Menú

El gobierno comienza a decir alguna que otra verdad

1
Ha costado más de un año que Zapatero y Solbes pronunciaran la palabra crisis, y algo menos que comiencen a reconocer que la recuperación económica no se espera hasta finales de 2010. O sea, que hasta finales de 2012 podemos irnos preparando para vivir una espectacular recesión, a juzgar por la exactitud de sus vaticinios económicos hasta la fecha.
En la cadena SER le han dicho a ZP que los taxistas sabían en diciembre de 2007 que se nos venía encima una crisis de caballo. Lo curioso es que para tratarse de un gremio que trabaja a pié de calle estuvieran tan despistados, porque cualquier empresario ya te decía en septiembre de ese año que íbamos a entrar en barrena en cuestión de medio año. Pues bien, Zapatero, inmune a la realidad (como buen socialista), insiste en que en diciembre de 2007 no había más síntoma que una ligera desaceleración del sector de la construcción, lo que indica que este hombre no se entera de nada o que tiene algo más de cara de lo que suponíamos.
En todo caso, el gobierno da por perdidos este año y el próximo, y se limita a cruzar los dedos para que no superemos los cuatro millones de parados (lo haremos, y de largo), y a rezar al Gran Arquitecto para que las arcas públicas tengan dinero suficiente para pagar los subsidios, porque la obtención de créditos en el mercado internacional es un albur poco probable, dada la calidad de nuestra posición según las agencias de rating.
Y en marzo tenemos el magnífico programa de recuperación económica gracias a la obra pública municipal, que va a dar puestos de trabajo a cascoporro. Es el PER, pero extendido por todo el territorio nacional, conquista social con la que el PP, como no podía ser de otra forma, está absolutamente de acuerdo. Pondremos a unos parados a abrir zanjas y a los del segundo turno a cerrarlas, además de arreglar las pistas de monopatín y quitar alguna que otra placa franquista, o sea, lo que se dice una inversión productiva. ¿Y cuando se acaben los diez mil millones de euros? Pues de nuevo todos al paro, pero eso sí, los desempleados podrán patinar en unas instalaciones primorosas.
Más el tiempo discurre inexorable, el paro seguirá aumentando y el dinero público es finito ya que el Banco de España no tiene la capacidad de fabricar moneda. ¿Qué conejo sacará Zapatero de la chistera este verano, cuando la crisis llegue a una situación de barbarie? No lo sabemos, pero en cambio estamos seguros de una cosa: Sea del pejale  que sea, el conejito le parecerá a los sorayos una auténtica monada.
1
comentarios
1 charline, día

Lo pero de toda esta perspectiva que nos plantea usted, Don Pablo, es que no sólo es rigurosamente cierta, es que va a ser todavía peor de lo que opinan los gurús. El miedo es libre y el miedo retrae a la economía. ¿Que va a ocurrir cuando el uno de marzo haya un millón de personas a las que se les acabe el paro? ¿De qué van a vivir esas familias? El problema es que, lejos de actuar para facilitar la creación de empleo (bajar impuestos y facilitar el cash flow de las pymes y autónomos) seguimos en lo de siempre: Regalar dinero a la banca y putear un poquito más al contribuyente, Total, el dinero público no es de nadie....

Herramientas