Crónicas Murcianas

Noviembre 2009


Por qué no escribo de lo que pasa en Murcia

30 de Noviembre de 2009 - 15:31:17 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

Algún respetable lector que deja comentarios a estos "posts" me acusa de no escribir de lo que realmente pasa en Murcia, y de "estar al servicio" del presidente Valcárcel (le haré la merced, al respetable lector, de hacer como que no leído su entusiasta juego de palabras de Valcárcel con "Vaalacárcel").

Como diría Groucho Marx, responderé primero a lo segundo. Si por estar al servicio del presidente Valcárcel se entiende compartir una aproximada, que desde luego no idéntica, cosmovisión ideológica, pues entonces confieso de plano: estoy al servicio del presidente Valcárcel, porque en realidad no estoy al servicio de nadie, y menos de un político, sino de una concepción muy concreta del mundo que es dicho sea al paso completamente incompatible con la del actual ocupante de Moncloa. Por contra, si por estar al servicio del presidente Valcárcel se entiende que hay una trampilla en el sitio desde donde escribo que me succiona hacia los abismos exteriores si escribo alguna palabra mágica que no esté ordenada expresamente por la sede del Gobierno Regional, pues entonces admito algo que no será creído, seguramente, por mis contradictores: no estoy al servicio de absolutamente nada de eso.

Y ahora responderé segundo a lo primero. Lo de que escribo de cualquier cosa excepto de lo que está pasando en Murcia. Como ejemplo palpitante de lo que "realmente" está pasando en Murcia, que es lo mismo que aquello de lo que se supone que yo evito escribir (lo cual es sólo media verdad: no he escrito en este "blog" de LD, cierto, pero tengo cansada la mano de dedicarle mis obras completas al asunto en otros varios medios) se me aduce por los respetables contradictores el despilfarro escandaloso que se está llevando a cabo en la consejería de Cultura del señor Pedro Alberto Cruz Sánchez. Pero es que, aparte de que me queda el respeto suficiente por el articulismo como para no repetir lo mismo, ni aún con otras palabras, en distintos medios, yo no creo en absoluto que eso del despilfarro de la consejería de Cultura esté pasando en Murcia. Lo que dicen que está pasando es precisamente lo que no está pasando. Podemos hablar de la cosmovisión progre vs. liberal, si
quieren. Entrar en una bonita discusión sobre si hay que eliminar cualquier instancia oficial que tenga que ver con la cultura, empezando por el Ministerio del ramo, y si invertir desde la administración en cultura se puede llamar despilfarro o no. Pero si la izquierda, y prácticamente toda la derecha ya, celebra que exista una administración cultural donde se repartan subvenciones, entonces la actualidad palpitante de lo que está pasando en Murcia es ésta, y no más que ésta: en Murcia hay una consejería de Cultura normalita, que invierte poco en Cultura en relación a otras regiones y desde luego no en cosas más impresentables que en el resto de regiones (¿o hay un santo tribunal del oficio de la izquierda que emite veredictos "ex divinis" sobre la cultura "que es" y la que no es, según su desleal saber y entender?), y que echa mano de organismos autónomos, como hacen todas, para agilizar las antes dichas subvenciones.

No me parece, ni mucho menos, argumento válido para estimar que en Murcia se despilfarra y, por contra, opinar que no se despilfarra por ejemplo en las consejerías de cultura de Extremadura o Andalucía (por no irnos a la "exquisitez" catalana) el que el señor Pedro Alberto Cruz Sánchez pertenezca a un Gobierno del PP y no esté homologado por parte del monopolio cultural de la izquierda (por otra parte sí lo está). Si a la política cultural del mundo mundial concedemos en llamarla "despilfarro", sea. Todo, desde la Unesco hasta las comisiones de festejos de los pueblos, son un despilfarro cultural, porque entonces a cualquier intervencion política en la cultura lo llamaríamos despilfarro. Vale. Pero si resulta que eso lo dicen quienes adoran el intervencionismo cultural y el maná presupuestario y afean sólo lo que está llevando a cabo Cruz en Murcia, entonces no cuela. Entonces diré la verdad de los fríos datos: que Cruz es un agarrado y se está quedando corto repartiendo perras a dos manos, en relación con las autonomías "del entorno". Y eso es lo que está pasando en Murcia. O sea, no pasando. 


