Crónicas Murcianas

« La mentira sobre el trasvase del Tajo que vd. no se atrevía a preguntar | Principal | La sanidad pública es cojonuda. Lo dice el Rey »

Cuando la política hídrica del PP es... la del PSOE

10 de Mayo de 2010 - 13:15:57 - José Antonio Martínez-Abarca

Compartir:
Menéame Tuenti
He oído estos días de todo en relación al fracaso del Estatuto de Castilla-La Mancha a causa del Trasvase del Tajo, y, curiosamente, no estoy de acuerdo prácticamente con nada de lo que se ha dicho. Tiene mucho mérito, porque las versiones y lecturas, dependiendo de los barrios, han cubierto todo el llamado "espectro": que si ha sido un triunfo personal del presidente murciano Valcárcel contra los demás, que si la secretaria general del PP y aspirante a la presidencia manchega María Dolores de Cospedal ha entrado por fin en el buen sentido, que si el Estatuto bueno era el propuesto por el PP y el propuesto por el PSOE era el Estatuto malo, que si el presidente manchego Barreda no sabe cómo ocultar su humillación ante su electorado y por eso le echa la culpa al PP... No se crean nada. La verdad ha resultado mucho más extraña, y contradictoria. Yo diría que hasta inusitada, inexplicable.

Pensábamos todos que del duelo político irrefragable entre la candidata manchega Cospedal y el presidente murciano Valcárcel habría un muerto y una viva, no que de ese duelo entre dos el que saldría más fresco que una lechuga es alguien que pasaba por allí, un tercero, el presidente manchego Barreda. Entre dos concepciones antagónicas sobre política hídrica dentro del PP (la que mantenía Cospedal en Castilla-La Mancha y la que mantiene Valcárcel en todas partes) ha resultado que de ese enfrentamiento la concepción que ha salido triunfante en el grupo popular es... algo que se parece inquietantemente a lo propuesto por los socialistas. Que el Estatuto manchego no haya sido aprobado es lo de menos. Otras normas vendrán que llorar nos harán. No creo en absoluto que Valcárcel se haya cobrado una víctima en Cospedal, porque Cospedal, siendo desde luego víctima porque le va a costar explicar lo suyo a sus electores, se ha cobrado a ella misma. Y sin necesidad, porque si leemos la letra pequeña de lo propuesto por su partido unánimemente lo suyo se parece mucho más a un triunfo.
 
Porque es el primer caso conocido, el de Cospedal, de que, haciendo valer en realidad su tesis, que por lo visto son también las de Mariano, dentro del PP (cifrar las "necesidades hídricas"  manchegas en 4000 hectómetros cúbicos es tanto, si no exactamente lo mismo, que poner una "reserva hídrica" de 4000 hectómetros cúbicos en el preámbulo del Estatuto, sólo que el hambre en lugar de venir mañana viene pasado mañana), tiene que actuar, dentro del paripé absoluto que es la política española, como si hubieran fracasado. Tiene que establecer diferencias artificiales con Barreda, hablando de "cerrazón" y de "intolerancia", para que, primero, parezca que dentro del PP han llegado a una postura común cuando la redacción final estatutaria que expelió el PP lo que indica es que a lo que llegaron es a una confusión común, a un acertijo común, a un trabalenguas común. Y, segundo, para que el PP en Castilla-La Mancha parezca que mantiene algo distinto a Barreda, que desde luego no lo parece. Y no lo parece porque, si nos echamos a la cara (y encima tenemos la manía de leerlo) el papelito que sacó García Tizón como homenaje a la sofística en forma de propuesta final del PP para el Estatuto manchego, en realidad no hay nada sustancialmente distinto a lo que quería el PSOE. En el PP, ganando todos aparentemente, han perdido todos. Y a quien va de ofendido, Barreda, no le cabe la sonrisa interior bajo su faz de cemento armado.
Comentarios (6)
1 Daniel Rodríguez Herrera, día 10 de Mayo de 2010 a las 14:01
Cifrar las "necesidades hídricas" manchegas en 4000 hectómetros cúbicos es tanto, si no exactamente lo mismo, que poner una "reserva hídrica" de 4000 hectómetros cúbicos en el preámbulo del Estatuto

