Crónicas Murcianas

Junio 2010


Impresionante documento: calor veraniego en Sevilla

25 de Junio de 2010 - 12:31:14 - José Antonio Martínez-Abarca - 9 comentarios

El director de informativos y presentador Pedro Piqueras encabeza una tremenda noticia en su telediario del mediodía, que eclipsa a todas las demás: "por si alguno de ustedes tenía alguna duda", nos mira, poniendo la expresión desafiante y satisfecha, aunque todavía alarmada, del que ha sufrido mucho por si no se cumplía lo que él mismo y otros bustos parlantes como él (de hecho, prácticamente todos los demás) auguraron, pero que al final ha logrado alzarse con la victoria, "por si alguno de ustedes tenía alguna duda de que las temperaturas este verano...", empieza con emoción y suspense. Y contacta en directo con Sevilla, donde una guapa señorita con su alcachofa pone esa típica voz de las meritorias ante las grandes catástrofes (no es para menos con el impresionante documento que tienen entre manos), anunciando que en esa ciudad se van a alcanzar probablemente cerca de cuarenta grados centígrados de temperatura mañana, quizás incluso hoy. ¡Zas, el cambio climático, en definitiva "la fin", que cuando ya desconfiábamos por saber que es una estafa masiva llega y nos da en todo el papo!

"Por si alguno de ustedes tenía alguna duda..." Ya nos vio Pedro Piqueras que teníamos alguna duda. ¡En lo que no esté un locutor de consignas por nuestro bien, en una cadena, tele 5, donde la auténtica basura está en los programas serios! Pensábamos los escépticos del calentamiento global, esa "gran idea"  -que dijo aquél del PP-, que este veranito en Sevilla, como suele ser habitual, iba a a dormirse la siesta con riguroso edredón nórdico y el acceso por el puente de Triana tendría que ser abierto previamente por un quitanieves, recomendándose el uso de cadenas. Porque como todo el mundo sabe, que en Sevilla se alcancen en verano temperaturas de casi cuarenta grados (en cambio, en Murcia son propias de abril: veintitantos grados mientras escribo) es un notición que no habían visto ni los más viejos del lugar. Pero el cambio climático, que no descansa, está provocando que la gente cada vez esté más sensibilizada con el apocalíptico problema, bloqueando la centralita del telediario de Piqueras al comprobar angustiada, a punto de echarse a las iglesias a implorar el perdón divino, que a la sombra sevillana de este día de finales de Junio incluso apetecía una cañita fresca. Porque en Sevilla tienen fresca en la mente aquella profecía de Zapatero, enunciada en Montevideo hace cuatro años: "el cambio climático produce más muertes que el terrorismo".

Porque está claro que el termómetro tiene ideología. Hasta llegar a los casi cuarenta inusitados grados que se iban a alcanzar mañana o incluso hoy en Sevilla, la única vez anterior que se recuerde (que los creadores del discurso de valores dominante quieran recordar) que había hecho calor en verano y en alguna parte de España fue cuando Aznar abrió la campaña electoral en mayo del 96, la de su ascenso al poder. Aquella fecha, en la plaza de toros de Murcia hacían 40 grados enteritos a las nueve y media de la noche. En el 96 nadie había oído hablar de la "gran idea". Aznar, quién si no, inventó entonces con sus acreditadas malas artes el calentamiento global que ahora anda estragando a una atemorizada Sevilla, esa zona catastrófica. "Por si alguno de ustedes tenía alguna duda..."




