Crónicas Murcianas

Octubre 2010


Aquella noche con Dragó en el Tokio del sexo

29 de Octubre de 2010 - 13:34:37 - José Antonio Martínez-Abarca - 32 comentarios

     Hace un lustro cené unas cuantas noches en Tokio con Fernando Sánchez Dragó y su mujer japonesa, Naoko. Era un tiempo en que yo todavía cenaba con alguien. En realidad, era un tiempo en que yo, sin ningún temor a exagerar, podemos decir que cenaba. Después de convidarnos algunas noches en algún que otro restaurante memorable y carísimo donde cocineros buchones con pinta de luchadores de sumo y situados en una especie de "ring" parapetado con todo tipo de bichos crudos me emborracharon de "sake" como a un grajo (me servían sin cesar en una especie de cuadrícula de marquetería que debía rebosar hasta el plato situado debajo: se apuraba la marquetería de un solo trago, y luego se hacía lo mismo con el plato, así hasta acabar con todas las existencias del local), probamos en un sitio especializado en cocina con ajo del que Dragó había oído hablar.

     El ajo no es un elemento autóctono de la cocina japonesa, pero ha sido adoptado allí con verdadero entusiasmo. Más entusiasmo, desde luego, del que mostramos nosotros tras probar de qué iba aquello. Como en el plato no había nada que absorbiera sin remedio nuestro interés, nos pudimos dedicar por entero a la conversación de caballeros. A hablar, por supuesto, de lo único, todo el tiempo.

     A Dragó, no es secreto, le gusta cuanto tenga que ver con el sexo, por tierra, mar y aire, echándole literatura o sin ella. Los hombres en esto se dividen en dos categorías: los nuevos clérigos progres que, parafraseando lo que decía José Luis Coll del ministro tecnócrata franquista Laureano López Rodó en uno de sus libros, después de mear se quitan los guantes, ésos que pasan por su angosta existencia sin enterarse de nada, y aquellos que son de los nuestros. Yo, como enseguida nos olfateamos, era de los suyos. Naoko, la esposa japonesa de Dragó, que es una delicia de persona, agudísima y sin más manías de las imprescindibles sobre el asunto que nos ocupa, nos asistía y daba su bendición en todo. "Mi matrimonio con Naoko es irrompible: ella me acicala y me peina cuando he quedado con alguna alumna". Para la confección de esta charla, hay que aclarar a los nuevos policías del pensamiento, no se utilizaron ni se les causó daño alguno, y ni siquiera se las mencionó, a alumnas menores de dieciocho. Allí, en el restaurante del ajo, se sabía de qué se estaba hablando, en uno de los diálogos más enriquecedores y desvergonzados de mi existencia, mientras que los nuevos clérigos y clérigas progres, pobres, se irán de este mundo sin haberlo en realidad pisado.

     En determinado momento, las confidencias recayeron, no en la recreación literaria de las niñas de trece años que pervierten menoreros en el Japón de hace cuarenta años, que es por lo que ahora persiguen a Dragó los quelonios que no se comieron un colín ni en las comunas del sexo libre (ay, Eduardo Sotillos, en lo que has terminado), sino en las perturbadoras delicias del "squirt" femenino que mutan los blandos campos del pluma en un recinto de waterpolo. Cosa muy seria y definitiva. Dragó consultó en ese momento al oído de su envidiable esposa, quien le dio permiso para publicitarlo, como a mi vez estoy haciendo ahora, y me dijo: "Naoko es de ésas". Ni mil palabras más. Aquello, en efecto, era una conversación de especialistas y amantes de, como el personaje de Ripley de Patricia Highsmith, "lo mejor". Los progres no tienen nada que aportar ni nada que reprocharle ahora a la literatura sexual dragoniana porque, tan multicultis como presumen ser, sólo respetan las tradiciones foráneas en cuanto sean represoras, nunca las libertarias (¿Qué piensan hacer con su multiculturalidad una Aído, una Pajín, o un Sotillos, cuando sepan que en la muy destilada pureza cultural japonesa las colegialas pinchan sus retratos junto a su número de móvil en locales perfectamente públicos, para que las llamen los ejecutivos, y así negociar?).

