Menú

Somos un rebaño y lo seguiremos siendo.

9

La sociedad española actual es posiblemente la más politizada de todos los países occidentales, ya de por sí extraordinariamente ideologizados. La política, esto es, la gestión de la “cosa pública”, no se rige por criterios técnicos si no en función de los prejuicios ideológicos de los grandes partidos. Al mismo tiempo, tras décadas de educación estatal y bombardeo de los medios de comunicación, el español medio lo espera todo del gobierno. Exigimos al gobierno la proporción de una vivienda, “digna” por supuesto (sea esto lo que signifique), un puesto de trabajo “estable” y bien remunerado, dinero cuando tenemos un hijo, atención sanitaria “gratuita”, educación pública también gratuita, una pensión cuando llega la hora de la jubilación y que, finalmente, se ocupe de nuestras necesidades cuando al final de nuestros días no podamos valernos por nosotros mismos. De la cuna a la tumba, la principal aspiración de los españoles es que el estado, los políticos, financien nuestra existencia, aunque para ello debamos transferirles el control sobre aspectos de nuestra vida que ninguna mente sana estaría dispuesta a tolerar.

Por supuesto ni la sanidad, ni el sistema de previsión social, ni la educación ni ningún servicio prestado por el gobierno es gratuito. Al contrario, es mucho más caro y, además, ineficiente. Pero como el ciudadano medio no está dispuesto a tomar el control de su vida, prefiere una maquinaria estatal todopoderosa que se encargue, mal que bien, de subvenir sus necesidades y las de los suyos.

Somos como un rebaño maltratado por los gañanes y el mayoral que prefiere la esclavitud siempre que haya algo de forraje en el pesebre. Sólo así se explica que una persona como Zapatero  ganara unas elecciones generales, renovara el éxito en las siguientes y tenga todos los visos de volver a ser presidente en 2012. El drama nacional es que si surgiera un político que propusiera eliminar el impuesto sobre la renta, privatizar los servicios públicos, suprimir las absurdas autonomías  y reducir el gasto estatal en un noventa por ciento, no le votaría ni su señora madre. Además le desheredaría por loco y por traidor.

9
comentarios
1 Imperter, día

Lo has "clavao", Pablo. El mayor exponente de ésto que dices lo tenemos en Andalucia, ya se sabe, después de la gestión de Chaves es la región mas próspera de España, con menor número de parados, con mayor renta per cápita y con mayor índice de riqueza. ¿Como se ha conseguido ésto? Muy fácil, a la brillantez de Chaves, hay que sumar la de Zapatero. Así que en el caso de Andalucía (y casi me atrevería a decir que en toda España) se cumplen las matemáticas: 2+2=1. Estos son los números de ZP. Y nosotros a pagar. Y el ganado lanar, ¡beeee!. Muy bien éste artículo, Pablo. Un abrazo.

2 cuervo, día

buenas tardes. fenomenl articulo nada se puede añedir mas claro agua,simplemente rezar para que salga alguien capaz de guiar a esta juventud y no lo crucifiquen como a jesus, ami mequedan dos telediarios

3 quasimod, día

Magníficamente expuesto. Claro y conciso. Reúne los dos requisitos de Gracián: bueno y breve; por tanto, dos veces bueno.

4 Aticus, día

O como decía Gila: "Lo bue, si bre, dos veces bue"

5 martsal, día

A ese candidato que dice Pablo no lo votaría nadie, está claro. Por el contrario, a los votantes socialistas les pones de candidato a la mona Chita, y, con tal de que lleve la marca del PSOE y sus consignas, no dudarían ni un momento en votarla masivamente.