Los calentólogos nos leen los posos del té para este verano

21 de Junio de 2010 - 12:33:06 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

Desde que el progresismo se ha entregado a debilidades típicas de los que se encuentran angustiados por la muerte como la ufología, la transmigración, la metempsicosis, las salidas socialdemócratas a la crisis y el poder curativo de las piedras, esto se ha puesto imposible. Han entendido mal a Pascal, cuando escribía aquello de "sin poderlo remediar, el espíritu del hombre se eleva". Tampoco hay que exagerar, en la elevación. El progresismo ha decidido que, no teniendo explicaciones adultas o soluciones lógicas para cualquier cosa que pise suelo, como el país, por ejemplo, no teniendo una explicación para el mundo real, aquí y ahora, es cuestión de tratar del poder del pensamiento positivo y otros reportajes sobre la cuarta dimensión. Para ello no dudan en involucrar en esta "new age" a todo el mundo. Hasta a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), ese órgano para tratar de probar (quién sabe si también producir) el cambio climático por lo civil o lo militar, instancia que se dedica ahora a echar las cartas a la ciudadanía, contando con una sección periódica de predicciones a largo plazo en los diarios, sección que debiera figurar, siempre, en la página del horóscopo. Sin embargo, lo hace en la de "Ciencia".
 
Leo precisamente bajo tan circunspecta sección, en "El mundo", una nueva lectura de los posos climáticos del té, con la futurología acostumbrada de "se avecina un tórrido verano" (si no es así al final da igual, porque el verano lo aguanta todo) y tratando de luchar contra la evidencia de que este Junio ha sido el más fresco y lluvioso que uno recuerda, lo que no es exactamente calentamiento global, pero al mismo tiempo sin poder negar con claridad lo que la gente puede comprobar por sí misma. El resultado es cuando menos atormentado: "La primavera de este año, que ha sido 0'6 grados más caliente de {sic} la media histórica, es la segunda más fresca del siglo XXI, sólo más cálida que la primavera de 2004". ¿Han dicho? Léanlo al menos cincuenta veces. Hasta el momento la Iglesia de la Calentología de los Últimos Días se conformaba con falsear, en las universidades y en los periódicos, las estadísticas, los cuadros sinópticos y, en fin, los datos, los hechos. Poca cosa. Se ha producido un salto cualitativo, desesperado: ahora falsean también la comprensión del idioma castellano.

Zapatero arrastra al Infierno al socialismo periférico

17 de Junio de 2010 - 19:39:15 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

No he contemplado ni en directo ni por la tele el debate en la Asamblea sobre el Estado de la Región (de Murcia) celebrado estos últimos días. La obligada visión de dos y tres partidos del Mundial al día, y escribir después sobre ellos, me impide tener cualquier constancia, por mínima que sea, de que el mundo sigue andando.

Por lo que he podido recabar, en esta última edición del debate (que al parecer ha sido exactamente igual que las catorce anteriores), el presidente Valcárcel, cuando se van a cumplir los primeros quince años en su puesto de líder regional, sigue sin tener a nadie enfrente que tenga la envergadura política suficiente como para que al menos le alcancen las collejas o "carbotes" a media altura dirigidas por el presidente murciano.  En efecto, el secretario general del principal partido de la Oposición (PSRM-PSOE), Pedro Saura, llamado en su pueblo "el huevo" debido a su respetable perímetro craneal (lo cual prometía una brillante carrera que sólo ha alcanzado en la Universidad), no ha logrado crecer en estos años lo suficiente como para alcanzar siquiera a que la opinión pública lo escuche por los micrófonos de la Asamblea, ese edificio en forma de víscera que mi recordado arquitecto Jesús Carballal llamaba "el calamar".
 
