Crónicas Murcianas

Abril 2009


Hablar español como delito

29 de Abril de 2009 - 15:40:43 - Pablo Molina - 13 comentarios

A juzgar por cómo se desenvuelve la tiranía lingüística en Cataluña, la idea de que un día el hablar español en esa comunidad autónoma se considere un delito, si no penal administrativo, es algo que no se puede desechar a la primera.
La moción del PP, apoyada en solitario por Rosa 9'5, y rechazada por el PSOE y sus aliados nacionalistas, recogía únicamente lo que dictan las leyes y la constitución española, pero aún así los socialistas han manifestado una vez más que los preceptos legales tienen una función secundaria respecto a la idea de construcción (anti)nacional según el canon progresista.
El estrafalario Tardá, cuya inteligencia hace honor a su apellido, se ha permitido incluso el insulto desde la tribuna parlamentaria, lo que da una idea de lo que el nacionalismo puede llegar a dar de sí en términos intelectuales, ante la aprobación expresa de Bono (que hasta le pidió perdón por interrumpir), lo que nos remite a lo que el socialismo puede llegar a ofrecer también en témino morales.
No existe ningún país, civilizado o no, en que el uso de la lengua propia tenga que ser objeto de una moción parlamentaria ante la vulneración continua de ese derecho en algunos territorios. Y si lo hubiera, sería aprobada por unanimidad. En eso, la España de Zapatero constituye también una excepción cultural, para regocijo de los botarates radicales que se manifiestan contra las sedes de UPyD en Cataluña acusando a esa formación de genocidio lingüistico. Es lo normal cuando el presidente del gobierno es un adolescente intelectual fanatizado y los que le siguen un rebaño de eunucos con miedo a perder el sueldo y el coche oficial. La Historia los juzgará. Un momento, ¡pero si la Historia la escriben ellos! Nada, estos tíos siempre ganan. Resignación y a confiar en la Providencia. Es practicamente lo único que nos queda.

Chaves no sabe qué decirles a los que no son catalanes

24 de Abril de 2009 - 20:38:31 - José Antonio Martínez-Abarca - 5 comentarios

Añado al magnífico comentario anterior de mi cofrade (como le gustaba decir a Campmany) Pablo Molina dos notas de primera mano, una narrada por el presidente murciano Valcárcel en mi presencia tras la presentación de un libro de Amalia Gómez (¿se acuerdan de Amalia Gómez? Sí, hombre, la mano izquierda de Javier Arenas cuando fue ministro de Trabajo, una centrista-optimista de mucho cuidado), y otra de esta misma mañana, procedente del Palacio de San Esteban, sede del Gobierno regional.

Empecemos por la segunda. En la sede del poder murciano se contesta a los rumores sobre que Valcárcel va a ser número dos de Jaime Mayor Oreja para las europeas: "que digan lo que quieran". Valcárcel ha ido hablando en privado en las últimas semanas sobre que agotará legislatura como presidente regional. ¿La realidad? Puede que a estas horas no la sepan ni en San Esteban. Con Valcárcel, ya se sabe: hasta el último segundo del último minuto, no hay nada. En cuanto a lo de Chaves, ayer por la tarde hacía sólo un rato que Valcárcel había terminado la reunión con el nuevo ministro de Política Territorial, y su impresión era... perplejidad. Su impresión es que creía haber asistido a una especie de aparición inmaterial o alucinación política en el cuerpo del Manolo de toda la vida a quien bien conoce Valcárcel. Al parecer, Chaves había tratado de explicar a Valcárcel lo inexplicable, eso de que la suma de bilateralidades hace una multilateralidad, o al revés. El Chaves hasta hace poco presidente andaluz, cuya sintonía personal con Valcárcel es buena, ya que se han venido echando una mano en Europa el uno al otro y el otro al uno, estaba como ministro algo incómodo y bamboleante en el sofá blanco de la antesala de recibir de la Presidencia murciana porque en realidad lo que le pedía el cuerpo es darle la razón a Valcárcel en todo, porque era como dársela a sí mismo (por ejemplo, con lo de la deuda histórica o lo del agua) pero a riesgo de desobedecer a su jefe. Esto congratula a la vez que inquieta aún más. En el socialismo español, antaño solidario y cohesivo, no todo el mundo ha perdido irremediablemente la chaveta (nunca mejor dicho lo de "chaveta"), pero todo son amenes a lo que se le ocurre, en su huída hacia el abismo, al Gran Simpático.