Desmentido rotundo: El "Editorialet" no fue redactado en La Zarzuela

27 de Noviembre de 2009 - 12:04:46 - Pablo Molina - 12 comentarios

Que no, amigos, que no. A pesar de las apelaciones tan solapadas como encomiásticas del texto a la figura del Rey como garante de la España plural, podemos confirmar a través de fuentes bien informadas, que el editorial conjunto en defensa de la dignidad catalana no fue redactado en el Palacio de La Zarzuela. De hecho parece que ni siquiera contaron con la Casa Real para dar los últimos retoques a su contenido.
Por supuesto esto no implica que la Corona desautorice un documento tan apropiado para mantener la unidad nacional de la que su titular es el principal garante, es sólo que la Alta Institución preserva su neutralidad con gran elegancia, como siempre.
Tras la denominada Ley de la Memoria Histórica, que convierte a la democracia actual en la sucesora directa de la II República (sin pasar por Franco y su Sucesor) y la Ley Orgánica del Estatuto de Cataluña, rubricada también por el Rey, la figura de D. Juan Carlos como preservador de los principios nacionales ha quedado ya suficiente esmaltada para la Historia. Suscribir el editorialet o manifestar su aprobación no resultaba necesario, pues la España plural está, como es bien conocido, "atada y bien atada".
Desmentido queda. 

Zapatero y el final de la película de los muertos vivientes

23 de Noviembre de 2009 - 20:00:04 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

El presidente del Gobierno dice ahora que "la recuperación ya se ha iniciado" y su ritmo "se va a acelerar". Yo haré alguna predicción algo más arriesgada: mañana según mis datos amanecerá, y seguro que o estará nublado o hará sol, una de las dos cosas. Y seremos un día más viejos, todos menos Rodríguez Zapatero, que será un día más vernal e impúber. Y llegará en algún trimestre del próximo año la primavera. Y se acelerará el ritmo de la primavera. "Y pensar que, el día en que yo me muera, aún surgirán mañanas luminosas...", según la conocida melancolía del desaparecer del conde de Foxá...
 
"La recuperación ya se ha iniciado y su ritmo se va a acelerar". Siempre que escucho a Rodríguez Zapatero hacer este anuncio con sabor a parte de fin de guerra advierto que viene repitiendo el monotema desde antes incluso de iniciarse la crisis. Cambien simplemente "recuperación" por "crecimiento", "ya se ha iniciado" por "continúa" y "su ritmo se va a acelerar" por "estamos mejor económicamente que en cualquier época anterior"  y verán que el mundo pasa por diversas vicisitudes pero el presidente del Gobierno ha dicho siempre lo mismo, la misma "petera", hoy como ayer,  mañana como hace dos años, y siempre falsariamente, no porque confía en que un día sea verdad, sino porque como buen progre desprecia abiertamente que la verdad le haga caso. Bien, pongamos que la verdad le hace algún año de estos caso al presidente del Gobierno, en sus anuncios económicos. Que, contra todo dato y pronóstico nacional, internacional e interestelar, la recuperación ya se ha iniciado, o se iniciará como digo un año de estos (cuando Zapatero ya haya repetido veinte veces más lo mismo de ahora, de trimestre en trimestre), que ni siquiera esto es demasiado seguro. Pongamos que es el final de esta película de terror, la crisis que arrastramos desde el 2007. ¿Entonces? Entonces es cuando en las buenas películas de terror se inicia de verdad la película de terror.

