Crónicas Murcianas

Diciembre 2009


La hora de los enanos (murcianos)

29 de Diciembre de 2009 - 18:45:43 - Pablo Molina - 17 comentarios

Las dificultades financieras por las que está atravesando la empresa Polaris World, señera en el turismo residencial a escala internacional, han congregado a la legión habitual de enanos que conjura con el mal ajeno sus propias miserias. No hay nada más deprimente que padecer de envidia, pues es el único pecado que encima de condenarte al infierno no te proporciona ningún placer como la gula, la pereza y no digamos la lujuria, pero cada uno se autodegrada como mejor prefiere.

Las páginas de la prensa regional y algunos medios electrónicos nacionales que compran artículos al peso siempre que lleven carnaza, ven con Polaris World confirmarse la teoría esotérica de que el "modelo del ladrillo" no es viable, especialmente en Murcia. Lo llevan diciendo desde que comenzó la crisis económica y Zapatero se empeñó en convertirla en una catástrofe con su absoluta inutilidad para producir algún pensamiento útil. 

Pues bien, ese modelo es el que ha permitido a Murcia salir del subdesarrollo de la lechuga romana y la cabra autóctona, que es el que prefieren los funcionarios de extrema izquierda que pueblan las cátedras educativas y mediáticas para decir al resto de conciudadanos qué deben pensar.

Polaris World ha hecho infinitamente más por la región de Murcia que las cincuenta últimas generaciones de socialistas, y además sin meter la mano en nuestro bolsillo, detalle que yo personalmente agradezco de forma especial. Nos ha puesto en el mapa del turismo mundial, ha prestigiado a la región como destino para una segunda residencia y ha creado varios miles de puestos de trabajo, los mismos que los socialistas de todos los partidos y facultades de ciencias sociales se muestran encantados de ver desaparecer.

Ahora bien, no es seguro que la empresa de Pedro García Meroño, al que no tengo el gusto de conocer, vaya a darles ese gusto. De entrada cabe señalar que mientras que otros emporios inmobiliarios se han venido a bajo al primer soplo de la crisis, Polaris ha resistido el vendaval de forma confortable hasta este momento, y si ha iniciado un procedimiento para negociar su deuda no es por un error en su línea de negocio, sino porque los bancos han cerrado las líneas de crédito como sabe hasta el último trabajador autónomo o pequeño empresario de España.

Murcia no merece que un señor como García Meroño se estruje los sesos intentando salvar a las casi mil familias que viven de su empresa. Lo suyo sería cancelar el negocio, liquidar deudas y marcharse a cualquier otro país civilizado en el que los ciudadanos no traten a los empresarios como explotadores a los que hay que destruir a toda costa, que alguno queda. Con más razón aún cuando ha hecho dinero suficiente para que las siguientes quince generaciones de su estirpe no tengan que trabajar para llevar una vida confortable. Pero los empresarios, especialmente en Murcia, están hechos de otra pasta y es muy posible que la extrema izquierda de todos los partidos murcianos tenga que tragarse su bilis hasta la próxima recesión.

Los burgueses cretinos que viven del presupuesto se alegran cuando un rico pierde dinero. A los pobres decentes, en cambio, nos encanta ver a los emprendedores ganando dinero a espuertas, especialmente si están en nuestra misma provincia.

Pero ahora es el momento de los primeros. De los enanos. Disfruten mientras puedan.

Diez años que valen por cien pero nos retrotraen mil

27 de Diciembre de 2009 - 19:40:27 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

A falta de dirimir la discusión sobre si han pasado o no diez años desde que empezó el milenio y si se cumplirán o no este próximo 2010 (porque aún no sabemos si el milenio empezó en el 2000 o al año siguiente, según se enredaron los tiquismiquis), hay que decir que sólo han pasado diez años por España y han obrado los efectos destructivos de cien. Difícilmente cabría imaginar diez años peores. En lo personal han sido espeluznantes, si bien no graves, porque nada hay grave en la vida excepto no morir (eso sí sería lo único grave, la condena a no morir jamás en nuestra actual carcasa) pero en lo público han sido gravísimos, aunque la falsa profecía del buenrollismo, con sus falsos pontífices, haya sido la primera que en este país haya venido a anunciar el cercano fin del mundo de hacer caso a las profecías ancianas.
 
