Crónicas Murcianas

Noviembre 2008


Contra el sol y contra la playa, cultura que te crió

28 de Noviembre de 2008 - 20:23:56 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

El siempre asombroso consejero de Kultur, Turismo y Descanso murciano, Pedro Alberto Cruz Sánchez, piensa, y lo que es más chocante, dice, que la fórmula turística de sol y playa está agotada, con lo cual quiere optar por otra fórmula basada en eventos culturales y deporte (El deporte también se encuadraba antes en "descanso", aunque en la práctica es lo contrario) para que los turistas que no vienen a Murcia en efecto vengan. Yo pienso igual, sólo que al contrario, por usar la frase del difunto Umbral.
 
De hecho, antes de que lo hicieran consejero pensaba todo igual que Pedro Alberto Cruz Sánchez, y desde que lo han hecho consejero no logro estar de acuerdo en prácticamente nada. La fórmula de sol y playa no parece precisamente que esté agotada en ningún sitio del Mediterráneo. Todo lo más, colmatada. Pero por la propia inercia muchedúmbrica. Hay sitios donde no cabe absolutamente nadie más. No es el caso evidentemente de Murcia. Y no es el caso de Murcia porque, como bien sabe el consejero Pedro Alberto Cruz Sánchez, que es un joven muy inteligente, aquí no se agotado ninguna fórmula de sol y playa, entre otras cosas, porque nunca hemos tenido esa fórmula. Tenemos sol y tenemos playa, cada cosa por su lado. Lo que no tenemos es la fórmula turística que aúne ambos conceptos, como digo. Entre el sol y la playa se supone que debían de existir, desde hace decenios, infraestructuras turísticas modernas precisamente para poder tener turistas. No las hay en la mayor parte del litoral.  No se han aprovechado los años de bonanza económica para desarrollar el litoral, gracias a excesos burocráticos en ciertos departamentos de la Comunidad Autónoma (no en todos), unidos a otra serie de incidencias, entre las que no cabe desconocer la mala suerte y una serie de personas manifiestamente incompetentes en los puestos equivocados que, en lugar de facilitar, hacían "tapón". Mal puede agotarse una fórmula que no ha empezado siquiera. En Murcia. En el resto del mediterráneo español sí empezó. Y no se ha agotado. De hecho, aún se espera que nos dé de comer venturosamente muchos años a los españoles.
 
No termino de entender ese cierto desprecio de la cultura exquisita por el sol y por la playa, y por la sangría y por las moscas. ¿Por qué obligar a los pacíficos moribundos europeos que quieren un olvido junto al mar y bajo el sol que les ríe los huesos a tragar cultura, una elaboración humana, cuando precisamente lo que quieren es olvidarse de todo lo humano? El turismo cultural de masas (el de masas es el único que nos sirve para salir de pobres, aunque sean masas de alto nivel adquisitivo) siempre tendrá más sentido en Praga o en Londres que en Miami o en Murcia. Por no hablar del llamado piadosamente "turismo de interior", gracias al cual algunos "chanclas" han conocido nuestras bellezas subdesérticas a un precio que, desmitifiquemos, no es nada barato. Los socialistas, cuando mandaban en la región, también hablaban de estos turismos alternativos porque también despreciaban muchísimo el mayoritario sol y la playa, fórmula que hace quince años también estaba supuestamente obsoleta como lo estaban las autopistas (merced a aquella curiosa teoría sociata de que no hacía falta construir autopistas porque las grandes ciudades habían llegado a su crecimiento cero y no habría más automóviles). ¿Puede estar obsoleto o agotado nada menos que el sol porque lo diga un pálido archimandrita cultural? ¿Y la playa, que es el olvido que buscan todas las almas agotadas?

No hace falta que vuelva sobre los resultados de aquellas supersticiones sociatas. Y no quería volver, hasta que muchos años después las leo en boca de aquellos a los que he votado.

El "Pájaro Loco" metido en la camisa hawaiana

27 de Noviembre de 2008 - 17:28:48 - José Antonio Martínez-Abarca - 6 comentarios

Cierto día del año 83 o tal vez 84, estaba pasando ante mis ojos una pileta de elepés como un cartero sus cartas. Me detuve en uno y le dí la vuelta para ver la contraportada. "Si no te gusta el rock and roll, ¿qué haces mirando este disco, idiota?", me decía esa contraportada. O algo así. No me sentí aludido. No se refería a alguien como yo. El disco se llamaba "El ritmo del garage", de Loquillo y los Trogloditas. Ya los conocía desde un par de años antes, cuando yo era casi una larva de hombre y un amigo me prestó (hasta día de hoy) el primer larga duración, con espantosa cubierta, de aquel contemporáneo que aparecía en entrevistas de televisión, recién venido de la "mili", con Woody Woodpecker, el pájaro carpintero de los dibujos, el Pájaro Loco, "Loquillo" para la traducción mexicana, metido en el bolsillo izquierdo de una camisa hawaiana, y otro tipo con perfil parecido al de James Dean con camiseta de gondolero que todos decían que era un cerebrín componiendo canciones.
 