     Sobre poco más o menos ha dicho eso el ex del BBVA Emilio Ybarra, "lo peor de la crisis en España está por venir". Lo peor de las crisis viene cuando un presidente con prisa por elevar sus resultados en las encuestas dice que han acabado. Lo peor de las peores (quiero decir, mejores) películas de terror viene cuando teóricamente se ha terminado la película. En casa, al apagar la luz, o en la propia película. Esto de España en estos momentos me recuerda concretamente al final (al teórico final) de "La noche de los muertos vivientes", la del 68, la de Romero. Si no lo recuerdan se lo cuento, y si lo recuerdan también. El hombre negro protagonista se defiende por todos los medios del acoso de un mundo poblado por zombies, encerrado en una casa de madera en medio de una pradera. Pasa la última noche como puede. Llega el final de la película. La tele dice que la población viva se ha recuperado, se ha organizado contra los zombis y los está matando disparándoles a la cabeza, es decir, reformando el mercado, y quemándolos en grandes pilas. Amanece. Se acaba, parece, la espeluznante crisis. Se acelera el ritmo del sol.  Igualito que el anuncio de Zapatero, que no recuerda la película porque le gusta más "Bambi". El hombre negro asoma. El mundo se ha salvado. ¿Se ha salvado? Un paleto "redneck" con una escopeta confunde al hombre negro con un zombi, o bien confunde al hombre negro con un hombre negro. Dispara y lo mata. ¿cómo lo mata cuando la película ya había acabado bien, cuando la crisis había acabado bien? Podría ser peor: el hombre negro resucita como zombi y vuelta a empezar, que es lo que pasa ya en las películas de terror malas y en las crisis endémicas.
 
En su día se dijo que "la noche de los muertos vivientes" era una metáfora política. A mí me parece que, aplicada a España, es una metáfora económica. Lo más interesante de la película de la crisis viene ahora.

G. Ferrari dice ahora que las emisoras pirata son un problema

18 de Noviembre de 2009 - 20:58:46 - Pablo Molina - 10 comentarios

El presidente de Onda Cero, González Ferrari, se muestra alarmado por la proliferación de emisoras pirata a lo largo del territorio nacional, como si el fenómeno se hubiera iniciado anteayer. Ya presa de la euforia inquisidora, se ha permitido añadir que esRadio es una cadena de radio pirata, lo que revela dos cosas, que me permito apuntar aunque no ostento ninguna representación institucional en esRadio.

1.- González Ferrari miente a sabiendas, porque de sobras debe conocer que esRadio no tiene ninguna emisora pirata. La única emisora propiedad de esRadio es la que funciona en Madrid gracias a la concesión de la comunidad autónoma. En el resto de la geografía, son las emisoras que ya funcionaban en cada lugar las que han suscrito un acuerdo de cesión de contenidos, con el fin de incluir en su programación los programas que esRadio realiza en su emisora de Madrid. Si son legales o están en el limbo jurídico que permite funcionar a las emisoras de radio de forma provisional mientras se sustancian los concursos de adjudicación convocados es algo que no afecta en modo alguno a nuestra empresa, sobre todo porque no percibimos ninguna remuneración a cambio de esa cesión de contenidos.

2.-  Onda Cero, como otras emisoras de las que ya casi nadie se acuerda, está perdiendo contratos publicitarios a la misma velocidad que esRadio los está ganando.

Este segundo punto es el que puede haber desatado la furia justiciera de González Ferrari, porque un señor que lleva toda la vida trabajando en el medio sabe que emisoras pirata siempre ha habido, como consecuencia del intervencionismo de todos los gobiernos, empeñados en controlar quién transmite información en sus respectivos territorios.

Sobre el personaje no tengo nada que decir, porque de eso ya se encarga José Ramón de la Morena en esta biografía de urgencia que le trazó en uno de sus programas. Huelga decir que no estamos de acuerdo en absoluto con las apreciaciones del Sr. De la Morena y que condenamos rotundamente las formas que utilizó con el biografiado.


