te escapaste, pero hoy toca. Mentalízate", reza la papela. No creo haga falta aclarar qué mentalidad es solicitada: se entiende todo, como al alcalde de Valladolid. Sucede que la pareja, ese día, discute por otro motivo que no hace al caso. La miembra, tras llegar a casa y mirar la nevera, se va con el "post-it" a los tribunales de guardia, y, según su contenido, condenan al miembro por "amenazas". Mentalízate: ése es el país en que nos hemos convertido. ¿Alguien dijo no sé qué de la libertad, me pareció oír hace treinta y cinco años? Al cambio, han sido, aseguran, cien años de honradez (y ni un minuto más), cuarenta de vacaciones y ya todo lo que nos queda que pasar sobre la tierra leve sin poder escribir ni decir nada en absoluto, porque para esta extrema derecha de izquierda de ahora la mera existencia del hombre ya es sospechosa de algún delito. Después de Dragó, van a por el articulista catalán Salvador Sostres.

Lo han pillado en una conversación privada, en Telemadrid, despreciando un posible debate público sobre lencería (a su lado, el también columnista Alfonso Ussía dando con una clave importante: la lencería femenina, sobre todo la cara, es antimorbo, y en efecto, ¡donde estén las braguitas baratas con fresas estampadas de supermercado!). Lo han pillado a Sostres, digo, diciendo que lo admirable de verdad es el panecillo de las mujeres jóvenes, las cuales están en perfecta edad legal de tener esas cosas, en curiosa consonancia con la mayoría de edad civil que tiene Sostres para advertir la insoslayable realidad del asunto. Incluso me pareció entender, en el "audio", que el articulista traía una imagen deslumbrante para esmaltar su decidido partido a favor de un rasurado cuidadoso, la de ciertos pastelillos catalanes de crema cuyo nombre no recuerdo (eso que los anglosajones, en cambio, emparentan con el queso, "cheesecake"). Lo quieren, por tanto, desterrar del país, como corresponde. Uno celebra que haya alguien que todavía esté a cinco minutos de que lo echen de todos sitios. Yo de pequeñito, aunque ustedes no se lo crean, era Sostres, pero a mí ya se me cumplieron los cinco minutos casi en el milenio pasado. Ahora me dedico a escribir pensando sólo en durar, ni siquiera en cobrar.

Está visto que ni en las conversaciones privadas se puede ahora hablar de nada interesante, o memorable. Si me sacaran el "audio" de lo que he dicho en "off" en esta vida ya estaría detrás de una mampara en el Tribunal Internacional de La Haya. Si se restringiera la búsqueda a lo que he dicho en "off" durante las pausas en tertulias de televisión como poco Garzón habría pedido extraditarme y habría una órden de búsqueda contra mi bragueta. Por lo visto, los nuevos trípticos publicados por lo que Jiménez Losantos llama el Ministerio de Sanidad, Igualdad y Brujería aconsejan a los aún heterosexuales desear sólo a esas elegantes damas que compran "picardías" en las tiendas de fajas color carne y que, como en la última película estrenada de Woody Allen ("Conocerás al hombre de tus sueños"), quieren ligar durante una cena con velitas con la conversación de que, por la osteoporosis, se les rompió la cadera y entonces se cayeron, que introduce un matiz diferente, y se supone que más sugerente, a caer primero y romperse la cadera después.

Escribía Pla que el cuerpo humano es monstruoso salvo cuando es muy joven. Otro al que habría que sacar a bailar treinta años después de su muerte, como hicieron con la momia de Gaudí aquellos inquietantes tipos de los que son herederos éstos sacerdotisos de ahora. Un escritor tiene derecho a fijarse en estas cosas, las únicas que nos convidan a pasar como podamos y olvidarnos en algunos pocos instantes de exultación o teoría de lo que realmente es la vida, porque si no la pasaríamos dilucidando la única cuestión correcta que aceptan los guardianes del pensamiento, que ya venía enunciada en su totalidad en aquel "spot" de higiene íntima femenina: dictaminar sobre a qué huelen las nubes para así imaginarse el aroma de un tampón o de una compresa en mujeres concienciadas. "Toda menor es siempre demasiado mayor", me tiene dicho un amigo, admirado poeta nonanovísimo. Nunca tuve edad para saberlo: nací ya con treinta años encima, justamente cuando dejé de ser virgen, dos años después que Dalí, quien, onanista convencido, ya lo consideraba un record. Por haberme ya cogido todo a trasmano, a las menores yo las prefiero mayores, sin llegar desde luego a la carroña. Pero desde luego ésta empieza demasiado pronto, como constatan los observadores chinos, quienes sostienen que el marido primero debe estar con la que podría ser su esposa, luego con la que podría ser su hija y después con la que podría ser su nieta. Hombre, va a resultar que no toda la sabiduría oriental consiste en contemplar las carpas del estanque durante una floración de los almendros. Ni el comentarista de Telemadrid ni una inmensa mayoría de hombres, a pesar de que los veo muy callados, tienen la culpa de no ponerse excesivamente burros con la conversación íntima sobre las osteoporosis de cadera, y sus apasionantes matices.

