Crónicas Murcianas

Marzo 2009


La llaman la bienpagá

31 de Marzo de 2009 - 22:06:22 - Pablo Molina - 7 comentarios

Leyre Pajín se queja, tal vez con razón, de que el montante de su salario mensual se haya aireado en algunos medios de comunicación. Se habló de que la secretaria de organizació del PSOE trincaba veinte mil euros mensuales, limpios de polvo y paja, pero la propia interesada ha aclarado que no, que son sólo cinco mil. "Una miseria" le ha faltado añadir.

A continuación ha aclarado que se cepilla otros 90.000 euros al año por haber sido secretaria de estado, pero eso no es un sueldo sino una indemnización que todos los altos cargos se embolsan durante dos años tras dejar el puesto.

Claro, claro, Leyre Pajín debe ser indemnizada porque de no estar sujeta al régimen de incompatibilidades por haber estado paseando por el mundo repartiendo un dinero que no es suyo y bailando danzas étnicas con la vicevogue, ahora mismo las principales multinacionales se estarían dano bofetadas a las puertas de su casa reclamando sus servicios.

Pajín es el ejemplo claro de por qué el sistema no da más de si. Una señorita que no ha hecho otra cosa en su vida que medrar en un partido político, está con treinta y pocos años trincando doce mil euros mensuales del bolsillo de todos los españoles. Jamás ha trabajado, jamás ha tenido contacto con la economía real, no sabe lo que es una empresa, ni el esfuerzo que se necesita para sacarla adelante, no sabe cómo se crea un puesto de trabajo ni se ha presentado jamás a unas duras oposiciones. Su único mérito es ser socialista. 12.000 euros de trinque al mes, con dos ovarios.

Y si alguien la critica es por machismo, como acaba de contar en su blog. ¿Y aún hay quién se pregunta por qué nos vamos al carajo a toda velocidad?

Gracias, presidente Barreda y compañero Moltó, por quitarnos las carteras

30 de Marzo de 2009 - 19:25:14 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

Ya saben el dicho popular: "si debes un millón al banco, tú tienes un problema, pero si debes mil millones, tú no tienes ningún problema sino que el problema lo tiene el banco". Se ha revelado certísimo el apotegma en el caso de la Caja Castilla-La Mancha. Sobre todo si llevamos el dicho popular más allá: "...Y si el que debe tropocientos mil millones es el banco, entonces el banco no tiene ningún problema sino que el problema lo vuelves a tener tú, como cuando debías un millón al banco".
 
Sí, señores. Cuando Caja Castilla-La Mancha tiene un butrón delincuencial de entre tres mil y nueve mil millones de euros practicado en su caja de seguridad por una chupipandi de desahogados socialistas con la colaboración necesaria de sus cómplices en el Banco de España, el problema no lo tiene Caja Castilla-La Mancha. Y, desde luego, el problema no lo tiene la chupipandi de desahogados socialistas que han practicado el butrón, ocultándolo hasta el último día a la opinión pública y a los impositores privados, sino que el problema lo tienen los que pagan a Hacienda, los esquilmados por las alegrías de las sentinas regionales del poder, los confiscados, o sea, usted o yo.
 
Usted o yo no sabíamos hasta el domingo por la tarde que debíamos a otras cajas, bancos, entidades y al propio Banco de España la cantidad de entre tres mil y nueve mil millones de euros, que hay días en que ni usted ni yo ganamos ese dinero. Pero sí, lo debemos. Porque si lo vamos a pagar, y, en efecto, lo vamos a pagar, es que lo debemos. ¿Cómo hemos podido dejar a deber usted o yo ese montante? El Banco de España nos quiere convencer de que se nos ha caído del fondillo de los pantalones. Ya se sabe, uno sale de casa con suelto en el bolsillo y, sin que se sepa por qué, vuelve sin él... 

Naturalmente, este ciclópeo bocado presupuestario a las universidades de nuestros nietos y al servicio sanitario de nuestros bisnietos, sin olvidar la posible quiebra del Estado de pasado mañana, no es culpa del presidente de la Comunidad castellanomanchega, tan crecido últimamente que exige a los murcianos que "les demos las gracias" por el agua del Tajo de los últimos treinta años (a su vez abusivamente pagada, pago que también ha desaparecido en el mismo sitio del mentado butrón financiero), casi tanto tiempo como lleva Caja Castilla-La Mancha perdiendo nuestros millones que jamás hemos visto, sin nosotros saberlo. Quien debe dar las gracias a los murcianos y a los demás es el presidente Barreda y su presidente político de Caja, Hernández Moltó, cogecosas ambos de José Bono . Gracias por ir a descuidarles a todos los españoles lo que no ganan para pagar sus pufos políticoempresariales. ¡Y este era un hombre de Estado, decían, un antinacionalista sensato! ¡Pues como será alguien un poco más nacionalista, cómo será Narcís Serra entonces y cómo será la situación económica de la que en Barcelona llaman "la caja roja", por su parecido a la caja de bombones Nestlé, Caixa Catalunya!
 
Si alguien va a la cárcel por este escandalazo, mejor que sea un regante murciano, que como se sabe quiere el agua para torticeras e insostenibles urbanizaciones, no como el modelo de desarrollo de Castilla-La Mancha, que se ha arruinado y de paso nos van a arruinar a todos de tanto plantar brotes de alfalfa. ¿no, señor Barreda o señor Hernández Moltó? ¡Gracias por ir a sacarnos el tuétano gratis total, gracias!

La mala memoria (o conciencia) de Joaquín Leguina

27 de Marzo de 2009 - 11:22:11 - Pablo Molina - 9 comentarios

Joaquín Leguina escribe en su blog una entrada en la que insiste nuevamente en el carácter antinacional del gobierno de Zapatero. En esta ocasión trata el asunto de las reservas hídricas de la nación española y se manifiesta en contra de que las autonomías se arroguen en exclusiva la potestad sobre las aguas que circulan por su terrtorio. En su opinión, los nacionalismos están desarrollando una ofensiva legislativa que vacía de contenido los poderes del Estado en detrimento de la vertebración nacional. Todo muy bien y de mucho sentido común.