Y sin embargo, Rajoy no creó el mundo desde el 2004

15 de Noviembre de 2009 - 19:22:13 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

Me cuenta un alto cargo del PP murciano asistente a la tenida, merendola, fiesta de mano (como llama Borat, ese personaje antológico del cómico inglés Sacha Baron Cohen, a la masturbación) o lo que hay sido eso tan simpático del PP en Cataluña: "Llegué a la convención y pedí el programa político del día. No sabían nada de eso, y a cambio me dieron un papelito donde aconsejaba comprar butifarra y otros ricos productos catalanes y otro donde ponía "Alicia 2010". Así está la cosa ideológica en mi partido". Pero no, la cosa no es que esté así, sino que ya estaba así en su partido hace mucho. La secretaria general del PP Cospedal trata de hacernos creer que antes del 2004 no había nada, como antes del Big Bang, y que el mundo se hizo en siete tardes con Mariano,  pero los últimos congresos, piscolabis, quedadas o lo que fuera aquello del PP con Aznar se parecían ya mucho a lo que hace ahora Mariano para no hablar de principios y valores. Porque Mariano, para no hablar de principios, nos deja tranquilos desde el principio: "los valores no están sujetos ni a retoques ni a revisiones". Hasta tal punto no están sujetos a retoques ni a revisiones, ni a conversaciones, que ni se permite nombrar en qué pueden consistir esos principios. A lo mejor alguien se tendría que tomar el trabajo de encontrarlos. Si no hay que revisarlos, para qué pensarlos. Como digo, esto tampoco lo ha inventado el PP de Mariano. A Aznar le fue bien con eso.

¿O ya no nos acordamos de aquellos exitosos y megaferolíticos congresos de Aznar donde la aportación más mensurable al acervo liberalconservador europeo eran las raquetas de pádel con el anagrama de la gaviota que vendían en los tenderetes colocados al efecto para que, ya que no se podía hablar de valores porque éstos estaban a lo que tocara, la gente echara la tarde jugando a algo, como los ingleses inventaron el cricket para llenar las aburridísimas sobremesas hasta la hora del té a base de lo más aburrido que encontraron? ¿Consistían aquellas escenificaciones del PP aznarista de penúltima hora, que tenían más que ver con un bautizo tumultuario (con piscina) de Testigos de Jehovah o con una convención de jabones "amway" que con algo político, en mucho más que aplaudir a principios y valores que tampoco se revisaban ni se discutían porque entonces alguien habría tenido que saber cuáles eran exactamente? Yo en el PP he oído hablar mucho últimamente de "sostenibilidad", de "ir hacia la sociedad del conocimiento", de "educar en ciudadanía"  y de todo aquello de lo que se podría oír hablar en el PSOE, y por contra he escuchado hablar muy poco de libre iniciativa, de privatizar, de energía nuclear, de poner coto a la cultura funcionarial o al poder sindical, valores que se supone que en efecto no había que retocar ni revisar porque estaban en la mismidad del PP. Pero el asunto es: ¿aún están? Por si acaso, no hay que revisar.

Seamos supersticiosos con lo que ocurra en Cadena Radio Murcia

11 de Noviembre de 2009 - 17:54:31 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

Lo infraescrito ha sido publicado en el diario "El faro de Murcia", hoy mismo. He querido adjuntarlo aquí por aumentar la repercusión en dos o tres lectores más. Lo cierto es que nunca me creí del todo que la cadena que tiene adquiridos los derechos para pasar en Murcia la programación nacional de esRadio sufriera tantos accidentes "casuales" desde su recentísimo nacimiento, de manera que demasiadas veces ni se nos oía cuando aparentemente debía oírsenos. Cuando el aire no estaba espeso de psicofonías, que hacían que las ondas de "esRadio" sufrieran interferencias de mensajes de otra dimensión pidiendo el arrepentimiento y anunciendo el fin de los tiempos, es que el cielo directamente caía sobre nuestras cabezas con todo su aparataje eléctrico, y si no, comandos de oscuros "tonton macoutes" provistos de machetes cortaban los cables y dislaceraban la garita de la emisora tomándose la molestia de irse para ello a donde Cristo dio las tres voces (¡el odio a las opiniones ajenas mueve el mundo!). Ahora sabemos que nada ha sido por casualidad. Aquí está el texto publicado en papel prensa: 