La culpa de que a Pedro Saura le quede cada vez más alto el micrófono en la Asamblea y en general en la Región de Murcia no es enteramente suya. Ya que el PSRM, desde que existe la autonomía, nunca ha sido otra cosa que un polvoriento pseudópodo de Ferraz, que está a lo que tengan a bien: en concreto Saura, desde el año 2004 tiene aferrado a sus pies, tirándole hacia abajo en las estimaciones de voto, al presidente del Gobierno Zapatero, cuya imagen ha sido desde la liquidación del Trasvase del Ebro sencillamente irrecuperable en la Región de Murcia, un Zapatero a quien cada vez más visualizo, no sólo en Murcia sino en todas partes, como la escena final de una reciente película de terror de Sam Raimi, "Arrástrame al Infierno". Cómo va Pedro Saura a llegar a líder respetado, o llegar siquiera a que alguien crea que ha dicho algo apreciable, si padece un peso muerto llamado Zapatero, el plomo más plomo de todos los plomos, algo a lo que nadie puede sobrevivir y que ineluctablemente va a compartir con él su futuro político. Hasta tal punto ha llegado la cosa en la Región, tan arriba el PP y tan progresiva e inacabablemente abajo el PSOE, que se sentiría bastante más ligero Saura, sin tan abrumadora hipoteca política, si le cambiaran todo lo que representa Zapatero en Murcia por disfrutar en ambos pies de un par de grilletes aherrojados a un cofre de cemento armado.

La dársena del Gorguel, el futuro de Murcia y el esquivo Camachuelo Trompetero

16 de Junio de 2010 - 00:47:42 - Pablo Molina - 7 comentarios

 Las oportunidades de desarrollo de una región pequeña como la de Murcia no suelen pasar por la puerta más que una vez en cada generación. Los pueblos dispuestos a encaramarse a la locomotora del futuro aprovechan esas escasas oportunidades, y aquellos otros que prefieren permanecer viciados por las consignas de una política caduca se quedan en el apeadero de la Historia.

Esta es la encrucijada a la que se enfrenta la región de Murcia con el proyecto de ampliación del puerto de Cartagena, mediante la construcción de una gran dársena de contenedores en la paraje del Gorguel y la sierra de la Fausilla.

De llevarse a cabo esta infraestructura, el puerto de Cartagena se convertiría en un punto privilegiado para recibir y transportar varios millones de contenedores con destino a toda Europa. Su ubicación en el Mediterráneo y las condiciones naturales de la zona, convertirían al Puerto de Cartagena en uno de los principales del continente, hegemonía que hasta ahora conserva el puerto de Hamburgo en Alemania.

La red mediterránea de transporte de mercancías a través del ferrocarril tendría en Cartagena uno de sus núcleos de referencia, con lo que eso supone para el desarrollo regional. India, China y los países del sureste asiático, hoy por hoy las economías más emergentes de todo el planeta, tendrían como destino prácticamente obligado el puerto cartagenero por su facilidad para transportar mercancías a lo largo y ancho del continente europeo vía ferrocarril a un coste muy inferior al que ahora deben soportar. Pero es que, además, cada vez hay más empresas españolas que trasladan su producción a esa zona de Asia, con lo que la necesidad de contar con un puerto de retorno capaz de albergar esa ingente producción anual es hoy cada vez más perentoria.

Pero como aquí en Murcia, como ocurre en el resto de España, los partidarios de frenar el progreso y la civilización son muy poderosos, esta infraestructura básica para el mediterráneo cuenta con aguerridos opositores incardinados en los distintos movimientos sedicentemente ecologistas, personajes a los que nadie ha votado pero que, sin embargo, gozan de una presencia mediática y una influencia política que están claramente fuera de lugar.

Estamos hablando de la construcción de una de las dársenas de contenedores más importantes de Europa, de la creación de una zona para logística y otra de desarrollo industrial, más de tres mil puestos de trabajo directos en una región castigada por el desempleo, pero la izquierda irredenta y el ecologismo desvergonzado, prefieren destruir las esperanzas de desarrollo de una región a cambio de preservar unos supuestos valores paisajísticos que, curiosamente, sólo se les han antojado especialmente estimables cuando la autoridad portuaria de Cartagena alumbró la feliz idea de contribuir al progreso, la riqueza y la prosperidad de todos los ciudadanos mediante la construcción de esta infraestructura. El argumento clave para oponerse a la dársena del Gorguel es la existencia en la zona del Camachuelo Trompetero, avecilla que nadie ha visto jamás por los alrededores pero que los ecologistas juran que tiene en la sierra de la Fausilla su hábitat natural. Pero del Camachuelo Trompetero y su idiosincrasia nos ocuparemos próximamente con la profundidad que el asunto merece.