Pero Leguina fue diputado en la primera legislatura zapateril, la misma en la que se aprobó el nuevo estatuto catalán, documento que exhibe orgulloso todos los males que denuncia el expresidente madrileño ahora en su blog. ¿Qué votó Joaquín Leguina en aquella ocasión? Pues naturalmente votó a favor, exactamente igual que el resto de diputados socialistas y nacionalistas. Preguntado al respecto en un panfletillo digital de izquierda obtusa, Leguina justificó su decisión diciendo que tuvo que acatar las directrices de su partido. Es decir, que para Joaquín Leguina, la lealtad al partido está por encima de los intereses nacionales. Exactamente lo que hacen los nacionalistas que ahora ataca con tanta saña. Por tanto, a la hora de la verdad, Leguina es como Joan Tardá, por mucho que le pese. Convendría que lo tuviera presente cuando se disponga a dar una nueva lección magistral de ética política desde su blog.

Mientras el "ladrillo" llora, a alguno le da por trabajar

25 de Marzo de 2009 - 20:41:36 - José Antonio Martínez-Abarca - 0 comentarios

Mientras la inmensa mayoría del sector del ladrillo español se dedica a llorar al argentino modo, a no bajar el precio de los inmuebles esperando nadie sabe qué (porque no habrá qué) y a seguir haciendo trapicherías y trapacerías con los bancos y cajas de ahorro dejándoles a cero céntimos, en prenda por lo que no van a devolver, "paquetes" ya construidos o a medio construir que éstos y éstas nunca podrán vender (es decir, que algunos bancos y cajas de ahorro siguen especulando con futuras recuperaciones como antes especulaban con el "crecimiento eterno", o sea, que siguen en el "no enmendalla" confiando que al final siempre tendrán a papá Estado que les perdone sus travesuras pasadas... y presentes, y probablemente futuras), mientras todo esto ocurre, digo, me ha sorprendido agradablemente encontrar que hay promotoras que no se resignan a quedarse quietas esperando que Zapatero nos saque de la crisis, sino que se ponen directamente a atacar cuando todo indica que lo peor está a punto de llegar. Es decir, se dedican a intentar reactivar la confianza fosilizada del consumidor. Por ejemplo, una recentísima campaña de "Polaris World" que ahora mismo vemos en carteles y "mupis" urbanos, la de "www.soypolarista.com"

No se sabe en qué consiste eso de ser "polarista", ni tampoco sería la primera vez que se anuncia misteriosamente y de forma muy "pop" algo que se explica mucho después, o que no se termina de explicar nunca, o que lo esencial no es que se explique, pero la sola reactivación del sector publicitario en estos años en que nadie, salvo los enemigos de la iniciativa privada, están para nada es un ejemplo que se debe valorar en lo que merece. Por lo menos no es a lo que se está dedicando la mayoría de la gente. Sobre todo en esta España sin pulso, el país del no tomar medidas, de la "sindicalización" mental y del optimismo quietista, tan gubernamental (como bien me razona una amiga, Elena Chamorro, de "Polaris Telecom", que me hace ver lo inusual de estas iniciativas con la que está cayendo). Si los dos motivos principales de por qué la crisis del ladrillo va a ser larga y está siendo costosa son, a saber, que aquí no hay un duro y que la confianza del consumidor a la hora de reactivar el mercado está bajo mínimos, y ya que en cuanto a lo primero poco se puede hacer por el momento, pues vayamos a por lo segundo. Polaris actúa como si aún hubiese consumidores, y dirigirse a ellos, sean quienes sean "ellos", es, en mi opinión, una acertada forma de que puedan aparecer, los de antes u otros nuevos. Si ya el mercado no viene como antes, habrá que ir a los que en principio no quieren ser parte de ese mercado, siguiendo esa acertada máxima del "todavía no sabes lo mucho que te gusta". Siempre será mejor que la estrategia del "Pocero", alquilando al rostro blandito y telediárico del aznarismo para que trate de mejorar su imagen, cosa que como se sustancie la golfada de la salvación "manu rodillari" de sus padrinos en Caja Castilla-La Mancha no va a conseguir. Y, desde luego, siempre será mejor que esperar que Zapatero le pegue otra dentellada al Presupuesto que ya no existe por lo menos hasta la próxima generación.

Futuros problemas del alcalde de Alocén, Guadalajara

24 de Marzo de 2009 - 16:59:18 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

Tiene mucha razón un tal Jesús Ortega, burgomaestre de Alocén, provincia de Guadalajara, pueblo paredaño al embalse de Entrepeñas, antiguo cargo del PP y ahora electo por una organización de amiguetes del buen trepar y mejor rampar, cuando dice que "si Murcia no tiene agua, es su problema". Yo no lo habría expresado mejor ni con más aseo estilístico, con esa economía stendhaliana de medios. Si llamarle corcel al caballo es hipocresía, que decía Stendhal, llamar al agua "problema de la España federal de Zapatero", "problema nacional" o "problema común de todos", por ejemplo, también es hipocresía. No. En España sobra agua y el agua no es problema. Lo que pasa es que el llover, como el fornicar que decía Cela, siempre le toca a los mismos.

Si los murcianos no tienen agua, es su problema y sólo su problema, no el problema de los demás ni del Gobierno en la nueva España de Zapatero, como bien sentencia el alcalde de Alocén Jesús Ortega, quien por supuesto sí tiene agua y quien por cierto es ex presidente de Caja Guadalajara, otra de ésas que han menudeado al abrigo del Poder regional en España. Bien, admitamoslo, es nuestro exclusivo problema, de los murcianos, aunque el asunto también pueda extenderse a ciertos almerienses, determinados alicantinos y no pocos valencianos. Hasta aquí completamente de acuerdo. ¿Qué le vamos a hacer, si es nuestro problema y esta es la España de "quien pille, pille"?

Ahora vamos a empezar a enumerar otros problemas, también suyos en exclusividad, que podrían tener el alcalde Ortega, su municipio de Alocén, la provincia de Guadalajara, la entera comunidad de Castilla-La Mancha y, sí, el país de Zapatero si resulta que el agua, como problema endémico en el que los murcianos nos tenemos que buscar la vida sin ayuda de nadie más, por esas cosas que pasan se convierte en una tragedia autonómica. Si Murcia no logra resolver su problema de agua porque aquellos a los que les llueve cumplidamente se la retiran, entonces Murcia, sin problema de conciencia ciudadana alguno, puede empezar a retirar otros servicios y solidaridades al resto del país, y concretamente a la parte do mora el simpático y realista alcalde Ortega. Por ejemplo, Murcia estaría en condiciones de cerrar el paso a Castilla como salida al mar, bien escoltada por la Comunidad Valenciana y Almería. Se tendrían que ir a Málaga a descargar
cebada, como más cerca. A lo mejor si el alcalde Ortega se sube a los picos de Guadarrama lo ve, el mar, digo, y con eso se conforma.

