Crónicas Murcianas

« Rosa 10 | Principal | El "barón" de Valcárcel es su amigo Camps »

Es el debate ideológico, estúpidos

13 de Abril de 2008 - 19:52:21 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti
Un partido sin ideología termina, no por ser un partido que no molesta a nadie (como pretende Mariano Rajoy y sus consejeros serpentinos que se le enroscan a los pies y lo mantienen petrificado en su trono), sino un partido que no convence a nadie. Una misión apostólica a domicilio para explicar las ventajas del uso del "tupperware" o de los jabones "avón". Un partido "catch all" o coge todo (como ya denunciaba hace nada menos que diez o doce años Alejo Vidal-Quadras, precursor) pero al que termina por no votarse. La ilusión es un componente básico en política, y es difícil que la haya cuando el PP se limita a decir que quiere nuestro voto, pero sin explicarnos con qué fines y silenciando el debate sobre los medios para conseguirlos. El PP es un partido que precisa de una urgente ideologización, como ha puesto sobre la mesa la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, pero no en sus bases, que están perfectamente ideologizadas, sino en sus mandos.
 
Lo tengo escrito por ahí: el inmenso problema del PP es que lo dirige gente que no cree en los principios que lo refundaron, sino en otra cosa que no se sabe lo que es, o sí se sabe lo que es, caso de Gallardón. En lo que se llama falsamente "partido" y en realidad es una superestructura que no representa a nadie y que no responde de qué rumbo quiere tomar ante el partido propiamente dicho. El PP necesita una transición desde la sociedad estamental feudal a la democracia interna. Hay que dar entrada en el partido a la ideología de los que le votan, siquiera un poquito. Uno sabe casi a la perfección la lectura que puede hacer un votante tipo del PP de un acontecimiento, de un suceso, de una noticia, y por contra no tiene ni la más remota idea de qué se le pasará por la cabeza a un pasillero de Génova, 13. Porque el votante tipo del PP se basa en un inmanente, en un sistema claro de valores y principios aproximadamente liberales que ya se enunciaron hace dieciocho o diecinueve años en aquel congreso de Sevilla, y el pasillero genovita no se basa en nada sino que aguarda a que le venga el menudeo sobre lo que tiene que pensar por conducto interno. Yo sé qué ideología tiene Mariano Rajoy y, con sus meteduras de remo, me resulta deliciosa, imprescindiblemente previsible. Pero no podría decir lo mismo de ninguno y ninguna de los que tiene colocados y hablan de "nuevas formas", que son todos menos Esperanza Aguirre.

Lo más fuerte del PP como dicen por ahí, sí, son sus bases porque no estoy nada seguro de que la cúpula (y lo dice un marianista hasta hace poco canónicamente papista, aunque ya, visto lo visto, coqueteando con el protestantismo) pertenezca al PP más que en el carné. Demasiadas veces últimamente tengo la vívida impresión de que al PP lo dirigen unos señores que no tienen nada que ver con él, y no me refiero precisamente a ningún grupo mediático ni a otras siglas políticas. Aguirre ha puesto la cuestión que va a marcar al PP en estos cuatro próximos años: es la ideología, estúpidos. Es el debate ideológico. Es ver qué se quiere, las fórmulas, todas inventadas ya, para conseguirlo, y qué apoyos de la base reales tienen quienes dicen hablar en nombre de gente anónima que no vemos por ninguna parte. No puede ser que las bases no tengan duda alguna sobre la política a seguir y luego venga un señor que no se ha presentado jamás ni a ideólogo de su comunidad de vecinos como Arriola y que no sabemos cuántas divisiones tiene detrás y decida que lo que quieren diez millones de votos no vale nada porque para eso está él, que es el que cobra (y al parecer no poco).
 
Desde esta tribuna animo a una colecta popular para proporcionar a Arriolas y Elorriagas, Sorayas y Pitufinas, Píos y Pío Píos, cucos que ponen los huevos en una parte y cantan en otra y doñas urracas varias seiscientas firmas de compromisarios cada uno para presentar candidatura y medir sus fuerzas entre sí, pero sobre todo medirse con y contra las propias bases, que me temo que piensan ligeramente distinto y hasta yo diría que no pertenecen al mismo partido.

Si eso no se produce, que no extrañe al PP que pueda surgir, o haya surgido ya, una agrupación política que puede llegar a reflejar de forma más fresca y libre el pensar irreductible de esas masas que no tienen puesto de engorde que salvaguardar. Porque el mayor partido de la oposición salido de esplendente derrota de las últimas elecciones generales cada día se acerca más a la definición irónica e inquietante que daban de Brasil, "ese país que tienen un gran futuro, y siempre lo tendrá". Porque están conformes con que el presente tenga eternamente otro dueño.
Comentarios (4)
1 vikinga, día 13 de Abril de 2008 a las 23:22
Hola. Su análisis refleja exactamente lo que le pasa a la derecha. Nosotros lo tenemos claro, nuestros supuestos representantes no. En estos momentos hay gente muy cabreada y preocupada porque el PP no parece reaccionar a la gran victoria de Z; y digo grande porque nunca pensamos que lograría neutralizar a la oposición. Sin embargo, creo que hay que esperar al congreso para ver si alguien se toma en serio esto del debate ideológico, ya que el partido de Rosa D tampoco parece la solución. Tiene muy clara la lucha contra los nacionalismos, pero el resto de su ideario político parece que tiene que ver poco con el liberalismo.
Es muy pronto para confiar en UPyD. Creo que tenemos primero que conocerlos mejor.
2 itorsell, día 14 de Abril de 2008 a las 00:27
No creo que se esté usted refiriendo a UPyD con eso de un nuevo partido que convenza a los votantes del PP. No tiene en común mas que la defensa de la Nacion , que siendo muy importante no es lo más importante.Buscamos ideas ,las ideas que han conformado La Derecha :Creencia en Dios defensa de la vida,de la familia, del orden,de la justicia.pleno convencimiento de que España es una realidad por encima de otras (comunidades y provincias)y sentimiento de unidad y de igualitarismo entre todos los españoles.


.
3 LAPICERO, día 14 de Abril de 2008 a las 17:31
Pues yo creo que lo más importante, siguiendo a Pío Moa, es la REVELACIÓN de la verdad. Invertir todos los recursos en la desmitificación del Frente Popular y la divulgación de los aciertos de Franco (la propulsión de la democracia).
4 cuervo, día 14 de Abril de 2008 a las 20:23
buenas tardes.
estoy bastante de acuerdo contigo el partido popular no quiere darse cuenta de que las eleciones las perdio,es lo unico cierto y que el lider que tenemos no son las primeras que pierde a decir berdad no gano nunca en politica que valga lapena por lo tanto para el no es necesario el devate ideologico seda cuenta de que destruira el pp por el mero echo de aferrarse a la silla con su dimision saldria como un señor,cuando pierda las gallegas y despues las europeas que las perdera en tonces que, insisto de los 10.400.000 que los votamos fue con otro programa,con otras promesas y con otras personas no creo que lo uvieramos votado si uviera dicho lo que aria
animo esperanza tu puedes ganarle
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899