6 Heimdall, día

La gran lacra de este país no es otra que el triunfo indiscutible de la propaganda socialista, asumida por el 99 % de la población (como bien señaló Victor Gago en LDTV, nosotros somos unos "frikis"), de forma directa o indirecta, tras décadas (y no sólo tras la dictadura franquista, sino también durante la misma) recibiendo el mensaje de que el individuo debe estar sometido y rendir pleitesía perpetua al Estado omnipotente y protector. Nadie se ha molestado en España en difundir, a través de los canales de difusión más seguidos y poderosos, una idea distinta al pensamiento único aceptado por la gran masa de ¿ciudadanos? que pululan en el territorio nacional. La derecha política (es decir, el PP) ha acabado asimilando la mayor parte de ese discurso sin pestañear, convencida de que le acabará proporcionando réditos electorales (de ingenuos está el mundo lleno). Está claro que si a los electores les ofrecen elegir entre un original (PSOE) y su copia (PP) siempre elegirán el original, aunque Arriola diga la contrario. Así pues, no queda otra que sobrevivir y mantener la llama de la esperanza mediante los mínimos espacios que disponemos. Quien sabe, tal vez el futuro, tras la catástrofe que se nos viene encima, nos depare una sorpresa agradable (aunque lo dudo) ...

7 minuros, día

Buenos días. Muy bien,Sr. Molina.Concuerdo con vd.,como siempre.Pero lo cierto es que yo debería dejar de leer este diario y a estos columnistas el lunes a primera hora de la mañana,pues ya me ponen la sangre mala para el resto de la jornada -¿semana?, ¿mes?, ¿legislatura?...-. Y todo ello, además, después de instar a mis alumnos de 1º de bachillerato a que hicieran un ejercicio sobre Keynes y el keynesianismo en los años treinta...Aunque dudo de que,tras media hora de explicaciones previas se hayan enterado de algo.Y mucho menos de mis sutiles indirectas que ligaban las ideas de Mr. John Maynard con la política (¿?) del Gran Torino,digo del Gran Tonto.Por favor,recomiéndenme algún diario digital más frívolo,que se ocupe de cosas más graciosas y livianas.Mi tensión arterial se lo agradecerá.Saludos.

8 maveal, día

Tengo un amigo que, cuando nos vemos, solemos comentar lo de que ¿Cuándo sacamos el billete para Canadá?...decimos Canadá, como podríamos decir Australia, la cosa es la de ir a un país lo más alejado posible de España y que tenga una sociedad de hábitos occidentales; muy patriotas; donde la familia tradicional sea el referente; de unos medios de comunicación independientes, donde la justicia pueda ser instruida como tal; donde los cuerpos de seguridad velen para proporcionarte esa seguridad y donde el gobierno ejerza su función, independientemente de la ideología política que posea el ciudadano receptor de dicha función..."casi ná"...¿Os venís?

9 chiara, día

TOTALMENTE DE ACUERDO... Á los 20 años yo vivía en el N. de Africa, trabajaba en una constructora española multinacional,mi siguiente destino iba a ser Singapur ó París, y ni la mas minima intención de volver a éste cutrerío...En mis cortas luces, si algo tenía claro es que ésto era una (palabra malsonante de 6 letras) de país. Pero vino el amor, los hijos, y decidí "darles raíces", ó sea, volverme... Ahora, con 51 años, parado por primera vez en mi vida, con todo el esfuerzo de una vida reducido a cenizas, me acuerdo mucho de aquello... y me repugna el espectáculo de ver a España como siempre, en manos de incompetentes, vagos y sinverguenzas, pero más me repugna ver a este populacho que se regodea en su ignorancia y su pasotismo, y lo consiente todo, y hace las cosas más importantes, como votar, con una ligereza que contrasta con la extrema atención que presta a nimiedades que pueden básicamente resumirse en cómo se lo montan para escaquearse, ó acostarse con ese ó esa. Mientras seamos un pueblo basura tendremos basura, por todos lados. La pena es haber creído que con "el cambio" ésto iba a cambiar. Para que cambiara, habría que ponerlos a todos en fila para un escáner cerebral, a ver cuantos tienen en condiciones el lóbulo frontal. Y, a partir de ahí, medicar y controlar a la mitad.

Herramientas