Menú

Dando de comer a los "progres", un consejero del PP se quedó sin mano

5

En el último congreso del PP murciano eché en falta al consejero de Kultur, Turismo y Descanso, Pedro Alberto Cruz Sánchez. No digo que no estuviese en algún momento. Digo que lo eché en falta. Lo mismo ni apareció, más por seguir disipándose en el éter, según hace últimamente, que por desmarcarse de los actos oficiales del PP, tan poco "culturales". Dicen que está pasando por malos momentos personales, y desde aquí lo apoyamos en esta delicada tesitura, aunque tengamos nuestras discrepancias con su gestión. Cuentan que los progres de la cultureta se ensañan con él, tanto más cuanto más subvención les ha dado.

Han llegado a publicar artículos hipocritones, no sólo en las "badlands" de internet sino en medios supuestamente muy controlados por el poder, llamándole censor mayor, falso liberal, verdadera cara de la derecha, esnob que coquetea con la izquierda, etc. Ya los progres propietarios de galerías de arte "performancias" a fuer de absurdas lo colocaron literalmente en el centro de una diana en una revista eróticopolítica (Interviú) cuando todavía no era consejero del Gobierno, porque creían que recibían poca pasta para la que merecían. Yo me creo que el origen de la terrible experiencia que está viviendo Pedro Alberto en sus carnes y en su imagen pública, paredaña a la que yo sufrí hará una docena de años cuando se me ocurrió criticar al gran gurú de la izquierda exquisita murciana por farsante y vendecrecepelos antiglobalizadores, reside en que el consejero no ha comprendido nada de la auténtica naturaleza de la cuestión que le aqueja. Por muchas subvenciones que derrame sobre la izquierda exquisita, alternativa o de entretiempo no sólo no lo querrán más, sino que tampoco lo respetarán más que si expulsara a patadas a todos esos de su despacho cuando viniesen a pedirle algo (acción auténticamente revolucionaria que pensaba llevar a cabo el poeta José María Álvarez, cuando todo parecía indicar que lo iban a hacer consejero de Kultur del Gobierno murciano).

La progresía, y aún más la extrema izquierda antisistema disfrazada de gamberrismo artístico, piensa en el dinero que deja de recibir, no en el que le dan, por mucho que sea. Si hay mil millones de presupuesto anual total en la Consejería y les rinden novecientos noventa y nueve a los de siempre, sólo pensarán que el fascismo dominante les ha hurtado un millón al inacabable reconocimiento que merecen.  No reputarán al consejero de independiente (como le gustaría a Cruz que pusiera en recordatorio su lápida), de liberal de centro izquierda (como también le gustaría), ni siquiera como munificiente y generoso, sino simplemente como débil. Como menesteroso. Como, y se lo han dicho abiertamente, esnob que coquetea con la izquierda por tratar de ganarse su favor. Tanto que habla de bares en sus pensamientos y cogitaciones que publica aquí y allá en la prensa regional, el consejero debería aplicarse la regla número dos que debes seguir cuando tratas de ligar de noche: "invitar a copas a tías es mendigar". Invitar desde un Gobierno de derecha a copas, o a lo que sea, a los tíos de la progresía y de la extrema izquierda es mendigar.   La señal que reciben los beneficiarios del incauto dador es inequívoca: a la derecha encima le gusta que les den caña y te pagan por si poco fuera la fiesta. Los perfectos primos.

No por otra cosa se programó, abusando de la confianza del consejero Pedro Alberto Cruz Sánchez, al cristobita o bufón Leo Bassi para una performancia en Murcia contra el propio gobierno que la pagaba. Encima le estaban llamando imbécil en su cara, la del consejero. Y, más que eso, estaban poniendo de masocas o cretinos al resto del ejecutivo murciano. Mucho más de lo que puede soportar cualquier ser humano, incluso sintiéndose centrista. La cosa se podía, claro, haber evitado desde el principio. A condición de que Pedro Alberto asuma que de arte sabe muchísimo, pero de política no tiene ni repajolera. Le ha pasado por absoluta inexperiencia en saber de qué va la película de la izquierda actual en España, en definitiva, por pardillo. Pierda cuidado el consejero, que esta gente nunca le va a perdonar ni el haber nacido. Y lo que le dije una vez a la cara: al final seré yo y otros como yo los que nos afanemos en retirar paladas de tierra de su tumba política.   
5
comentarios
1 votolibr, día

Yo creo que en el PP, urge que alguien imparta algún cursillo de cómo se debe tratar a la progresía izquierdosa que nos invade. No es el único caso el de Pedro Alberto. Seguro que en toda España hay ejemplares peperos como éste, acomplejados por sus ideas y que se ven en la obligación de pedir perdón constantemente. Sin ir más lejos, ahí tenemos al líder de la derecha, don Mariano, que exceptuando algún que otro rifi rafe parlamentario, el resto del tiempo está desconectado de la oposición "cañera". Yo les aconsejaría que Esperanza Aguirre, tan acostumbrada a quitarse de encima tanta mosca cojonera progre, fuera la que enseñara a estos acomplejados la forma de "no resignarse".

2 Minaya, día

En esta época de crisis, la primera medida para sanear las arcas públicas debería ser suprimir todas las subvenciones "kulturales" y cerrar todoas los ministerios, organismos públicos y conserjerías autonómicas de Kultura, con la excepción de los Museos Nacionales, la Biblioteca Nacional y la Orquesta y Coro Nacionales de España (después de hacerle un ERE a Sonsoles, claro).

3 Ostrask, día

No sé quién es más patético, si Leo Bassi postulándose como víctima de centristas supuestamente censores o un consejero que parece primo de Fragardón en su ansia infinita de "ajuntarse" con la progresía auto-calificada como exquisita (sí, esa a la que le gusta que le tiren caca a la cara).

4 vikinga, día

¿Pero es que no existen artistas que no sean de izquierdas? Hay dos alternativas, o se guardan sus ideas y se apuntan a la corriente progre para poder vivir mejor o son unos pobres desgraciados a los que no pela ni su madre. ¿Estos políticos acomplejados no pueden buscar obras y artistas interesantes fuera del mundillo de la subvención? Supongo que no tendrán ningún criterio y se apuntaran a esas obras tan originales, sucias, zafias y aburridísimas, que casualmente no le gustan a la gente. Porque a la gente le gustan las cosas bellas, no lo prosaico elevado a la categoría de arte, porque lo digan cuatro idiotas que además se ríen del personal.

5 californ, día

El problema está en "los principios", si en eso que dicen ahora: -hemos cambiado la estrategia-, pero los principios son los mismos; y me pregunto, a cuales sé refieren ¿?..porque de momento la única que se les vé, es ir al rebufo de los rogiprogres..parece más bien lo que quisieran es estar a buenas con todo el rogerio, por qué otra cosa no se entiende. ¿qué buscan con ello ganar votos? no discriminar a los izquierdosos, pero si estos ¡los odian! ¡¡Si es que no aprenden ni a tortas!! A ver don José Antonio, usted que estuvo en el congreso, vií y oyó como servidora lo que dijeron: -somos un partido de centro reformista-...eso cómo se come? Qué vamos a reformar? a quién queremos convencer a los miles de Basisliscos que andan sueltos por ahí? o a quién...de momento lo que están consiguiendo es convence a sus votantes de que NO les sigan votando. Y sino al Tiempo!!

Herramientas