¿Seguimos, despabilado burgomaestre? La refinería de Puertollano puede sufrir ciertos problemas de suministro, y los castellanomanchegos calentar sus gazpachos al amor de las velas. ¿Más? Supongo que al tal Ortega, discriminador exquisito de problemas territoriales, no le importará ducharse en invierno con agua helada, con las "pelás" que caen en su tierra, porque, ¿a que no adivina por dónde dejaría de venir su gas natural? ¡Pero ya sabemos que ese es su problema, y el de los castellanomanchegos, entre otros! Así que no tenemos que preocuparnos los murcianos. El que a lo mejor debería empezar a preocuparse algo es el alcalde Ortega, a ver cómo le explica a sus vecinos que todo viene de desentenderse de los problemas particulares de Murcia... A los castellanomanchegos no les gustaría. Ni a los murcianos tampoco. Porque, aunque el alcalde Ortega no lo crea, su pueblo no es un planeta autárquico y autosuficiente. Como toque mucho las narices, ya se lo creerá.



 

Chacón, sin smoking, ordena retirada

23 de Marzo de 2009 - 11:41:26 - Pablo Molina - 5 comentarios

¿Es Carmen Chacón la persona más progre de España? Evidentemente no. El Progre Máximo es Zapatero, que para eso es presidente y en estas cosas hasta los rojos respetan el escalafón.

En honor de la Chacón hay que reconocer que no es una progre a la violeta, sino que ejerce de progre con gran intensidad. La tía se toma muy en serio lo de estar muy arriba en la clasificación de progresistas, tal vez porque su marido, el Arriola del PSOE, le ha advertido que si algún día quiere ser presidenta de Expaña tiene que mantenerse en el Top Ten del progresismo público.

Chacón, que subió varios puestos de golpe en la clasificación general cuando se puso aquella camiseta en apoyo del fenecido Rubianes ("Rubianes somos todos"), tiene la fortuna de dirigir un ministerio que reúne tres condiciones inmejorables para ejercer de progre concienciada:

1. A Zapatero le importa un pimiento lo que pase con los militares, porque fusilado su abuelo (o asesinado, que en eso hay opiniones), esto del ejército le trae más bien sin cuidado.

2. Cualquier decisión progresista en el ámbito de la defensa exterior tiene una honda repercusión en el electorado analfabeto de izquierdas, valga la redundancia.

3. Para una pacifista infantiloide nada hay más atractivo que ordenar retirada y rendirse ante el enemigo para "encontrar soluciones en el marco de un diálogo enriquecedor".

Lo que ha hecho Chacón en Kosovo, no debía sorprender a casi nadie, porque se trata de una decisión absolutamente coherente con la trayectoria de la chiquilla. Los radicales separatistas verán con agrado que nuestras tropas se retiren de Kosovo (una exprovincia Serbia convertida en un estadito narco-islámico; vaya una cosa por la otra, pensarán) y sólo falta la guinda de que España reonozca oficialmente a la exprovincia Serbia para que el pastel quede redondo. Por supuesto, la chorrada de la Chacón cuenta con el beneplácito de Zapatero, progre do los haya, así que no sé a qué viene tanta acusación de descoordinación. Jamás una decisión del gobierno de ZP fue tan coordinada, como lo prueba el papelón de Moratinos, a quién le toca el papel de tonto oficial del régimen, rol que ejerce con ejemplar naturalidad.

Don Juan de Austria quizás se mostraría preocupado al ver a sus sucesores correr como gallinas, pero el hermano bastardo de Felipe II era un facha centralista. Son tiempos nuevos y con Chacón al frente de nuestras tropas vamos a disfrutar de muchas más hazañas como estas. Es lo que necesita Expaña en estos momentos para que nos tomen en serio.

Agua para todos, pero algunos son más todos que otros

19 de Marzo de 2009 - 19:50:46 - José Antonio Martínez-Abarca - 5 comentarios

     Ha sido portada nacional de algún diario la masiva manifestación contra el nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha, celebrada el miércoles en Murcia, un estatuto que sigue ventajosamente la imparable línea anticonstitucional inaugurada por el aragonés o el catalán, donde las Comunidades Autónomas, reduciendo al Estado a lo residual, se dicen dueñas del agua que pasa por sus territorios, del subsuelo hasta el magma primigenio y del espacio aéreo lo menos hasta el tercer cirro o el cuarto cúmulo o el quinto estrato. Y eso para empezar a hacer boca.
 
     Es algo que la historia deberá agradecerle a Rodríguez Zapatero, la situación surreal de que el miércoles, en la capital de la Región, Murcia proteste contra Castilla-La Mancha, Almería contra Andalucía (como lo leen: al menos contra su junta, que actúa en todo momento como si tuviese una provincia de menos) o los no afectados por el posible cierre del trasvase del Tajo contra los que quieren cerrarlo (por aquello de las barbas del vecino). El príncipe de la paz, el de las ansias infinitas, ha resultado ser el atónito heraldo de la guerra entre comunidades autónomas, entre comarcas, entre pueblos, entre vecinos, incluso entre el vecino y su "otra" personalidad, su propio reverso esquizoide (muchos socialistas aún no quieren reconocer que están hasta los santísimos del presidente del Gobierno, pero lo están). Pero mientras la historia le agradece todo esto al Gran Estupefacto, al enviado de la Petrefacción, al mesías de la Perplejidad,  todos estamos en un "viva Cartagena", y esta vez con razón, porque quien aquí no monta una manifestación multitudinaria, le pega a la policía o arroja tuercas con tirachinas contra alguna instancia del Sistema parece que no existe para el Gobierno. El miércoles en Murcia no quisimos ser menos, aunque me imagino que habrá que intentar pegarle fuego a algún Ministerio en Madrid para que terminen de tomarnos medio en serio.
 