La reunión empezó bien y terminó regular y tal vez antes de tiempo. Chaves no sabía bien qué decir, tal vez porque a él mismo le parecía ridículo lo que se veía obligado a decir. Valcárcel no acertaba a explicarse qué le quería transmitir Chaves. Pero no se iban a pelear por un quítame allá 1700 millones de euros que adeuda el Estado a Murcia en concepto de atrasos por aumento de población. Quedaron en hablar. "Tú me llamas cada vez que quieras, y vemos de arreglar las cosas". Conociendo el percal de cómo se las gastan el Gobierno socialista con la Comunidad Autónoma sedicente de Murcia, no es poco. Postdata: léase este comentario junto con el anterior de Pablo Molina, del que es continuación.

Chaves nos "bilateraliza"

23 de Abril de 2009 - 22:20:48 - Pablo Molina - 9 comentarios

El mayor destructor de empleo de la Historia de España mientras fue ministro de trabajo y el presidente más inútil de todos los que han dirigido una autonomía, en fin, ese señor con cara de escudo del Barça que junto al cuadrúpedo Zarrías ha gobernado la bética como un cortijo, Manuel Chaves, digo, ha estado hoy en Murcia para demostrar la exquisita sensibilidad de los socialistas respecto a la igualdad territorial.

No es que haya venido a decir nada concreto, claro, si no tan sólo a rebajar las expectativas del gobierno murciano respecto a que alguna vez vaya a ser tratado aproximadamete como si sus ciudadanos fuéramos también españoles. El brutal crecimiento de población experimentado en Murcia después del último recuento nos lo vamos a tener que comer con patatas, porque Zapatero necesita sobornar aún más al tripartito catalán, no sea que el PSC le deje tirado también en el congreso de los diputados y tenga que adelantar las elecciones.

La deuda histórica que Aznar pagó religiosamente a Chaves para que dilapidara el pastón sin hacer nada producivo, es la misma que ahora nos niega Zapatero por boca del mismo personaje.

Hombre, para eso no hacía falta que se diera el viaje. Con un SMS tipo "Valcárcel, ke no t vamos a dar ni un euro xq es todo p Montillet" hubiera sido suficiente.

Lo que me fastidia de todo este asunto no es la continua traición de los botarates siniestros que gobiernan España, si no que tengan los santos huevos de acudir al lugar del crimen a restregarte por las narices su impunidad. Y todavía hay quien se extraña de que la mayoría absoluta del PP en Murcia no deje de aumentar desde que ganó por primera vez. Es lo que tiene la biteralidad.

Rajoy no entra en el asunto de la COPE

21 de Abril de 2009 - 17:35:48 - Pablo Molina - 10 comentarios

Preguntado al respecto por una joven promesa de la radio española llamada Luis del Olmo, Rajoy declina opinar sobre el hecho de que el principal comunicador del centro-derecha español se vea obligado a abandonar la COPE. La transcripción exacta de la conversación es la siguiente:

- ¿Cómo se lleva usted con el señor Rouco?

- Yo me llevo bien con todo el mundo

- ¿Incluso con el colega de la COPE, con Jiménez Losantos? ¿También se lleva bien?

- Bueno… oiga… yo… en fin, no vamos a entrar….