Empezamos el milenio, un año arriba o abajo, en la mejor situación en que ha estado España en toda su historia democrática y despedimos el primer decenio o lo despediremos el año que viene en la peor. Curiosamente, han pasado diez años que son cien por España pero el país está mucho menos maduro de lo que lo estaba entonces. Las ratas que decía irónicamente escuchar el columnista Manuel Vicent royendo por las noches las vigas maestras del Estado en tiempos felipistas (lo que denunciaba entonces Luis Herrero, por ejemplo), resulta que en efecto han acabado royéndolas, ya nada es firme, y hasta el Rey acaba haciendo un discurso de Nochebuena donde sólo falta la palabra "planetario" para resultar intercambiable con uno de Leire Pajín. Los niños han tomado las instituciones y los gamberros las televisiones, o al revés. El lenguaje castellano se ha desestructurado y las palabras se han desubstanciado. España empezó como un empresario emprendedor el segundo milenio y lo acaba o acabará como un sindicalista de la I internacional pasado (machihembrado, como le gustaba escribir al difunto Umbral) por el verticalismo franquista. Un cromo de decenio. Diez años como diez plagas egipcíacas.

Al principio del milenio teníamos, como país, todo el futuro por delante y ahora tenemos todo el pasado, resucitado por los teóricos vendedores del mañana. En el monte no caben más tipos que se hayan echado a él. De saber hacia dónde íbamos ahora se convocan concursos de ideas a ver si a alguno se le ocurre algo y a eso se le llama "sociedad del conocimiento". Al país le ha entrado el síndrome del hijo vago, que siempre se cree el más listo. Diez años que valen por cien y que, en algunos aspectos, nos retrotraen mil. Como para dar gracias a las uvas de la suerte.

El PP lamenta la derrota de los calentólogos

20 de Diciembre de 2009 - 19:29:09 - Pablo Molina - 16 comentarios

Mariloli de Cospe, chiquilla, ¿no te has asomado a la ventana estos días? ¿No has salido a la calle? ¿No te has dado una vuelta por Albacete? Lo digo porque hace un tris que te cuaja y quizás no es el momento adecuado para que una política de tu relevancia se declare consternada porque, en Copenhague, los calentólogos no hayan convencido a los gobiernos de que el planeta está a punto de evaporarse por culpa del calentón global.

Vamos hacia una glaciación, según todas las evidencias, pero en el PP nadie es capaz de saltarse el guión escrito por la extrema izquierda, no sea que le acusen de "negacionistas".

A juzgar por reacciones como las de la segunda de Rajoy, no es ya que se suban al vagón de la izquierda en temas sociales por cálculo político, sino que lo hacen con la plena convicción de que en la nueva religión del calentón global está la luz, la verdad y la vida.

Siguen fascinados por la agenda totalitaria de la izquierda a despecho del interés de los ciudadanos, muchos de los cuales les votan... de momento.

¿No hay en España otro problema más acuciante que el calentón global? Por ejemplo, se me ocurre que las fusiones de emisoras de televisión nacionales para convertirlas en un sólo acorazado en contra de las ideas de la derecha es un buen tema sobre el que reflexionar.

Claro que si se trata de ir en contra de los principios de la derecha, el PP suele estar de acuerdo. Ahora queda explicado.

Alguien debería explicarle a Zapatero que la Tierra es agua

18 de Diciembre de 2009 - 11:51:14 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

El presidente Valcárcel vino de la Conferencia de Presidentes convocada por Zapatero contándole al consejero de Agricultura de Murcia, Cerdá, que al anfitrión no le había interesado mucho el problema del agua.. Y eso que Valcárcel había condensado los problemas de la región al máximo, de hecho en prácticamente uno, para exponerlo en los segundos que tenía cada líder autonómico en la Conferencia. Que en realidad no era una Conferencia sino un Consejo, pero al estilo de los que celebraba el generalísimo Franco y definía me parece recordar que Pemán: "algo que se reúne una vez al año para escuchar las órdenes del aconsejado". La Conferencia de Presidentes es algo que se reúne una vez cada equis años, sin periodicidad fija, para que los que van allí a conferenciar acaten las órdenes incontrovertibles del conferenciado, o sea, Rodríguez Zapatero. "Y si no, nos enfadamos", como el título de la película de Bud Spencer. El diálogo según el Talante.

