Crónicas Murcianas

« Detalles que explican por qué los EEUU son una gran nación | Principal | De tortillas desectructuradas y espumas nitrogenadas con aroma de nabicol »

Supersticiones Mariloli de Cospedal S.A.

28 de Enero de 2010 - 12:35:55 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti
A la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, después de prestar estos días un inestimable servicio a la gárrula psicosis nuclear genuinamente celtibérica, ya no le quedan demasiadas supersticiones populares a las que dar pábulo, con tal de ser un día presidenta de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Apenas confirmar, con la autoridad que le da su cargo a dedo y sus múltiples lecturas que probablemente nunca ha tenido, que si sales a actuar en un teatro ataviado de amarillo vas a morir en el escenario, que tocar la joroba de un giboso da buena suerte, que si tiras accidentalmente la sal debes echarte luego un pellizco por detrás del pescuezo si no quieres atraer a las furias y las potencias, o que si te cae la oruga de la procesionaria en el pelo desde un pino te quedas calvo. Porque las otras supersticiones contemporáneas de la España profunda esta ilustrada postmoderna ya las ha abonado muy a su sabor: que si mandas agua del Tajo a Murcia allí la utilizan no para la agricultura sino para regar "insostenibles" campos de golf para ricos y que los residuos nucleares son eso que indefectiblemente se
termina filtrando al ecosistema y dando lugar al crecimiento de ajos de Pedroñeras gigantes, perdices de La Roda del mitológico tamaño del ave Roc y manchegos mutantes con la cabeza igual de voluminosa que José Bono.
 
Esta señora, después de sus últimas hazañas dando gusto a lo peor de las consejas de viejas progresistas, se va a apuntar próximamente, me imagino, a las reputadas tesis científicas a la par que progresistas de que las antenas de telefonía móvil producen tumores malignos en las cabezas de las comunidades de vecinos o que en una de cada dos hamburguesas de cadenas norteamericanas se han encontrado incisivos de rata. En eso de hablarle "en necio" al Pueblo no le gana Lope de Vega. ¡Como que ni Bono, y ya es decir, le gana en rústica demagogia!

Cospedal ha llevado demasiado lejos lo de querer ganar las elecciones de su barrio expedientando al alcalde castellanomanchego de Yebra que se ha mostrado a favor de acoger un depósito de residuos nucleares en su término municipal. No interesa aquí la cuestión de si ese burgomaestre quería ese depósito en su pueblo porque es o no parte interesada. Si es un corrupto, que se lo demanden. Porque aquí la cuestión es saber si el infundamentado temor popular hispánico contra la energía nuclear, bien regado por las tesis altermundistas y en definitiva soviéticas desde el 68, va a sufrir un impulso o no desde las propias filas de la derecha conservadora, a la que se suponía a salvo de esta superstición. Ya hemos visto que, en efecto, la derecha conservadora va a hacer todo lo posible por seguir aquellas ya rancias tesis venidas directamente de Moscú que alentaban contra el desarrollo del primer mundo, siendo la energía nuclear un objetivo principal.
 
Si de Cospedal, quien ha ha demostrado ser absolutamente irresponsable para tener aunque sea un cargo de pedánea en el PP y abrumadoramente incompetente para ser la segunda de Rajoy, ya se había puesto en contra de una política hidrológica nacional y ahora de una política energética también nacional (nadie había hecho tanto, ni los batasunos hace treinta años contra Lemóniz, por excitar los atavismos de los españoles contra la energía nuclear), nada obsta para que la secretaria general del PP siga en su vena populista en clave local y, cuando gane las elecciones internas de su tierra, declare que sobre el espacio aéreo de su terruño sólo pueden ya sobrevolar las grajas y las milanas bonitas. 

CODA: Adjunto abajo, con el ánimo declarado de iniciar una agria polémica con mi conbloguero Pablo Molina, amante del "nada en en plato, todo en la cuenta", una columnilla publicada esta semana con mi firma en un diario gratuito "Crónicas del Sureste", sobre el cierre previsto del restaurante "El Bulli" para dentro de dos años y la inquietante amenaza de su "chef" de volver, tras ese lapso, con más intelectualidad de la fina.



