Menú

Destrozaron la educación, pero no es suficiente

8

La izquierda en todas sus versiones (y son millares) no tuvo bastante con dinamitar hasta los cimientos el sistema educativo español y cargarse el futuro de varias generaciones de españoles. Está tan satisfecha de su obra que ni siquiera admite que otros puedan poner un simple parche para aliviar el destrozo cometido desde que Rubalcaba, Maravall y Marchesi entregaron el poder educativo a la legión de psicopedagogos marxistizados con el encargo de hacer con la educación española exactamente lo que vemos.

Viene esta reflexión a cuento del anuncio de Esperanza Aguirre de otorgar al profesor rango de autoridad, medida absolutamente de sentido común que, precisamente por eso, tiene soliviantada a la sección "educativa" (es un decir) del socialismo, con curiosa fenomenología fuera de las fronteras madrileñas.

Atención a la deposición en un periódico murciano del presidente de la muy socialista Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la Región de Murcia:
Reivindicarla (la autoridad) como principal solución puede ser síntoma de incapacidades e impotencias personales. Quien quiere imponer la autoridad por coerción está admitiendo que no le quedan otros instrumentos para hacerlo. La autoridad se va haciendo dinámica y constantemente en la medida en que alguien crece y se desarrolla.

Ustedes me corregirán, pero a mí me parece que está en contra. En contra de que los profesores puedan ejercer la autoridad que representan con el sustento legal oportuno. Y si éste es el que representa a las madres y padres progresistas, qué podemos esperar de los que urdieron el actual desastre educativo y aún lo gestionan.

Como nota de sensatez, añado que en la misma noticia aparecen unas declaraciones del presidente del sindicato ANSE aplaudiendo la idea de Esperanza Aguirre. Como Valcárcel huela que puede haber polémica ya pueden despedirse los docentes murcianos de gozar del estatus de sus colegas madrileños. Aquí, heroicidades las justas. Es que el PP gana en Murcia sólo por 40 puntos de diferencia al PSOE, y comprenderán que no va arriesgarse con medidas valientes estando el poder en la cuerda floja.

8
comentarios
1 HeiaSafa, día

Soy profesor en secundaria y le aclaro al susodicho (mal) padre que no confunda aquí la autoridad con la auctoritas. A día de hoy, el profesor TIENE MIEDO de ejercer sus competencias, acosado por la violencia de padres e hijos. Los profesores estan hartos de que alumnos, ante la amenaza de un suspenso o un castigo les espeten un "te denuncio". O de que los padres les amenacen física y legalmente, sabiendo que, hoy por hoy, en caso de conflicto legal, es el docente el que lleva la peor parte. Esto llega al extremo DEL QUE HE SIDO TESTIGO de que se decidan dar títulos A GENTE CON MÁS DE DOS ASIGNATURAS SUSPENSAS ¡PARA QUITÁRSELOS DE ENCIMA! O a que alumnos con cero se inventen todo tipo de imaginarias ofensas del profesor para que el padre, no solo no les castigue, sino que acuda hecho una furia a "tener unas palabras" con el sufrido docente. En esas palabras, no falla, o aparece la violencia física, o la verbal o la judicial. Lo bueno que tiene ser profesor, eso sí, es que a alumnos de esa calaña se les aguanta de uno a cuatro años... pero el padre tiene que aguantar a semejante hijo toda la vida. Es el consuelo que nos queda. De hecho, no es raro encontrarse después a dichos padres y que te lloren contándote cómo el "niño" les está quitando la salud a disgustos. Eso es lo que hay

2 Gorbi, día

Tengo un familiar docente en un instituto. aprueba a casi todos, no exige a ninguno, pasa media clase hablando de cosas etéreas, los alumnos la adoran, y se lleva el parné a casa calentito. Cuando hablamos de los chavales de hoy siempre me dice lo mismo: "Yo ya tengo mi sueldo fijo, y estos hp... que se busquen la vida." Esa me parece la postura correcta. y ahora está de baja por maternidad.

3 HeiaSafa, día

Es cierto que hay compañeros así. De hecho, uno de los riesgos del docente actual es caer en el "colegueo". Sin embargo, la experiencia me dice que los profes "colegas" no tardan en tener los mismos problemas del profesor exigente, porque, al perder el respeto de los alumnos, les resulta muy difícil mantener un mínimo de orden en las clases

4 latitas, día

Es la libertad, Molina. La libertad. Todas esas historias de la "autoridad" son sólo monsergas. Nuestra desgracia y nuestra tragedia es que toda esta legión de socialistas de todos los partidos nos saquean el bolsillo todos los días para poder ejercer con nuestro dinero la libertad para huir de lo público. ¿Conoce alguien cuanta "pasta" del capítulo I del presupuesto regional de Murcia se destina a pagar los colegios privados a los que los saqueadores llevan a sus retoños? Si no tuvieran la posibilidad de disponer de esas partidas ¿Podrían ejercer esa libertad? Por cierto, Leires y Aidos inundan todos los partidos. Nos podría hacer un inventario de los de Murcia. Podría empezar por la "industria" del Delegado del Gobierno. Eso si que es una familia. ¡¡¡CHEQUE ESCOLAR, YA!!!

5 Erbilyos, día

Yo estuve cerca de convertirme en profesor de Secundaria. Afortunadamente para mí, eludí ese triste destino. Hace unos meses, viendo la película francesa "La clase" me felicité nuevamente por haber tomado otro camino. En esa película, el profesor que protagoniza la historia practica el "colegueo" al que se refiere HeiaSafa, y acaba teniendo serios problemas de indisciplina. Intentemos imaginarnos en el papel de los profesores que han de soportar a esos jovencitos de Pozuelo de Alarcón amantes de la juerga. Como dice José María Marco, tal vez algún día "tendremos que refugiarnos en algún bunker".

6 HeiaSafa, día

Pero aún hay esperanza. En mi experiencia (11 años) he conseguido que se respetara tanto a mí como a mi asignatura, manteniendo siempre una exigencia de esfuerzo y compostura. Los alumnos te toman en serio si tú te tomas en serio. Sólo he tenido problemas cuando a nivel del centro durante un par de años se rebajó el nivel para promocionar y, claro, la asignatura exigente pasó a ser, directamente, abandonada. Pero en cuanto se recuperó el nivel, la situación volvió a la normalidad.

7 HeiaSafa, día

Por supuesto, esto implica que tu centro te apoye con su propio prestigio: es imposible ser exigente (tanto a nivel académico como de orden) si tu centro no lo es.

8 corzo1, día

Yo veo la cosa como sigue. Primero, la ley educativa tiene que fomentar el esfuerzo del alumno. Si el mozo sabe que con cuatro suspensas pasa de curso, es normal que piense que estudiar es de tontos. Segundo, al maestro se le trata de "Usted". Es él quien tiene el conocimiento y es él quien lo transmite. Está por encima del alumno y se le debe respeto. Tercero, Marchesi, Maravall, Rubalcaba... sí, fueron ellos. Pero vinieron otros tiempos y las cosas continuaron igual. Solución: Reforma legal para evitar que lleguen a La Moncloa analfabetos primarios. Reforma social, nota informativa a los papás de la criaturita que tutee al profesor, tirón de orejas paterno y, desde el día siguiente, "Hola, Don José", que dirá el niño puesto en pie al entrar el maestro en clase. Tercero, y más importante, eliminación de políticos reprimidos, golfos e indigentes intelectuales. Es una opinión, la mía.

Herramientas