Pues no. Una reserva es algo tangible, físico: son 4000 hectómetros cúbicos embalsamados. Una necesidad es un desideratum, la expresión del deseo de tener ese agua. El cambio es notable.
2 martsal, día 10 de Mayo de 2010 a las 18:03
Pues no, Don Daniel.
A efectos prácticos son exactamente lo mismo, quieren decir lo mismo y tendrán los mismos efectos : negarnos el agua que necesitamos.
O sea que repito lo mismo que dije en el hilo anterior.
La batalla no está ganada.
Valcárcel, cuidado con Cospedal y no te fies de Rajoy , o sea que ojo.
Ya sabes lo que tienes que hacer Ramón Luís.
3 Pablo Molina, día 10 de Mayo de 2010 a las 20:44
Buenas tardes, soy Martínez-Abarca. Tiene la amabilidad mi conbloguero Pablo Molina de enviar este comentario a través de su "nick". Quería contestar a Daniel Rodríguez Herrera acerca de su comentario a la última entrada del blog.

Dice que "reserva hídrica" y "necesidades hídricas" son cosas sustancialmente distintas, porque una reserva es algo inmediato, un embalse de agua, y lo de "necesidades hídricas" es sólo "un desideratum, la expresión de un deseo". En mi opinión, se equivoca esta vez Daniel Rodríguez Herrera. Los políticos de taifas saben bien qué hacer con esos tiquismiquis, para mal de la solidaridad interterritorial. Si tiene la amabilidad el sr. Rodríguez Herrera de reparar en lo que dice la vieja ley donde se regulan los trasvases desde el Tajo, advertirá que en ella se fija que, antes de trasvasar nada a Murcia, se atenderán absolutamente todas las necesidades y demandas de agua del territorio desde el que se trasvasa, es decir, las que corresponden a Castilla-La Mancha. Sólo se trasvasa si hay lo que se llaman "excedentes". Eso es algo absolutamente inmediato, y siempre lo ha sido. Es algo muy concreto y ejecutable, no la expresión abstracta de ningún
deseo ni ningún "desideratum".

Establecer en una nueva norma (la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha), en el preámbulo, en el glosario o en el codicilo, me da igual, de que las "necesidades hídricas" de CLM son 4000 hectómetros cúbicos significa que, como efecto inmediato, hay que cubrir esas disparatadas "necesidades" establecidas a ojo de buen político antes de hacer ningún trasvase con lo que sobre. Y con esas "necesidades" (que no corresponden a la realidad) no hay trasvase que valga, porque no sobra nada.
4 corzo1, día 11 de Mayo de 2010 a las 10:46
Sí pero no.
Queda muy bonito lo de desideratum, y problablemente sea así, pero estoy seguro que, si se aprobase tal redacción, siempre habrá algún político-juez o juez-político que interprete el asunto segùn convenga a quien le paga.
El agua es de los españoles, son ríos españoles y los ciudadanos de España tenemos derecho a tener agua... también para campos de golf.
Va a resultar que somos españoles para que el AVE pase por todas las provincias de nuestra comunidad, pero no para que el agua que pasa por nuestra comunidad se derive a otras regiones de España. Suena ilógico, ¿no?
5 AnkHor, día 12 de Mayo de 2010 a las 00:59
Ya son ganas de atascarse en la hojarasca y no ver el cacho tronco.

La esencia es la cifra. Se fija en una cantidad lo suficientemente alta como para que no se pueda cumplir nunca. Doramos la píldora con subterfugios semánticos y conseguimos extraviar al personal con discusiones metafísicas, cuando el objeto es totalmente físico, palpable y hasta potable.

Si en algún momento de nuestra Historia, el poder político decidiese volver a consultar a los científicos y expertos técnicos (no a esos sucedáneos del IPCC y demás sacamantecas), aunque solo fuese como en la época de Carlos III, y de una vez hacerles caso... Pero no.

Es mejor seguir manteniendo el momio de las taifas. Y cuando la taifa sea muy grande, la partimos en concejos cada vez más pequeños... Al final la clase política supera en número al resto de la población, que harta de tanto golfo termina diciendo: "¡Que trabaje Rita!"

Vayamos al grano. La paja para los del pesebre.
6 Daniel Rodríguez Herrera, día 17 de Mayo de 2010 a las 22:49
Mi querido Martínez-Abarca, naturalmente que luego harán lo que quieran con las leyes en lo referente a trasvases. Como lo venían haciendo antes. Porque el hablar de que CLM tiene ciertas "necesidades" implica que será luego en el trapicheo político donde se decida en qué se traduce.

En cambio, si una Ley Orgánica como el Estatuto establece una reserva mínima, se sustrae de la política corriente y moliente ese punto, que pasa a ser inamovible. Esa es la diferencia entre una formulación y otra.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899