     Eliminar el trasvase del Tajo, como pretende el presidente castellanomanchego Barreda con la ausencia aunque presencia "en grado de intención" del ex ministro de Justicia Bermejo (diputado por Murcia) y el silencio, es decir, la anuencia de Rodríguez y el resto de la chupipandi incluida la vicepresidenta africana por Valencia, significa exactamente esto: exilio de buena parte de la murcianía, la que había vuelto precisamente por el trasvase del Tajo, hambre para los que no comían y luego comieron, miseria para los que aún no se habían sacudido del todo de las chinches de sus padres y sus abuelos. En Murcia sólo una generación o dos nos separan del hambre, por utilizar la frase que le dice el doctor Hannibal Lecter al personaje de la investigadora del FBI Clarice Starling en "El silencio de los corderos". Ahora estamos un cuarto de generación más cerca.

     El mismo día de la manifa, Barreda, al que algunos tienen por un pequeño estadista (bueno, si lo comparamos con Joan Tardá, pase) pero que habla el mismo lenguaje que todos los demás paletos de la "indiosincrasia federal", dijo que lo primero que debía hacer Murcia es dar las gracias" a su Comunidad Autónoma por habernos hecho la caridad de aceptar durante treinta años nuestro buen dinero por "su" agua. Vale, gracias Barreda, rumboso, ya nos convidarás a algo. Supongo que el propio Barreda será también quien agradezca a todos los españoles que vayan a sacar a su particular Caja Castilla-La Mancha de la quiebra, poniendo en peligro la estabilidad del entero sistema financiero nacional. Una Caja Castilla-La Mancha que no se ha arruinado precisamente por su inversión en huertos solares o en granjas eólicas o en la protección de la lagartija de rabo colorado, sino por hacer precisamente eso que acusaba a otras Comunidades Autónomas de estar tramando con su agua...

¿De verdad creen que Camps es imbécil?

17 de Marzo de 2009 - 11:59:36 - Pablo Molina - 10 comentarios

El respeto que El País Hilton tiene hacia la inteligencia de sus (cada vez más escasos ¡Viva!) lectores no deja de sorprenderme. Los titulares y portadas dedicados al supuesto sastre de Francisco Camps, que ni es sastre ni probablemente haya visto al presidente valenciano por la tienda en la que trabajaba, ahora que sabemos que este Tomás dedicaba gran parte su jornada laboral a falsificar facturas encerrado en el sótano, son tan ridículas que resulta excesivo incluso para El País Hilton, que ya es decir.

Pero más allá de estas consideraciones de lógica elemental que impiden dar credibilidad a un sujeto imputado por varios delitos, resulta sorprendente que El País Hilton esté dedicando tanto espacio a una supuesta noticia tan grotesca. Yo creo que ni siquiera los redactores de El Pais Hilton son capaces de creer sinceramente que el presidente de una de las comunidades más pujantes y ricas de España iba a dejarse corromper por unos cuantos trajes de entretiempo. Cuando se maneja un presupuesto de varios miles de millones de euros y se contrata obra púbica por cantidades astronómicas, resulta difícil de creer que quién está a bordo de semejante trasatlántico ponga en juego su carrera política por unos pantalones con dobladillo italiano.

Los lectores de El País Hilton sí se lo creen, porque su papel no es utilizar el cerebro sino propagar las consignas de la secta. Sin embargo, dado que El País Hilton es el periódico más leído de España y goza de cierto prestigio exterior (injustificado, sí, pero lo tiene), quizás debiera elaborar un poquitín más la dosis diaria de sectarismo.

En todo caso, el esfuerzo por atacar al PP con argumentos peregrinos como el de los trajes de Camps resulta realmente grotesco, porque Zapatero está claro que no va a conceder a PRISA ninguna gabela como ocurría en el felipismo. Aquí los que cortan el jamón, el bacalao y el caviar son los brujos visitadores del marxisto-capitalista de Roures y a los demás ni agua.

Es duro hacer el ridículo para agradar al líder, pero si encima éste no te lo agradece estás haciendo el papel del gilipollas útil. Ahora bien, no seré yo quien cuestione la línea editorial de El País. El País Hilton. Sólo le fata la foto de un chihuahua en la mancheta.

Insisto: de obligarla, Murcia podría parar a medio país

14 de Marzo de 2009 - 12:16:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 10 comentarios

Con frecuencia he querido responder a algunos lectores de este "blog" entrando en los "comentarios publicados" para mediar con alguno propio, pero el desconocimiento enciclopédico de las quisicosas computéricas me lo ha impedido. Muchas veces me he quedado con las ganas. Así que hoy me animo a puntualizar un par de cuestiones respecto al anterior "post", al hilo de los comentarios de los lectores, aunque no lo pueda colocar en la sección correspondiente, como el resto de las personas de orden, debido a la ignorancia de los rudimentos informáticos a la que antes me he referido.
 
Uno de los habituales en las apostillas a este "blog", que se firma "Peabody" (sólo escuchar ese nombre me pone la sonrisa en la cara: así se apellidaba el jefe burguesón y mandón del personaje paleontólogo interpretado por el mejor Cary Grant en "La fiera de mi niña", un Grant que se pasa toda la peli diciendo aquello de "enseguida estoy con usted, señor Peabody"), dice que no ve claro que Valcárcel pueda cortar el suministro del gas (añado yo: también del crudo refinado) que se produce o procesa en la Región de Murcia, como respuesta al posible corte de agua del Tajo desde Castilla-La Mancha, como había mantenido yo en mi "post" precedente. Bien, le responderé pronto y presto al lector "Peabody: Sería ilegal, desde luego, pero naturalmente que Valcárcel podría cortar en una situación excepcional el grifo de la energía, como también a los murcianos nos pueden cortar el agua, legal pero inconstitucionalmente (valga la paradoja). Sólo hay que quererlo.
 
La idea no es mía, desde luego: ya la avanzó en su año el que fue hasta ahora el único vicepresidente del Gobierno Regional, Antonio Gómez Fayrén, que durante su ejecutoria demostró ser un político resolutivo y reivindicativo (también fue suyo algo que el Gobierno regional rescató mucho tiempo más tarde: la reclamación de la "deuda histórica" del Estado con Murcia)... Valcárcel, puesta la región de Murcia en una situación desesperada, podría, sí, echar mano de la siempre muy efectiva política de hechos consumados, que es el único lenguaje que al parecer entiende el Gobierno socialista. ¿Violencia institucional? Desde luego. ¿Y...? No haría falta parar los camiones de fuel a la altura de la Venta del Olivo, como sugiere el lector "Peabody". Con cerrar el complejo de Escombreras por presunta peligrosidad ecológica o social, a la voz de ya y porque sí el asunto sería harto más efectivo. Insisto. Murcia tiene suficientes armas para presionar ante el Gobierno central, auténtico y único culpable de la deriva disgregadora del país, incluido el tema hídrico. La cosa está en saber utilizar, si llega el momento, que esperemos que no, este inmenso poder colocado en territorio murciano por el temor a la respuesta social que siempre han tenido las autoridades nacionales (ya se sabe: en Murcia, a diferencia de otros sitios, nadie protesta si ponen industrias peligrosas al lado).
 