Adrián Angel Viudes es el presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, y la persona que contra viento y marea, nunca mejor dicho, está dispuesto a que las instalaciones del Gorguel se conviertan en realidad dentro de unos pocos años. Cualquier otro en su lugar hubiera jugado a ser político y, ante la oposición real o fingida de los detentadores de la moral pública, tal vez hubiera preferido dejar pasar la ocasión para no contrariarlos. Los ciudadanos de la región de Murcia hemos tenido la suerte de que en ese puesto esté una persona providencial, capaz de asumir la responsabilidad de una infraestructura básica para la prosperidad regional. Si fuéramos agradecidos todos los murcianos le haríamos un homenaje. De momento se tendrá que contentar con el que hoy le hemos hecho en la emisora que transporta la señal de ((esRadio a toda la región de Murcia. Algo es algo.
(Comentario editorial del programa "Talante Total" en ((esRadio para la región de Murcia).

No existe el turismo sexual de ellas

13 de Junio de 2010 - 19:38:19 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

Que quede claro de una vez por todas, y ojo con especular al respecto. No existe el turismo sexual de Ellas. Es, siempre, "turismo romántico". Hay que diferenciar lo propio de esos pederastas internacionales por cuestión de género (todos los hombres que vienen de destinos considerados de "turismo sexual" se enfrentan a esta acusación) de lo otro. De las bonitas intenciones, como es natural, de ellas. Los bellos sueños  también son cuestión de cromosomas, como pronto dirá el Código Penal español, una vez expurgado por los agentes de la ministra Aído. Lo dice bien claro Jeanette Belliveau en su libro Romance in the road, según leo en un interesante reportaje de El Mundo. Belliveau narra los doce años posteriores a su divorcio, cuando buscó en todos los continentes aventuras eróticas, es decir, románticas, con desconocidos. Por supuesto, buscando un alto ideal. Casi una abstracción. Todos los medios son aceptables, siempre que el fin sea sea el correcto, que decía el utilitarismo. Mientras las mujeres buscan el prístino cuento de Hadas, los monstruos de Amstetten de turno van en procura de revolcarse en el barro. De eso no hay ninguna duda.

Dice El Mundo, este domingo, con la típica pregunta facilona de molesto tonillo machista: "¿en qué se diferencia esto del tipo que va a Tailandia y se lleva a una joven gogó?". Belliveau se alegra de que le hagan esa pregunta, sobre todo porque es ella misma la que la formula para responderla muy a su sabor: "en el caso de las mujeres no todo es cuestión de sexo y dinero. Siempre hay sitio para el romanticismo. Uno de cada treinta casos termina en una relación seria". Lo cual quiere decir que Belliveau sabe de buena tinta, siguiendo la establecido por el pensamiento dominante (más que dominante, acogotante) y, ahora, por las leyes de aplicación en los juzgados españoles que descubren en todo hombre un ser, por definición, sediento de sevicias, que Belliveau sabe, digo, lo que se esconde detrás de todas las intenciones masculinas. De todas en absoluto. Al hombre deben echársele encima los tribunales penales internacionales cuando van de viaje de placer porque no buscan jamás romanticismo ni relaciones serias, no como las mujeres, que incluso lo consiguen una de cada treinta veces. Los grupitos de mujeres, también por definición, van por el mundo siguiendo las puestas de sol sin descanso y diciendo aquello tan delicioso del anuncio de colonia de los años setenta "paseaba por la Casbah, cuando de repente me ví envuelta en un tumulto, y llegaste tú...."