- Es a propósito que se lleva bien con todo el mundo, con Dios y con el diablo…

- Bueno, no hombre tampoco…. En fin, usted ya me entiende, Luis…

- Usted ya me entiende, pero ¿se alegra que este compañero nuestro deje la COPE?

- No, yo no voy a entrar en estos asuntos.

No, no va a entrar en estos asuntos porque el hecho de que dos millones de votantes de su partido vayan a quedarse sin su referente mediático, no es algo que deba preocupar a quien pretende ganar las próximas elecciones generales pidiendo el voto a todos y cada uno de ellos. O sea, que es algo irrelevante a todos los efectos.
Mejor así, porque si la campaña contra FJL desde el poder político que finalmente ha conducido a que la COPE prescinda de sus servicios tuviera algún efecto electoral, el batacazo de Rajoy en las europeas, antesala de las autonómicas y nacionales, sería digno de inscribirse en el libro Guinness de los records.
Así ya me quedo más tranquilo.


La crisis española vista por el Diablo

19 de Abril de 2009 - 20:18:53 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

Hay una aseveración incontrovertible sobre todo para los propios socialistas españoles, que están instalados desde hace tiempo en el irresistible vértigo del fin del mundo conocido: El presidente del Gobierno devolverá España en la peor situación económica de su historia desde que España es una economía homologada y no un país de payeses y arrieros. Eso no hay quien lo mueva, se acabe la crisis pronto, tarde o todo lo contrario. Da completamente igual, y mejor haríamos no fijándonos, perdiendo el tiempo, en lo que pasa por ahí fuera, que nunca ha estado tan lejos. Será así en España a muy corto plazo, y nosotros lo veremos, porque así quiere que sea, sin ningún tipo de escrúpulo, el simpático y dicen que habilidoso muñeco de resorte sobre el que últimamente se trata de dirimir su inteligencia o falta de ella. Nótense las emocionantes recetas del Gobierno para el futuro: en efecto, resulta que había una luz al final del túnel. Era un tren que venía imparable, como todo el mundo sabe.

Alguien que odiara la economía y cómo surge ésta no lo estaría haciendo mejor que el Inteligente. Sólo está en discusión el fin de todo esto, que aún no comprendemos en nuestras limitadas mentes, qué sacará exactamente su partido de quebrar todos los indicadores y de paso el espinazo de una sociedad moderna: quizás buscan algún tipo de pureza neolítica, la que según estos tataranietos del pensador que daba sus hijos a la inclusa y que vivía en Ginebra estaba presente en la tribu trashumante y precomunista a la que no había llegado siquiera el trueque.

Gastado hace tiempo hasta el terciopelo de las arcas del Estado, de las cuales ha desaparecido hasta el fondo de guiso que no llegó a tocar ninguna cleptocracia, pronto el Gobierno tendrá que dedicarse al pillaje. Primero y como siempre, con el terror fiscal. Cuando ésto se revele insuficiente para mantener el tren de subvenciones a organizaciones de clientes, deberán ejecutar sacos, por ley, entre los no amigos del Gobierno, por cuya seguridad jurídica no daría ni un "perro flaco" (el hermano desmedrado del "perro gordo" o real con agujerito de la postguerra). Agotada también esta vía para darle alegría a las dos siestas que nos quedan antes de ingresar en la Nada laica, deberán vivir de lo que no devolverán al Fondo Monetario Internacional, mientras lo critican y piden su desaparición. Tal vez nos preste hasta Argentina, donde tanto admiran nuestro actual "proceso". La población española se dividirá de la siguiente forma: un tercio será funcionario, otro tercio clase pasiva y otro tercio querrá morirse pronto por la cuenta que trae. La televisión pública no traerá anuncios, pero echará competiciones de abortos en islas paradisíacas a cargo de famosos e inventará nuevas minorías no advertidas hasta ahora que quieran sacarle al Estado a cambio de su voto.

País de oportunidades. 

