Menú

¿De verdad creen que Camps es imbécil?

10

El respeto que El País Hilton tiene hacia la inteligencia de sus (cada vez más escasos ¡Viva!) lectores no deja de sorprenderme. Los titulares y portadas dedicados al supuesto sastre de Francisco Camps, que ni es sastre ni probablemente haya visto al presidente valenciano por la tienda en la que trabajaba, ahora que sabemos que este Tomás dedicaba gran parte su jornada laboral a falsificar facturas encerrado en el sótano, son tan ridículas que resulta excesivo incluso para El País Hilton, que ya es decir.

Pero más allá de estas consideraciones de lógica elemental que impiden dar credibilidad a un sujeto imputado por varios delitos, resulta sorprendente que El País Hilton esté dedicando tanto espacio a una supuesta noticia tan grotesca. Yo creo que ni siquiera los redactores de El Pais Hilton son capaces de creer sinceramente que el presidente de una de las comunidades más pujantes y ricas de España iba a dejarse corromper por unos cuantos trajes de entretiempo. Cuando se maneja un presupuesto de varios miles de millones de euros y se contrata obra púbica por cantidades astronómicas, resulta difícil de creer que quién está a bordo de semejante trasatlántico ponga en juego su carrera política por unos pantalones con dobladillo italiano.

Los lectores de El País Hilton sí se lo creen, porque su papel no es utilizar el cerebro sino propagar las consignas de la secta. Sin embargo, dado que El País Hilton es el periódico más leído de España y goza de cierto prestigio exterior (injustificado, sí, pero lo tiene), quizás debiera elaborar un poquitín más la dosis diaria de sectarismo.

En todo caso, el esfuerzo por atacar al PP con argumentos peregrinos como el de los trajes de Camps resulta realmente grotesco, porque Zapatero está claro que no va a conceder a PRISA ninguna gabela como ocurría en el felipismo. Aquí los que cortan el jamón, el bacalao y el caviar son los brujos visitadores del marxisto-capitalista de Roures y a los demás ni agua.

Es duro hacer el ridículo para agradar al líder, pero si encima éste no te lo agradece estás haciendo el papel del gilipollas útil. Ahora bien, no seré yo quien cuestione la línea editorial de El País. El País Hilton. Sólo le fata la foto de un chihuahua en la mancheta.
10
comentarios
1 Nick2, día

"El País Hilton", también conocido como "El Pis de Polanco" (R.I.P.)

2 Gorucho, día

...el esfuerzo por atacar al PP con argumentos peregrinos como el de los trajes de Camps resulta realmente grotesco, porque Zapatero está claro que no va a conceder a PRISA ninguna gabela como ocurría en el felipismo. No creo que haya gabelas de por medio y sí mala milk (mu agria ya) y verdadero hate. No sé pero D. Janly tuvo que pasarlo muy mal mientras mamaba de la tetita del fenecido régimen; de otra forma no comprendo cómo pueden tenerle al PP el odio que le tienen en ese piriodico universal ¿o global?. Hablan algunos de que si el Gran Mandilón les está obligando a portarse así, pero no me lo creo; entre mandiles también hay sus más y sus menos. Saludos.

3 cuervo, día

buenas tardes. no creo cans sea invecil ni mucho menos pero algo cobardon como todo el pp si,sino como se esplica que saviendo el pais y todo el imperio prisaico que es mentira sigan cargando una y otravez no solo contrael sino contra todo el pp, la falta de liderazgo en ese partido es patente en casitodas las autonomias que lidera salvo en la murciana

4 PedroMoy, día

¡Qué obsesión con los trajes de Camps! Y que nadie se ocupe del eterno fondo de armario de la vicepresidenta del Gobierno, por ejemplo... http://apuntesenlibertad.blogspot.com/

5 elmanolo, día

¿Algún periodista de investigación que pueda dedicarse a investigar el coste y la procedencia de financiación del guardarropa de la "señora" De La Vega?

6 Erbilyos, día

La presunción de inocencia es un valor a la baja. Incluso el periódico El Mundo exige a los políticos del PP acusados sin pruebas de prácticas corruptas que demuestren su inocencia, como si fueran acusados por la Inquisición de ser herejes o judaizantes. Creo que si yo mismo fuera acusado de poner bombas en los trenes el 11M, no podría demostrar mi inocencia. En fin, "Calumnia, que algo queda", como se decía antes. La calumnia, como instrumento para dañar la reputación de alguien, funciona incluso cuando no se puede demostrar; es más, funciona incluso cuando se demuestra su falsedad. Porque la calumnia queda en la memoria de la gente, siembra la duda, extiende la sospecha, y además siempre hay gente que se la cree. Con respecto a la inteligencia de los lectores del Pravda (a.k.a. El Faro del Islam, a.k.a. El País Hilton), pueden ser lo bastante inteligentes para estudiar la carrera de arquitectura, hacer sudokus y crucigramas, o incluso escribir una reseña de "Finnegans Wake", pero en materia político-ideológica, la cerrazón y el sectarismo hacen estragos, y ahí la inteligencia deja de funcionar (¿tengo que recordar los casos de Sartre y Heidegger?).

7 elvis71, día

El día que se hunda PRISA hago fiesta una semana seguida... las sectas no están perseguidas por la ley?

8 corzo1, día

Me apuesto las obras completas, perdón, copletas de Pepiño Blanco a que,como gane Mariasno las elecciones,Garzón, el condón del Amazonas(lo será mientras quiera preservar la selva del capitalismo feroz) inculpa al sastre por denuncia falsa y lo deja en los calabozos de la Audiencia mientras permanezca abierta la veda del conejo... de monte. El Juez Global estará por entonces en plena cacería.

9 cuervo, día

buenas noches. la defensa del castellano que dia trasdia efectua rosa diez en el congreso donde los nacionalista la insultan pero no la callan es digno de alavanza, pero deja con el culo fuera a el pp . soy votante del pp pero no puedo tragar con su cobardia por lotanto en las prosimas elecciones votare a rosa no crean que es un calenton vivo en cataluña y es una verguenza como se comportan su dirigentes y tengo entendido que en valencia el castellano no tiene toda la livertad que deviera tener

10 Heimdall, día

La principal característica de la izquierda política es su sectarismo. De las sectas, sólo un mínimo porcentaje de personas sale y recupera el buen juicio. Conozco un caso muy cercano y puedo asegurar que esta persona se asombra en estos momentos de las cosas que tenía por ciertas hace años. Por eso, la calumnia (libelo si se hace por escrito) es una herramienta eficaz en la acción propagandística, única actividad en la que la Izquierda ha demostrado su capacidad a lo largo de la Historia.

Herramientas