He leído en "Libertad Digital" que esta noche tiene Federico, en su programa, a las dos principales cabezas del, en mi opinión, mejor grupo de música popular que ha dado Cataluña. Me retrotraen a un tiempo donde la tecnología, recién nacida, aún parecía amistosa, las chicas sudaban bajo faldas de plexiglás, el aire del mundo estaba menos usado, los malos, comparados con los de ahora, me creo que eran más ingenuos, el sol era más joven y nosotros éramos de goma. ¿No había una película de Truffaut llamada "la piel dura", sobre el tener pocos años? Aquel disco me ayudó a crecer, mientras también lo hacían sus propios autores. Como en el cuento del dinosaurio, me gustaría despertar un día y que un disco como aquel siguiera llamando idiota a quien no eligiera la opción de vida correcta. Gracias, "rockers". 

Dos diputados del PP como viudas de sí mismos

26 de Noviembre de 2008 - 20:33:33 - José Antonio Martínez-Abarca - 0 comentarios

Hace unos días los regantes de Murcia les impusieron su medalla de oro a los diputados murcianos que votaron en contra de las directrices de su grupo parlamentario. Fue, como saben, en la aceptación a trámite de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha. Pero podría haber sido por cualquier otra cosa. Si asombroso fue que el que dos diputados opinen distinto que todos los demás, y no hay pocos, sea noticia en España, más pasmoso aún es que la medalla de oro que una organización ciudadana les concede después sea interpretada como una especie de "cruz de hierro con hojas de roble", una medalla al valor en combate, casi al arrojo temerario y suicida, o sin casi. Pero es que la sociedad lo percibe así. ¿Y por qué la sociedad lo percibe así? Es lamentable decirlo: porque en realidad es así.
 
Los cuellos de Alberto Garre y de Arsenio Pacheco, que así se llaman los dos dignísimos diputados PP, valen mucho menos para los Moragas y compañía desde que se posicionaron en contra de lo que les ordenaba el muñidor o conseguidor Esteban González Pons (sí, les ordenaba, no les aconsejaba: "no me hagáis esto, que vosotros quedáis de puta madre en Murcia, pero a mí aquí me dejáis con el culo al aire", decía el valenciano, con fina prosopopeya). El presidente murciano Valcárcel, que es un guasón y a quien todo esto en realidad le divierte porque no le preocupa lo más mínimo, aunque delante de Rajoy o de Soraya ponga cara grave, saluda a Pacheco con un "qué hay, rebelde", pero los dos diputados no se han hecho precisamente amigos en la cúpula popular, síntoma de que, contra lo que algunos han dicho, no había nada pactado. Lo triste es que un representante de la voluntad popular cumpla estrictamente con esa voluntad popular en las Cortes (rechazando un texto contrario a la Constitución y a los intereses vitales de la Región de Murcia) y todos nos llamemos a maravilla. Ooooooh. Y, dentro del orgullo que llevaron a gala los dos diputados, también no deja de ser tristísimo que los homenajeen y condecoren en su región por una heroicidad que debería ser la práctica común de todos los representantes populares, con listas abiertas o con listas cerradas o a medio entornar.
 
Les condecoraron como si fuera un convite a título póstumo, como si impusieran la medalla de oro a las viudas de sí mismos, porque a Pacheco y a Garre, desde que pasó lo suyo, se les ha puesto un perfil de moneda que asusta. ¡Si casi ya les veo como un brillo alabastrino en la frente y parecen "estautas", que se dice en Murcia!

Performar la sodomía... con dinero público

24 de Noviembre de 2008 - 11:11:40 - Pablo Molina - 19 comentarios

El CENDEAC ("Centro de documentación y estudios avanzados de arte contemporáneo"... ahí queda eso), institución pública creada por la Comunidad Autónoma de Murcia, organiza desde mañana y hasta el jueves el seminario "Suplicando en la sangre. Performar la sodomía, la glosalalia y la pulsión de muerte", dirigido por el Artista Ron Athey.

Los votantes murcianos del PP llevaban largos años esperando que el buque insignia de la cultura oficial, pagada por todos los contribuyentes, realizara un curso de estas características para aprehender la belleza de la sodomía y sus posibilidades artísticas. Es que pregunta usted sobre este seminario a un votante del PP y se deshace en elogios hacia la extraordinaria solvencia intelectual y política del consejero murciano de kultur (Abarca dixit), D. Pedro Alberto Cruz, que una vez más ha sabido dar respuesta a las más íntimas aspiraciones de los que le pagan el sueldo y el coche oficial.

El programa del seminario es acojonante, pero yo me quedo con la parte en la que el Artista realiza "un acto sexual en vivo" (en realidad "homosexual"), aunque para que nadie se escandalice demasiado, el redactor del texto aclara entre paréntesis que esta parte concreta del seminario se llevará a cabo "sin intención pornográfica". Es decir, que en lugar de palabrotas y azotes en los gluteos, los actores probablemente se limitarán a dirigirse mutuamente frases románticas.