El rayo que no era rayo cae sobre Cadena Radio Murcia

Ya que debo de ser el único español, de cualquier edad, que admite que no corrió delante de los "grises" franquistas ni tampoco levantó adoquines en mayo del 68, sino que me limité a escuchar con espíritu juguetón cómo Arias Navarro anunciaba la muerte del Generalísimo y daba paso a una entusiasmante sesión contínua de películas "de lata", me ha hecho mucha ilusión ser ahora perseguido y censurado, a muy pequeña escala, como cronista político. Ocurrió durante este fin de semana, cuando la emisión de Cadena Radio, emisora que transmite a la región de Murcia la programación nacional de esRadio y donde colaboro de momento gratis total con mis opiniones (mi conbloguero Pablo Molina lo hace también digamos paragratis o criptogratis), fue cortada por un comando violento perfectamente profesional, no sabemos si dirigido pero desde luego sí intencionado. Estas cosas le hacen a uno más joven.

Ahora entiendo que hace quince días, previo a los destrozos por mano humana de este fin de semana, cayera lo que se creyó un rayo sobre la recién nacida emisora y la dejara pajarito, aparte de otros casuales fenómenos paranormales y vagamente barométricos que también han ocurrido, y que les ahorro. Yo estoy con lo que decía don Vito Corleone, esa autoridad inagotable para la filosofía vital: "incluso si a mi hijo le cayera un rayo, como soy muy supersticioso culparía a alguno de los aquí presentes". Hay que ser supersticioso, y si no que se lo digan a Cristiano Ronaldo con lo del brujo Pepe.

Cuando el último gran "tsunami" asiático, los imames musulmanes dijeron que había sido un castigo divino por los pecados de occidentalización de la zona. El presunto rayo que se abatió sobre Cadena Radio Murcia, está claro, lo mandaba, con sus oraciones, la fuerza del pensamiento negativo de aquellos a los que no les gusta nada lo que oyen. No puedo por menos que darles las gracias a los del comando silenciador. Me han hecho sentir importante durante cinco minutos, ahora que yo soy incapaz hasta de ganarme enemigos. Los sospechosos no necesariamente tienen por qué ser los habituales. Ni tiene por qué ser una cuestión ideológica la que lleva al atentado casero.

En provincias, por propia experiencia, pueden atentar contra tí hasta la federación de coros y danzas organizada en somatén. Lo único que se sabe es que alguien, dentro de mis modestísimos posibles como opinador gratuito, no quiere que se me oiga. Mientras no caiga un rayo sobre mi cabeza, todo va bien.

La mafia del talante quere acabar con Cadena Radio en Murcia

8 de Noviembre de 2009 - 11:43:31 - Pablo Molina - 31 comentarios

Como muchos de ustedes habrán comprobado, las emisiones de Cadena Radio en la región de Murcia están cortadas desde ayer sábado. Se trata de una emisora legal que ha suscrito un acuerdo de cesión de derechos con esRadio para emitir la programación de nuestra emisora en Madrid a toda la región de Murcia. Hemos sufrido un ataque intencionado de algún comando del talante que está dispuesto a que esRadio no se escuche en la región de Murcia. Al parecer molestamos bastante y hay quien se juega el físico para acabar con nuestras emisiones.