La Biblia del desarrollo murciano

15 de Abril de 2009 - 23:47:50 - Pablo Molina - 4 comentarios

Las perspectivas de futuro de una región en pleno desarrollo, como ocurre en la zona del sureste, exigen un análisis muy riguroso de las carencias efectivas pero también de las potencialidades de un territorio que actualmente colidera el desarrollo económico español. La obra de Angel Martínez “Murcia 2013… escrito al margen”, no es un libro más de análisis económico. Es el documento imprescindible para conocer la realidad económica y social murciana y sus perspectivas de futuro. Quien quiera hablar con conocimiento de causa sobre las posibilidades que Murcia tiene para seguir prosperando tendrá que adoptar esta obra fundamental como libro de cabecera.

Si recomiendo este magnífico libro a todo el mundo, especialmente a los murcianos, no es solamente por la vastísima recopilación de datos que ha elaborado el autor y presentado con abundantes gráficos para posibilitar una mayor comprensión de su significado (algo que por sí ya justifica la atención que le prestamos aquí), sino porque se trata también de un texto de los más valientes que he leído en materia económica. El autor, gran conocedor de la región murciana gracias a su amplia trayectoria en el campo empresarial, describe con gran precisión y coraje las consecuencias de una política nacional que ha dejado de lado a una de las zonas más prósperas de la Europa Mediterránea.  

Parar la autopista del Mediterráneo en Alicante durante años, no electrificar el tren, retrasar al máximo la autovía con Madrid, no realizar las infraestructuras portuarias para el transporte de containers y dejar un aeropuerto militar para usos civiles sin asumir la construcción de uno civil, son sólo algunas de las fechorías irracionales cometidas contra una comunidad autónoma imposibilitada de defender con éxito su derecho a prosperar. Todo esto ha venido ocurriendo durante años y años mientras en las provincias del entorno se llevaban a cabo todo este tipo de infraestructuras básicas, lo que constituye un agravio brutal que ha dificultado en grandísima medida la incorporación de la región de Murcia al desarrollo turístico e industrial que ya se experimentaba en el resto de la zona mediterránea. Los costes de oportunidad de esta política de agresión sistemática son incalculables, un retraso aún está por recuperar si es que alguna vez se hace, porque las oportunidades pasan y ya no es posible volver el tiempo atrás.

Aún en la actualidad se debate sobre la necesidad de que el nuevo tren llegue a Murcia con alta velocidad (no lo hará, salvo que el gobierno acepte las modificaciones planteadas por la comunidad autónoma a su trazado), el puerto de Cartagena y su conexión ferroviaria siguen ausentes en el mapa europeo de transporte de mercancías trazado por la UE y el aeropuerto está siendo realizado por un consorcio empresarial privado a impulso de la Comunidad Autónoma. En cuanto al agua, factor esencial de desarrollo en una zona de agricultura y turismo intensivos, además de anularse por decreto urgente un Plan Hidrológico Nacional que traía al sureste los excedentes hídricos del Ebro, ahora peligra incluso el trasvase Tajo-Segura, cuya fecha de caducidad, a tenor de los acuerdos estatutarios adoptados al alimón por el PP y PSOE castellano manchegos, se sitúa en el año 2015. No sólo no se repara el daño causado sino que el agravio continua en todo su esplendor sin que nadie en el gobierno central repare en que la riqueza que se produce en cualquier lugar de España repercute muy directamente en la economía nacional.

Pero no vale hacer victimismo aunque éste resulte plenamente justificado. Los hombres y mujeres de esta tierra son emprendedores y luchan por salir adelante por grandes que sean las dificultades. El autor de esta magnífica obra sabe mucho al respecto porque él forma parte del conjunto de gestores privados y empresarios que sacan diariamente el país adelante. Sólo hay que recorrer las páginas de esta obra para comprobar que su autor conoce sobre el terreno la realidad objeto de su estudio.