Los y las del discurso de valores hoy dominante tienen que saber que vamos a por ellos y a por ellas. No aceptamos olor de nubes/tampón como erotismo homologado y con timbre oficial del Ministerio de la Brujería. Visto como está el asunto de los juzgados de género en España, ya se atreven pocos siquiera a conversar consigo mismos bajo la ducha y a poner incautos "post-it" en el frigorífico, pero esta acogotadora y agotadora estupidez contemporánea –gracias, me creo, a algunos adelantados como Sostres–, quedará pronto sólo como una enfermedad maloliente en la historia del pensamiento. Porque las y los enfermos son ellas y ellos, que no les quepa la menor duda.

Comentarios (9)
1 madfairy, día 17 de Noviembre de 2010 a las 20:40
Esto de la atracción sí que es relativo. Hay jóvenes que parecen pasteles de queso con frambuesas y jóvenes que recuerdan a un congrio en salsa verde. Los expertos saben que el segundo grupo da siempre mucho mejor resultado:
http://www.eluniversal.com.mx/notas/678418.html
Otra cosa es lo de comunicarse "antes y después de...", pero ¿quién está para perder el tiempo tontamente?
2 Caminant, día 17 de Noviembre de 2010 a las 21:06
Reconoce,querido paisano que,como poco,el comentario de Sostres es un pelín gilipollas.Ir de machito come bollicaos quiere decir seguramente que no se come...ni un colín,salvo el propio.
Un abrazo a nuestra tierra.
3 SrSugran, día 17 de Noviembre de 2010 a las 21:24
Amigo Abarca, yo soy de los que creen que la gallina vieja es la que hace el mejor caldo. Dicho esto, las preferencias sexuales de Sostres me parecen muy respetables y considero que lo que procede hacer con la gentuza que se rasga las vestiduras ante esta conversación es ciscarse en sus ancestros. Un abrazo y ZP al carajo.
4 Erbilyos, día 17 de Noviembre de 2010 a las 21:36
"Los y las del discurso de valores hoy dominante tienen que saber que vamos a por ellos y a por ellas."

Querido José Antonio, creo que a eso lo llaman wishful thinking ("pensamiento ilusorio"), porque lo cierto es que, hoy por hoy, son ellos y ellas quienes están en situación de ir por nosotros.

Por otro lado, ya va resultando escandalosamente obvio que esa manía inquisitorial es también escandalosamente arbitraria. Así, se pone en la picota a Dragó o a Sostres, y sin embargo se absuelve de antemano a Almudena Grandes, sus milicianos sudorosos violadores de monjas, y sus "Edades de Lulú".

Si te lo pide el cuerpo, puedes dar rienda suelta a tus más escabrosas fantasías eróticas, pero no olvides asegurarte antes de que estás en el bando adecuado y dispones de una patente de corso.
5 vikinga, día 17 de Noviembre de 2010 a las 22:10
Estoy completamente de acuerdo. Todos los que critican a Sostres me parecen unos puritanos e hipócritas.¿Me siento ofendida como mujer? Menuda tontería, tendría que estar siempre ofendida, pues creo que la mayoría de los hombres opina lo mismo que Sostres, y además me importa un bledo.
6 punkcela, día 17 de Noviembre de 2010 a las 23:15
A mi Sostres no me caía bien en Cronicas Marcianas pero me empezó a caer peor desde que insultó a todos los españoles diciendo que los españoles nos habíamos cargado a tres civilizaciones y lindezas por el estilo. Qué se convirtiera en una especie de héroe para algunos cuando dijo aquello sobre los secuestrados, pero para los que le leimos poniendonos verdes a los españoles es una persona de muy bajo nivel.
7 punkcela, día 17 de Noviembre de 2010 a las 23:22
8 simonp, día 17 de Noviembre de 2010 a las 23:31
Estoy de acuerdo con que la batalla de la incorreccion politica se perdio hace tiempo, pero eso no quita para que a mi el Sostres este, del que paenas conozco, me parezca un capullo o un gilipollas, podeis elegir.
9 latitas, día 18 de Noviembre de 2010 a las 08:58

Molinabarca, Sostres no tiene ni puñetera idea de que va esto
http://www.flickr.com/photos/alexeisol/sets/721576...
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899