Crónicas Murcianas

« Rajoy se equivoca radicalmente y puede hacerlo definitivamente | Principal | Que la certeza de nuestra derrota no nos vuelva derrotistas »

Realidad manoseada en este nuevo año que ya está acabado

7 de Enero de 2010 - 21:20:47 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti
Siempre he recordado una frase maravillosa de Plà recién acabada la guerra, mirando él a través de los cristales de un autobús laminado en materiales de fonda barata el paisaje desdentado que pasaba: "en España, hoy, hasta los árboles parecen sobados y manoseados". En la España convaleciente del año 40 no había ni para reparar el aire de la atmósfera. Ha empezado el año apenas y ya el año parece usado, como gastado. Veo el país como dado de sí, desgargolado. Sin ánima, ni "pneuma", ni ángel, ni fundamento, ni sustancia, ni desde luego hombres de Estado. Nunca tuvo excesiva alegría popular esto de España, contra lo que creen ciertos hispanistas anglosajones, pero existía aquella especie de desesperación expansiva que podía ser confundida fácilmente con pasión y genio. Nos hemos ido quedando en nada, y lo más que veo por la calle son sombras de españoles que un día fueron, estándares contemporáneos que podrán acabar en cualquier parte que les ordenen. Los españoles existieron como alguna cosa distinta a lo de ahora, eso no hay que ponerlo en duda. Yo mismo conocí a los últimos, en mi infancia, y sé que no se parecían a lo de ahora, hasta tenían otro empaque. Los artículos de estos días, empapados del estado de ánimo propio de la realidad, nos salen, me temo, como lana mojada, cálidos, aún con cierto abrigo pero con un perceptible deje agrio.
 
También estas jornadas en que el cielo está color de borra de abrigo ayudan a no verle buena pinta ni al país ni a nada. El sur donde vivo cuando llueve se queda paradójicamente como sucio, como si le hubiese caído encima un cubo de agua emborronada de fregar, justo al revés que los sitios acostumbrados a mojarse, que lucen. Hasta los patios interiores en este enero huelen a gasógeno, cuando es imposible porque ya no hay gasógeno. Es un gasógeno en presencia fantasmal. Estos días España, o al menos el trocito insignificante de país al que alcanza mi vista doméstica, es un sitio digno de incluirse en lo que algunos antifranquistas retrospectivos han venido llamando "los años de plomo". Para plomo, éste, a falta de haber vivido el otro. Al menos hasta no hace demasiado España sólo era un país lleno de un público desagradable, como anotaron aquellos viajeros que comparaban la España que recién nacía al turismo, la de los camareros sabios y los mutilados reverenciosos, con la España aíta de cuarenta años después, pero ahora, sobre desagradable, se ha llenado de colectivos aburridísimos. Quizás estoy exagerando algo porque no veo el final de la crisis o, por mejor decir, veo un falso final de crisis que se convertirá en endémico. Vamos, que no le veo mucho futuro al país como para que hasta los árboles dejen de parecer manoseados. 
Comentarios (14)
1 Aguilib, día 7 de Enero de 2010 a las 21:52
Estoy con usted. Como aquel que dice: “hasta anteayer, era yo el optimista de la huerta”
2 antodasa, día 8 de Enero de 2010 a las 10:05
Mire D.Jose Antonio, haga usted honor a su bonito nombre y aprenda de su compadre D.Pablo (que parece muy versado en temas joseantonianos), su actitud empieza ya a ser cansina, déjese de neurastenias y déjese inundar interiormente por la "raza", y lo digo por la película "Raza" de Sáenz de Heredia (y Franco como co-guionista).

Aquí tenemos una lucha, porque la vida en sí misma es lucha y nada nos va a venir del cielo, y los que somos cristianos bien lo sabemos, a menos que no mostremos voluntad y fe en nuestros esfuerzos (ayúdate y te ayudaré).

Empecemos a mentalizarnos de que esto va a ser una carrera de fondo donde habrá que darlo todo al corto, medio y largo plazo. Nuestros valores, nuestra identidad, nuestra tradición, nuestra fe y nuestros hijos nos exigen que lo demos todo para que el día en que Dios nos llame a rendir cuentas dejemos en este mundo algo mejor, aunque sea un poco mejor, de lo que nos encontramos, del legado de nuestros padres.