El horizonte de 2013 se marca en el libro como etapa final del esfuerzo que las instituciones murcianas, públicas y privadas, están llevando a cabo para sacar a esta región del atraso que experimenta respecto a las zonas limítrofes y la media nacional. La recesión económica, aquello que ZP y Solbes denominaron durante meses con gran desfachatez como “ligeras dificultades pasajeras”, probablemente obligará a extender el plazo hacia delante. Sin embargo la coyuntura inmediata no resta valor a un trabajo tan serio, documentado, riguroso y corajudo como este libro que tengo el placer de reseñar aquí para todos ustedes. Si se hiciera algo así a nivel nacional y se utilizara como hoja de ruta la salida a la crisis estaría mucho más cerca. También Zapatero estaría más lejos (del poder, me refiero), así que mucho me temo que el presidente de la sonrisa inteligente no tenga previsto encargar ningún estudio de este tenor a corto plazo.

Angel Martínez, actualmente uno de los principales directivos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, honra con  trabajos como éste la trayectoria ejemplar de los ilustres murcianos que le precedieron en la lucha constante por hacer de Murcia un lugar más próspero y una tierra de oportunidades. Escrito queda.

Martínez, Angel. Murcia 2013… escrito al margen. Ed. Universidad de Murcia. Murcia, 2007. 574 pp.

 

El Gobierno abandona el "modelo de desarrollo de la cabra"

13 de Abril de 2009 - 13:14:12 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

"La vicepresidenta económica se vuelca en el turismo y las infraestructuras para reactivar la economía", dice un titular de prensa de estos días. Vamos a situarnos, para no volvernos locos del todo. Aunque parezca mentira, no es la vicepresidenta económica de un Gobierno del ladrillero, antiambientalista e "insostenible" PP. Es la vicepresidenta económica de un Gobierno del cívico, ecológico y sostenible PSOE. Un PSOE que ahora habla de "turismo e infraestructuras" donde debería poner, para sus bienpensantes seguidores, "rutas de senderismo solidario e industria familiar de la leche de cabra y el kefir de amistad hispano-árabe".

Sí, el Gobierno del PSOE de Rodríguez Zapatero, el mismísimo PSOE y el igualísimo Rodríguez de toda la vida, hablando de reactivar el gran turismo, el turismo de verdad, el de masas, o sea, el ladrillo, y las infraestructuras, es decir, el cemento "portland". Ahora. Congratulándose ese mismo Gobierno, o sea, el partido, es decir, todas las delegaciones centrales y provinciales del mismo, lobbys de presión, plataformas, foros y asociaciones de vecinos socialistas, primero, de ir a acabar con el ladrillo en la primera legislatura, y después, en lo que llevamos de segunda, de haber acabado con él ("se ha acabado el modelo de desarrollo del ladrillo", Felipe González, Cartagena, 2008), resulta que el Gobierno se va a volcar... en aquello a lo que contribuyó decisivamente a hundir. No sólo en España (diarios telediarios de la primera mangoneando información sobre territorios supuestamente tomados por promotores ligados al PP), sino en Europa (riéndole las gracias a la "mafia verde" que lleva con vara larga y correa corta lo que se conoce por "ámbito europeo de toma de decisiones", Bruselas y Estrasburgo, que han desembocado en apestosas condenas a España por proliferación inmobiliaria).
 