     Con una moralina indistinguible de la de las viudas corsas, la ranciedad progre no sólo no pueden soportar, según acertada definición, "que alguien, en ese momento, en alguna parte del mundo, esté siendo feliz sin su permiso", sino que también predende que la postura del misionero la permita el Estado sólo a sus multimillonarios comunistas, cuando se prosternen de hinojos para recoger un sobre de billetes de banco del suelo.


 

Los acontecimientos se precipitan (II)

27 de Octubre de 2010 - 11:38:07 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

    Asisto a la grabación en la tele de una tertulia política entre Isabel Durán, Alfonso Rojo, José Antonio Sentís, Margarita Sáenz Díez y otros habituales de la pequeña pantalla. Deploran tanto las palabras del alcalde del PP de Valladolid sobre la ahora ministra Leire Pajín ("los morritos") como la alusión al supuesto "plumero" de Rajoy por parte del ministro de Fomento. Las deploran, esas frases, y las equiparan. Convienen en que son igual de cochambrosas.

    En ese caso, lo único que rompe el empate técnico son otras declaraciones (también actuales y ésta vez de la propia Pajín), que a mi ver son aún más cochambrosas y desde luego harto más inquietantes, y por los mismos motivos que las otras dos, por lo que dan a entender, por el espíritu de la letra y no por la letra misma: "no me van a desviar [las declaraciones del alcalde de Valladolid] ni un segundo de mi tarea ni de mi trabajo y responsabilidad", ha asegurado la ministra. Reparen un momento. El qué dirán no la va a distraer, a Pajín, ni un instante de su tarea. En el bien entendido: su tarea no es la de naturaleza contingente, la sanitaria, sino la tarea providencial, el cambio por su mano de la "masculinidad" de nuestro Producto Interior Bruto, su capacidad para cambiar un mundo de hombres. De ahí para arriba. ¡Pajín tiene una misión! Los políticos o políticas con misión, que se creen "tocadas" por algún dedo omnisciente que no sea el de un alcalde de la derecha, que piensan que el mundo las estaba esperando, me causan una repugnancia instintiva, porque las "misiones" acaban siempre en el uso contra los demás de la policía, la del pensamiento o la otra. De hecho ya ha venido haciendo precisamente eso Pajín, suma sacerdotisa de la Corrección ambiente. No sé quién dijo que son preferibles las malas y los malos a las tontas y los tontos (como si no fuera lo mismo ser tonta/o y mala/o), porque las mal@s descansan alguna vez pero las tont@s nunca. Pero los que no descansan de sí mismos son los que tienen una misión.

      Me ha recordado la de Pajín, no sé bien por qué, a otra toma de posesión, la del almirante Carrero Blanco como presidente de Gobierno, cuando decía, encopetado, aquello que él, adquiriendo el poder, no tenía ni quería dinero ni empresas ni ambiciones ni le movía otro interés que el del servicio a España. Otro misionero. Por lo menos aquella era la misión del servicio a España. Pajín, en cambio, sirve sólo a la consigna y al pareado, a sus anteojeras de tiro de mulillas. Realmente, tampoco es tan extraño que alguna gente, al ver a Pajín, piense siempre en lo único. No ha demostrado, desde que la soltaron de su círculo social transfuguista, ninguna capacidad ni competencia apreciable que aparte la mente masculina (recuerden aquellos posters freudianos, tan de moda hace treinta años: "what's in a man mind?") de nuestro pensamiento recurrente. La ex ministra Aído, que la debe conocer de algo a tenor del beso fundente en la boca y el amartillamiento de cintura que la administró durante el traspaso de carteras, definió muy bien el problema tenemos los españoles con Pajín: "nada la va a apartar del camino hacia la igualdad". ¿Y qué hacemos mientras con la Sanidad? Nada. La misión es la misión, y el "conceto" es el "conceto", que diría el actor Manuel Manquiña.

  --------------------------------------------------------------------

     "No me va a desviar [las declaraciones del alcalde de Valladolid] ni un segundo de mi tarea ni de mi trabajo y responsabilidad". Pero como el PSOE quiere ganar las próximas generales prevaliéndose sólo del asunto de los "morritos", como factor ganador frente a la crisis económica, ya Pajín, pecando contra su propio mandamiento, se ha desviado, tal que el martes, más de un segundo de su misión: aparte de sentirse "bastante esperanzada" por la respuesta social (sic) contra las declaraciones del alcalde de Valladolid", le exige a éste que "tiene que pedir disculpas públicamente". Con lo de los "morritos" el PSOE y Pajín tienen para pasar el invierno.