Al presidente del Gobierno, en efecto, no le interesó mucho ni poco ni nada el problema del agua que trató de contarle Valcárcel porque, por motivos tan evanescentes como su ideario, está más interesado por el viento. "La Tierra no pertenece a nadie, sólo al viento", ha asegurado tras la conferencia de presidentes autonómicos, en la cumbre del cambio climático de Copenhague, seguramente porque en el avión de ida había sufrido algún colocón de paisajes sonoros "new age". Alguien le debería decir a Zapatero, por si se saltó esa clase de jardín de infancia porque estaba corriendo delante de los grises en pos de una jovencita de chubasquero amarillo llamada Sonsoles, que la mayor parte de la Tierra está cubierta de agua según los astronautas, y que por eso nos llaman "el planeta azul", y no el planeta rojo, que es lo que Zapatero cree que se veía desde los satélites "sputnik". Cuando digo "nos llaman" me refiero naturalmente a la
perspectiva de esos Gobiernos de otros planetas, de los que reciben puntualmente noticias, según dicen, tanto la ex ministra de Cultura Carmen Calvo Poyato como la secretaria de organización del PSOE Leire Pajín cuando se trata de elogiar algún invento de Zapatero. Alguien debería decirle al presidente del Gobierno que, entre el agua y el viento, es más importante el agua, porque con ella crecen las ensaladas de las que se alimentan sus góticas hijas y de ella beben los animalitos del bosque que son amigos de "Bambi", como el conejo Tambor, a quien el presidente debe conocer porque lo ha visto según él quinientas veces. Agua, Presidente, se llama agua. Aunque en las tenidas del puño en alto de Rodiezmo, León, no se sepa que existe un mundo más allá de la sidra.

En efecto, Gran Wyoming, lo tuyo es que es ultrafascismo

13 de Diciembre de 2009 - 16:59:29 - José Antonio Martínez-Abarca - 28 comentarios

Cené con "El Gran Wyoming" hace ya algunos años, en La Gran Taberna de Murcia. Padecía una obsesión con Aznar. Me quiso contar algunas anécdotas que a su vez le habían rumoreado sobre el entonces Presidente del Gobierno, que demostraban su inequívoca naturaleza dictatorial y su parentesco directo con Franco. Wyoming iba a hacer un monólogo estelar, y yo iba a ser privilegiado asistente. "Cosas como..." Hubo un largo silencio del humorista. "Espera", siguió. "Bueno, ahora no me acuerdo", se venció. Había sufrido una laguna mental, letal si hubiese estado en directo sobre un escenario. Pensé que, tal vez, Wyoming se quedaba en mucho menos si no tenía delante el "telepropter", que necesitaba hasta para improvisar gracias.
 

Este finde tuvo otra de esas lagunas políticas. Afirmó, en el atril de la manifa de los liberados sindicales convocada contra los empresarios, que "la ideología no es una cuestión de rentas, si fuera así yo sería ultrafascista". Precisamente, Wyoming. La ideología por supuesto que es una cuestión de rentas, al menos cuando se trata de ideología comunista. Casi no es otra cosa que tema de rentas. ¿Que serías ultrafascista si qué? Es que lo de este señor es ultrafascismo sin paliativos: cuando se cobra y se vive como un multimillonario (no "como un", perdón: se vive de multimillonario) y se habla y se posa como un paria de la tierra, eso es ultrafascismo: populismo más cuenta corriente. Hipocresía más fanfarronería. Para poder ser de la ideología de la que presume Wyoming hay que seguír sus incómodos y disuasorios preceptos: darlo todo al Partido marxista-leninista, que administra a cada cual según sus necesidades, dejándole a él, como a todos, la cartilla de racionamiento. ¿Dónde está la cartilla de racionamiento de Wyoming? No la hay, porque le encanta, como a toda esta jarca, el capitalismo insolidario y liberal que dice atacar, luego eso es ultrafascismo, señor rentuoso. Aunque la laguna mental de Wyoming (parece que ya va quedándose en una pura laguna rodeada de un, anacrónico a su edad, flequillo) le haga contarlo en público para que le rían la gracia. Que la golfemia liberada de la manifa antiempresarial, no más esclarecida ni más consecuente que el propio Wyoming, le rió. ¿Qué no van a reír estos? Desahogados obscenos que encima nos restriegan la morterada de billetes que ganan en bien de los pobres.