Ron Athey fue duramente criticado en Inglaterra por la fea costumbre de desviar fondos públicos para sus campañas de activismo homosexual, con lo que suponemos que el grifo británico de la subvención habrá visto reducido su caudal en los últimos tiempos. Pero para eso estamos los contribuyentes murcianos, siempre dispuestos a financiar a los grandes artistas que se dejan caer por nuestras tierras a chorrearnos con la excelencia de su arte. ¿Cuanto le vamos a pagar al sodo-performer? No se sabe porque el dato no aparece en la información del programa, pero estos tíos suelen sodomizar el bolsillo ajeno con gran eficacia, así que posiblemente nos cueste una pasta.

En fin, si con esto la izquierda radikal, subsección kultureta, le perdona la vida al consejero Cruz por haber censurado a Leo Bassi (otro sodomizador presupuestario), el esfuerzo habrá merecido la pena.

Por cierto, la asistencia al seminario cuesta tan sólo 30 euros. Mañana les quiero ver a todos allí.

Quemar libros, otro hobby progresista de honda raigambre.

21 de Noviembre de 2008 - 12:00:34 - Pablo Molina - 10 comentarios

Cristina Almeida tiene una biografía politica abigarrada. Si alguien le pregunta a Julio Anguita por ella y López Garrido, conocerá de primera mano las operaciones en las que ambos se involucraron para llevar a cabo la evolución natural de los izquierdistas modernos, de la utopía a la ubre presupuestaria sin reparar en gastos o traiciones. Tengo un amigo que asistió cierta vez a una conferencia de Anguita en Córdoba. En el turno de intervenciones del público alguien le preguntó por los interfectos y aquello fue como el Rosario de la Aurora, una cosa nada apropiada para la salud cardiaca del exlider comunista.
Ahora le ha dado a esta señora por quemar libros, que es por otro lado una costumbre muy de izquierdas, como ha demostrado suficientemente Pío Moa en sus obras sobre el progresismo cultural de la II Republica o los historiadores del nazismo, ideología también de izquierdas aunque haya pasado a la posteridad identificada con otros patrones distintos.
Cualquier persona intelectualmente sana se limita a no comprar ni leer los libros que no le gustan. El sectario, por el contrario, ni siquiera puede tolerar que existan otras publicaciones que las patrocinadas por sus gurús. Si por Almeida y el resto de ungidos totalitarios fuera, sólo se publicarían en español las obras completas de Sara Mago y la colección de discursos de Fidel.
Precisamente por eso debemos comprar más libros de autores independientes, porque no sé si ustedes lo sabrán, pero la derecha sociológica lee muy poco. La izquierda menos, por supuesto, pero a cambio tiene a su favor una miríada de instituciones de todo tipo que compran tiradas enteras para camuflar esas subvenciones puras y duras como "inversión cultural". La derecha es más decente, y las cifras de ventas de autores liberales y conservadores responden exactamente al número de ejemplares comprados por clientes particulares.
Hagamos un esfuerzo de cara a las navidades. Y si con la crisis tienen algún reparo, piensen que cada vez que compran un libro nuestro a Cristina le entra un cabreo de narices. Animo.

¿Nuclear? Claro, para ya, para hoy, para ayer

19 de Noviembre de 2008 - 20:49:20 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

El hombre que según las encuestas es el más poderoso de la Región de Murcia, el presidente ejecutivo de Cajamurcia, Carlos Egea (recordemos: una de las pocas cajas que se salva de la inquietante situación crediticia provocada por la caída del mercado inmobiliario, que tiene mucho que ver con la capacidad de este hombre de adelantarse a los movimientos macroeconómicos) me lo decía hace unas fechas: "estoy totalmente a favor de la energía nuclear. Creo que el energético es el problema más grave que tenemos en España. ¿Que es antipopular hablar de energía nuclear? Pues que en las centrales ya existentes pongan el doble de producción, porque ahí el coste popular ya está pagado. Además, el riesgo nuclear es menor que el que ya estamos corriendo por ejemplo en el valle de Escombreras, donde se juntan refinerías de petróleo y centrales gasísticas. Es urgente una solución nuclear para España para no depender de otros países y abaratar el coste de la energía".
 
Me he recordado de estas palabras al leer que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, es también partidario de la energía nuclear. Como cualquiera que tenga noción somera del sentido común y los dos pies más o menos próximos a la tierra. ¿Nuclear? Sí, gracias. Lo antes posible, gracias. Ya llegamos tarde mientras escribimos estas líneas, gracias. No hay ninguna razón ni técnica ni social, sólo política, o politiquera de la peor especie, para que en el citado Valle de Escombreras no haya una estratégica central nuclear. Por poner un sitio que, además de las actividades portuarias, no tiene otra utilidad que el de ser una especie de polígono energético.
 
