Crónicas Murcianas

Diciembre 2008


Woody Allen en Murcia o el fin del mundo

31 de Diciembre de 2008 - 12:25:50 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

El recientemente famoso en España, y recientemente comercial también en España, director Woody Allen (lo digo porque durante decenios sus películas aquí duraban apenas una semana en cartel e íbamos a verlas los mismos cien: eso era cuando las chicas aún decían que no entendían el humor de ese judío neoyorkino tan feo y maniático: ahora todas dicen que les encanta de toda la vida el humor del judío neoyorkino, porque ya está bien visto por el "mainstream" y hace culto en sólo hora y media justita) siempre decía lo mismo cuando le preguntaban por qué salía muy poco de Nueva York: odiaba el sol y el calor, y por esos mundos pues no se sabe lo que te puedes encontrar. En Londres podía estar a salvo de estas contingencias pero, ¿y en Madrid o Barcelona? Esa era la razón por la cual no venía a España. Porque le habían dicho que aquí podía sufrir su tez pelirroja y su neurosis contra lo luminoso de la vida.

Luego se hizo viejo, abandonó alguna de sus manías gracias a la terapia de sexo según dicen intensivo que le brindó su hija adoptada Soon-Yi y le gustó Barcelona, al menos hasta que los nacionalistas le hicieron ver en qué tipo de sociedad estaba. Hoy, nochevieja, está anunciada su presencia en Murcia para tocar su clarinete de jazz (en un hotel de lujo de Polaris World, que no por nada digo siempre que ojalá toda Murcia se pareciera a Polaris). El que como instrumentista no haya obtenido ni mucho menos la celebridad a la que ha llegado con sus filmes es lo de menos. Lo de más es que el último señor del planeta que esperaríamos ver en esta dependencia sobresahariana que es Murcia en efecto podrá ser visto en temerosa carne mortal. El odiador mundial número uno del buen tiempo, en Murcia. ¿Qué prodigios veremos aún, tal vez? A Woody Allen volverse optimista. Y creyente. Y, antes que caiga el telón, arrepentirse por sus frivolidades progres. El presente ya no es lo que era.

Los socialistas defienden a la famila, mayormente la propia

30 de Diciembre de 2008 - 00:19:20 - Pablo Molina - 6 comentarios

Pues sí, en efecto, Pajín tiene toda la razón cuando afirma que los socialistas son los que más se preocupan de proteger a las familias. Al menos en lo que se refiere a la familia propia es absolutamente cierto. La familia Cháves, la familia Maragall o la familia Aído están la mar de protegidas por el gobierno socialista. Todos "colocaos", con coche oficial y ganando un pastón, así se vaya la economía nacional a hacer puñetas. El problema de la gente es que no sabe elegir a su familia de forma correcta, de ahí que pasen estrecheces. si en lugar de ir a Misa a la plaza de Colón casaran a la niña con un alto cargo de las juventudes socialistas, no tendrían que preocuparse de la subida de impuestos, la recesión o el paro. Pajín sabe mucho de esto, por eso habla con tanta seguridad.

Las reflexiones de Pajín sobre el aborto son también interesantes, sobre todo cuando lo considera un derecho que, encima, hay que mejorar. Ya sé que los medios de comunicación convencionales bombardean constantemente a su audiencia con la expresión "derecho al aborto", pero conviene recordar que no existe ni en nuestra constitución ni en las leyes nada parecido al derecho a abortar.

El aborto es hoy, en España, un delito tipificado en el código penal, con la única particularidad de que hay una ley del 85 que despenaliza su comisión en algunos supuestos (los famosos tres supuestos, que al final es uno, es decir, ninguno). Así pues, Pajín no puede mejorar ese derecho, simplemente porque no existe. Podrá ampliar los supuestos en los que ese delito no es punible o despenalizarlo por completo, pero seguirá siendo un acto contrario al derecho y no el ejercicio de una potestad individual.

¿Quieren munición para argumentar? Ahí va. En cualquier conversación relativa al aborto, los progresistas arguyen que es necesario proteger de un embarazo no deseado a las adolescentes o jóvenes que son violadas. Pues bien, ¿saben qué porcentaje de abortos se realizan anualmente bajo ese supuesto según las propias estadísticas del Ministerio de Sanidad? El 0,2 por ciento. El 99'98 restante no tiene nada que ver con el resultado de un delito sexual. Por supuesto hay razones mucho más de fondo para rechazar el aborto, pero apunto el dato porque el argumento de la violación es uno de los que primero esgrimen los progres cuando hablan del asunto.

