Crónicas Murcianas

« La Biblia del desarrollo murciano | Principal | Rajoy no entra en el asunto de la COPE »

La crisis española vista por el Diablo

19 de Abril de 2009 - 20:18:53 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti

Hay una aseveración incontrovertible sobre todo para los propios socialistas españoles, que están instalados desde hace tiempo en el irresistible vértigo del fin del mundo conocido: El presidente del Gobierno devolverá España en la peor situación económica de su historia desde que España es una economía homologada y no un país de payeses y arrieros. Eso no hay quien lo mueva, se acabe la crisis pronto, tarde o todo lo contrario. Da completamente igual, y mejor haríamos no fijándonos, perdiendo el tiempo, en lo que pasa por ahí fuera, que nunca ha estado tan lejos. Será así en España a muy corto plazo, y nosotros lo veremos, porque así quiere que sea, sin ningún tipo de escrúpulo, el simpático y dicen que habilidoso muñeco de resorte sobre el que últimamente se trata de dirimir su inteligencia o falta de ella. Nótense las emocionantes recetas del Gobierno para el futuro: en efecto, resulta que había una luz al final del túnel. Era un tren que venía imparable, como todo el mundo sabe.

Alguien que odiara la economía y cómo surge ésta no lo estaría haciendo mejor que el Inteligente. Sólo está en discusión el fin de todo esto, que aún no comprendemos en nuestras limitadas mentes, qué sacará exactamente su partido de quebrar todos los indicadores y de paso el espinazo de una sociedad moderna: quizás buscan algún tipo de pureza neolítica, la que según estos tataranietos del pensador que daba sus hijos a la inclusa y que vivía en Ginebra estaba presente en la tribu trashumante y precomunista a la que no había llegado siquiera el trueque.

Gastado hace tiempo hasta el terciopelo de las arcas del Estado, de las cuales ha desaparecido hasta el fondo de guiso que no llegó a tocar ninguna cleptocracia, pronto el Gobierno tendrá que dedicarse al pillaje. Primero y como siempre, con el terror fiscal. Cuando ésto se revele insuficiente para mantener el tren de subvenciones a organizaciones de clientes, deberán ejecutar sacos, por ley, entre los no amigos del Gobierno, por cuya seguridad jurídica no daría ni un "perro flaco" (el hermano desmedrado del "perro gordo" o real con agujerito de la postguerra). Agotada también esta vía para darle alegría a las dos siestas que nos quedan antes de ingresar en la Nada laica, deberán vivir de lo que no devolverán al Fondo Monetario Internacional, mientras lo critican y piden su desaparición. Tal vez nos preste hasta Argentina, donde tanto admiran nuestro actual "proceso". La población española se dividirá de la siguiente forma: un tercio será funcionario, otro tercio clase pasiva y otro tercio querrá morirse pronto por la cuenta que trae. La televisión pública no traerá anuncios, pero echará competiciones de abortos en islas paradisíacas a cargo de famosos e inventará nuevas minorías no advertidas hasta ahora que quieran sacarle al Estado a cambio de su voto.

País de oportunidades. 

Comentarios (4)
1 Gorucho, día 19 de Abril de 2009 a las 22:23
quizás buscan algún tipo de pureza neolítica

Hay otros tipos de pureza, además de la de Don Juan Jacobo, que quizás atraigan más a nuestro Solemne, la de Don Maximilien, alias El Incorruptible, o la del Sr. Pol Pot.

La de este último me da que es la que le priva.

2 Gorucho, día 19 de Abril de 2009 a las 22:57
¿Tomará nota el Solemne de lo que le sucedió a D. Maximiliano?

De la Wiki.

Robespierre, sometido a una continua presión y deseoso de aplicar su programa sin trabas, empezó a ausentarse de las reuniones formales del Comité de Salvación Pública; esto provocó una gran inquietud entre miembros de la Convención y del propio Comité incluso entre quienes habían sido hasta entonces partidarios del terror (Fouché, Barras, los diputados del Marais), que temían, muy justificadamente, seguir los pasos de Danton y Hébert. La instauración del Gran Terror (Ley de Pradial, año II — 10 de junio de 1794), fue considerada innecesaria, ya que tras las victorias militares (Fleurus, 26 de junio de 1794) la Revolución ya estaba consolidada y no era preciso un régimen tan extremista. Pênsando, no sin razón, que la continuidad de El incorruptinle" al frente del Comité de Salvación Pública implicaría que Robespierre estaba ahora decidido a limpiar la República de todo aquel que pudiera rivalizar con él en el liderazgo de la nación, por lo que comenzó a fraguarse un golpe de estado en el interior del propio poder revolucionario, cuya cúpula estaba replea de girondinos no confesos, de jacobinos deseosos de vengar las muertes de Danton y Hébert, o simplemente de gente temerosa de ser acusada de traición y ajusticiada en consecuencia por el inflexible Robespierre.

Saludos.
3 Gorucho, día 19 de Abril de 2009 a las 23:00
El asunto Conde Pumpido, ¿tendrá alguna coincidencia con los hechos que motivaron la caída de D. Maximiliano? ¿Cuántos más estarán en la situación de D. Cándido?

Saludos.
4 martsal, día 20 de Abril de 2009 a las 13:50
Viendo la que nos está cayendo y, lo que es peor, la que aún nos queda por caer, sigo pensando que vivimos en un país de ciegos, sordos, anestesiados mentales, que no se enteran de nada o, lo que es peor, no se quieren enterar.

¿Cuándo despertará esta sociedad enferma que nos rodea y dirá ¡Basta! ?

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899