Ayer cortaron con una fresadora el cable de acero que lleva la señal a la antena de emisión, situada en Carrascoy. Junto a nuestra caseta están las del resto de emisoras comerciales (SER, Onda Cero, Cope, etc.) y ninguna de ellas ha sufrido ningún ataque, así que se trata de gente que sabe lo que hace y a quién se lo hace. También han intentado forzar la puerta de la caseta en la que tenemos los equipos, pero ante la dificultad de asaltarla decidieron "cortar por lo sano".

El día anterior la furgoneta del técnico de la emisora en Murcia apareció con las lunas rotas. Lleva en la puerta el logotipo de esRadio y eso, al parecer, es también intolerable para los apóstoles del talante.

Una ración de talante, en efecto, es lo que hemos recibido pero huelga decir que no van a amedrentarnos. Los hechos ya están denunciados ante la Guardia Civil, incluidos los datos de un coche sospechoso que estuvo siguiendo por el monte a los técnicos enviados por la cadena a reparar los desperfectos.

Creíamos que las continuas averías sufridas desde que arrancamos el 7 de septiembre eran simplemente una cuestión de mala suerte. Con éste último ataque, realizado sin la menor sutileza, parece que se constata que las casualidades no existen y que todos los problemas que venimos padeciendo tienen un responsable o responsables concretos.

Esperamos poder reanudar las emisiones a lo largo de la mañana del lunes, al menos hasta que el comando del talante decida realizar otra incursión en la propiedad ajena para dañarla.

Como si los esfuerzos por rentabilizar una emisora en los tiempos actuales no fueran una dificultad suficiente, nos toca también sufrir los atentados contra la libertad de expresión de personas decididas a boicotear nuestras voces en la región de Murcia.

Seguiremos informando... mientras podamos.

Los calentorros de Copenhague

5 de Noviembre de 2009 - 17:08:26 - Pablo Molina - 6 comentarios

Cuatro mil tíos y tías, cuatro mil, andan reunidos en Barcelona para preparar la cumbre de la ONU sobre el calentón global, con el objetivo de seguir friendo impuestos a los ciudadanos del primer mundo y limitar las posibilidades de progreso del resto del planeta. Con tal objetivo es natural que Zapatero ande entusiasmado repartiendo fajos de billetes que, naturalmente, no son suyos. Ni siquiera nuestros, sino de los bancos internacionales que le prestan todavía para que siga haciendo el chorra en éste y otro asuntos de similar importancia.

La Tierra no se está calentando, sino enfriándose, pero éste es un detalle que trae sin cuidado a los calentorros de la ONU, que ya han decidido que vamos hacia la destrucción total por culpa del aumento de las temperaturas debido al capitalismo depredador, salvaje, etc., etc., etc.

Siguen diciendo la estupidez de que el CO2 que la actividad humana lanza a la atmósfera va a provocar la subida de los mares, la presencia más abundante de huracanes, terremotos (sí, sí, terremotos, que ya hay que tener humor), una desertización progresiva y no sé cuántas tragedias más.

Mi hija pequeña, que tiene cuatro años, entiende que el principal factor que determina la temperatura en la tierra es el Sol, nuestra principal fuente de energía. Desde hace una década, la actividad solar ha disminuido (hay cada vez menos manchas solares) y eso está haciendo que la temperatura media descienda hasta el punto de que los climatólogos advierten de que, en lugar del calentón global patrocinado por los calentorros, parece que vamos hacia un periodo de temperaturas más frías. Que es, curiosamente, lo mismo que los hoy calentorros afirmaban a comienzos de los setenta, coincidiendo con unos inviernos especialmente crudos en el hemisferio norte.

No podemos hacer nada para que esta locura termine, porque disentir de la dictadura del calentón está prohibido y nuestros políticos no están dispuestos a que se les compare con el primo de Rajoy, por cierto, el tipo más sensato que ha aparecido en todo este circo. Lo único que nos queda es seguir viviendo lo mejor que podamos y lanzar CO2 a la atmósfera con toda tranquilidad. En mi caso, cada vez que paro la moto doy dos acelerones extra para contribuir a que el planeta no se enfríe tan rápido, algo mucho más peligroso que el calentamiento profetizado por estos multimillonarios a costa de la idiotez ajena. Antes de parar la moto le doy dos meneos al acelerador, brrrmm, brrrrm y digo para mí, "Hala, Alfredito, estos dos dedicados a tí". Por lo menos el humor que no nos falte.