Y tenemos que ser nosotros, unos pocos, unos poquísimos, porque así es la gente de facilona, acomodaticia, frívola y nihilista. El rumbo de la historia siempre lo ha marcado la férrea voluntad de unos pocos, porque los demás son unos cobardes que solo se dejan llevar.

El cómo es otra cosa, yo no lo veo complicado, solo que requiere esfuerzo, sacrificio y tiempo. Espero algún día iniciar algo al respecto e invitarles a todos ustedes a participar. Pídanle a Dios que me ayude, que me ayude mucho, en todo lo que Él sabe, y tengan fe, tengan fe en ustedes y tengan fe siempre en el Altísimo.

[Sigue...]
3 antodasa, día 8 de Enero de 2010 a las 10:10
Ya está bien de lloriqueos y lamentaciones, agárrese usted mismo de las solapas y suéltese un buen par de hostias a ver si espabila de una puñetera vez porque se está haciendo daño a usted mismo y a todos los demás, necesitamos hombres fuertes y capaces y usted tiene que dar el callo, le ha tocado. Así que no quiero volver aquí para leer sus fastidiosos funerales. España está ahí, medio perdida, y los pocos españoles que quedamos tenemos la obligación moral y cristiana de reconquistarla para nuestros hijos y para la mayor gloria de Dios nuestro Señor.

Así que a mover el culo.
4 Gorucho, día 8 de Enero de 2010 a las 17:55
Sí, no nos queda más remedio que dar el callo; nos ha tocado, como a nuestros padres les tocó bailar con otra mucho más fea.

Y para empezar a dar el callo, hay que trabajar, llamar a las cosas por su nombre y no dejar de decir lo que se crea que es la verdad, aunque parezca que nada que podamos hacer puede enderezar el camino que llevamos. Cuesta trabajo estar siempre luchando contra la misma estupidez y contra los mismos estúpidos, pero, poco a poco, las cosas van cambiando. No hay más que mirar hacia atrás y comparar lo que la gente decía hace cuatro años y lo que dice ahora.

Soy andaluz, que es el sitio donde quizás lo tenga fácil el PSOE, cosa que no tendría mucha importancia si sus jefes tuvieran cabeza, ganas de trabajar y fueran honrados. Pues bien, en el ambiente en el que me muevo, de gente muy normal, ya no se percibe al bambi como se percibía; de simpático y gracioso ha pasado a ser malaje y a dar miedo. No sé si lo volverán a votar, porque eso de los tropiezos y la piedra sigue estando vigente, pero el zejas ya no cae bien.

Bueno, y si dejamos la desgracia mayor, tengo que decir que también veo cambios en la forma de ver a la menor. Esperemos que, por el bien de la oposición y el de todos, se den cuenta de lo que la gente piensa de todos los políticos y los haga recapacitar para que se opongan con fuerza a todas las estupideces que se le ocurren al iluminado moclovero y a sus mariachis autonómicos, provinciales, locales y barriobajeros.


Saludos.
5 lfb, día 8 de Enero de 2010 a las 19:14
¿A mover el culo? ¿Una invitación a prostituirse?
La vida es lucha, es alegría, es melancolía, es risa y es lloro.
Me gusta mucho más leer a José Antonio deprimido y melancólico, o al encabronado y reaccionario que escribía en La Verdad, o sea me gusta este post, porque pone en forma de letras mis propios sentimientos, no puede disimular denunciar las miserias gratuitas e injustas; el Martínez-Abarca equilibrado, es más erudito y más técnico.
A José Antonio para que lo borde, hay que entristecerlo o cabrearlo, transpira solidaridad y lucha; el problema es que el enemigo se le esconde, es inmune a las letras con que les arrea.
Mi padre, albañil de profesión, tenía dos objetivos en su vida, tener su, o sus casas pagadas en la vejez, y que los zagales fueran al mejor colegio que pudiera permitirse, me faltan oportunidades para agradecerle que cumpliera a pie juntillas con sus propósitos, empujó tanto, que se le fue la mano, se aseguró su vejez de sobra, la mía, va a tirar de lo mucho que el trabajó.
El empeño para que a su “cabezón” hijo aprendiera valores y ciencia en un caro internado, y en la escuela de aparejadores de Granada, todo lo aprendido haya caído en desuso, La Verdad, La Justicia, El trabajo, La Honradez, y… El Ladrillo, que los que mejor viven de él no llevan un pañuelo de cuatro nudos en la cabeza, llevan corbata y trabajaran en el edificio, en construcción ahora, que aparece hoy en La Verdad, futura sede de la gerencia de urbanismo, o se sientan en Consejos de Administración de Cajas y Bancos, y algunos “peones” llevan togas y puñetas, tiene memoles aprobar una oposición de esas, para ser alfil de un partido político u del otro ¿no van a ser cara la vivienda? Calcular el coste de los chofes, coches, servicio de limpieza, sueldos de “no funciona” rios, el equipamiento, etc. de este edificio, para la administración local del ladrillo.
¿Mover el culo? ¿Yes we can? Vale, habemus Obama, o futuro negro como el tizón.
6 lapeenra, día 8 de Enero de 2010 a las 19:28
Mire usted, don José Antonio, suelo visitar este blog por varios motivos entre los cuales está el modo en el que escribe su "conbloguero" Pablo Molina. Aunque sólo lo leía, hoy me he decidido a intervenir por primera vez, y es que, con todo el respeto, reflexiones como la suya de hoy me parecen a la par de deprimentes nada adecuadas para los tiempos en que vivimos y ¿como decirlo? resultan un pelín enervantes (de enervar, quitar la fuerza) y eso es lo que menos necesitamos un ocho de enero.

