Crónicas Murcianas

Agosto 2010


Los caminos de la COPE son inescrutables (2 Bru-Prog 6:16-17)

28 de Agosto de 2010 - 13:05:51 - Pablo Molina - 35 comentarios

Si usted no comprende los motivos que han llevado a los directivos de la COPE a revolucionar de esa manera el plantel de la emisora, no se preocupe. Como reza la cita de la segunda carta del Padre Bru a los Progresistas que da título a esta entrada, las razones sólo las conoce el sanedrín que dirige actualmente la emisora con ayuda del Paráclito.

Supongo que con el desembarco del grueso de las tropas deportivas de la muy pía cadena SER los jefes de la COPE andarán entusiasmados. Desde luego mucho más que las centenas de colaboradores que llevan más de diez años trabajando para la cadena, cobrando 700 euros netos al mes, muchos de los cuales se han ido al paro. 

Conozco yo a un técnico de sonido de esa Sancta Casa al que ahora le obligan también a llevar la contabilidad y la facturación, porque han aplicado a la persona que se ocupaba de esa labor la misma receta que a José Antonio Abellán. El problema no es demasiado grave porque, por suerte para el técnico, la facturación mensual de la COPE ahora mismo en un centro regional se realiza en algo menos de veinte minutos. Pero vamos, que la acumulación de tareas con el mismo sueldo es algo que, digamos, fastidia bastante.

No entro a valorar la calidad profesional del nuevo director de deportes y mucho menos la extraordinaria altura intelectual de colaboradores como el gran Poli Rincón, alguna de cuyas sentencias esmaltan ya el frontispicio de la filosofía de occidente. Deben ser muy buenos, aunque queda por ver si las cifras de audiencia que les avalan tienen más que ver con la bestialidad de postes que la SER tiene en toda España que con el talento de los susodichos. Lo veremos muy pronto. Amén.

Los "cooperantes" y los buenos de verdad somos nosotros

23 de Agosto de 2010 - 21:41:30 - José Antonio Martínez-Abarca - 21 comentarios

Los españoles hemos cooperado, todos juntos, a que Al Quaeda haya soltado a unos turistas aficionados a los deportes extremos que iban por el desierto de Mauritania bajo bandera catalana por una cantidad que oscila entre los 3'5 y los 10 millones de euros, presumiblemente de dinero público. Hay semanas en que algunos de nosotros no ganamos en total esa cantidad de pasta, y sin embargo no hemos rechistado a la hora de untar a los terroristas islámicos, quizás porque no nos han preguntado y los dedos que se han deslizado en nuestra cartera no son los nuestros sino los de nuestro Gobierno, para que liberaran a tres tipos de la Bienpensancia cuya misión, según han declarado, era y va a seguir siendo "asumir riesgos" por el mundo.

Que los solidarios barceloneses aficionados a los deportes extremos digan que van a seguir a lo suyo, asumiendo riesgos, hace sospechar, aunque sea por un momento, si el verdadero objetivo de tanta gente vocacionalmente buena es ir a paises políticamente complicados a ayudar en nadie sabe qué o, en cambio, ponerse por oscuros motivos en la adecuada situación de ser secuestrados, con un extraño sentido del sacrificio, para ayudar así a sufragar, por tortuosos caminos, no me quiero imaginar qué. Por ejemplo, movimientos integristas globalizados que liberen al hombre del insolidario occidentalismo capitalista, culpable como todo el mundo sabe de las injusticias del mundo. No es así, por supuesto, pero con la evidente estupidez de estos altruistas casi todo es posible.

¿Qué es lo que intenta demostrar toda esta gente vocacionalmente buena, insoportablemente buena de las ONG's, me gustaría saber? Empiezo a escamarme. Cuando se acaban de abonar por tí unos millones de euros que no son tuyos, para que puedas llegar a contar la aventurilla en los brindis de las cenas de empresa, yo creo que, por pudor, hay que esperar aunque sea un poco para ponerse otra vez en situación de que Al Quaeda te vuelva a poner el saco por encima de la cabeza. Pero no. Esta gente que piensa que no hay que escatimar para hacer buenas obras (si bien han decidido que siempre las paguen otros) seguirá "asumiendo riesgos", porque el pellejo es suyo pero el dinero del rescate no es de nadie, y en el Tercer Mundo bajo la vara de Al Quaeda hay mucho que hacer. Pero nos gustaría saber qué es exactamente lo que los cooperantes que han obligado a toda España a cooperar piensan que hay que hacer por allí, con tanta urgencia y tan poco cerebro. Porque a lo mejor lo que creen que hay que hacer para que el planeta esté mejor no son escuelas ni servicios médicos, como si fueran monjitas de la revista "mundo negro", sino algo bastante más inexplicado y de máximo interés para la opinión pública.