Postdata: a otro lector, esta vez  quien se firma "Nick2": no, no hay errata al final de la anterior entrada. "...¿seguirán argumentando los políticos regionales que lo de cortar el agua va de farol hasta que por el acueducto Tajo-Segura asomen arañas?". Donde decía agua quería decir exactamente eso, agua, no "gas", como se pregunta "Nick2". Por lo probable seguirá este controvertido debate. Por mí, no se cansen. 

Si tú me arruinas al sector primario, yo te paro medio país

11 de Marzo de 2009 - 20:10:12 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

Para el 18 de este mes, pasados por poco los idus de marzo, está convocada una manifestación en Murcia para defender el trasvase Tajo-Segura. ¿Para qué sirve esta manifestación, si no es para pasear a los niños en sus carritos? Lo que quieren manifestar los murcianos sobre el trasvase Tajo-Segura ya lo sabemos. Los murcianos, digo. Las urnas llevan manifestándolo varias legislaturas seguidas. Los que podrían no saberlo, por no haberles interesado hasta el momento, son los medios nacionales, y para eso es imprescindible llegar a las puertas del Ministerio en Madrid, a dejar el mensaje.

Todo lo que no sea la manifestación en Madrid es una pérdida de tiempo. El ministerio no se va a impresionar grandemente porque la policía local corte la Gran Vía de Murcia para manifestar nuestro enfado ante el espejo. Más se impresionaría si en lugar de manifestarnos para el cuello de nuestra camisa se enfadara siquiera un poco a los taxistas madrileños.  Y sobre todo, el Ministerio empezaría a hablar nuestro lenguaje, como si se hubiese posado de pronto el fuego pentecostal sobre el terrado de Moncloa, si a la amenaza de cerrarnos el grifo del agua se la enfrenta la sugerencia de ir a cerrar otros grifos situados en territorio murciano: el volante del gas, el grifo del crudo que desembarca en Escombreras. El presidente Valcárcel me dijo que, por lealtad institucional y sentido de Estado, es decir, por patriotismo, no iba a echar mano nunca de ese recurso, que sigue siendo el que mejor se entiende. Quizás no se imaginaba hasta dónde podían llegar los otros. No hay político que no se "macere" ante la resuelta voluntad de ejercer la violencia legítima de un territorio sometido a la asfixia por el Gobierno de la nación.
 
La Región de Murcia tiene armas suficientes para presionar hasta la exasperación. La cosa está en que quiera utilizarlas. Los votantes no se lo van a afear, desde luego, sino todo lo contrario. Cuentan los políticos regionales con que el asunto es muy fácilmente explicable a la población, porque en él no concurre ni una sola sutileza. Es el aforismo político italiano, pero al revés: no "tú me das una cosa a mí, yo te doy una cosa a tí", sino "tú me quitas una cosa a mí, yo te la retiro a tí". Si tú me marchitas el sector primario, yo te paro medio país. Eso lo entiende hasta el devorador de televisión medio. A esto hemos llegado en la España delicuescente donde el primer delincuente es el Estado. Lo próximo ya es sacar las "corvillas" de segar mala hierba e irse a reeditar "els segadors" a la capital. No llegarán esas hoces a los cuellos. Murcia puede hacer fuerza porque dispone del músculo cuyos argumentos son más que considerables en la muy dependiente España: el energético. ¿O seguirán argumentando los políticos provinciales, deseando ganar más tiempo y que no les obliguen a estar a la altura de su responsabilidad, que lo de cortar el agua va de farol hasta que por el acueducto Tajo-Segura asomen arañas?

La desigualdad es buena (y necesaria)

10 de Marzo de 2009 - 13:33:57 - Pablo Molina - 2 comentarios

Al socaire de la celebración del día de la Mujer, la izquierda pone el acento una vez más en la igualdad, aunque si fuera coherente debería hablar de "igualitarismo", que es a lo que (dicen que) aspiran los progres.
Un argumento recurrente para disfrazar el inexistente afán por la verdadera igualdad del que la izquierda blasona, es el hecho de que, según las estadísticas, las mujeres cobran menos que los hombres en puestos de trabajo similares, lo que exige que una miriada de progresistas parasiten el presupuesto público para hacer todo tipo de campañas con el objetivo de "cambiar la sociedad". Oigo a la ministra del ramo y a las feministas de cuota más destacadas que la diferencia de salarios constituye un acto de machismo intolerable. Sin embargo, es dudoso que los empresarios creen un negocio invirtiendo su patrimonio simplemente para dar rienda a sus bajas pasiones. El empresario podrá ser tan machista como el albañil del andamio cuando pasa por debajo una niña camino del instituto, pero estoy seguro de que su principal interés es obtener el mayor beneficio económico posible.
Así pues, de ser cierto que las mujeres cobran menos que los hombres por hacer el mismo trabajo, habrá que buscar una explicación en el estricto terreno económico. Y la explicación es que los trabajadores no sólo valoran el salario cuando aceptan desempeñar un trabajo. Hay más condicionantes que pueden hacer que una persona acepte un puesto menor remunerado que otro a cambio de una mayor flexibilidad laboral o determinadas ventajas (proximidad al domicilio, al colegio de los hijos, horario compatible con la vida familiar, etc. etc. etc.).
Por tanto, no se trata de que las mujeres cobren menos que los hombres por culpa del ancestral machismo de la cultura judeocristiana, sino que algunas de ellas ocupan puestos que tienen un determinado salario establecido, que sería exactamente el mismo si lo ocupara un varón.
A la ministra le gustaría que todas las mujeres de España sacrificaran otros espacios de su vida por su carrera profesional, pero eso no tiene por qué ser así en todos los casos. Pasa igual que con los hombres, o con muchos de ellos, que pudiendo acceder a una promoción en su carrera prefieren mantener un puesto de trabajo cómodo que les permita disfrutar de otros ámbitos de su vida privada. Por ejemplo, en los tiempos de bonanza económica hay muchos varones andaluces y extremeños que prefieren cobrar el subsidio del PER a buscar un trabajo sacrificado lejos de su hogar, a lo que tienen perfecto derecho dado que el estado les permite esa opción.
La igualdad impuesta coercitivamente por una autoridad central es la mayor agresión a la libertad individual, que es un valor infinitamente superior al igualitarismo preconizado por la izquierda. En las sociedades sanas hay ricos y pobres, vagos e industriosos, gente con suerte y otra desgraciada. Sólo bajo las tiranías se produce el fenómeno de la igualdad a que aspira la izquierda analfabeta. Y ni siquiera en ese caso, puesto que también bajo esos regímenes hay una élite que disfruta de todos los caprichos mientras el pueblo pasa necesidades, muy igualitariamente, eso sí.  Los progres estarían, qué duda cabe, entre esa clase privilegiada viviendo a costa del igualitarismo popular. Se entiende que luchen por alcanzar ese ideal.

