Crónicas Murcianas

« Hacer un "Reagan" | Principal | España ha dejado de fornicar a pelo »

Lo que antes se hacía con los malos y los torpes en el "cole"

8 de Diciembre de 2010 - 14:57:23 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti

Con los antiguos planes de estudio, un día llegabas a clase y no encontrabas a tu compañero de pupitre Fulanito, aquél un poco gamberrete. Preguntabas por la falta y te decían aquello vagamente inquietante: "ya no viene más". Nunca se volvía a saber de él. Aquello significaba que en esos momentos Fulanito, quien por lo normal había repetido ya varios cursos, estaba, como se decía entonces con una metáfora, "recogiendo melocotones" por decisión docente o familiar, en algún lugar más o menos fantástico e improbable. Estar "recogiendo melocotones" era que se había acabado el colegio para tí.

Si no valías para los estudios o si tu escuela era la calle siempre había, como solución final, una especie de Siberia frutal a la que te condenaban y por la que ya desaparecías del mapa escolar para todos los siempres. "Recoger melocotones" quería decir muchas cosas, menos precisamente echar la peonada agraria. Significaba que te habías caído del Sistema educativo. Que a partir de entonces podías proseguir tu formación en los billares. Algunos de los que se fueron a "recoger melocotones" de mi clase se reciclaron en navajeros y murieron de una u otra forma, a no mucho tardar (los años setenta eran el lado salvaje, y hasta en las mejores familias solía haber un émulo de El Torete o, por actualizarlo, de Antonio Puerta). Otros hoy son millonarios.  Curiosamente quienes han hecho más dinero en la vida no han sido nunca los más brillantes de mi promoción. Con frecuencia han sido algunos del pelotón de los torpes. Debiera servir hoy para enviar a los inútiles a su casa sin contemplaciones, en la esperanza, no del todo engañosa, de que se comerán el mundo.

Hoy, por contra, el mandarte a recoger melocotones cuando no vales no te hace desaparecer de escena, sino que es un exilio interior. Las autoridades te obligan a permanecer en la misma clase del cole. Por ley. Nadie desaparece. El que se ha ido a "recoger melocotones" para su fuero interno, el que no tiene capacidad o ganas para ningún estudio arrastra al resto de la clase a continuar su formación académica en unos billares mentales permanentes. 

Por eso fracasa arrolladoramente este Sistema educativo socialista (que con tanto entusiasmo aplica el PP), como evidencian uno y otro año las cifras del "Informe Pisa". Porque no hay bajas ni desapariciones, porque no hay que preguntar por la suerte de nadie dado que todo el mundo corre la misma suerte. Se pretende que nadie llegue a algo porque tampoco nadie llega a nada. Mediocridad total. Porque en la actual escuela española a nadie se lo llevan a ese lugar mítico de mis tiempos de donde no se vuelve, a ese imaginario y humillante bancal de melocotoneros donde, un amanecer, aparecían supuestamente quienes no aprovechaban para aprender. Y encima ahora a los malos alumnos no se les da la oportunidad de, apelando al orgullo herido o a la gramática parda de la calle, llegar alguna vez a millonarios. 

Comentarios (9)
1 clavius, día 8 de Diciembre de 2010 a las 16:36
Hola Jose Antonio,

antes un suspenso era una cosa muy seria. Todo esto viene de la relajación en la relación entre maestro y alumno: un maestro no tiene porque ser amigo de un alumno. Estoy harto de ver a los chavales y chavalas fumando y bebiendo en los parques durante el horario escolar, futura carne de cañón que se hoy se abrasa por la dejadez de los padres y la impotencia de los docentes, próximos beneficiarios de ayudas sociales, carné en la boca y bulto manifero en las manos de los políticos.

Conozco bastantes maestros y la situación es para llorar.

En fin, echémos un rato...

http://elblogdekufisto.blogspot.com/2010/04/nunca-...
2 DasBoot, día 8 de Diciembre de 2010 a las 19:14
Educar a los jovenes en la ausencia de valores autoritarios y de recompensa del propio esfuerzo, acaba generando unos individuos indolentes y rebeldes que, nos guste o no, seran quienes dominen el mundo cuando nos jubilemos.