     Dos años son muy pocos para arreglar la situación de la gastronomía

     El estrepitosamente célebre restaurante El Bulli ha hecho tanto daño a la gastronomía que en sólo dos años en que va a permanecer cerrado, según su responsable Ferrán Adrià ("para investigar"), va a dar tiempo a arreglar bien poca cosa. Se tardan miles de años en llegar a comer como es debido, según delata la historia de la humanidad, y cuatro reportajes satinados para ricos "snobs" en dejar de hacerlo. Sí, soy uno de esos energúmenos a los que les gusta mancharse los dedos de grasa multisecular, que estiman que la cocina no es una secta anabaptista dedicada a la fisión nuclear sino una artesanía propia no de creadores sino de honrados copistas, y que están convencidos de que todo anda raro en el mundo desde que la experiencia coquinaria está secuestrada no por los pecadores de gula sino por los intelectuales. No dudo de que Ferrán Adrià sea un genio pero por esa genialidad tenemos que sobrellevar como podemos en provincias a otros tropocientos mil millones de criptoadriàs, paradriàs o pseudoadriàs que
hacen que la existencia del original termine por no compensarnos. Bienvenidos sean nuestros imitadores, dirá este catalán maestro de la quimioterapia palatal, porque de ellos será la culpa. Ferrán Adrià ha tenido el inmenso mérito de descubrir algo no tan evidente: que hay mucha gente que odia comer. Recuerdo lo que me decía siempre el hoy profesor de Derecho Penal de la UMU, José Muñoz Clares: "me jode comer". El cliente ideal de Adrià si no fuera porque le jode también pagar. Escribió Camba que los ingleses comen por cumplir deportivamente con el trámite. Está visto que el éxito mundial de Adrià consiste en que hay una buena porción de público que si pudiera viviría del aire a condición de que se lo cobraran.




Comentarios (7)
1 antodasa, día 28 de Enero de 2010 a las 12:59
¿El PP derecha conservadora? Venga, no me hagan reir. El Partido Patético solo tiene de derecha los atávicos complejines, y de conservador ya no tiene absolutamente nada.

Españoles de derechas y conservadores somos cuatro gatos, los que tenemos que salvar a esta pérfida España para poder salvarnos a nosotros mismos. Luego hay otros cuatro liberales, 3 de ellos radicalmente utópicos y 1 moderado con el que quizás se pueda contar. Luego está el vulgo idiota, pancista, cobarde y canallesco que se reparte entre la votanda suziata, la votanda pepera y la votanda nazionata. Eso es lo que hay.

¡Que manía de todo el mundo decir que el PPO€ es la derecha conservadora! ¿No lo dejó bien claro Rojoy con aquello de "liberales y conservadores que se vayan a otro sitio"? ¿No lo vemos efectivamente cumplido esto día tras día, declaración tras declaración, torpeza tras torpeza, por todos y cada uno de los miembros de la PPO€?

Pues entonces empecemos a hablar con propiedad, que luego se nos ofenden los neo-regres estos de la PPO€.
2 antodasa, día 28 de Enero de 2010 a las 13:08
Aunque... está bien, admitamos lo de "conservadora", por aquello de conservar los puestecitos tan laboriosamente medrados desde la adolescencia y juventud (jamás trabajaron estos sinvergüenzas, en su inmensa mayoría, y viven de sacarnos hasta las tripas) en los ministerios confederados de la oposición y las gobernaturas de las taifas correspondientes.
3 antodasa, día 28 de Enero de 2010 a las 13:12
En cuanto a la Cospi yo no voy a ser tan intrépido y valiente como el señor Abarca, francamente la señora y sus compadres pepoeros me producen una suerte de arcadas y diarrea mental, como dirían Los Ilegales.