De momento, el Estado debería retirar el pasaporte, si no imponer la detención domiciliaria, de quienes han manifestado que están deseando volver a hacer heroicidades por cuenta ajena mientras la industria teocrática del secuestro se frota las manos. Quienes no podemos asumir el peligro de su insostenible ponerse en riesgo somos los españoles. Si quieren unas vacaciones diferentes, que prueben a respaldar los posibles imponderables con sus ahorros. 

El mejor candidato para el PSRM-PSOE será el más desconocido

17 de Agosto de 2010 - 00:24:33 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

Apostaría mi cabeza al Diablo (total, para lo que nos sirve ya, a estas bajuras de la extinción del periodismo) a que cuando lleguen las próximas elecciones y haya otro candidato del PSOE a la presidencia regional de Murcia la gente no sabrá si está votando a uno u otro (u otra), a alguien o a algo. Y además le dará igual. ¿Qué más dará? 

Aún hay un pequeño y además menguante, pero innegable, somatén de votantes del PSOE en la Región de Murcia que, contra toda evidencia, ha seguido votando esas siglas aunque le dijeran que la papeleta que metían en la urna era un "post-it" con la lista de la compra. Pero dado el purgón por el que están pasando desde hace quince años en su imparable marcha hacia el extraparlamentarismo, los aún votantes no van a reparar ahora en los tiquismiquis de si se presenta Pedro Saura de candidato, la animosa Begoña García Retegui con su pelo naranja, Perico el de los Palotes, Olof Palme con su hucha cuestatoria o bien se presenta una escoba, o nadie en absoluto. Me creo que el socialismo podría hacer las listas dentro de las lindes de la Comunidad Autónoma de Murcia perfectamente sin candidato alguno a la presidencia de la Comunidad, y nadie notaría la diferencia. En lugar de las consabidas listas cerradas y bloqueadas del PSRM-PSOE podría presentarse en los juzgados, yo qué sé, el folio donde Boris Yeltsin leyó subido a aquel tanque el manifiesto contra los golpistas del antiguo régimen soviético, porque nadie se va a molestar en leer qué pone. Como para leer están los votantes del PSRM-PSOE.

El PSOE, con candidato o sin candidato, sacaría en Murcia aproximadamente los mismos votos, quizás si no tiene candidato algunos más, contando con que nadie podría ya pensar que entre la oposición política en Murcia y estos que están arreglando el mundo desde el Gobierno en Madrid hay ya la más mínima coincidencia de personas, programa o mensaje. Valcárcel ha dicho, respecto a este relevo para las próximas elecciones, que lo del PSRM-PSOE "no es un problema de personas, sino de actitud", quizás porque le ha cogido cariño a seguir humillando electoralmente a Saura. No es un problema de personas, ni de actitud, sr. Valcárcel: es un problema total y absoluto, inabarcable: es un problema de presidente -Rodríguez Zapatero-, de Gobierno, que no funciona, de partido, cuyas siglas ya no venden lo que dicen que vendían, de Estado, que a lo mejor ya no existe. Yo diría que es también un problema internacional, transcontinental e interestelar, el de un socialismo que, como idea, nunca ha sido más que una forma de perder tiempo y dinero, por supuesto también en Suecia. El revulsivo que está necesitando el PSRM-PSOE es, sin más, que el público logre olvidar lo que está ocurriendo en España en los últimos seis años.

Tengo para mí que lo que ha ocurrido con Pedro Saura es lo que le ocurrirá a cualquiera teniendo por encima al presidente Zapatero: Saura, en fuerza de estar ahí años y años, era un candidato conocido en la Región, en efecto. Pero su problema es que conocíamos aún mejor al que ha venido siendo hasta ahora su mantenedor, el presidente del Gobierno de la Nación. Como solía decir irónicamente el ex delegado del Gobierno de Aznar en Murcia, José Joaquín Peñarrubia, "¿Cómo que los políticos debemos darnos a conocer? a veces es mejor que no nos conozcan". A los posibles sucesores de Saura no sé si la ciudadanía de la región los conocerá suficientemente, pero, mientras se conozca tan bien a Zapatero, tienen los socialistas murcianos menos posibilidades de éxito que una bolsa de cotillón a la puerta de un cementerio.
 

La escasa sensibilidad feminista de nuestros "hermanos" del sur

13 de Agosto de 2010 - 20:55:31 - Pablo Molina - 8 comentarios

Los honrados ciudadanos marroquíes que deambulan por la frontera española en Melilla para abastecerse de cachivaches con destino a su postventa, tienen ciertas dificultades para comprender adecuadamente las políticas de género que con tanto esfuerzo intenta nuestra ministra de Igualdad poner en práctica en la península.