Murcia es una región escasamente poblada en la mayor parte de su territorio, y si admite cárceles nuevas como la que se está construyendo en Campos del Río, que también son antipopulares y sin embargo se hacen porque hay que hacerlas, no veo por qué no podría admitir centrales nucleares cuando el sí o sí es más perentorio aún. Los políticos tienden a veces a amplificar artificialmente el rechazo popular. A una familia con una pancarta que se sienta en medio de una autovía la llaman "contestación social", y el PP, al menos el que suele dictar la línea mayoritaria, ya sabemos que no está sobrado de presencia de ánimo. En cualquier caso, en Europa se sabe ya que esta contestación social a lo nuclear es menor, alternativa, digamos, y su efecto en los votos es muy relativo. No afectaría de manera perceptible a las segundas residencias de los turistas hiperbóreos en la región, ni al tráfico de golfistas, que ya están acostumbrados en sus países a convivir normalmente con la producción de energías limpias y silenciosas. Igual que alguien ha convencido a Rodríguez Zapatero, o hace como que se ha convencido, de la necesidad de trasvases en España, a ver si Sebastián le imparte dos tardes al presidente del Gobierno sobre la realidad de la situación energética. Nuclear, ya.

José Blanco, exégeta del G-20: "Más estado y menos mercado"

17 de Noviembre de 2008 - 13:07:39 - Pablo Molina - 3 comentarios

Si hacemos caso a José Blanco, principal exégeta de los acuerdos mundiales para reflotar la economía, los países asistentes a la cumbre financiera han hecho suyas las recetas de Jesús Caldera presentadas por ZP en la reunión. Teníamos infravalorado a Caldera, especialmente desde aquella fazaña del typex para adaptar algunos documentos oficiales  a la realidad progresista, pero lo cierto, insisto, según Blanco, es que al tío no se le escapa nada en materia económica. Es una persona de esas de las que el ruralicio afirma que ve crecer la hierba.
Más estado y menos mercado, es el mantra con que Caldera, Zapatero y Blanco van a solucionar la crisis mundial. No pregunten cuál es el desarrollo teórico de ese conceto porque no lo hay. El progresismo no necesita complicadas elaboraciones teóricas para explicar qué es lo que hay que hacer ante un problema. Lo suyo es elaborar un mantra, a poder ser formado por pocas palabras (los dirigentes de izquierda conocen la capacidad retentiva de sus votantes, que no excede la suya propia), y el problema está solucionado.
¿Que hay hambre en el mundo? Pues va ZP y dice en la cumbre "Hay que ser más exigentes en la solución del problema del hambre mundial", y los somalíes salen inmediatamente a las calles a celebrarlo por todo lo alto.
En lo de "más estado y menos mercado" hay que reconocer a los socialistas una cierta coherencia doctrinal. En efecto, cuando se produce una crisis precisamente porque el estado interviene la economía y consume recursos desaforadamente, la solución del gobernante de izquierdas es seguir por ese camino pero con más ahínco.
Si escuchan ustedes a los políticos sociatas hablar sobre el paro verán inmediatamente que la forma de tranquilizar a los cientos de miles de parados que van trimestralmente a las listas del desempleo no es prometerles que el gobierno va a rebajar el gasto público o bajar los impuestos a las empresas para que creen nuevos puestos de trabajo. No. El mantra sociata para estos casos es que el gobierno está haciendo un gran esfuerzo para garantizar el subsidio a todos los que pierden su empleo. Y los parados, especialmente si han votado a ZP, se supone que lo celebran con sus familias. Los presupuestos generales para 2009 son precisamente eso: más estado y menos mercado. No extraña que los técnicos del Banco de España calculen que vamos a tener crisis hasta el 2011 tirando por lo bajo.
Pero ya que estamos con mantras, les cedo gustosamente a Blanco, Caldera, Aído y Pajín este otro que hizo pupular Milikito, cuando todavía no se había hecho de extrema izquierda: "menos samba e mais trabalhar". No lo pondrán en práctica. Como si lo estuviera viendo.

Petardada cultureta en la Vega Media

16 de Noviembre de 2008 - 19:58:22 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

Sólo una vez he tenido el gusto de comer con el ex alcalde del pequeño campamento (me niego a llamarlo "pueblo") de Ceutí, en Murcia, población llena de gente respetable pero completamente olvidada por las autoridades excepto cuando de sacar panza se trata. Manuel Hurtado, ése es el nombre del ex alcalde, responsable de un desaguisado cultureta, y por tanto económico, en su campamento de proporciones épicas. Durante aquella comida, celebrada en un pretencioso restaurante de un hotel de la cadena NH, me estuve preguntando insistentemente una sola cosa:  si el tal Hurtado no era capaz de masticar con la boca cerrada, ¿qué tipo de criterio cultural estaría aplicando en su campamento o le estarían aplicando sus pretendidos expertos en la cosa?
 