 

Los acontecimientos se precipitan (I)

22 de Octubre de 2010 - 19:56:15 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

     -Veo el apasionado beso en la boca (no me atrevo a decir "en los morros", contraviniendo el tradicional decir de mi tierra, después de lo que ha ocurrido con el alcalde del PP de Valladolid: "morros" o "morritos" a partir de ahora son palabras que no existen en mi vocabulario) entre Leire Pajín y Bibiana Aído y presidiendo la escena "la señorita Trini", durante el traspaso de carteras en el Ejecutivo. Si ese beso colosal hubiese ocurrido entre hombres, se estaría hablando de posible homosexualidad oculta, o al menos de "heteroflexibilidad" manifiesta ("heteroflexible", palabra que tomo prestada de los ya polvorientos números de la revista "Zero", que en paz descanse). Pero como ocurre entre miembras, hay que hablar, en progresista, del típico "lenguaje corporal femenino", perfectamente extendido hoy. Y yo, como ordinario ejemplar de mi género que, bajo el aparente refinamiento, no tengo gustos muy alejados del hirsuto y camioneril "cerveza, sicalipsis y rock and roll", me encuentro muy feliz de que las mujeres nos lleven tanta ventaja en eso. Que sea por muchos milenios, y nosotros que lo veamos. Siempre que veo ese beso de la ministra pienso en lo mismo, que diría el alcalde de Valladolid. En el progreso.

     -Me dice un joven alto cargo del PP que quiere ser ideólogo de mayor (como se entere Mariano se va a enterar de lo que vale un peine, por crispar) algo que creo muy en sazón: "igual que Europa y Obama intervieron económicamente al Gobierno español, ahora el Partido Socialista es el que ha intervenido al Gobierno. Es un Gobierno vigilado por el Partido".

     -Un juez saca de la cárcel al ex número uno de ETA Txelis porque "es una persona distinta". Naturalmente. Cada siete años se renuevan totalmente las células, y, si dejamos pasar el suficiente tiempo, todos resulta que somos personas distintas, e incluso incompatibles, y ya todo lo que vivimos les pasó a otros. Y si dejamos pasar un poco más de tiempo, es posible que seamos tan distintos que sólo se nos reconozca, como Chateaubriand ante la calavera monda de María Antonieta, por nuestra encantadora sonrisa. Llegados a ciertas bajuras de la vida, nos miramos una mañana al espejo y nos sorprende que seamos nuestro padre, en la "photo finish" que hicimos de él en la infancia. Pero uno pensaba que no se soltaba a los etarras por el hecho biológico inevitable del ir siendo personas sucesivas que nunca se llegan a conocer ni a recordar entre sí, sino porque habían pagado su deuda con la sociedad. El juez ha debido pensar de Txelis lo que la madre de Norman Bates de su hijo, en "Psicosis": que cómo podemos dudar de que, ahora, no sería capaz ni de matar a una mosca.  

La Unión contra la dársena del Gorguel. Pero sólo los concejales y el camachuelo

18 de Octubre de 2010 - 22:23:32 - Pablo Molina - 7 comentarios

La ventaja de que gozan los ecologistas para imponer sus ideas es que siempre hay un alcalde del PP en los alrededores para defenderlas y, eventualmente, llevarlas a la práctica. Como el ser "sostenible" y luchar contra el calentamiento global -en el caso de alguna vez se produzca- es algo que está muy de moda en los ambientes pijiprogres, ningún edil del centro-reformismo quiere quedar al margen de tan distinguido club. Si a ese binomio conceptual le añadimos la metafísica del "valor paisajístico", las pasiones de los políticos directamente se desatan.

La izquierda y el centro-reformismo suelen forjar alianzas cuando el ecologismo actúa de catalizador. En tal caso las fuerzas políticas se unen para salvar a la madre Tierra hundiendo a sus habitantes, al menos a los que tienen la dudosa suerte de pertenecer al ámbito territorial en el que la coalición antinatura ha tenido lugar.