Así que no le voy a recomendar lo que le propone antodasa, hay otros métodos que se me ocurren, bastante más "incruentos" pero que seguramente le vendrán bien para salir del estado en que se encuentra.

Saludos.
7 antodasa, día 8 de Enero de 2010 a las 19:49
#lfb

Querido amigo, no he entendido del todo el sentido de su comentario, discúlpeme usted.

En cualquier caso, sí, a mover el culo y a lloriquear menos, porque una cosa es un suspiro en medio la oscura travesía, y otra muy diferente es pasarse toda la travesía llorando, y yo no conozco a D.José mas que por este medio, pero por lo que llevo viendo desde hace meses el señor da evidentes síntomas de lo segundo que he dicho antes, y ese no es ejemplo a seguir. Yo no se si el señor tiene problemas en la vida privada, pero de ser así creo que no debería de extrapolar su sentir a lo concerniente a esta guerra.

Con un síndrome de neurastenia galopante no llegamos a ningún sitio, ni en lo individual ni en lo colectivo. Tenemos una Cruzada por delante, eso es lo que hay, y si queremos vencer habrá que hacerlo con Raza. Sigo recomendando el largometraje que antes he citado, dice mucho mas de lo que parece.

Que la cosa está "negra" ya lo sabemos y no hace falta que nos sigamos refocilando en ello. Evidentemente hay que seguir informando, denunciando e instruyendo. Pero sobre todas las cosas lo que se necesita es una actitud de determinación en la acción. Se acabaron los tiempos de descubrir la cantidad de estiércol que pende sobre nuestro presente y nuestro futuro (basta con saber que son muchas toneladas), se acabaron las divagaciones estériles y se acabaron los lloriqueos y las lamentaciones. Ha llegado la hora de actuar, incisivamente, determinantemente, contundentemente, y hay mucho trabajo que hacer porque son muchas las décadas que nos llevan de ventaja nuestros enemigos. La causa está lejos de encontrarse perdida, a menos que sigamos tomando por el camino equivocado, dándonos cabezazos contra la pared y rehuyendo el coraje que se precisa en esta Cruzada.

El que prefiera seguir llorando que mejor se quede en casa y se meta debajo de la cama.
8 antodasa, día 8 de Enero de 2010 a las 19:54
Sobran actitudes mórbidas, neurasténicas y derrotistas.
9 lfb, día 8 de Enero de 2010 a las 21:59
# antodasa

Vale, yo tampoco conozco a Jose Antonio además de “de vista” y mucho de leerlo, de ser amigo de algún primo hermano suyo, que es poco, pues me consta que tiene más de uno.
Lo que si me he permitido es opinar que estoy en desacuerdo con la identificación de su artículo con derrotismo, pesimismo, y lloriqueo estéril; pero esa “defensa” del murciano digno de leer a diario (pá dos que hay) no quiere decir que quiera contradecir el resto de sus opiniones, que comparto, el murciano digno de leer no alude a eso, así lo veo yo, solo le da un bajón, y escupe lágrimas de tinta, se desahoga, y de paso yo también, luego me remango y “ye we can” hago el ventilador con los brazos abiertos, y a por ellos, que son pocos y huyen.
Llorar es muy bueno, y no está al alcance de todo el mundo.
Saludos
10 lapeenra, día 8 de Enero de 2010 a las 22:48
Vaya, se me fueron los dedos por donde no debían.....quería decir >

y no lo que puse ya que altera completamente el sentido de la frase
11 antodasa, día 9 de Enero de 2010 a las 01:04
#9 lfp

¡Cáspita! ¡Pero si rara es la entrada en la bitácora que no vaya en esa línea!