Me gustaría echarme a la cara, hoy, a los amables debeladores que me vienen insultando regularmente en prensa y foros de internet por haber defendido siempre, y en abierto, lo evidente: que el único modelo de desarrollo sostenible para España es el turismo, con todo lo que ello significa, y que el único modelo de desarrollo sostenible para Murcia es el ladrillo privado, a cuya puerta nos debe llevar el público cemento. Ni las energías alternativas, ni el cultivo de remolacha, ni la alianza de civilizaciones, ni la minería de la hulla del poeta favorito del presidente del Gobierno, ni el republicanismo subvencionado, ni las ciudades modernuquis con okupas y graffiteros. Ladrillo y cemento, turismo e infraestructuras, sol y moscas y, si puede ser, corridas de toros. Qué casualidad, lo mismo que argumenta ahora la vicepresidencia económica del muy progresista Gobierno de España. ¡Pero si se ha llegado a publicar en el diario regional murciano de mayor tirada que al presidente Valcárcel le cayó una roca encima de su coche en la autovía porque la tierra se vengó de él a causa de sus muchos pecados "ladrilleros"! ¡Cuánto espíritu puro opinando! Desde que entró el nuevo Gobierno el ideal moral de la izquierda parece haberse desvanecido. ¿Dónde está el modelo ecoeficiente de la cabra para salir de la crisis, mis bienpensantes enemigos, dónde la industria tradicional del esparto, dónde los molinillos de viento, esas sinfonías a la contaminación visual, dónde las granjas solares, dónde el turismo de chancla y de interior, dónde la lagartija de rabo colorado, la tortuga mora, la lechuga protegida o el pinsapo?
 
Qué poco dura el pestuzo a zamarro y a cabrío en casa del progre: en cuanto el progre se ha dado cuenta de que no es compatible con el tren de lujo que necesita llevar, que si no no sería progre. El progre ha descubierto ahora lo que el cómico Paco Martínez Soria en 1967: que "el turismo es un gran invento". 

El suicidio ya no es pecado, al menos si lo comete la COPE

6 de Abril de 2009 - 00:50:47 - José Antonio Martínez-Abarca - 19 comentarios

Adjunto a este "blog", sin poner ni quitar una coma, como suele decir Luis Maria Anson, un artículo que publiqué en el gratuito "Crónicas del Sureste" la pasada semana. Nótese que la información de la que disponía, no mucho menor que la de ahora mismo, no impidió que diese mi opinión al vuelo sobre el rumor de que existe una auténtica conspiración "contuberniada" contra Federico Jiménez Losantos, que puede marcar su salida fulminante de la COPE. Y, con ella, el bastante más que probable apocalipsis radiofónico de esa cadena, en términos no sólo publicitarios y de audiencia, que por supuesto, sino sobre todo de credibilidad ideológica y de cristiana libertad del individuo. Tengo el modesto orgullo de haber sido una de las pocas opiniones publicadas que, a hora de ahora mismo, se han solidarizado con el comentarista, y ello por todas las razones privadas y públicas, humanas y políticas, razones entre las que incluyo, por qué no, haber trabajado en COPE durante ocho años y conocer de algo cómo se pudo levantar esa cadena. Es posible que de nuevo ganen los malos, los servidores del totalitarismo, ésta vez disfrazados de alzacuellos y vestiduras talares, de falsos hombres de Dios, como el asesino siciliano de la tercera parte de "El padrino" antes de meterse a la representación en la ópera de Palermo de "Cavallería rusticana".
 
Aquí está el artículo:

¿Quiere la COPE que la sintonicen sólo para el ángelus?

Si mis espías más o menos paraguayos están en lo cierto, los políticos españoles de la casta han podido más que el derecho de los ciudadanos a recibir opiniones libres y de la cadena COPE se van a ir a la calle, ya, todos esos líderes de audiencia en los que ustedes están pensando. Las presiones han hecho flaquear a los obispos. La COPE, voluntariamente abocada al desastre económico (¿a cambio de qué?), volverá a ser una cadena barata para rezar el ángelus en amor y compaña y en ella nadie molestará a Rodríguez Zapatero... ni a Mariano Rajoy. Una pésima noticia para la libertad de expresión en este país. Se quejan en Estados Unidos de que el periodismo empezó a morir no hará muchos años, cuando las cabeceras artesanas empezaron a ser absorbidas por grandes grupos empresariales, con la maximización de beneficios y minimización de costes, redactores biodegradables y titulares de literatura de supermercado. Pero lo peor ha sido cuando el periodismo ya no quiere estar a bien con el poder político, como en las dictaduras y en las democracias de baja intensidad, sino sólo compartir el pastel con éste, que es peor. El derecho ciudadano a recibir opiniones libres, así, pasa a ser un subproducto aleatorio y sacrificable que pervive sólo si intereses contrapuestos no ofrecen más. Malos tiempos.