Regreso a la trinchera sin hacer caso de los amables lectores

2 de Noviembre de 2009 - 12:27:02 - José Antonio Martínez-Abarca - 9 comentarios

Con motivo de mi anterior "posteo" en estas páginas en que manifestaba un cierto agotamiento, algunos lectores alarmados me convidaban a visitar a un psiquíatra pues, decían, lo que sufro es una depresión. No tomen como soberbia si escribo que no les haré caso. Quiero darles a esos lectores una buena noticia y una mala: la buena es que, conociendo el asunto del que tan ligeramente se habla por los que hablan de leídas, descarto padecer actualmente ninguna depresión; la mala, que quizás sólo es actualmente. Llevo luchando toda mi vida adulta contra el perro negro, las más de las veces con el sólo poder, poco, de mi propia mente, de mi autosugestión, sin añadidos ni cordiales. Unas veces el perro me muerde y otras yo intento hacerme amigo del perro, de momento sin resultado aparente. Pero pierdan cuidado los lectores, que lo que tengo sólo es un pasable naufragio por supuesto sin esperanza pero, excepto cuando se me agotan las reservas de hierro o de cinc y llega el mero agotamiento físico, no exento de espíritu jovial. Cosa muy importante esta, la de las reservas del organismo, más impresionante aún que la de divisas. El perro negro se suele acercar cuando uno está cansado y se sienta en un mojón del camino. Tiene una relación directa con la energía física puntual de la que uno disfrute.

Como he escrito, tras que mi cerebro adquiriera su tamaño definitivo en la postadolescencia, he librado batallas no sé si épicas pero sí desde luego muy entretenidas contra aquello que sir Winston Churchill tenía por animal, con desigual parte de bajas y resultados. La última vez, va para seis años, sentí una dentadura de una helazón espectral que me traspasaba como nunca antes. Que llegaba a órganos vitales que hasta ese momento se habían mantenido exentos. La historia se ha contado muchas veces antes, a través de los siglos, y ha terminado irremediablemente por gastarse. Una mujer, claro. Como aquella de Cesare Pavese. Aposté hace tanto tiempo lo que tenía y también lo que no tenía al número de aquella María, perdí y no he recuperado nada.  No hay más. No es interesante. No me ha ocurrido posteriormente nada que deban lamentar los lectores porque sería asunto de una comisión nombrada al efecto el dictaminar si nada le puede ocurrir a aquel del que a lo mejor ni siquiera queda algo. Pienso sin vanidad que he logrado satisfactoriamente las más de las veces, estos años, una apariencia de normalidad, que es lo que estrictamente se me pedía en mi trabajo. Estos últimos días bajaron sin embargo las defensas. En un sentido estacional, equinoccial, me refiero. Los primeras bajadas de la temperatura ocurren siempre en el alma. Y las vicisitudes de la actualidad política se me figuraron entonces descompuestas, delicuescentes, indistinguibles. Por eso manifesté aquí mi transitoria mudez.
 
Desde entonces, la pasada semana, he podido comer algo de provecho y he dormido unas cuantas horas irregulares pero acumulables, las reservas y las defensas han subido algo (superando un herpes viral que me acomete siempre con los falsos fríos que no se corresponden con el parte meteorológico) y vuelvo no sé si con renovadas pero sí con algo de fuerzas a mi personaje, al que escribe, por el que me pagan, el único noticiable y voy creyendo que el único real. Sin novedad, ocupo otra vez mi pequeño lugar en la trinchera mediática. Gracias por su atención.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899