Durante al menos los dos o tres últimos mandatos del señor Hurtado como burgomaestre, Ceutí ha tirado a dos manos y a dos pies, o a cuatro patas, con pólvora de origen desconocido, pero que evidentemente no salía de los estrictos impuestos de los (escasos) parroquianos censados. Entre el endeudamiento irresponsable, el manirrotismo, la munificiencia vagamente paleta, las ayudas también irresponsables y "politically correct" de la Comunidad Autónoma y los amigos socialistas del aparato cultural del Estado, ésos convencidos de que "el dinero público no es de nadie", han llevado a la actual situación. Ceutí se vende por no poder atenderlo. El Ayuntamiento está en las últimas, y ésa es la situación que ha heredado el PP. Si ha saltado a las páginas de la prensa salmón que Islandia está cerca de ser un Estado fallido, porque trescientos mil y pico tipos y tipas como población total que viven donde Cristo dio las tres voces (y dedicados supuestamente a tareas de alto rendimiento metidos en casas con calefacción por agua volcánica gratis) no pueden mantener la economía de un país en cuando ha venido la crisis, menos se va a poder mantener Ceutí de una fantasmagoría como su arbitrario "hecho diferencial cultural". Con la colaboración necesaria de la prensa cultural periférica, las autoridades socialistas del campamento se entregaron a arramplar con todos los fondos que les pusieron por delante para pagar a una élite de artistas "de la ceja" (del bigote, más bien, que es lo que luce el ahora ex alcalde) que supuestamente les donaban obras de arte al pueblo a un precio mucho menor del que valían... según la estimación de la propia élite de artistas.
 
Por Ceutí ha aportado prácticamente todos los que ustedes están pensando, incluído el cantautor "chuntero" Labordeta. Y todos han dejado alguna gloriosa deposición allí. Deposiciones culturales que no han hecho que los habitantes salgan de un subdesarrollo que es evidente cuando uno pasea por sus, digamos, calles, tanto más hiriente cuanto que el campamento de Ceutí está a tiro de piedra de la capital de la Región.  La fantasmagoría de una Ceutí donde escupías y crecía una obra de arte de las caras a cargo de lo más exquisito de la petardez universal se ha revelado una tomadura de pelo para los ciudadanos, pero, ah, demasiado tarde. La ruinosa catetada ya está hecha. Si no llega a ser por los cientos de kilómetros de papel prensa (regional) que han cantado durante lustros las excelencias de todo cuanto acontecía en el campamento de los milagros (milagro era, o parecía, que hubiese para pagar lujos nuevorricos cuando practicamente el ayuntamiento no sacaba ni para comer), esa estafa no hubiese sido posible. Los periodistas culturales no son inocentes, sino parte solidaria y principal del "affaire". Alguna vez habrá que exigirles que pidan perdón por su soberbia. 

Cuando Localia veas afeitar, pon Canal + a remojar

13 de Noviembre de 2008 - 22:28:07 - Pablo Molina - 11 comentarios

Españoles, Localia ha muerto. La penúltima aventura del otrora todopoderoso Grupo Prisa, acaba de fallecer víctima de la libertad de mercado. En la nota de prensa evacuada por PRISA se señalan como las causas del deceso ""La saturación de licencias de TDT y el desordenado desarrollo del sector, que imposibilitan la viabilidad del proyecto, la crisis económica y la caída de la inversión publicitaria, sin perspectivas de recuperación a corto y medio plazo".
La crisis económica afecta a todos los operadores, así que no parece ser ese el principal motivo del cierre de la cadena de emisoras locales. Lo sustantivo es lo que cuentan en primer lugar, es decir, la proliferación de licencias de TDT y el, atención, "desordenado desarrolo del sector". Por supuesto, tienen razón una vez más.
Con Felipe en el poder todo se hacía mucho más ordenadamente. Una licencia para el tito Polanco, para que la explote cobrando a los telespectadores y cuando el negocio se sature le permitimos que emita en abierto con publicidad institucional a espuertas por parte de todos los ministerios, y a los demás que les vayan dando. Pues fíjense, que hasta en esa situación de monopolio de facto, con productos televisivos adquiridos en exclusiva y con todas las ayudas inimaginables del gobierno y ni aún así han conseguido sus gestores hacier viable a Sogecable, que arrastra sus tristes balances anuales por la CNMV gracias a los prodigios de la ingeniería contable (¿Se acuerdan de las fianzas de los decodificadores que PRISA utilizaba como ingresos y que le costó la carrera a Liaño? Pues eso).
Desde este blog lamentamos muy sinceramente la desaparición de Localia, pues cumplía una función social de primer orden. Allí trabajaban los dinosaurios del progresismo a los que ya no aguantaban ni en su casa. ¡Si hasta Gurruchaga llegó a tener un programa propio!
Localia desaparece y, suponemos, sus varios cientos de trabajadores se manifestarán inmediatamente en la sede de PRISA con los liberatas en primera fila. Posiblemente en unos días tengan compañía, pues cuentan que acabado el plazo para presentar ofertas por Canal + ni Dios parece haber presentado una plica. Con el Gran Patrón en vida, estas cosas no pasaban. El PSOE no se hubiera atrevido a tanto. Y el PP ni les cuento.