Fco. Marqués, otra víctima de la garzonocracia

8 de Marzo de 2009 - 18:42:26 - Pablo Molina - 4 comentarios

La gente normal vive en la ficción de que España es una democracia consolidada con los hábitos jurídico-políticos normales en un estado de derecho. Bien, eso es porque la justicia más politizada del globo terráqueo todavía no ha llegado a todos los rincones del país y hay gente que todavía confía en ella.

Tengo escrito que ser del PP cuando manda el socialismo es un deporte de alto riesgo en el que, para salir con bien, es preferible mostrarse sumiso con la izquierda. Si eres un político de derechas que ejerces tu labor en defensa de los principios y valores clásicos y no te humillas ante los santones progresistas ni pides perdón por existir, tienes todas las papeletas para acabar sometido a una causa general y chuparte, como mínimo, un par de días de calabozo. Después te sueltan, claro, porque no encuentran nada contra tí, pero ya estás muerto civil y profesionalmente, así que más vale cambiarte de nombre y de cara o emigrar, porque en España tienes ya muy poco que hacer.

Ejemplos hay muchos, pero el más reciente, y desconocido en el resto de España, es el del ex consejero de la comunidad murciana Francisco Marqués.

En su día el PSOE y unas asociaciones ecologistas presentaron una denuncia ante la fiscalía del TSJM contra él. El motivo era el llamado caso "La Zerrichera", una finca con protección mediambiental cuya calificación se modificó legalmente para poder urbanizarse con ciertos límites. El expediente, después de varias reactivaciones pintorescas, fue cancelado definitivamente, de tal forma que en esa zona no se llegó a poner jamás ni un ladrillo, para solaz de la alegre fauna de la zona, lagartijas y alacranes, y de la izquierda ecologista, valga la redundancia.

Si el negocio no se llevó a cabo, si no ha habido, por tanto, ningún beneficio y evidentemente ninguna comisión (la comisión es el porcentaje sobre un negocio, que en este caso es inexistente), resulta extraño que haya un imputado por prevaricación, al que se ha estado vigilando y controlando sus llamadas desde hace más de dos años.

Marqués, con quien no he tenido jamás el placer de cruzar ni una sola palabra, es una víctima más de la garzonocracia patrocinada por Zapatero, cuya necesidad de organizar operaciones mediáticas se agudiza exactamente en la misma proporción que aumentan las cifras del paro y la miseria económica. Le detuvieron en casa de una de sus hijas, se lo llevaron esposado, pasó dos noches en el calabozo y el juez le dejó en libertad sin fianza. El Fiscal pidió al juez de forma vehemente que se le enviara a la cárcel sin fianza. Se trata del marido de la ex-abogada del PSOE en la región de Murcia, y un personaje que no tiene el menor reparo en dejarse fotografiar en las sedes locales del partido socialista, se conoce que porque allí está entre amiguetes. O sea, una cosa así como Fernández Bermejo en materia de imparcialidad.

Supongamos que finalmente el ex consejero es inocente de todos los cargos que se le imputan, como parece adivinarse tras la primera decisión del juzgado; ¿Quién le compensa a este hombre el daño causado a su honor y al de su familia? ¿Quién puede borrar de su memoria el verse esposado delante de sus hijas y conducido al calabozo como un vulgar delincuente? Desde luego la justicia de Zapatero no. Esa está para lo que está.

Ah, la prensa regional murciana ha estado sembrada con este asunto. Titulares capciosos uno tras otro del tenor "Marqués tenía 43.000 euros en su casa y acciones en el extranjero". Bien, ¿Y? ¿Es un delito tener dinero en casa y poseer acciones de empresas foráneas? Lo digo porque yo tengo un puñado de acciones de una famosa multinacional automovilística radicada en Alemania y unos cuantos euros en casa. ¿Debo ir al juzgado a declararme culpable?

En estas cuestiones la gente suele mirar hacia otro lado, porque tratándose de un político parece que cualquier ataque está justificado. El problema surgirá cuando no queden políticos del PP que arrastrar por el lodo. ¿A quién le tocará entonces?

Por cierto, y para terminar, el PP murciano se ha lucido con creces mostrando una indiferencia absoluta sobre este asunto. Si Marqués es finalmente declarado culpable estará justificado. Como resulte inocente, más de un político tendrá problemas para mirarse al espejo por la mañana.

La mala noche en la mala posada de José Perona

5 de Marzo de 2009 - 21:06:16 - José Antonio Martínez-Abarca - 1 comentario

Me pide un lector que escriba en este "blog" algún recordatorio sobre la muerte de uno de los grandes amigos del novelista Arturo Pérez Reverte, el maestro de gramática Pepe Perona, personaje legendario él mismo en algún libro del citado ("La carta esférica"), sin perjuício de que, a mi ver, el maestro de gramática, que si estas cosas contaran para algo hubiese sido académico de la Lengua, merezca entero un libro. Para el funeral y entierro llego con retraso, ya que éstos han sido días oscuros, ventosos y opresivos para todos los que fuimos amigos íntimos, y me incluyo, de tan rara criatura como fue Perona, quien, mejorando su biografía como siempre, se tenía por un "desertor del tractor" allá en su Cuenca natal (de creerle, su padre le dio a elegir entre el bancal o hacerse un sabio, eligiendo lo segundo).