Además la de hoy ha sido sublime, estoy de acuerdo con lapeenra, yo nunca he comentado nada al respecto como otros si lo hicieron en su momento, mas o menos, pero lo de hoy es que se ha salido, lo ha bordado, y la sensación que me ha producido ha sido peor que si me hubiera cascado las obras completas de Pink Floyd y a continuación las de Leonard Cohen, así, todo seguido y sin descansar.

En fin, a mis anteriores entradas me remito, y espero que los mayores desencuentros entre la soldada del mismo bando no lleguen a mas de esto. Solo permítame insistir en que es bien sabido que la moral de la tropa es uno de los factores determinantes para decidir batallas y guerras enteras: no estamos hablando de cualquier cosa.

Afectuosos saludos.
12 lfb, día 9 de Enero de 2010 a las 11:35
Hay que andar con ojo, y no elevarse excesivamente del suelo, muchos judíos fueron gaseados pensando que iban a una ducha colectiva, y otros de la misma “tropa” entraban con la mirada perdida, conscientes de su final.
Así es que mucho ánimo, que igual la ducha está dotada de agua caliente y chorros a presión de libre elección.
(He pensado no enviarlo, consciente que la ironía mal entendida, o expresada, puede molestar; espero solucionarlo con esta aclaración, solo pretendía ironizar)
Trabajo, ánimo, esfuerzo, ilusión, entrega, podemos y todo por el camino embarrado, empinado, oscuro, sinuoso, estrecho y empedrado, que es el que hay, solo esa realidad, es la que percibe el autor murciano, y estas gafas que lo leen (estoy gordo, medio calvo, soy fumador por vocación, forofo del Barcelona y murciano, toda mi actividad profesional está directamente vinculada con el sector de la construcción, católico practicante, cosa que intento compatibilizar de la mejor manera con mis ideas liberales; y si fuera todo lo contrario a eso, me sería más fácil ir en la “punta alante” cantando con el vigor adecuado “el novio de la muerte” no como ahora, que tras más de cuarenta años entiendo a pie juntilla al pollo Calinero; en lo que puedo estar de acuerdo con usted, es que los mocos se limpian en el baño, con la puerta cerrada y el grifo abierto, salvo como el autor, seas profesional del uso del pañuelo pluma.
13 fernand5, día 9 de Enero de 2010 a las 13:38
A los comentaristas que llenan el espacio contestándose, les recomiendo que se pasen sus emails y no den la lata.
Vale, yo soy ciudadano español que pago mis impuestos y se me ocurre una pregunta :
¿Cómo coño hago para cargarme las autonomías, tener un diputado de mi distrito que escuche mis quejas, disponer de una justicia independiente y hacer que los partidos políticos no sean unas perfectas dictaduras?.
Al que me dé una solución le invito a una mariscada.
14 martsal, día 9 de Enero de 2010 a las 14:51
fernad5
No pasa nada porque los "contertulios" ocupemos espacio contestándonos unos a otros.
De hecho, antodasa (Bueos días antodasa) y yo nos encargábamos en el hilo anterior de "ocupar" una buena parte del espacio disponible con nuestra "contienda" particular.
¿Que como nos cargamos las autonomías?
Pues mire que yo les tengo ganas ¿eh?
Si estuviéramos en Suiza bastaría reunir 50.000 firmas y proponer un referendum.
Si han leido Vds. la noticia referente a Galicia Bilingue comprobarán que el PartidoPayudar es un partido traidor (aunque la verdad es que no se que es lo que trae).

Por eso yo, y mientras no cambie la situación, sigo con lo mío.

Voz que clama en el desierto :

Ramón Luís abandona a Mariano (por traidor)
y funda un Partido Murciano.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899