Resulta también llamativo que Pajín encadene su defensa del aborto con sus, llamémosles, reflexiones sobre la defensa de la familia que, según ella, están llevando a cabo los socialistas desde que llegaron al poder. Tienen la cara tan dura que ni siquiera se dan cuenta de que les traiciona el subconsciente.

Valcárcel se está quedando sin nadie enfrente

26 de Diciembre de 2008 - 12:32:04 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

Me resulta chocante que, a lo mismo, en la derecha se le llame en los periódicos "una larga y penosa enfermedad" y en la izquierda directamente "cáncer". En este caso, estoy gramaticalmente con la izquierda. Desde que empezó el ambientillo navideño, se nos anuncia que han muerto "de cáncer", sin subterfugios, circunloquios ni eufonías burguesas (como si morirse de cáncer fuese algo mal visto o contagioso), el vicesecretario del PSOE murciano, José Ramón Jara, a los cuarenta y cinco años, y el secretario general de UGT en Murcia, Antonio López Baños, a los cincuenta y uno. El presidente Valcárcel se está quedando sin nadie enfrente, en la poca Oposición que había (y ahora, menos).

Siempre que coincidí con López Baños tuve la impresión de que me encontraba ante un gran tímido. Cuando llegó al poder del sindicato socialista, sustituyendo al "creativo" Víctor Meseguer, traía una fama tremenda de corporativista, sectario, autócrata y finalmente malo. Era timidez. Su rictus severo y su tendencia al arrebol aparentemente sanguíneo impresionaban bastante, y no se reía ni mucho menos tanto como su antecesor Meseguer, pero al final resultó que no se comía a nadie. Como secretario general de UGT ha hecho algo de oposición al Gobierno, pero tampoco digamos que digamos. No fue ningún rojo peligroso. Yo al principio le di mucha caña, lindante con el Código Penal por la parte de fuera, pero las veces en que coincidíamos en corrillos (siempre me lo presentaban como si fuera la primera vez, y hubo al menos media docena de "primeras" veces) me saludaba cortésmente, bien que con una seriedad pudorosa, y sus ojos jamás expresaron desprecio u odio hacia su primer debelador en prensa. Sólo un poco de prevención, pero siempre tuve la impresión de que no me hubiese costado demasiado trabajo ganármelo. Respectivos pudores impidieron eso: supongo que él sentía que no tenía nada que hablar con alguien a quien tenían por el señorito faccioso de la prensa, y en cuanto a mí, o al que era yo por entonces... que no tenía nada que hablar con un sindicata del sector funcionarial duro, el de los liberados, los privilegios y las cervecitas a media mañana. Pertenecíamos, ya digo que aparentemente, a planetas distintos. Gracias a la timidez mutua, a millones de años luz de distancia más anímica que política.

Ahora que ha muerto un día muy propicio para que lo hagan los cascarrabias (al fin y al cabo, el 25 de diciembre es la efeméride del mr. Scrooge de Dickens, que al cabo era otro gran tímido vuelto nihilista por desamor), y contrariando las expextativas que tenían los del PP cuando López Baños llegó a la secretaría general de la correa de transmisión del PSOE, hay que decir que se han llevado mejor con él que con Víctor Meseguer, a pesar de que con éste todo eran risas y contraindicadas confidencias en tenidas en el restaurante "Acuario" donde "la botella de orujo quedaba temblando", según me contó una vez el presidente Valcárcel. No me ha gustado nada que se muera Antonio López Baños. Ahora que lo pienso, bajo su físico de tragacuras, tosco pero exento de villanía, brillaban unos ojos limpios, con el inequívoco "deje" aniñado de los que van a morir demasiado pronto y quizás en el fondo lo saben. 