Zapatero en el Vaticano y un bufón apellidado Berlusconi

10 de Junio de 2010 - 17:36:47 - Pablo Molina - 7 comentarios

José Luis Rodríguez Zapatero ha visitado al Papa de Roma sin que haya habido que lamentar ningún percance grave en lo físico. Tan sólo lo estético ha sufrido el tradicional "tantarantán" cuando nuestro presidente viaja al exterior y pretende hacerse el ocurrente, que es casi siempre. Ese "pronuncia usted muy bien mi idioma" es una invitación a que le respondan "De usted, en cambio, no puedo opinar porque no habla ninguno salvo el materno", pero el Papa es misericordioso y, con gran elegancia, no aprovechó el lance.
Ratzinger-Z ha tenido en cambio la ocasión de sacar el hisopo de las grandes ocasiones y practicarle a Zapatero un exorcismo en la misma sala de audiencias, pero ya se sabe que la diplomacia vaticana es exquisita.
La imagen de Benedicto XVI asperjando abundante agua bendita sobre la cabeza pecadora de ZP, con el Padre Amorth, maestro de exorcistas, a su lado recitando las imprecaciones que exige el rito, hubiera sido una de esas escenas que justifica por sí misma los seis años que llevamos padeciendo al leonés.
Las legiones del averno que tienen poseído al personaje probablemente no hubieran abandonado su cuerpo, porque para casos extremos como el de ZP hace falta gran disciplina y un tratamiento prolongado, pero probablemente hubiera vuelto a España un poco menos alocado de lo que está con esta crisis que él ha convertido en una de las peores recesiones que se recuerdan "en los países de nuestro entorno".
Pero a cambio de esta carencia en efusión espiritual, Zapatero se ha llevado el dudoso premio de aguantar a Berlusconi haciéndole un desplante de los suyos, que es tanto como hacérselo a todos los españoles, incluidos los que hemos tenido el buen gusto de no votar jamás a la izquierda.
La duda, a estas alturas, es si Berluska ha sido así de payaso siempre o el proceso se agudizó con su última operación de estética, porque la anestesia general a veces tiene efectos secundarios que sólo se manifiestan a medio plazo. Hay una tercera posibilidad: Que la personalidad de Zapatero y su peso específico en el orden internacional sean una tentación demasiado poderosa para un humorista vocacional como el primer ministro italiano.

La última foto de Palomares

8 de Junio de 2010 - 20:35:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 0 comentarios

El fotógrafo de prensa Tomás parecía un homúnculo de arcilla a medio terminar, una especie de "golem" con el cuello como metido a torniscón dentro del carapacho. Uno de esos físicos tan singulares de los españolitos de antes, la España del hambre. Una versión reducida y un poco contrahecha del actor mexicoamericano Anthony Quinn. El propio Quinn se lo dijo una vez en Murcia al fotógrafo, cuando, sacudiéndole por la pechera, le quería pegar por haberle hecho un "robado" con una señorita que no era su esposa en "El rincón de Pepe", ese mismo restaurante que, no muchos años después, a Josep Pla le pareció "caro y malo": "oye, tú y yo nos parecemos". "Ya me lo han dicho", repuso Tomás. El enorme actor le cambió un "knock out" por el rollo de negativo de las fotos, y tan amigos. Fue un trato aceptable. Tomás, que ha muerto ahora de viejo, fue, o al menos de eso presumía, el fotógrafo que llegó antes a la playa de Palomares, en 1966, cuando cayeron aquellas bombas atómicas.