Lo que me quedó de un paraíso fiscal

3 de Abril de 2009 - 21:01:20 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

Si no es cierta, merecería haberlo sido aquella anécdota del articulista César González-Ruano, a quien Eduardo Haro Técglen llamaba "amoral" (se supone que porque César convivía desdeñosamente con el franquismo, no como Haro, que luchaba contra él, ya se sabe, por el procedimiento de hacer creer a los fachas que él era el primer e incansable rapsoda del Movimiento), sobre la cena que le ofrecieron en su honor en la embajada del Paraguay. Había publicado César, creo que en el ABC, un artículo encomiástico sobre tal nación suramericana, la labor allí de los jesuitas con los aborígenes, y tal. Gustó tanto su artículo a la embajada o consulado en Madrid que el representante diplomático convocó una tenida en reconocimiento del autor de tan bellas palabras. A los amenes de la cena, y dicen que mientras el embajador o cónsul del Paraguay acompañaba a un González-Ruano que se marchaba, éste no pudo mantenerlo oculto por más tiempo: "no quiero que el equívoco quede entre nosotros. Entre usted y yo, Paraguay es una mierda".

Me he recordado de aquello, que por cierto tengo para mí que Jaime Campmany no incluyó en su delicioso  "jardín de las víboras", pese a estar compuesto este libro de sucesos ciertos o amejoramientos literarios de la misma época y con parecidos personajes del periodismo de los cuarenta años, al leer ahora que la reunión de los países más desarrollados del mundo o G-20 en Londres se ha hecho una lista negra y otra gris de países a los que se tiene por paraísos fiscales, y que a partir de ahora pasan a ser, para la gente sensible con los efectos de la crisis y sin que medie el equívoco, una mierda de países o unos países de mierda. Al parecer Suiza y Luxemburgo han protestado. Pero si Camba decía que en Suiza no hay suizos porque los suizos no existen, y que lo que hay allí son alemanes, italianos, franceses e ingleses a los que lleva allí la agencia Cook, mucho menos va a existir Luxemburgo. ¿Qué es Luxemburgo? Algo que dio nombre a la organización de naciones del "Benelux", quizás al "cutrelux" de Paco Clavel, y pare usted de contar. ¿Puede protestar contra el G-20 algo que no existe si no es en forma de cuenta opaca en un banco?

Una vez viajé quince días por uno de esos paraísos fiscales incluidos en la lista negra del G-20, pues me lo habían recomendado mucho con bellas palabras. Era Costa Rica, una especie de verde pedanía estadounidense pero con infinitamente menos carácter que cualquier cosa que haya en los USA que se ahorra el tener fuerzas armadas, dándoselas de pacifista, porque así se ahorra los gastos y cuando le vienen mal dadas por alguna catástrofe civil llama a los Estados Unidos gratis total. Yo por entonces no sabía que era un paraíso fiscal, pero ya por entonces los monos de la selva me parecieron sospechosos, pues vivían protegidos una vida absurda y bobalicona y la propia selva, donde encontré menos mosquitos que en cualquier localidad playera española en verano, se notaba que ocultaba algo, además de un castellano gorgoteante y vagamente molesto de escuchar. Y ahora resulta que esto era lo que ocultaba: un buen pedacito de la golfería financiera mundial, bajo un manto de edénica verdura y buen rollito. No quiero que se produzcan equívocos entre el lector y yo: entre nosotros, Costa Rica me pareció lo mismo que a González-Ruano lo otro.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899