Crónicas Murcianas

« ¿Saben los sindicatos de funcionarios que hay un poco de crisis? | Principal | De nuevo los petrodólares y una reflexión sobre el progre cortesano del PP »

Un diputado con copas

24 de Febrero de 2011 - 19:02:35 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti

Cuando uno acaba de perder a un hijo de veinte años no podemos pedirle que termine guardando siempre las formas. Hay tragedias íntimas que hacen que las cosas del mundo, de cualquier mundo (este o el otro), ya no sean más las nuestras. El Tribunal Supremo acaba de mandar un suplicatorio al Congreso de los Diputados para poder juzgar al diputado por Murcia Arsenio Pacheco, que al parecer dio positivo en un test de alcoholemia. El diputado no estaba un poco "alegre", sino precisamente muy triste.

Ya oigo las jeremiadas contra Pacheco de la izquierda abstinente, que asegura no haber bebido jamás antes de conducir como promete no haber fumado nunca: como licencia literaria, para ilustrar vidas ejemplares. A eso lo llaman "la verdad poética", lo contrario de la verdad. Dirán que el PP, después de lo del también diputado Nacho Uriarte, que no tiene excusa, o lo de Pacheco es un partido político de borrachos al volante. Beber es de derechas. La única superioridad ética que reconozco a aquellos a los que todavía la policía de tráfico no les ha retirado el carnet es la potra de que aún no los han pillado. Nada más.

No pretendo absolver de su responsabilidad al diputado Pacheco (uno de los escasísimos que de verdad ha dado la cara por Murcia en el Congreso), al que detuvieron cuando se dirigía a casa tras una cena de caballeros. Las cenas de caballeros incluyen siempre algo de alcohol, porque lo de la menta poleo se lo dejamos a la ministra Espinosa. La culpa la tiene Pacheco por vivir retirado en Abanilla, una población calcárea llegando a la cual dicen que alguna gente ha sido abducida por los extraterrestres. No, no pretendo absolver de su responsabilidad al diputado Pacheco, porque lo único razonable que se puede hacer tras una cena en condiciones es lo que dicen testigos históricos que hacía en las ocasiones especiales el gobernador civil en Murcia durante el período transicional, Federico Gallo (curiosamente, la voz que retransmitió por la tele el triunfo de Massiel en Eurovisión): que, tras algunos brindis, algunas muestras de exaltación de la amistad y algunos cantos regionales, y antes que se llegue al desacato a la autoridad, tu chófer oficial te acarree al hombro como un saco y te deje en la puerta, si no en la cama, de tu domicilio. Aquello de Gallo sí que era guardar la dignidad institucional. Las buenas costumbres se han perdido. Desde que hasta los presidentes conducen sus propios vehículos de madrugada, no hay manera de tomar ninguna bebida para hombres.

No estoy disculpando, pero no soy capaz de pedir que no fume y que no beba sino leche desnatada después del trabajo al tipo que la vida ha pateado con la baja de un hijo intelectualmente superior (Alberto Pacheco Modino era uno de los pocos ejemplares postadolescentes que he conocido con auténtica voracidad por el saber) y algunas otras supremas humillaciones que callo. Cuando el incidente alcoholémico, aún se condensaba el aire respirado por Alberto en la habitación donde, por enfermedad, tuvo su fin. Hace apenas unas semanas el diputado me dio un libro de poemas póstumos del hijo. Alguno llamado "Morir". "Moriré rencoroso con la vida, hambriento de venganza..." Cómo voy a opinar lo mismo que en el caso Uriarte. Eso no salvará a su padre de que babeen sobre su incidente los cuáqueros de la doble moral. A mí me importa de Pacheco que como representante de los ciudadanos que le pagan no sólo cumplió con el mandato, sino que lo salvó, cuando rompió la disciplina de grupo (sólo o en compañía de otro: Alberto Garre) en contra de la tramitación del Estatuto de Castilla-La Mancha en el Congreso. Cuando todos tengan los cojones de hacer lo mismo, seré franco partidario de que los diputados sólo lleven una vida santa.