Por supuesto, llegó antes que Manuel Fraga y el embajador norteamericano. Quizás incluso antes que la propia radiación filtrada a aquellos bancales de tomateras, que él jura que existió. Que haya muerto de viejo, casi cuarenta y cinco años después, contradice un poco la versión que me dio Tomás, a quien tuve el honor de glosarle un monumental libro con sus fotos que, curiosidades de la vida, lucía casi solitario en primer plano en las estanterías de ese como "parador" madrileño de los Príncipes de Asturias cuando sacaron el primer reportaje de su un pasablemente espeluznante residencia en la prensa rosa. De no ser algo exagerado eso que me decía de que las suelas de sus zapatos hacían crepitar como chicharrera en mediodía de verano los contadores "geiger", Tomás no hubiese muerto esta semana, sino mucho antes y de lo mismo que John Wayne, cuando éste protagonizó una estúpida película sobre mongoles en un desierto americano destinado a las pruebas nucleares y ya no se pudo quitar de encima las consecuencias. Pero sí es cierto que Tomás llegó a Palomares antes incluso que los Servicios de Inteligencia, siguiendo, como los Reyes Magos, un resplandor en el cielo visto por aquel tal Pepe "El de la bomba", a través de bancales y dunas. En Hollywood han hecho o querían hacer una película de gran presupuesto sobre el incidente. De haberla hecho antes, en su año, el actor que interpretara al fotógrafo Tomás hubiese sido, me creo, Anthony Quinn.  

Las sospechosas "donaciones" a Jimmy Jump

5 de Junio de 2010 - 21:14:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

La ingeniería social del Tripartito catalán, con todo lo que se diga, ha conseguido algo asombroso, de un gran confort social: en Cataluña es el único sitio donde es posible vivir del aire, literalmente. Del puro cuento, por mitad de la patilla. Y donde los ricos se amontonan por tirar su dinero en la más moderna y acabada versión de la vagancia: Jimmy Jump/Jaume Marquet. Este alevoso "espontáneo" que sigue aquella  máxima de Alfred Hitchcock que decía "por supuesto que creo en la improvisación, a condición de que antes esté muy ensayada", y ya que no tiene trabajo conocido, es recipendiario de una serie de "donaciones privadas" que pagan las multas impuestas por las autoridades, tras sus gamberradas. ¿Qué tiene Jump que la misericordia de la burguesía catalana procura? Por supuesto que ser miembro de número de la ONG "Fundació Sid Moskitia" para la ayuda de la comunidad indígena de La Moskitia en Honduras ayuda. Cómo no va a ayudar, si hoy día pillas en la "semana de Honduras" de El Corte Inglés un posavasos vagamente silvícola obtenido por comercio justo, lo pones sobre una mesa de despacho siguiendo el espíritu de la lanza de Carod, y ya formas parte del entramado oficial u oficioso del Estado de bienestar catalán.  Sin embargo, me creo que debemos reparar más bien en el gorro, el de Jump. Nunca salta sin barretina. Jamás dió un sombrero para tanto. Como para que coman hasta los nietos de Jump. Los donantes privados lo tienen como una variante atípica de la construcción nacional catalana. El equivalente en el resto de España sería algo así como si la Fundación March se hiciese cargo, a todo trapo, de la vida y lujos de los piernas que se echan a las plazas a pegar dos mantazos, antes de que los lleve la Guardia Civil. Cataluña es el único lugar del mundo donde tienes un muy buen pasar, y te abonan una morterada encima, pública o privada, si dices que eres turista solidario secuestrado o saltatapias famoso. Ciertas formas de vagancia sin fronteras han adquirido allí la condición de obra social, codiciada misión para filántropos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sobre la reciente ruptura del matrimonio entre Al y Tipper Gore, leo: "La psicóloga y consejera matrimonial Judith Sills insiste en que una separación no tiene por qué ser un fracaso al cabo de 40 años de matrimonio". Con razón escribía Michel Houellebecq que, una vez psicoanalizadas, las mujeres se convertían en seres inquietantes, sin remedio, irrecuperables (vaya, como los peronistas según Borges) capaces de justificar cualquier cosa por monstruosa que fuere. "No tiene por qué ser un fracaso..." Aquí se está justificando cualquier cosa, en efecto. Tras cuarenta años y un día de matrimonio (Fernando Fernán Gómez contaba los rigores de la convivencia en lapsos más breves, en su irregular  "siete mil días juntos"), llegar a la conclusión de que ambos los dos no se aguantan de mutuo acuerdo, creo yo que se parece bastante a un fracaso, aunque las psicólogas y consejeras matrimoniales estén dispuestas a todo. Cierto que aunque la muerte te separe la cosa sigue siendo un fracaso. La vida, en su modalidad más exitosa, consiste en seguir exactamente tu camino hasta llegar al fracaso, sin equivocarse. 