El presidente del estado catalán visita a su homólogo en La Moncloa

22 de Diciembre de 2008 - 23:24:10 - Pablo Molina - 6 comentarios

Lo más fascinante de Zapatero es que ha conseguido elevar la anormalidad, lo excepcional, lo ilógico, a la categoría de cotidiano. Sus reuniones con Montilla y Cháves para hablar de financiación autonómica (de qué si no), tienen soliviantado al resto de presidentes autonómicos, comenzando por Valcárcel, que según me cuentan "fumaba en pipa" cuando leyó la noticia en los periódicos. Media hora más tarde salía un motorista del Palacio de San Esteban con un sobre dirigido a La Moncloa, en cuyo interior iba una carta escrita personalmente por el presidente murciano en la que éste le expresa a Zapatero su malestar, que en lenguaje diplomático es una expresión que está sólo un punto por debajo a ciscarse en los finados del destinatario.

Pero lo asombroso del asunto es que Zapatero actúa dentro de la más estricta normalidad (él escribiría "extricta", como ya hizo una vez tomando notas en el parlamento) , dentro del estado de excepción en que ha situado la política nacional desde que llegó al poder.

Es del todo punto anómalo que una comunidad autónoma, de entre las diecisiete que conforman el estado, acuerde las transferencias de fondos del gobierno de la nación en régimen de bilateralidad. El Tribunal Constitucional sigue demorando escandalósamente la resolución de los recursos presentados (entre ellos los de varias comunidades autónomas), porque el régimen económico que consagra el nuevo estatuto de Cataluña vulnera de forma tan flagrante la constitución, que hasta un estudiante de primero de derecho que no fuera Pepiño Blanco podría redactar una sentencia implacable en cuestión de no más de media hora. Ni siquiera recurriendo a los estudiosos del derecho comparado van a poder los magistrados del TC escurrir el bulto, porque tampoco hay ningún otro país en el mundo civilizado en el que una disposición de rango menor destruya el orden jurídico superior de la nación con la bendición de quienes son designados, precisamente, para salvaguardarlo.

Pues bien, Zapatero es el principal, casi el único, responsable de que el engendro estatutario haya surgido al mundo del derecho. Tenemos entonces a un presidente del gobierno en abierta rebeldía contra el orden constitucional que juró defender, situación que alguna vez debería tener las consecuencias previstas en las leyes expresamente para estos casos. Aún más. Lejos de mantener un tono de prudencia hasta que el TC añada otro jalón a su largo historial de fechorías dando el hisopazo jurídico al documento que establece la secesión de una región española, Zapatero obra en consecuencia y se reúne con el presidente autonómico en cuestión para hacer lo que manda el nuevo Estatuto, esto es, negociar de tú a tú con uno de los diecisiete entes autonómicos a despecho de los demás.

El caso de Murcia resulta especialmente significativo, entre otras cosas porque estos blogueros servidores de ustedes procedemos de esa tierra. Y ya no es que el problema del agua, agudizado a base de decretazos, haya perjudicado a la región de forma irreparable. Es que existe una deuda de más de mil millones de euros, fruto de las transferencias asumidas y del aumento de la población en más de un 30%, que el gobierno de la Nación (con perdón) se niega a reconocer.

La financiación autonómica es un juego de suma cero. Lo que se dé de más a unos tendrá por fuerza que minorarse a los otros. De ahí que lo de la reunión de Zapatero con Montilla sea una afrenta intolerable que, por desgracia, tendremos que tolerar. Una más.

Lo que no entiendo es por qué ha acudido Esperanza Aguirre también a La Moncloa. Si es para negociar ella también "bilateralmente" los dineros que ZP debe a Madrid (por cierto, un pastón) mal hecho. Y si es para recordarle al leonés que lo suyo con la financiación autonómica es inmoral, ilegítimo y bochornoso, pierde el tiempo y además le facilita a Zapatero una imagen con que compensar la canallada orquestada con Montilla y Cháves. En otras palabras, si no es "p'ayudar", el ir a La Moncloa es perder el tiempo y perjudicarse uno mismo. Que le pregunte a Rajoy.

Tres pasmos para un solo "post"

19 de Diciembre de 2008 - 20:11:12 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

Como luego llega Federico Jiménez Losantos, mi jefe (antes, en los periódicos, a esa figura se la llamaba "mi señorito", pero ya no están los periódicos, qué digo los periódicos, ni el mundo, como para tomarse esas libertades) y escribe que él prefiere escribir en su "blog" sólo de vez en cuando pero a condición de que sea un "post" largo, no como otros blogueros cucos, que escriben con más frecuencia pero con "post" pequeñitos, he querido reunir por una vez el comentario de tres noticias que no tienen absolutamente nada que ver. Sólo que las pongo en la misma entradilla del "blog". Y que me pasman por igual. A veces pienso si la crisis no nos habrá reblandecido el cerebro a todos, que ya se sabe que las penas excesivas no endurecen a la persona sino al contrario.
 