No sé si éste será el caso del municipio de La Unión, regido por el PP, cuyos concejales, con el alcalde a la cabeza, han protagonizado este fin de semana un encierro en el consistorio para oponerse a la construcción de la dársena de contenedores del Gorguel, frente a la Sierra de la Fausilla, do mora el ya famoso Camachuelo Trompetero. Supuestamente, porque nadie ha visto un ejemplar de esta absurda ave protegida ni para pegarle un perdigonazo, pero ése es otro debate.

Los ediles animaron al pueblo entero a secundar la protesta, con tanta fortuna que ni el Camachuelo acudió a la cita. Miento, hubo militantes de Izquierda Hundida y familiares de los encerrados que se dieron una vueltecita por el ayuntamiento. Nada más.

Dice el Alcalde que no se opone a la construcción de la dársena, una inversión que crearía 3.000 puestos de trabajo y un flujo de riqueza constante para la zona. Es sólo que quiere que la construyan un poco más para allá. O para acá, que igual da. En cualquier sitio menos frente al hábitat del Camachuelo Trompetero, afectado a la bahía de Portman, pendiente de ser regenerada con lo que quedaría un lugar chulísimo para construir un campito de golf y alguna que otra instalación hotelera "con encanto", que es el verdadero motivo de la oposición municipal por la posibilidad de trincar un pastón en licencias de obra y otros conceptos y, de paso, postularse como aspirante al premio "municipio preocupado por el medio ambiente", que si no ha sido creado ya por los ecologistas debe estar a punto de adquirir carta de naturaleza.

La Unión es en estos momentos la localidad murciana con mayor índice de paro. El consistorio está tan preocupado por este asunto que rechaza la instalación de la dársena en el lugar elegido, pero a cambio ha creado una "mesa local por el empleo", en la que sin duda las propuestas del único concejal de IU tendrán la adecuada acogida.

Lo asombroso es que los políticos unionenses se sorprendan de la falta de apoyo de sus gobernados, que no fueron al lugar del encierro ni para llevarles a los sufridos munícipes un pepito de ternera y un litro de cerveza. "Estamos haciendo el indio", dijo uno de estos concejales. En efecto, así es. Ahora bien, cada uno es muy dueño de defender los intereses de sus representados en la forma que crea conveniente. En siete meses habrá elecciones y esos mismos representados expresarán su opinión hacia quienes ocupan ahora el Ayuntamiento. No me extrañaría nada que La Unión superara el próximo mes de mayo todas las plusmarcas de abstención habidas hasta la fecha. 

En Israel no quieren a Moratinos. Aquí tampoco.

11 de Octubre de 2010 - 17:59:12 - Pablo Molina - 5 comentarios

En contra de la creencia más extendida a lo largo y ancho del planeta, yo soy bastante escéptico con que la visita de Moratinos a Oriente Medio vaya a solucionar definitivamente el conflicto palestino-israelí. No acabo de verlo y no por falta de capacidad dialéctica, inteligencia y pericia en materia geoestratégica, que de eso Moratinos va sobrado, sino porque cuando era representante de la UE dejó ver demasiado su tendencia a ponerse del lado de uno de los bandos.

Cuando sacaba al terorrista de Arafat con el pistolón a tomar el solecico, cogido del brazo no fuera que tropezara y se reventara los cuernos en un adoquín (Arafat, me refiero), no pensó nuestro Metternich que un día tendría que solucionar él, auxiliado en la banda por su colega francés, el problema de palestinos e israelíes, para lo cual, una imagen de exquisita equidistancia es requisito imprescindible.

Ahora bien, si Zapatero se hubiera dignado acompañarle, las posibilidades de alcanzar la pazzzzzz en la zona hubieran sido extraordinarias. Pero ZP anda ocupado con las traiciones de su partido tras el fiasco madrileño y no tiene tiempo de acudir al rescate de otras naciones o resolver conflictos militares que llevan enquistados más de medio siglo.

Una pena. Al final, también tendrá Gómez la culpa de que la crisis de Oriente Medio se eternice. Con que Moratinos no provoque la III Guerra Mundial tras su visita nos damos por satisfechos.