Y en cuanto al sabroso asunto del yantar, que les puedo decir, un servidor piensa que donde haya un buen plato de minchirones que se quiten todos los 'adrianes'. Así que, ¿Adriá un genio? Quizás, de las finanzas; y sus comensales, sin comentarios...
4 fernand5, día 28 de Enero de 2010 a las 18:04
Suscribo lo dicho sobre El Bulli. Los restauradores, que no cocineros, han destrozado la gastronomía tradicional, la buena, la que hacían nuestras abuelas.
Un consejo a Adriá : yo de Vd. seguiría investigando... hasta el fin de sus días.
5 corzo1, día 29 de Enero de 2010 a las 16:42
SOBRE LA COSA BULLICIOSA: El mércoles estaba comiendo en un restaurante de La Alberca, muy conocido y bueno. Menú del día. Sopa de marisco y lomo a la pimienta para mi mujer, olla de cerdo y salmón a la plancha para mí, lo normal...
Pues bien, a nuestro lado había media docena de churubitos que alardeaban de haber estado en El Bullil. Lo describían tan bien que hasta me imaginé la cala donde se encuentra el local.
Eso sí, cuando empezaron a hablar de la tortilla de patatas desestructurada tuve que bajar la vista y concentrarme en lo mío. Y me concentré.
¡Señor, cuánto finolis anda suelto". Y decían que el cubierto anda por los 400.
Por cierto, la naturaleza obró en consecuencia y, por la tarde, mantuve una prudente distancia con mis hijos y mi santa. Más que nada para salvaguardar la unidad familiar.
***Incluso comentaron algo de PERFUME DE ZANAHORIA*** Es que hay gente pa tó.
6 lfb, día 29 de Enero de 2010 a las 20:17
Por coherencia, un liberal no debe poner objeción a la existencia de un establecimiento donde se entra libremente, se ejerce con conocimiento de producto y precio el consumo, y se opina, cada uno según su digestión.
Un liberal que defiende la morcilla de arroz con pan caliente (ambos) los boquerones frescos a la plancha comidos con las manos, y el tocino de “macael” con pésoles tiernos a discreción, frente a la gamba y los percebes (los adheridos a la rocas gallegas y los que van a dos patas por las aceras), sostiene que los alimentos del primer grupo no necesitan perfumes ni aromas para imaginar y explorar sabores nuevos tendentes a la innovación y hacer ciencia de un objetivo básico del mamífero omnívoro, alimentarse para subsistir; si además de todo eso, este liberal se ve atrapado por su particular moral católica, entonces se encuentra incomodo al estar cerca de ese debate, simultaneado con la visión de cada vez más gente buscando en la basura para comer, y conocedor de que un 75% de la población mundial, no tiene acceso, por distancia, ni al contenido de los envases de basura que el portero nos retira de la escalera diariamente, y este malestar interno, o este arrebato de moral, no se si es porque mi falta de tiempo para el ocio, mi paladar quemado por dos paquetes de negro diario, o por la seguridad de que opinar así va a ser considerado, sin duda, como demagogia barata y fácil de un patán basto y tordo, consideración que duele por ser tan sincera y firme mi sentimiento al respecto.


7 lfb, día 29 de Enero de 2010 a las 20:19
Acerca de Cospe, y el PPOE, una vez más, se me ha adelantado antodasa, y ni quito ni pongo coma, para no difuminar su opinión.

Don José Antonio, su opinión está llena de Esperanza de cambio, hágase a la idea que no merece la pena, es una causa perdida; en el PP, o se hace una revolución y un debate intenso y libre, no el congreso ese que dice el barbas que va a hacer, caro e inútil, que será una vez más un autogolpe al estilo Chaves, con muchos partidarios, llorones de la prorroga anunciada del Bulli, y preocupados por no saber aún donde van a pedir ahora la cuenta, que salga a 400 € el cubierto para pasar al partido las dietas, que el partido obtiene de los presupuestos, por poner un cauce de ingresos reflejado en la sacrosanta ley que da respaldo al expolio, y por no seguir con lo culinario, manteca frita con longaniza, que en esto es lo que más meriendan los falsos seguidores de Adriá.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899