Primer pasmo. El otro día, hace un par de sábados, me encontré a Florentino Pérez desayunando con otro señor en el hotel "Eurobuilding" de Madrid. No estaba hablando de fútbol, me pareció,  sino de su profesión, así que, sin finalmente atreverme, estuve en un tris de perturbarle momentáneamente su café, presentarme como articulista de esta casa y pedirle por lo más sagrado: "por favor, don Florentino, haga lo que le dé la gana, pero échenos cuando antes a estos tiparracos de callejón oscuro". Él hubiese sabido. Como ustedes, lectores, también saben. No me puedo explicar cómo el antiguo "club señor" ha caído en manos de un tratante de ganado que no habla ni actúa, por muchos zapatos con borlas que lleve, como un "Kennedy del yermo pelado", sino estrictamente como un tratante de ganado. "Es triste que Ferguson diga eso", ha dicho hoy refiriéndose al entrenador del Manchester, a cuenta del vencimiento de la letra de ese timo a plazos para la afición del Madrid que es el "caso Cristiano Ronaldo".  También del propio Florentino dijo lo mismo: "Es triste que Florentino salga en la foto". Sobre todo para él. Todo es tristísimo en esa casa. Qué tristura, por Cristo Rey.  Como que a mí más que a ningún Kennedy, ni siquiera de interior, me recuerda a uno de los mitos del cine de terror, el muy siniestro enterrador de "Phantasma" (popularizado en el mundo anglosajón como "the tall man", el hombre alto), aquella película memorable que hizo un asombroso joven de dieciocho años llamado Don Coscarelli. Los ataúdes serán blancos, por supuesto.

Segundo pasmo. Por no sé qué viajes pagados a China, se preguntan las agencias de noticias si los premios Nobel, solos o en compañía de otros, no serán "premios corruptos". Bienaventuradas las agencias de noticias, porque de los pardillos será el reino de los Cielos.  Pero, ¿de cuándo acá hay la más mínima duda de que los premios Nobel sean premios y sobre todo premiados, si es que lo son de la paz y muchas veces de literatura, corruptos? Pero si los premios Nobel no han hecho sino oler desde el principio, vomitando una manga tóxica hacia el sur que llega no sólo a la vecina Dinamarca, que ya decía Shakespeare, con previsión de siglos, que había algo podrido por allí, sino a todo el mundo occidental, como si fueran las emanaciones de Chernobyl? ¿Corruptos, los Nobel? Qué listo que es mi hijo Roque, que a los cuarenta años dijo "Albercoque"...

Tercer pasmo. Ver a mi asombroso consejero de Kultur, Turismo, Arte, Descanso y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Interiorista y de las grandes compañías europeas de coches-cama  inaugurando, otro día, el monumento que Murcia le tributa a uno de sus hijos predilectos: Azarías, junto a su "milana bonita". Aunque el pie de estatua ponía que el homenaje era al actor Paco Rabal en su papel de "Los Santos Inocentes". Entiendo que el consejero quizás se sentía algo incómodo y que estaba allí en primera línea porque su consejería había financiado la obra, pero culturalmente ya no entiendo nada, en Murcia: El mismo consejero que descubre una estatua de lo más "kitsch", fundida como en chocolate con leche, similar estéticamente a los homenajes al "sardinero" o al "procesionista" o a la "asociación de amigos de la capa" y que no pasará a los anales ni de las figurillas de belén es quien se pone a la vanguardia del arte moderno, trayendo a Murcia a artistas ingleses duchos en performancias de "sodomización sangrante y glosalalia" o que han pasado a los libros lujosos de mesa de café por haber acertado a meterse "pirámides" por el recto y en público.  Por lo visto son dos concepciones antagónicas de la cultura que ahora se interaccionan para solaz de los astutos que coquetean, desde las instituciones, a la vez con los antisistema y con la sociedad artísticamente más fósil. Y yo que creía que la cultura sana y normal era algo así como los libros de Josep Plà...