Negro futuro nos espera, pero nos lo estamos buscando con tanto echar pestes de "la oprobiosa"...
3 obambi, día 8 de Diciembre de 2010 a las 22:04
Otra vez totalmente de acuerdo con el sr.Martínez-Abarca,en muchos bodorrios y comidas cumpleañeras hemos comentado,cerciorados de la ausencia del aludido,de fulano y mengano que abandonó en 7º y ahora tiene hasta querida con piso.También,desafortunádamente,están los que abandonaron por imposibilidad económica de no poder repetir siquiera un curso de la EGB.Lo que ahora ocurre en la educación zetapera si es de aurora boreal porque,como bien dijo algún Zarrias"...lo mejor que pueden hacer los jóvenes y jóvenas es estudiar" aunque con su poco interés impidan estudiar a los compañeros,porque de lo contrario engrosarían aún más las listas del paro.Y eso es muy negativo para los politicastros que nos gobiernan.Alguna amiga maestra me ha comentado que en varias ocasiones la policia local ha devuelto a clase al multirrepetidor que minutos antes había sido expulsado de ella.
4 vikinga, día 8 de Diciembre de 2010 a las 22:41
Hola
¡Qué reaccionarios! Está muy bien que todo el mundo tenga derecho a ir a la Universidad y a pasar de curso aunque suspendas cuatro. Si no eres capaz de alcanzar el nivel para aprobar no importa, se baja el de los demás y listo ¡todos mediocres, pero tan democráticamente iguales!
Yo siempre he querido ser top model y creo que tengo derecho a serlo, pero mido 1,62. ¿No podría bajarse el listón de la altura para hacer las pasarelas más democráticas y poder hacer valer mi derecho de desfilar? Ayyyyy.
5 DasBoot, día 9 de Diciembre de 2010 a las 21:52
Mi Sr. padre, que era uno de esos oligarcas facistas que se enriqueció durante la oprobiosa explotando a sus 14 asalariados, me dijo que hace ya mas de 30 años que dejó de tener aprendices porque le salian mas caros que un oficial.

Asi se enseña a la gente un oficio....

A tener a los chicos recluidos en centros escolares y que aprendan teoria y nada de practica...
6 Erbilyos, día 11 de Diciembre de 2010 a las 16:30
Anoche vi un interesante debate en el programa de J.M. de Prada "Lágrimas en la lluvia", sobre educación y modelos educativos, en el que, por cierto, estaba nuestro amigo Andrés Amorós, dando caña a la pedagogía progre.

También acabo de leer una magnífica reseña en los suplementos de LD sobre el libro de Gregorio Luri "La escuela contra el mundo". Son cada vez más los autores y las voces críticas (de esas que a muchos les apetece fusilar) contra la nefasta pedagogía progre, un mundo que poca gente conoce, porque es cosa de la secta pedagógica.

Yo también tuve algún contacto con esa secta cuando hice el Curso de Aptitud Pedagógica hace ya tres lustros, después de licenciarme. Cuánta hojarasca basurienta tuve que tragarme para que me dieran mi licencia. Afortunadamente, luego mi vida fue por otros derroteros bien diferentes.
7 OtrodeMu, día 12 de Diciembre de 2010 a las 12:01
Hola a todos; soy nuevo en el foro, e imagino que como vosotro, un fiel seguidor de federico y toda su gente; incluido a nuestro ilustre compadre y gestor de este foro

¿ de verdad pensaís que es la presencia de repetidores, lo que hace relentizar el progreso del resto ? ¿ no consideraís que quizá sea ésto una forma fácil de justificación de una práctica diaria incorrecta ?

Los repetidores, y desgraciadamente los que andan por debajo de la media de su grupo, son arrinconados fisicamente en la clase y excluidos de toda atención por parte del profesor

¿ debatimos ? 1saludo a todos
8 Erbilyos, día 12 de Diciembre de 2010 a las 15:32
#7 OtrodeMu

Ah, pero ¿todavía se hace eso de repetir curso? Creía que lo que se llevaba ahora, lo progresista, era pasar automáticamente al siguiente curso a los suspensos.

De ahí que lleguen a la universidad siendo semianalfabetos.

El problema, señor OtrodeMu, es la falta de exigencia, sin la cual no progreso ni excelencia, y menos aún si se tiene en cuenta que, para la secta pedagógica, la transmisión de conocimientos es totalmente superflua o irrelevante (se considera un valor "reaccionario").

Pocos padres son conscientes de eso. No saben que sus hijos están en manos de una secta, si bien es cierto que hay muchos profesores que hacen lo que pueden para que sus alumnos aprendan algo, actuando al margen y contracorriente de la ortodoxia pedagógica imperante.
9 Erbilyos, día 12 de Diciembre de 2010 a las 15:34
Perdón, quise decir "sin la cual no hay progreso ni excelencia".
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899