La "prolongación de falo" del Ministerio de Interior

7 de Octubre de 2010 - 13:37:19 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

Ya se sabe que las espectaculares operaciones policiales rubalcábicas contra los Ayuntamientos del PP tienen su antecedente histórico directo en aquellas paradas de los "paracas" de las procesiones semanasanteras de mi infancia.  Aquellos musculosos bigardos que daban volatines con el trompetín, los bíceps desnudos sobre manguitos abotonados de vinilo blanco y los pantalones estrechados para marcar paquete delante de las "chonis", las "lolis" y las jóvenes asistentas de hogar, a las que se les hacía el delantal agua. En fin, las espectaculares operaciones policiales rubalcábicas contra Ayuntamientos del PP son lo que las feministas psicologistas llamarían "una prolongación del falo" (como son los descapotables de muchos caballos para los horteras de bolera), e inútil resulta quejarse de que no es necesario organizar tamaño dispositivo, más propio del contraterrorismo, para los delitos de que se trata, y eso cuando los hay. Por supuesto que es necesario. Para demostrar que, en tanto a acojonar a la impresionable derecha del país, el tamaño sí importa.

Las alcantarillas de Interior han vuelto a alardear de esta "prolongación del falo" policial en la Gerencia de Urbanismo de Murcia. No en vano dicen que Rubalcaba cuenta con un nuevo asesor natural de Murcia, y ya se sabe que lo primero que hacen los murcianos cuando llegan a algo es la autóctona práctica exhibicionista de "sacar la barriga" ante sus conciudadanos o, en su defecto, sacar otra cosa. Para atrapar a un ratón si con ello logra poner otra banderita en el ya legendario "mapa de la corrupción" del PP Rubalcaba, por mano de alguno de sus obedientes fiscales, es capaz de organizar como poco la Toma de Oviedo. De momento, en Murcia, para la caza preelectoral de un vulgar funcionario con cargo técnico, un abogado y un ingeniero por llevarse no sé qué perras del casino local (ya sólo falta el clásico "lisensiado" y algún "doctor" en sentido portugués) ha sido necesaria instruir la magna operación en todos los telediarios, y hasta el el portal de "Yahoo", que se resarce así por lo visto de no poder informar libremente en China. Hace mucho que ya no confío ni en lo que pueda hacer mi mano izquierda, pero no me creo que el nada mediático concejal de Urbanismo en Murcia sr. Berberena, presentado ahora en toda España y también internacionalmente por la prensa del Régimen simplemente como "Berberena" ("Berberena dice", "imputado Berberena"), como si no necesitase presentación por ser de la farándula y haber salido media docena de veces en "Sálvame deluxe", haya hecho más que aplicar estrictamente la discrecionalidad, siempre he pensado que contraindicada y confusa, que la Ley permite a los Ayuntamientos. Y lo del otro imputado Samper, a quien muchos nunca han perdonado que como empresario quiera ganar algo de dinero en Murcia con las legítimas plusvalías y no tirar los fajos de billetes a las multitudes desde una carroza del "Entierro de la Sardina", como por lo visto se esperaba aquí de él, pues también me declaro muy escéptico. Aguardo, sentado, a que por fin se haga la luz, si es que el objetivo no es precisamente oscurecer las cosas para que nadie sepa ya de qué estamos hablando.

Por el momento los precedentes me convidan a sospechar, pero a sospechar sobre todo de los investigadores y denunciantes. Yo sigo una máxima que creo muy higiénica dada la metodología electoral que siguen según qué partidos: cuando el Poder -no hace falta decir qué Poder, pues es siempre el mismo- ordena a la policía detener o registrar a alguien, previamente a desconfiar de ese alguien yo desconfío del que ordena tal cosa a la policía. Se ha demostrado suficientemente que en la Región de Murcia, donde salieron desde el primer triunfo de Zapatero a cazar elefantes peperos y suelen volver con gorriones apolíticos, es el orden correcto a seguir, y no otro. 

El PP ha asesinado al género femenino

4 de Octubre de 2010 - 12:29:59 - José Antonio Martínez-Abarca - 11 comentarios

Asisto por la calle, este último viernes, a algo impresionante. Una manifestación escuchimizada compuesta por dos docenas de malencaradas miembras, encabezada por un ataúd donde de supone que va, muerta, "La Mujer", como género. "Los del PP han matado a La Mujer", es el tremendo e intrigante mensaje, nada subrepticio, de la voluntariosa "manifa". "En el carro de los muertos/ ha pasado por aquí/ llevaba la mano fuera/ por ella la conocí", que escribía Bécquer.