A los moros no les gusta recibir órdenes de una mujer, aunque sea policía, en primer lugar porque no son capaces de aceptar que un policía pueda ser mujer. A una de las agentes que trabajan en la frontera de Melilla, por ejemplo, un honrado súbdito del sultán le calzó una sonora bofetada, ejemplo de alianza de civilizaciones donde las haya porque, como se ve, los moros aplican a las infieles el mismo tratamiento que a sus esposas. En eso son bastante multiculturalistas.

Pero como no es ese tipo de alianza civilizatoria al que aspira nuestro rojo-feminista, supongo que la ministra del ramo interrumpirá sus vacaciones para cursar una visita a la frontera melillense con el fin de instruir a los moritos sobre la igualdad de los sexos, el papel de la mujer en las sociedades modernas, el acceso al poder de las mujeres, el patriarcado como elemento de opresión femenina o la dimensión discriminatoria de las tradiciones sociales.

Con ella impartiendo doctrina igualitaria y Moratinos ejerciendo sus dotes diplomáticas, la solución del "pertinaz" problema marroquí es cosa de días.

Sobre los falsos casos de corrupción que quitan votos

5 de Agosto de 2010 - 18:17:00 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

Conforme se vayan acercando las elecciones municipales y autonómicas del próximo curso, veremos "instruir telediarios" a nuevos (o galvanizados para la ocasión, de entre los muertos) casos de supuesta corrupción que afecten a cargos del PP. Como que el sol sale por levante, como que en noviembre aparece la castañera de la esquina, como que en primavera vuelven las golondrinas, es seguro que el aparato del Estado a partir de septiembre querrá llegar en territorios como Murcia con las llamadas "alcantarillas del Ministerio de Interior" y su auténtica red de espionaje telefónico donde no llega, con una gestión del país decente, el Ejecutivo. La altura del Gobierno socialista parecerá mayor si no tiene Oposición con la que compararse, una vez reducida a la caricatura de unos simples golfos apandadores.

Y eso que hasta el momento esta manera de entender la acción política le ha reportado al PSOE un éxito electoral bastante descriptible en los territorios que no controla. Se hecho, ha sido contraproducente. Les ha quitado votos, no se los ha dado. Entre las filas del socialismo se quejan, con suficiencia aristocrática, de que la ciudadanía no sabe entender su labor de desinfección, y que parece que a esa misma ciudadanía no le molesta la convivencia con la corrupción del PP. Pero en realidad a la ciudadanía lo que le molesta es cuando el PSOE y su aparato judiciomediáticopolicial trata de ganar las elecciones una y otra vez con su misma acostumbrada película grandilocuente y amañada, cuando, desde el inolvidable "vídeo del doberman", la hemos visto tantas veces que todos podemos recitar los diálogos de memoria. El problema es que ya no es creíble. Han inflado tanto las superproducciones, han tratado a tantos presuntos implicados de tercera mano que pasaban por allí como si fueran peligrosos terroristas, han abierto los telediarios en tantas ocasiones con casos que luego se han quedado en simple aire de buñuelo, que incluso en los casos en que había algo sospechoso parecía, como en el resto, que no había nada. Incluso a veces las terminales del Gobierno socialista han instruido tan desastrosamente lo que había, cuando había, que ha sido la mejor manera de limpiar expedientes de personajes como poco discutibles.

En Murcia todo esto ha quedado bien a la vista, y la gente no es definitivamente tonta. Todas las "gambas" que ha podido meter el Ministerio de Interior o el mentado aparato judiciomediáticopolicial en Murcia las ha metido. Pueblos tomados por los cuerpos militarizados como en un estado de sitio, jueces que por venganzas familiares meten en la cárcel durante un mes a alcaldes sin nada sólido a lo que agarrarse para ordenar esa gravísima medida, a día de hoy inexplicada e inexplicable... Lo último que ha salido es el "affaire" de San Javier, pero a partir de que suban las temperaturas en otoño habrá muchos más. Si el asunto de San Javier son los impresionantes indicios que ha aportado la acusación hasta ahora, y lo que se recoge en sus medios de confianza (inexistentes grandes negocios conjuntos en Valencia entre el ex alcalde de San Javier Pepe Hernández y el veterano promotor Martínez Esparza, rutinarias concesiones por convocatoria pública en el municipio sanjaviereño para el mismo promotor Esparza, usando supuestamente "información privilegiada", que sólo le vienen costando un dineral a éste mientras el Ayuntamiento le adeuda una millonada, quedando para pagársela al ya te veré), entonces estamos ante lo que los inversores en bolsa llamarían "un chicharro". Otro más en Murcia. Un "chicharro" es algo que parece una buena inversión para los opositores al poder regional murciano pero que al final les acaba costando perras. O, como acostumbradamente, los votos.   

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899