La clase media comienza a despertar

16 de Diciembre de 2008 - 13:13:57 - Pablo Molina - 9 comentarios

Las crisis económicas las padecen en primer lugar las clases productivas. Las manos muertas, las legiones de ociosos subvencionados también acaban padeciendo el rigor de la escasez de fondos, pero es como consecuencia de que quien soporta su financiación, la clase media, ha sido previamente arrasado.

El drama español es que ni en un contexto de crisis brutal, con empresas cerrando y la economía productiva sufriendo una catástrofe tras otra, los paniaguados renuncian a sus gabelas. Tampoco el gobierno de Zapatero está dispuesto siquiera a reducir el caudal de fondos con que paga a la legión de lobbys partidarios su apoyo y su contribución a la implantación de la agenda socialista.
En tiempos de bonanza, este expolio es inmoral. En el contexto actual es un delito por el que debería ser juzgado el Consejo de MInistros en pleno.

Hay miles de trabajadores autónomos que han tenido que dejar su actividad, entrampados hasta las pestañas, mientras ven a los políticos cómo tunean los coches, cambian viviendas, compran caprichos millonarios, abren embajadas catetas, mientras miles y miles de asesores contratados a dedo viven estupendamente sin pasar ni por la oficina, mientras las llamadas organizaciones no gubernamentales siguen disfrutando del caudal inagotable de fondos públicos cuya mayor parte se consume en los llamados "gastos de organización", mientras Zapatero dice que va a seguir destinando miles de millones de euros a las dictaduras corruptas del tercer mundo, mientras se mantienen miles de organismos e instituciones públicas absolutamente inútiles empezando por el ministerio de doña Bibiana Aído, mientras el PSOE, con apoyo del PP, destina el 5% del PIB a pagar los errores pasados de la Banca española, pero cuando nuestro autónomo acude a su sucursal a pedir una póliza temporal que le permita subsistir le dan con la puerta en las narices... todo ello financiado por el esfuerzo de quienes realmente llevan adelante al país y permiten que la economía funcione.

La clase media española, sufrida como la de cualquier otro país, no soporta más tiempo este expolio continuo. Ya no es sólo una cuestión de principios o de respeto por uno mismo, sino de pura supervivencia.

Algo se está empezando a mover en esta dirección. Me refiero al proyecto revitalizador de las clases medias arracimado en torno al blog: http://lasclasesmedias.blogspot.com/

Les invito a que pasen por allí y descubran lo que se está haciendo para intentar dar una respuesta al gobierno y a quienes le apoyan. Tal vez esta crisis sirva para que cambien algunas cosas que debieran haberlo hecho muchas décadas atrás. Con que la gente que paga impuestos sea consciente de que le están robando para entregarle el dinero a su enemigo ideológico  se habrá dado un paso de gigante.