Vuelve la ensoñación agraria, y ahora con razón

12 de Noviembre de 2008 - 21:20:10 - José Antonio Martínez-Abarca - 0 comentarios

De todas las cosas que han hecho daño a Murcia como región y a los murcianos en particular yo me creo que la mayor fue aquella creación aparentemente inocente de "la huerta de Europa". Muchos murcianos interiorizaron y se creyeron, hasta el punto de hacerlo pasar a la masa de la sangre, lo que no dejaba de ser un lema publicitario. Y los murcianos se despertaron de la siesta decenios después, por el ruido que hizo el desmantelamiento de todo el sector conservero en la Región, inviable en los tiempos de libre mercado que se avecinaban, antiguo en su concepción, anticuado en la formación de sus empresarios y excesivamente caro en sus costes.
 
Con lo de ser "la huerta de Europa" los ciudadanos de Murcia ya tenían para ir tirando sin necesidad de asomarse fuera del vergel, por fuera de las bardas de la Cresta del Gallo ("más cavar y menos viajar", podría haber sido un lema franquisto/sindico/educativo digno de algún falangistón quelonio para la quietista Murcia de casi toda época). Y las autoridades, con eso, ya tenían también para seguir inaugurando ferias de la alimentación y festivales de coros y danzas del mediterráneo, sin auténticas inversiones (tuvimos que esperar para una inversión de verdad a que agonizara y finalmente muriera el Régimen, con el acueducto Tajo-Segura), mientras Murcia-qué-hermosa-eres no salía de la ensoñación zarzuelera. Pero la crisis de ahora hace extraños compañeros de cama, y cuando trasanteayer nos acostamos contentos por habernos despedido del sector primario para la Región, llamados a ser destino de lujo para turistas pudientes con segunda residencia en el sector terciario, resulta que nos despertamos esta mañana de nuevo con la agricultura como compañera inefable, dispuesta a seguir dando de comer a la región. Y esta vez es verdad, con lo que nos tenemos que tragar nuestros tiquismiquis urbanitas y nuestras mundologías con patatas. La actual crisis más crediticia que inmobiliaria ha paralizado prácticamente la estructura económica de la Región, la ha dejado huérfana de modelo de desarrollo, ha dejado a la mayoría de las empresas "sonadas", sobre todo las que más parecían crecer, y a los políticos mirando al cielo a ver si llueve. Porque volvemos al modelo agropecuario y hortofrutícola de la Región de Murcia, mientras todavía quede cuello para no asfixiarnos con la competencia de países más baratos.
 
De momento la superespecialización de algunos cultivos murcianos ajenos al modelo francés de subvención/extorsión agraria está permitiendo que el enfermo esté pocho, pero todavía no se tema por su vida. El viejo aunque renovado modelo agrario sirve para que Murcia sobreviva unos pocos añitos, mientras no se pueda volver a vivir de otros modelos que estaban en marcha, porque esto es como aquellos a los que se le pregunta "¿cómo te encuentras?", y responden "mejorcico, mejorcico", hasta que de mejoría se mueren. Murcia con una agricultura tecnificada estará mejorcica, mejorcica, pero hay que dedicarse a otra cosa en cuanto sea financieramente posible.

Víctimas del humanitarismo

9 de Noviembre de 2008 - 23:19:46 - Pablo Molina - 6 comentarios

Los más de setecientos soldados españoles enviados a Afganistan, al parecer, no hacen otra cosa que ayudar a la reconstrucción del país y otras tareas humanitarias. Lo dice Chacón, lo dice Zapatero e insiste en ello la locutora de La Secta en el informativo nocturno del domingo (que no suelo perderme para no hacerle un feo a la excelente periodista deportiva Sara Carbonero. Pero sólo porque dice muy bien los resultados).

Lo cierto es que Afganistán es un país en guerra, en el que opera una fuerza integrista que en nada desmerece en cuanto a tamaño y potencia de fuego a la que comete atentados en Irak. Los talibanes quieren volver al poder y los soldados de la ISAF, el mando conjunto de los aliados, están allí para impedirlo. Zapatero, que alcanzó el poder excitando el odio irracional de la izquierda contra el PP a cuenta de un pseudopacifismo que nadie con dos dedos de frente puede admitir, es prisionero de su pasado. Si llamó "asesinos" a los políticos del PP, si envió (por sí o por "emisora" interpuesta) cientos de votantes a las sedes del PP el 14 de marzo del 2004 para ejecutar un golpe de estado difuso que culminó con éxito, si despreció a la nación norteamericana de la forma más infantiloide y ridícula, si retiró las tropas de Irak para eterno desdoro de nuestras fuerzas armadas (mientras ejecutaban la orden del ministro Bono de salir pitando de Irak, los americanos e ingleses les hacían el pasillo imitando el cacareo de las gallinas. Gracias ZP), si continúa diciendo que el principal problema del mundo es el cambio climático y que con los talibanes lo que hay que hacer es una alianza de civilizaciones, se ahora no puede llamar a las cosas por su nombre ni admitir ni un cinco por ciento de la realidad.