Es cierto que publiqué en papel, y en Murcia, una esquela anticipatoria sobre el maestro de gramática cuando supe de su coma irreversible, la pasada semana. Por desgracia, jugué con ventaja, porque no había ninguna posibilidad de que, a vuelta de correo, saliese en las "cartas al director" una paráfrasis de
Pepe a lo Mark Twain: "la noticias sobre mi muerte aparecidas ayer en su diario con la firma de Martínez-Abarca debo decir que resultan notoriamente exageradas". Tampoco salió a vuelta de correo lo de un famoso y mucho más reciente columnista norteamericano, que el pasado año publicó su propia esquela irónica en su periódico de toda la vida, al siguiente día de su deceso: "hola, soy Art Buchwald, y me acabo de morir".

La verdad es que no ha salido nada en
absoluto sobre la muerte de Perona, sino por la pluma de otros. Silencio glacial del maestro de gramática, desde que dijo a su mujer "ay, que no veo" y el cerebro se le inundó para siempre. Páginas en blanco, como aquel "diario" completamente vacío de letras que cuenta la leyenda popular que publicó una vez Perona, leyenda alimentada por él mismo, aunque nunca vi un solo ejemplar y me creo que jamás existió tal prontuario, como el célebre "Necronomicon".

Casi pienso que me he imaginado en mi cabecita la propia existencia del maestro de Gramática, todo este tiempo, sin que éste tuviese consistencia real. Y que en realidad, Perona, pequeño espectro cultista a un cigarrillo atado, sólo ha habitado, como reponedor de libros, en la interminable biblioteca cósmica que imaginaba Borges. Ya no sé. Hay milenios en que ya no sé absolutamente nada, ni sabría decir nada constructivo de esta broma en que se convierte demasiadas veces la vida.

José Perona fue el más intelectual de todos, lo más intelectual que puede llegar a ser un cuerpo orgánico sin sufrir un fallo en cadena más que en la hora de la oxidación definitiva. Fue físicamente una brevería delgada y barrigona envuelta en humo (cómo le envidié siempre su cabello, una espesa y hermosa voluta de tabaco anudada) que se alimentaba de anchoas en salmuera, las cuales lo llevaron a la tumba, pura mente pero precisamente porque detestaba a los intelectuales, a los catedráticos (lo era él mismo), a la universidad, a la opinión pública, al siglo veinte y al veintiuno, sin olvidarnos del diecinueve. A toda esa ralea pavoneante e ideologizada que había traído la llamada (le estoy viendo con su cara de vómito, de bilis amarilla) "democratización de la cultura". "Sois unos delincuentes por lo que habéis hecho con la enseñanza", les dijo delante de mis barbas, en memorable cena en el Hispano de Murcia, al entonces diputado nacional de Izquierda Unida, y educador, Pedro Antonio Ríos. Terció el entonces secretario general del PSRM-PSOE, por otro lado una persona bastante sensata, Ramón Ortiz. "Y tú también eres un delincuente". Quizás no llegara con las piernas al suelo, desde las sillas, pero Perona era todo un tipo.

     Lo que más le envidiaban los intelectuales era su inimitable mueca de asco, que asustaba a los temulentos, a los escritores de domingo y a los mediocres de la Universidad. Era precisamente la mueca de asco altanero que le hubiese gustado tener al santón de la progresía Juan Benet, físicamente una especie de versión para todos los públicos de Perona, al que a su vez le habían contado, a Benet, que se traía un aire a William Faulkner. Con esa mueca de asco miró Perona, en sus últimas fechas, a los que le recomendaban que se cuidase (¡como si lo hubiesen tomado por una estrella de fútbol del Manchester!, pensaría él ferozmente), pero a la única que no asustó fue a la Parca. Es, me temo, Pepe, la única que está entrenada desde siempre para no impresionarse por nada.

González Pons miente a sabiendas

5 de Marzo de 2009 - 09:26:59 - Pablo Molina - 6 comentarios

Bochornoso el espectáculo de Esteban González Pons anoche en la tertulia de LD, en la que insistió en que toda la programación de Canal 9, la televisión pública valenciana, es en castellano excepto los informativos.

A pesar de que varias decenas de espectadores enviaron su sms afirmando lo contrario, EGP repitió que en Canal 9 no se habla valenciano excepto en los informativos, y además tuvo la osadía y el mal gusto de tachar de mentirosos a los espectadores que afirmaban lo contrario.

O González Pons no ve Canal Nou, cosa improbable, o es un mentiroso desvergonzado.

Los que tenemos accesos a la TV pública valeciana sabemos sobradamente que excepto las películas y la teletienda, el resto de la programación es en valenciano. Los presentadores de los espacios llegan al extremo grotesco, no exento de una fuerte dosis de paletismo, de hacer las preguntas en valenciano a los invitados castellanohablantes, de tal forma que en el plató se produce una cacofonía ridícula con los intervinientes utilizando lenguas distintas.

A continuación les pego la parrilla de hoy en C-9, extraída de su propia página web (por cierto, toda en valenciano sin opción de seleccionarla en castellano), en la que queda demostrado que no sólo los informativos son en valencià, como afirma la sonrisa profiden del Neo-PP.


Dijous   Divendres   Dissabte
(05/03/2009)
07:00 BABALÀ
Boule i Bill
Kimba, el lleó blanc
La màscara
08:00 NT9 BON DIA
NT9 La Tertúlia
10:00 HORA DE SALUT
PROVES DIAGNÒSTIQUES EN PNEUMOLOGIA.
10:40 MATÍ, MATÍ
10:45 SÈRIE
VALERIA
12:30 MATÍ, MATÍ
13:25 TANT DE GUST
Amparo ausina/Dénia
13:50 NT9 1A EDICIÓ
Mascletà de Falles
NT9 Comarques
La revista
15:35 EL PICÚ
16:10 Subtitulado para personas sordas CINE
LA MONTAÑA DE LOS HÉROES
17:55 EN CONNEXIÓ
18:25 CINE
EL MUCHACHO DE OKLAHOMA
20:05 Subtitulado para personas sordas SÈRIE
WALKER TEXAS RANGER
20:55 NT9 2A EDICIÓ
21:45 Subtitulado para personas sordas SÈRIE
SOCARRATS
22:20 Subtitulado para personas sordas CINE
PACTAR CON EL DIABLO
00:30 A LA LLUM DE LA LLUNA
02:55 EN EXCLUSIVA
03:30 SÈRIE
LA LEY DE LA BAHÍA
04:10 EN CLAU DE NOU
04:35 TRENCADÍS
04:45 MATÍ, MATÍ
05:50 HORA DE SALUT
PROVES DIAGNÒSTIQUES EN PNEUMOLOGIA.
06:30 EN CONNEXIÓ

"En Canal Nou toda la programación es en castellano excepto los informativos". EGP dixit.