Al final nos haremos raulistas

14 de Diciembre de 2008 - 18:53:31 - Pablo Molina - 10 comentarios

No se conoce en España un debate futbolístico tan enconado como el referido a las cualidades futbolísticas de Raúl González Blanco en el tramo final de su carrera. Quizás sólo El Cordobés, en los años sesenta, tenía tantos defensores y detractores como el delantero del Real Madrid desde hace cuatro años, si bien por motivos bien distintos, pues la forma de interpretar el toreo del primero era completamente distinta a la estética futbolística del segundo.
Resulta llamativo que los más furibundos antiraulistas sean forofos del Real Madrid. Sorprendente aunque en cierta manera lógico, porque los aficionados a un equipo son los que viven con más pasión los debates en torno a sus colores. Los forofos del Barça o del Atleti, en cambio, son antiraulistas simplemente porque lo exige el guión, así que estas otras opiniones no son relevantes.
Pues bien, a todos los madridistas-antiraulistas quiero darles un dato que sólo conocemos los que tenemos la extravagancia de ser del F. C. Barcelona: Cuando juega Raúl en el Nou Camp, a los barcelonistas se nos ponen dos curiosos bultitos en la zona de la epiglotis, inflamación que sólo empieza a remitir cuando al árbitro pita el final del partido. Es algo que no ha ocurrido jamás con ninguno otro jugador del Real Madrid, incluido Zidane, y que previsiblemente no ocurrirá en varias décadas. Tal vez Butragueño en sus tiempos provocara una sensación de inquietud similar en las gradas barcelonistas, pero lo de Raúl es directamente pánico.
¿Por qué ocurre esto? Muy sencillo: Porque Raúl es, además de excelente jugador, un forofo, un hincha, un hooligan del Real Madrid, especie que por su escasez debería ser declarada en peligro de extinción. Una de las cosas más inteligentes que dijo Cruyff cuando dirigía el Barça es que para jugar en el Barcelona o en el Madrid había que ser, en primer lugar, un forofo. Uno y otro equipo podrán tener los mejores jugadores del mundo, pero cuando tienen a verdaderos hinchas defendiendo la camiseta acojonan al contrario.
En el partido de ayer, que los barcelonistas pensábamos ganar por 5-0 (6-0 en mi caso, por aquello de redondear el set), cuando Eto'o tiró rematadamente mal el penalti y San Iker lo detuvo, muchos pensábamos que el desenlace del partido iba a ser el habitual en estos casos: 0-1 a favor del Madrid, con gol de Raúl en el minuto 96, metido además de rebote y con el trasero.Tan sólo una carambola afortunada del propio Eto'o y un bonito gol de Messi solventaron un final que se antojaba agónico.
Las dos únicas ocasiones claras que tuvo el Madrid fueron provocadas por sendas jugadas del propio Raúl, que el tuercebotas de Drenthe y el voluntarioso Palanca desaprovecharon para alivio de Montilla, sentadito muy formal a la derecha de Laporta.
Raúl asusta al barcelonismo, y su imagen mandando callar a la grada después de clavar dos chicharros sobrevuela constantemente el Camp Nou cuando se juega un Barça Madrid. Los barcelonistas ardemos en deseos de que el Madrid lo jubile de una vez. Lo extraño es que una parte de la prensa madridista y los chicos de Calderón parecen querer lo mismo. "¡Es que Raúl manda mucho en el vestuario Blanco"!, dicen algunos como acusación al delantero. No, si les parece que pongan a Drenthe a impartir doctrina y moral madridistas.

Para Sanidad, todos los adolescentes son "jinchos"

11 de Diciembre de 2008 - 19:57:18 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

Cuando las instituciones oficiales, abandonando su empírea gravedad se obligan a sí mismas a bajar a la calle, siempre se les rompe el ascensor y terminan en las alcantarillas. Desde que los ministerios abandonaron el idioma castellano para así hacerse supuestamente entender por los jóvenes, los jóvenes han perdido el respeto por cuanto puedan advertirles los ministerios. Eso si logran descifrar los abstrusos "eslóganes" escritos en esa especie de "volapuk" logsiano que emplean los organismos oficiales para coleguear con unos jóvenes que jamás serían colegas de alquien que hablara así. "Yo no corono rollos con bombo" (traducido: yo no korono royos kon bombo").

¿A quién se dirige el Ministerio de Sanidad de Bernat, a los adolescentes o más bien a los marginales? Porque es cierto que los adolescentes ya no juran por Snoopy, pero por mal que escriban los eseemeeses los adolescentes jamás llegarían a captar, ni mucho menos expresarse, en esa especie de "caló " progresista de inequívoco tufo a laboratorio de ingenería social. ¿Dónde ha cogido la inspiración el ministro Bernat para lo que él cree que es el habla actual de los jóvenes? Porque sólo puede ser de dos sitios, del "tocho cheli" de Ramoncín, germanía que sólo empleaba Paco Umbral cuando quería hacerle un homenaje al ex marica de terciopelo (¡apestas!), o de algún poblado tupido de agujas hipodérmicas. ¿Éso es la juventud actual para el Ministerio de Sanidad? ¿Un a modo de tercera parte de "Yo, el vaquilla" en sesión contínua y revestimento "prog-mod"?

Al menos aquella campaña, ya lejana, de Matilde Fernández con dibujos animados de condones (si se recuerdan: "no da, sida", acompañado por risitas pitufinas, ji, ji, ji) tenía la gracia de no saber si estaba hablando de penes y vaginas o de champiñones silvestres del bosque. Ésta campaña de ahora para prevenir o quizás fomentar ya no se sabe qué ("con koko" se disfruta mogollón) sólo la logran descifrar aquellos que en los años setenta nos paraban en los callejones dándote a optar por dos formas de atracarte con dolor, o con unos alicates o con una navaja, "pellizco o pinchazo" (traducido a la lengua franca ministerial, "pellizko o pintxazo"). Ful de Estambul.