Por eso tenemos que soportar el esperpento de tener a cientos de soldados combatiendo contra terroristas, mientras los medios adictos al gobierno insisten en que lo de Afganistán es una misión de paz.

Por eso Zapatero no autoriza a nuestros soldados a realizar vuelos de ataque para acabar con las plantaciones de opio con que se financian los talibanes, a pesar de que las autoridades afganas se lo suplican día sí y día también.

Por eso los mandos militares de otras naciones (somos el noveno país en cuanto al número de soldados destinados a la zona) no salen de su asombro al contemplar esa esquizofrenia del gobierno español, mientras compadecen a sus colegas españoles.

Por eso Zapatero y su ministra insisten a los oficiales españoles en Afganistán en que "no se metan en líos" y que adopten un perfil bajo (es decir, que huyan en cuanto empiecen los pepinazos) a despecho del legítimo orgullo de todo militar, dispuesto siempre a cumplir con su deber y dejar el pabellón español en lo más alto del mástil, sobre todo cuando comparte trinchera con soldados de otros países.

Por eso a los dos soldados españoles caídos en Afganistán, dos héroes, y a sus familias se les va a privar del reconocimiento que toda nación expresa espontáneamente hacia los que mueren defendiendo su bandera en una guerra. Ninguna de esas tres palabras oirán ustedes en la boca de Zapatero o de Chacón: Nación, bandera y guerra. No. El cabo y el brigada estaban allí en misión de paz realizando tareas humanitarias... ergo, todo ha sido un accidente. Un desgraciado accidente. Nada que no pueda solucionar una buena alianza de civilizaciones.

Lo progresista es no viajar, no sea que llueva o haga sol

7 de Noviembre de 2008 - 19:29:51 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

El cambio climático llega también a las agencias de viaje. Ojeo una gruesa revista de "destinos lejanos" (África, Asia, Oceanía) que me dan en "El Corte inglés", con el objetivo precisamente de ir a uno de esos sitios si los milenaristas de Al Gore me lo permiten. Sobre cada país, en la revista dan ese tipo de información sucinta pero tan amena que nos encantaba repasar antes, de críos: "Idioma. El cucuruní es oficial en toda la isla. Moneda. El perrín mangostaní es la moneda de uso corriente, aunque también se acepta el trueque. Clima... ¿Clima? Viene un asterisco, que conduce al pie de la página. Pie de la página: "El clima puede sufrir variaciones. Esta agencia no se responsabiliza de posibles cambios en la temperatura debidos al general cambio climático que se está experimentando en todo el mundo".
 
Estoy que no micciono, desde que lo le leído. Acollona. En los pasaportes de cuando Franco, te venía aquella advertencia con sabor a plomo: "países: todos los del mundo, excepto Albania". Uno se imaginaba Albania como una especie de agujero negro en pleno planeta Tierra cuyo vórtice te succionaba con fuerza irrefragable si hacías travesuras y no hacías caso de las recomendaciones de tu Ministerio de Interior (o de Gobernación, o como se llamara aquello entonces).  Y, de hecho, en efecto Albania resultó que era algo muy parecido a esa idea fantástica. Ahora las agencias de viaje te ponen, o por lo menos te sugieren: "países, todos los del mundo, pero sólo bajo su propio riesgo, ya que el cambio climático produce desastres en la temperatura sin cuento que luego no se pueden venir a reclamar a esta agencia se ponga usted como se ponga". El diablo está en los detalles. ¡La letra pequeña! ¡Y, peor que eso, el asterisco! ¿Qué nos quieren dar a entender los amenazantes mayoristas turísticos con eso de que el clima ya no es lo que era y donde te ponen que te lleves guayabera puede ser que necesites abrigo y do lluvia, sequía, y do brisa, huracán? A mí me sigue pareciendo que hace más o menos el mismo clima que siempre, sin necesidad de alarmar al personal innecesariamente. Estuve en Thailandia hace unos pocos meses, en la estación monzónica. Y, como es natural, llovió un poquito, aunque a los supersticiosos les parezca una señal divina, pero laica, de que el fin del mundo está cerca. Bastante mas peligroso me parece para los que viajan a Thailandia los frecuentes golpes de Estado, porque la verdad es que allí no llovió de ninguna forma que yo no haya visto muchas veces triplicada en Murcia. Pero en lo de los golpes de Estado no te ponen ningún asterisco que te envíe al pie de la página para enterarte de cosas supuestas que te quiten las ganas de viajar.
 
Si los folletos turísticos ya no son descriptivos de hechos y países concretos, sino algo muy parecido a las estampitas para soflamar la fe que reparten a las puertas de las iglesias los primeros viernes de mes (como digo, la Iglesia Laica de las Santas Supersticiones del Penúltimo Día), es que además del la conseja de viejas del cambio climático están regresando las idea progresistas de que la Tierra es plana y el fin del mundo esté un poco más para allá de La Coruña.