Valcárcel contra sus adversarios: Rajoy y de Cospedal

9 de Diciembre de 2009 - 20:42:06 - Pablo Molina - 4 comentarios

La reunión de presidentes de mini-estados ibéricos bajo la presidencia compartida de Zapatero y Montilla (por lo de la bilateralidad pan estatal), es una ocasión perfectamente inútil para que el gobierno finja cierto interés acerca de las demanda de las autonomías que no están gobernadas por el PSOE.

Las intervenciones de cada presidente, tasadas en unos pocos minutos, no dan para mucho más que exponer aseadamente los agravios que cada autonomía recibe del resto, especialmente de Cataluña, cuyo nuevo estatuto pervierte por completo el principio de solidaridad interterritorial. Valcárcel, con su gracejo habitual, decía días pasados que prácticamente sólo le iba a dar tiempo de decir "Zapatero, Murcia pupa", y la realidad es que no va a dar para mucho más.

Sin embargo, lo más interesante en términos políticos va a ser el cónclave previo que Rajoy va a tener con los presidentes autonómicos de su partido. Siguiendo la doctrina Arriola, les exige un perfil bajo y mucha unidad, pero en el caso de Murcia eso va a ser algo difícil, sobre todo porque su secretaria general, María Dolores de Cospedal, se ha significado groseramente en contra de los intereses de murcianos, almerienses y valencianos, poniendo fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura, que es una infraestructura vital para el desarrollo de todo el Levante. Ahora parece que van a quitar la famosa cláusula del articulado del estatuto de CLM a cambio de una referencia en el preámbulo, pero las intenciones son bien conocidas.

¿Cómo pretende Rajoy que sus presidentes den una imagen de unidad cuando su secretaria (general) es un factor de división frontal con las comunidades limítrofes, en el caso de Murcia y Valencia también gobernadas por el PP?

No lo sabemos pero lo intuimos. No obstante, Valcárcel tiene más conchas que un galápago y parece estar bastante harto de que los suyos le hagan la oposición que no encuentra en el PSOE murciano, actualmente casi una curiosidad antropológica en términos electorales.

Igual tras la reunión en Génova escuchamos algunas cosas interesantes en boca de los afectados. Estaremos atentos.

Los progres murcianos no se han enterado del Climagate

3 de Diciembre de 2009 - 20:59:55 - Pablo Molina - 14 comentarios

Después de que se destapara el mayor fraude científico del milenio y salieran a la luz los montajes de los calentorros para trincar pasta del bolsillo ajeno a cuenta del "calentón global", uno podría pensar que los defensores del disparate disimularían un poco a la hora de pasar el cepillo. Bueno, pues no.
En España los grandes medios siguen sin enterarse de que el calentón global es un fraude, confesado por sus propios organizadores, pero lo de Murcia es de traca.
En estas tierras hay un kolectivo llamado "Murcia no se vende" (al parecer sus miembros tienen las escrituras de todos los bienes existentes en la región), que agavilla a lo más granado de la extrema izquierda acomodada. Estos tampoco se han enterado de que lo del calentón global ya no se lo cree ni la p.m. (prima Mary) de Al Gore, así que han convocado para la semana próxima una "Cumbre de Acción contra el Cambio Climático", con un par.
Entre las muchas actividades que tendrán lugar en este importante evento para el planeta, yo destacaría la organización de "una concentración silenciosa y una meditación por la paz y el clima", que tendrá lugar el viernes once en la Plaza del Cardenal Belluga. Allí meditarán, meditaremos, sobre la perversidad intrínseca del sistema capitalista que expolia el planeta y provoca océanos de desigualdad, y de paso le pegaremos un neuronazo a los procesos pacifistas que llevan a cabo gobiernos de talante progresista como el de Zapatero y Obama.
Ya los saben. Viernes once por la noche en la plaza de la catedral. Nos vemos allí.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899