Comentarios (8)
1 clavius, día 24 de Febrero de 2011 a las 19:23
Hola Jose

Ellos son La Razon. Fuera de Ellos todo es mentira.
Como pasa con nuestra guerra civil.

http://elblogdekufisto.blogspot.com/2011/02/un-des...

Saludos
2 Erbilyos, día 24 de Febrero de 2011 a las 20:24
Hay algo peor que conducir borracho: dirigir una nación (sí, sí, una nación) siendo un completo inepto.
3 AnkHor, día 25 de Febrero de 2011 a las 01:54
Los que somos padres, sabemos perfectamente que no hay dolor más grande en éste mundo que tener que enterrar a un hijo. Eso es algo para lo que no estamos psicológicamente preparados. Va contra la Ley Natural. Son los hijos los que tienen que enterrar a los padres y no al revés.

Una pena tan grande no tiene cura posible. Hasta el último día de su vida, siempre, cada día, tendrá presente el recuerdo de un hijo que ya no estará para enterrarle a él.

Después de una tragedia así, como bien dice don José Antonio, las cosas del mundo, de cualquier mundo, dejan de ser las nuestras y pasan a importarnos realmente muy poco.

No lo sé por experiencia propia, pero sí muy cercana, y nos costó Dios y ayuda para que no perdiera la cabeza, que aunque la conservó con cierta lucidez, ya nunca volvió a ser la misma.
4 hsegurae, día 25 de Febrero de 2011 a las 09:43
Como padre entiendo el dolor que se ha de sentir por la pérdida de un hijo. Pero en este caso, D. José Antonio, mezcla Ud las churras con las merinas. Si el diputado Pacheco conducía infringiendo las leyes, entonces júzguesele, pues el atenuante que esgrime no le libera de la culpa. Tan solo ha de imaginar el dolor de los padres de los muertos que podía haber provocado.
Si es un buen diputado, será reelegido, pero si es un conductor trasgresor, debe ser reprendido, IGUAL QUE TODOS.
"No mezclemos, que después no sabemos bien lo que decimos".
5 obambi, día 25 de Febrero de 2011 a las 17:30
No voy a defender yo a nadie que incumpla las leyes rubalcabianas de tráfico,porque han sido promulgadas por quienes la mayoría de españoles,españolas y españolos,borrachos y borrachas,abstemios o abstemias hemos elegido.Pero si el señor diputado no le dijo la frase dictatorial pre y constitucional de:"Usted no sabe con quien está hablando" al agente controlador,en mi opinión,el señor diputado no debe tener mayor sanción que la de un ciudadano normal.Entendiendo sanción en el término económico impuesto por las leyes y moral impuesto por adversarios políticos.
6 DasBoot, día 27 de Febrero de 2011 a las 19:52
¿como a un ciudadano normal?

Es decir como a cualquier soldado que, independientemente de su historial militar, en caso de que le pillen en una alcoholemia positiva o conduciendo a 85 donde este limitado a 50 se le EXPULSA del ejercito.

Un diputado, ademas, no es una persona cualquiera.
Comprendo y disculpo (yo, hasta hoy he tenido suerte) que se haya tomado una copa y un par de vasos de vino y le hayan pillao con el carrito del helao.
Pero como se dice "Nobleza Obliga".
7 DasBoot, día 28 de Febrero de 2011 a las 20:57
Y respecto de los aforados (que no aforrados).

Creo justo que no puedan ser juzgados con facilidad pero unicamente en asuntos que tengan que ver con su ejercicio como tales.

Por otro tipo de faltas o delitos, justicia IGUAL para todos.
8 corzo1, día 28 de Febrero de 2011 a las 21:19
ABARCA, estoy contigo en lo de que él fue, junto a Garre, el único que defendió a Murcia y a los murcianos. Pero pasa como con la mujer del césar. A mí no me importa que los progres beban vodka con naranja, esnifen coca, coman setas, me da igual porque no los he votado, jamás. Pero sí me importa la conducta de aquéllos a los que sí doy mi voto. Me importa la vida de Valcárcel porque voy a votarle, y no me importa la vida de Mariasno Rajoy porque voy a botarle.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899