Bono y "Magic Andreu", tal para cual

9 de Diciembre de 2008 - 11:05:21 - Pablo Molina - 8 comentarios

El diputado Juan Tardá es de lo más divertido. Su última arenga a los descerebrados de su partido es una obligación como representante de ERC, partido anticonstitucional y por tanto fuera de la ley de facto, pero quede constancia de que, al menos, el tipo cumple su cometido con cierta originalidad.

Tardá es algo más inteligente que los gualtrapillas a los que invita a derrocar "al borbón", como lo demuestra el hecho de que gracias a ellos cobra un sueldazo en "Madrit", pero a veces le suceden cosas en el hemiciclo que dan vergüenza ajena. Pongamos por caso el último palizón recibido por Juanito Tardá en sede parlamentaria, de la mano del diputado Jorge Fernández Díaz. Pinchen aquí y, en torno a la hora de programa comienza el repaso de Fernández Díaz al Robespierre de barretina y pelo alborotado.

A cualquiera le cae el tormentón dialéctico que le cayó al pobre (re)Tardá y se va a una isla desierta o a un cartujo a recogerse de por vida. Otros, como este pobre diputado jabalí, se atusan el mostacho y se van de juerga republicana con los analfabetos de sus votantes, como si no hubiera pasado nada.

Lo peor de casos como éste es que no se trata de una anécdota. ERC, como el PNV y cualquier otro partido que propugne la desmembración del estado español, deberían estar ilegalizado y sus líderes puestos a disposición judicial. En España, por el contrario, no sólo no lo están, sino que el presidente de las Cortes Generales, sede de la soberanía popular, aplaude el ingenio de elementos como Juanito Tardá cuando grita "Muera el Borbón".

CODA: Lo de que "todas las ideas se pueden defender legítimamente en democracia" es la chorrada más grande que se ha dicho en muchas décadas. Así nos luce el pelo.

Por el pleno empleo, vota Zapatero

2 de Diciembre de 2008 - 22:22:36 - Pablo Molina - 7 comentarios

Partamos de una idea elemental que suele olvidarse cuando se habla de política y economía: El socialismo es incapaz de crear un sólo puesto de trabajo. Punto.

No se trata de que Zapatero sea bastante más incompetente que González (seguramente lo es en amplios terrenos de la política, amén de mucho más insensato, pero en cuestiones económicas el andaluz es/era tan analfabeto como el leonés), si no de que las propuestas socialdemócratas van en dirección exactamente contraria a las que procuran un mayor bienestar y crecimiento económicos.

El socialismo sospecha de la sociedad civil, criminaliza al empresario, coacciona la iniciativa privada y detrae progresivamente mayores cantidades de dinero del bolsillo de los ciudadanos para invertirlos en la ejecución de sus planes de agenda. El ministerio de igualdad, los varios cientos de observatorios, los cineastas españoles que quisieran ver muertos a quienes les financian con sus impuestos (que ya hay que ser imbécil) y los varios cientos de miles de empleados públicos contratados a dedo por el Partido, por poner unos sencillos ejemplos al azar, exigen un esfuerzo adicional de los contribuyentes que no tiene reciprocidad en términos de estimulación del sistema económico, puesto que se trata de financiar a clases ociosas, manos muertas, castas improductivas cuyo unico fin es esparcir el ideario socialista de forma cada vez más opresiva.

El socialismo no baja los impuestos. Al contrario, la presión fiscal nunca es mayor que cuando en un país gobierna la izquierda. No elimina burocracia sino que crea incesantemente nuevos órganos hasta formar una red cada vez más tupida. Tampoco reduce el gasto público, sino que lo incrementa exponencialmente. Estos tres requisitos son imprescindibles para remontar una crisis económica, como Aznar demostró con éxito en 1996. Con Zapatero, la crisis perdurará al menos un lustro. No porque sea un analfabeto estructural, que lo es, sino porque es, sencillamente, socialista. Y encima tendremos que aguantar sus tontadas diarias. Al menos Felipe y Guerra tenían su gracia.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899