Historia del Partido Seguramente Reservado a los Menos (PSRM-PSOE)

2 de Junio de 2010 - 12:22:19 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

El increíble y menguante Partido Socialista de la Región de Murcia (PSRM-PSOE) celebra sus cien años con un libro-homenaje, confeccionado por tropocientos profesores e investigadores universitarios -más que afiliados al partido hay-, donde se da fe de su ejemplar historia sin por ello, dicen, hurtar al juicio de los días los episodios menos edificantes que, aunque parezca increíble (y si es que eso cabe en cabeza humana), también algunos hubo sepultados bajo tanta honradez.
 
Es un excelente momento para el libro explique, en una "addenda" a la segunda edición ya que no hay tiempo para entrar en máquinas, el episodio menos edificante de todos en la centenaria historia del partido, y no me refiero a ciertos paseíllos o "invitaciones a café" en los años treinta por un quítame allá esas misas, que no se incluyen en el tomo (aunque sí la relación de cargos del PSRM-PSOE represaliados o fusilados) seguramente por falta de paginación o súbito aumento del precio del papel satinado. Hablo de la perruna, esclavuna y reptiluna identificación actual entre el PSRM-PSOE y cualquier cosa que, desde el triunfo de Zapatero en sus primeras elecciones, les diera cartel de antimurcianos, desde la anuencia a la eliminación del trasvase del Ebro a la utilización del sureste como campo de tiro del aparato policiojudicial enviado por las alcantarillas del Ministerio de Interior.
 
El PSRM-PSOE, desde el 2004, ha hecho el contradictorio e imposible papel en Murcia de, salvando por supuesto las naturales distancias (entre las cuales la criminal no es la mayor), algo así como los ridículos nazis de color de la chirriante blackploitation de los años setenta "la Gestapo negra", que ponía a los hermanos afroamericanos a lucir la cruz gamada. El ejemplo es desde luego exagerado, pero el ejercicio de coherencia en ambos casos es el mismo.

Porque, por supuesto, no es inocente el resultado de la reciente encuesta de intención de voto (periódico "El mundo") que arroja al PSRM-PSOE, mucho más PSOE que PSRM, en realidad ya casi nada PSRM y casi todo PSOE, a las sentinas casi del extraparlamentarismo, si no a la clandestinidad. El partido del presidente Valcárcel ya va, sin hacer grandes alardes, por casi el sesenta y tres por ciento del porcentaje de votos, y el Partido Seguramente Reservado a los Menos-PSOE sigue descendiendo encuesta a encuesta de manera que los votantes que antes cabían en un taxi tamaño familiar ya han pedido, por redimensionar el negocio, un ciclomotor para sus desplazamientos. Tampoco es inocente que Valcárcel, también siguiendo la dicha encuesta, sea el segundo presidente autonómico mejor valorado detrás del de las anchoas (unas buenas anchoas un poco caramelizadas por el tiempo de reserva son siempre imbatibles).
 
Todo es mérito indiscutible del, como digo, Partido Seguramente Reservado a los Menos (PSRM)-PSOE. El mérito de que, al mismo tiempo que ellos viajan imparablemente hacia el confín de la noche, por comparación hacen que la región de Murcia, en vez del lugar aplaciente y un poco pancista que siempre ha sido, pase por ser un fortín enfervorizado y movilizado en torno a ese PP de ahora que aquí convence relativamente, como en cualquier otra parte de España, pero desde luego es lo último que podría parecer a juzgar por los datos. El PSOE, en provincias, hace que los demás partidos luzcan siempre mejores de lo que en realidad son.




 
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899