Qué pedazo de embustero ¿no?

Precisiones al debate sobre la II Restauracion

3 de Marzo de 2009 - 23:08:18 - Pablo Molina - 4 comentarios

Ha surgido un breve debate en estas páginas a cuenta de sendos artículos publicados por Pío Moa y por mí mismo sobre el fin del régimen político actual, aunque como supondrán la coincidencia es fruto del azar. La última vez que hablé con Pío fue hace como un mes, en Madrid, comiendo con otros amigos (Girauta, Cristina Losada, García Domínguez y Fernando Díaz). Anárquicos como somos todos, jamás nos hemos puesto de acuerdo para escribir sobre nada. Lo de las consignas es cosa del diario global. Detallo el contexto simplemente para aprovechar y manifestar mi admiración por los restaurantes madrileños, probablemente los más baratos de España y con la mejor relación calidad/precio, algo que echamos de menos en Murcia, que probablemente sea una de las ciudades dónde más caro resulta comer o cenar decentemente.
Bien, a estos dos trabajos ha replicado Jorge Vilches matizando algunos aspectos, por lo que, al menos como cortesía, voy a aprovechar para replicar yo a mi vez.
El profesor Vilches defiende en el final de su artículo un argumento posibilista, basado en que, dado que las autonomías han sobrepasado de hecho los límites constitucionales, una solución a la situación actual sería reformar la constitución para adaptarla a las exigencias del nacionalismo separatista, de forma que llegaríamos a otra situación juridico-política con la Corona como nexo de unión, elemento que supondría la permanencia del régimen.
Es posible que sea esa la fórmula que tiene en mente nuestra clase política para ponerla en práctica con más nitidez tras la aprobación del nuevo estatuto catalán por el TC. Sin embargo, el hecho de que los partidos políticos estén de acuerdo en esa solución no impide que ésta deje de ser una estafa en toda regla hacia la buena voluntad de los españoles que un día votaron la constitución. Para Vilches, la superación del actual marco constitucional no tiene por qué suponer el fin del régimen. Yo, en cambio, creo que sí es el final, a poco que se deje a los ciudadanos opinar al respecto, porque igual la mayoría piensa que lo que debe hacerse es sustituir unas instituciones que han demostrado una total ineficacia y diseñar un nuevo marco político que aclare el panorama.
En el 77 hubo unos políticos que redactaron una constitución sin tener el mandato popular para ello, situación inédita en la historia del moderno constitucionalismo, a pesar de que los Jiménez de Parga se lo callen prudentemente mientras desfilan tocando la corneta en honor de la GTE (gloriosa transición española). La CE es, pues, una carta otorgada de dudosa legitimidad a la que ni siquiera el hecho de que fuera validada en referéndum posterior impide esta calificación.
En esa constitución se establecían unos límites al desarrollo territorial del estado que se han visto superados ampliamente en varias comunidades autónomas, por lo que, tanto los autores del desmán como las fuerzas que en su día aprueben expresamente esta nueva realidad política, están claramente fuera de la ley.
Si se produce éste primer supuesto detallado por Vilches, quedará demostrado que los ciudadanos de la nación española no merecen ser dueños de su destino y que nuestro sino es uncirnos al carruaje de la aristocracia política como ya lo hicimos con Fernando VII al grito de ¡vivan las caenas!
Por tanto, advertir de que el régimen se acaba y de que en tal caso todos los españoles deberíamos poder decidir sobre la forma política del estado se me antoja un deber intelectual inexcusable sin que quepa la acusación de exceso de dramatismo. Tiene toda la razón el profesor Vilches, en cambio, cuando afirma que la Historia es un albur en el que influyen tantos condicionantes que resulta imposible predecir cuál va a ser su curso inmediato. El tiempo lo dirá, pero conviene estar alerta para que no pase otra vez como cuando en un bar del congreso, unos cuantos políticos urdieron los mimbres del nuevo régimen a espaldas del pueblo.

El público devuelve a Touriño a los corrales

1 de Marzo de 2009 - 22:46:48 - Pablo Molina - 10 comentarios

Pues nada, que los gallegos se han cansado de cuatro años largos de progreso, venga progreso, venga progreso y nada más que progreso. Lo acaba de decir Touriño, imitando por cierto la gestualidad de Zapatero, que ya hay que ser pobre hombre. Si se fijan en el, felizmente, ex presidente in pectore de la Junta de Galicia, hace exactamente igual que el botarate de su jefe, es decir, asentir varias veces antes de decir una chorrada, o mover los bracitos de forma vertical como si estuviera cortando un costillar de vacuno para hacer el cocido.

El problema para Touriño es que en Galicia no pueden votar extremeños y andaluces, como le ocurre a su jefe en el resto de España, así que la incompetencia manifiesta, el despilfarro delictivo y el radicalismo adolescente han acabado produciendo un gran rechazo, manifestado en el resultado electoral ya conocido.

Estaba Touriño hace un ratito a punto de llorar, se lo juro. No por haber hecho el puñetero ridículo en estas elecciones ni por el cargo de conciencia de haber sometido a los gallegos a la tiranía nacionalista de un indocumentado como el grumete Quintana, sino, barrunto yo, porque ya que tenía el despacho amueblado a su gusto y los cuatro coches oficiales con todos los extras a punto, viene ahora Feijoo y se apodera de todo.

A casa, Touriño, a casa que ya has hecho bastante por la patria. Llévate al grumete también, pero vigila que no destruya demasiados papeles de esos que andan por su despacho reflejando administrativamente el producto de sus nuevas amistades náuticas, a ver si nos hacemos una idea cabal de lo que significa realmente el nacionalismo de izquierdas cuando se encarama al poder.

Enhorabuena a los gallegos y mi reconocimiento a los votantes del PP, que han depositado su confianza mayoritariamente en ese partido a pesar de que Gallardón ha estado por allí como si se presentara también en esas elecciones. Eso es tener moral y no lo del Alcoyano.

Enhorabuena particularmente a Valentín, amable lector gallego a quien he conocido telefónicamente esta noche, que estaba, logicamente, emocionado.

¿Será buena para Rajoy esta victoria de Núñez Feijoo? No tengo ni idea, pero qué mas da. Es buena para Galicia, que es de lo que se trataba. Punto.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899