¿Y cómo ha podido ser eso? Porque la Administración Regional murciana, denuncian en la liliputiense "mani" unas, así llamadas, "pies negros" (por llevar chanclas todo el año) ataviadas todas en la protesta callejera muy adecuadamente de luto riguroso en duelo por la extinción de la mitad de la población mundial, ha eliminado nada menos que el Instituto de la Mujer, cuyas dudosas competencias han sido asumidas por dos direcciones generales preexistentes. Lo cierto es que no sabía nada, pero a veces, pocas, llegan alegrías inesperadas. Por ejemplo, que el PP se atreva a acabar con alguno de esos órganos siniestros sin los cuales el partido de María Dolores de Cospedal y de Arriola ya no puede ir tan de socialdemócrata por la vida. La Administración Regional debe andar más asfixiada de perras que Antonio Machín en su decadencia sevillana, porque entiendo que sólo la desesperación la puede llevar a un gobierno del PP a cometer un organicidio de Lesa Corrección Política como el que nos ocupa.

Pero lo interesante es la reacción de las feministas que, a pesar de estar en provincias, se arrogan con la representación de la mitad de la humanidad. Como resulta que se ha extinguido un poco de burocracia por motivos presupuestarios, la sociedad de la que se ocupaba esta burocracia ha sido asesinada en masa por los políticos reaccionarios, según las doñas. El machismo esta vez lo ha conseguido: ya sólo hay hombres en Murcia, por el sencillo procedimiento de ahorrar un poco de dinero público igualando en tratamiento a las mujeres con sus colegas varones: ya ninguno tiene un Instituto. Antes las sufragistas querían tener derecho de voto, decidir por sí mismas, ser iguales. Hoy se hubiesen conformado con que la administración falócrata les pusiera un pisito oficial subvencionado para comadrear en él de sus cosas. Exactamente como hubiese hecho en el franquismo la que no llegó a ser novia de Hitler, Pilar Primo de Rivera, entreteniendo a las mujeres con Sus Labores y que así no pensaran en darse a la mala vida. "Si quieres que algo no se solucione, crea una comisión", es viejo dicho político. "Y si quieres que la comisión no funcione, crea una subcomisión", añaden los graciosos. Si quieres que las feministas hagan calceta y no molesten con tonterías de igualitarismo, crea un Instituto de la Mujer. Y si quieres que te acusen de asesino o genocida de mujeres, quítalo.

          ________________________________________________________


Si hubiésemos sabido que Zapatero tenía un abuelo, jamás nos hubiésemos tragado aquello de que era un liberal de la tercera vía, que es como se presentó a las primarias del PSOE para engañar a todos durante algún tiempo. Hubiésemos sospechado enseguida que lo que en realidad quería Zapatero es ganar la Guerra Civil desde el radicalismo de izquierdas. Debimos repasar el libro de familia antes de saludarlo en los periódicos (yo lo hice, para mi vergüenza eterna) como un renovador postmoderno del anacrónico e inquietante socialismo español -socialdemocracia aquí ha habido poca, si es que ha habido-. Es bueno que el electorado sepa con quién se está jugando las perras. Se empieza haciendo espiritismo con un abuelo fusileta y se termina arruinando un país con la misma hoja de ruta de los sindicatos. Se empieza no devolviendo la llamada de cortesía que te ha hecho tu próxima rival en las elecciones autonómicas madrileñas y se termina siendo una promesa de sectarismo más patológico aún que Zapatero, como ha hecho el nuevo candidato a la presidencia madrileña por el PSOE, Tomás Gómez.

Tomás Gómez que ni se ha molestado aún, al minuto en que escribo, en devolver la llamada a la presidenta Esperanza Aguirre, quien quería felicitarle por su victoria en las primarias madrileñas socialistas. Yo creo que no hace falta añadir nada más sobre el personaje, tan anacrónico para la España que ya apunta en las encuestas como cualquiera del PSOE, y todo lo que haga a partir de ahora sólo podrá corroborar este inequívoco detalle que dice todo sobre el personaje. Sabíamos que lo apoyaba el viejo PSOE del robo, el secuestro y el Crimen de Estado, pero juzgamos ese pecadillo como venial. Se empieza por un asesinato al que no se da la debida importancia, se sigue despreciando la buena voluntad de tus contrincantes políticos y se termina... ¿Dónde vas a terminar, Tomás Gómez?   

 

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899