De Franco a Obama, pasando por Aznar

3 de Noviembre de 2008 - 19:33:08 - Pablo Molina - 7 comentarios

De traca. Lo del Partido Popular, quiero decir lo de sus dirigentes, es para poner sillas que diría un catalán. Su fervor por el candidato demócrata a las elecciones presidenciales norteamericanas sería creíble si mostraran la misma devoción aquí por Otegui, que es el político más parecido a Barak Hussein, al contrario de lo que expele la izquierda moderada (el PSOE) y la radical (los dirigentes del PP cuando opinan de política internacional), que pretenden compararlo con Zapatero.

Obama es un señor criado a los pechos de insignes terroristas de extrema izquierda, con Bill Ayers a la cabeza, que hasta anteayer eran sus mentores intelectuales. Su señora madre, la de Hussein, se movió siempre en los círculos de la radicalidad más extrema, más o menos como las Nekanes de Herri Batasuna que vemos periódicamente en los telediarios. Arístegui se asusta cuando ve a Sarah Palin, seguramente porque la considera una peligrosa integrista evangélica. Sin embargo, el reverendo Wright, director espiritual de Hussein y Michelle, que al lado de la gobernadora de Alaska es Torquemada redivivo, debe producirle un gran sosiego por sus sermones en los que llama a sus fieles a la lucha interracial y al odio a su país, en medio de alaridos y maldiciones bíblicas.

Pero da igual. Supongamos por un momento que Obama es el trasunto tostado de Zapatero en Illinois. Si los dirigentes del PP ("Pons" un tonto en tu vida, Fraga o Arístegui ) quieren ser coherentes, también deberían apoyar a Zapatero en España en lugar de a Rajoy. No porque el gallego tenga muchas similitudes con Mc Cain, sino porque en lo tocante a la palabrería absurda, el radicalismo infantiloide y el, llamémosle pensamiento utópico, Zapatero le lleva varias cabezas de ventaja.
El franquismo, del que procede directamente el fundador del PP y algunos de sus dirigentes, se sublimó en el Aznarismo cuando, por fin, ganaron las elecciones y en la siguiente cita revalidaron la victoria con una merecida mayoría absoluta. Ahora, en tiempos de desgracia y de un brutal desnortamiento, resulta que todos son de Obama, como en izquierda unida.

Y Sarah Palin les da miedo, que ya hay que ser ceporro. A mí ellos me dan risa. Y un poquito de vergüenza, la verdad.

¡Drill, baby, Drill!

"Pons" un grosero en tu vida

2 de Noviembre de 2008 - 20:35:33 - José Antonio Martínez-Abarca - 5 comentarios

     No acabo de entender por qué el "consigliere" parlamentario del actual PP, Esteban González Pons, se creyó en la obligación de informarnos a los españoles sobre la edad de la Reina de España: "setenta años". "Y católica", aseguró, por si poco fuera. Le faltó añadir una onomatopeya: "¡puf!" Informó este político con empaque de hombre del tiempo de la tele de la edad se supone que provecta de setenta años para, como opinión particular de Pons, no como miembro del PP, como Esteban, no como miembro del equipo de Rajoy (estoy-encantado-con-mi-elección-veo-que-no-me-equivoqué), como González, no como hombre del tiempo del partido de la muy, pero que muy, Leal Oposición, atacar a la Reina por sus pareceres correspondientes a una generación ya periclitada, amortizada, por la nueva gente guapa como él.
 
     Vería más equilibrado, por honrado, que Pons hubiese contrapuesto la improcedente edad de la Reina (que ya está, se supone, en esa edad en que decir la edad de una mujer, sobre todo para criticarla, no es de mal gusto, al menos para machistas provincianos como Pons, porque ya es demasiado mayor hasta para tener "pretendientes", y por tanto está fuera del "mercado de la carne") a la suya propia, informándonos sobre el particular. Por tomar el nombre de aquella crema facial de los años ochenta, haciendo "compensating de Pons". Por ejemplo, enunciándolo así, como hace en su página "www.estebangonzalezpons.es/conoceme": "hola, soy Pons, del PP, tengo 44 añitos de nada" (aunque para tener sólo dos años más que este bloguero que escribe parece mi padre, N. del A.) "y debo avisarles muy seriamente, como señor particular, de que la Reina de España tiene opiniones ciudadanas de segunda categoría, o al menos no tan valorables como las mías, porque tiene ya setenta años y además es católica, a juzgar porque se casó por ese rito habiendo sido ortodoxa hasta entonces". ¿Ve qué facil, señor Pons, hubiese sido no tratar de marear a los españoles? Las ancianitas creyentes ya se sabe, que de vez en cuando hablan como si fueran contemporáneas, pero como quien oye a los niños.  Ha querido expresar el político serio que en su página "web" sale sacando la lengua a la cámara...
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899