Crónicas Murcianas

Septiembre 2008


Alter-arte o "Rebelión en el pesebre murciano"

30 de Septiembre de 2008 - 00:59:17 - Pablo Molina - 2 comentarios

El día en que el Consejero de Cultura murciano decidió suspender la performance de Leo Bassi (el nuevo Shakespeare) en el marco incomparable del certamen "Alter-arte", no sabía lo que se le iba a venir encima. Un montón de artistas alternativos, performers de lo bizarro y genios de lo incomprensible, se han solidarizado con el chespirito de los Apeninos y han decidido que, este año, los murcianos nos vamos a ver privados de contemplar sus aportaciones a la historia de la cultura occidental. Tras conocerse la decisión de todos estos "creadores", las farmacias de la ciudad se han quedado sin existencias de ansiolíticos.

Tenemos pues a un consejero fascinado por el mundo progre-cultureta, al que riega con abundantes subvenciones procedentes del bolsillo de todos los murcianos para desmarcarse del facherío propio de su partido y a unos "sobrecogedores" acostumbrados a pasar por la ventanilla pública a "recoger lo mío", en franca disputa en torno a la figura virginal de Leo Bassi, un señor que cuando salía en cierto programa nocturno de exquisito progresismo, una vez montó en un triciclo con ventilador y se puso a esparcir heces por el plató, en consonancia con el nivel intelectual del espacio que lo acogía. Es la ingratitud típica del artista, que no conoce servidumbres y no tiene reparo en morder la mano que le da de comer, y también la arrogancia del político, del político centrorreformista, me refiero, que tal vez creyó que blasonando de pluralismo (el pluralismo, para los centristas, es tener a los creadores de izquierdas ahítos de subvenciones, mientras a los demás no les dejan ni las sobras porque no suelen protestar y, encima, son fachas) había comprado el salvaconducto para que sus enemigos políticos le perdonaran la vida y alguna que otra fechoría como la que ha perpetrado.

Dicen que el famoso consejero está últimamente algo alicaído. Que se le nota en el rictus de su cara un poso de sufrimiento por estar en el "candelabro", aunque tal vez lo que más desazone a Su Excelencia sea que sus amigos de extrema izquierda están a punto de retirarle el saludo por su supuesta censura a Leo Bassi.

Por cierto, uno de los kolectivos firmantes es el pintoresco "Murcia no se vende", grupúsculo marxista que ha decidido que aquí no se puede crear un negocio o construir un edificio sin su permiso, en tanto que representante del pueblo y defensor de la libertad, la democracia y el medio ambiente. Hasta la cabra que utilizan como logotipo está cabreada, nunca mejor dicho. Yo de este responsable autonómico de cultura tampoco podría dormir por las noches. Qué cruz, Pedro Alberto, macho.

La salida de la crisis, en tres lecciones de Rajoy para Rodríguez

28 de Septiembre de 2008 - 19:46:25 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

Si yo fuera Rajoy, que aclaro que no lo soy para que no haya malos entendidos, me ofrecería en efecto para ayudar al presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero y aportarle fórmulas para salir de la crisis. Las fórmulas están claras, pero conviene que Rajoy se las recuerde al presidente para alumbrarle el camino:

Uno. El ejemplo de Corea del Norte no tiene por qué ser trasladable automáticamente a un mercado como el español. Rajoy debe explicarle a Rodríguez los matices que diferencian ambos modelos productivos.

Dos. Quedarse otra vez sentado al paso de la bandera de los Estados Unidos sólo será de ayuda para un mejor entendimiento entre civilizaciones si es Obama quien gana las elecciones a la presidencia usanita, pero conviene no precipitarse y contemplar todas las posibilidades. Ya lo decía Murphy, el de la Ley del mismo nombre: "si algo puede ir mal, seguro que irá mal". O sea, que seguramente ganará ese tipo sin cuello que lleva el nombre de famosas patatas fritas congeladas, McCain.

Tres. Y no, regalar ollas exprés a las clases menos pudientes para cocinar la ausencia de comida, siguiendo la política cubana, tampoco revierte a corto plazo en el aumento del Producto Interior Bruto. Y sí, ya sabemos que Rajoy necesitará más de dos tardes para convencer a Rodríguez respecto a este punto, pero es fundamental que Mariano rebaje un tanto la euforia de Moncloa ante este hallazgo.

Una vez que Rajoy imparta esta lección magistral sobre Economía comparada al hombre que vino de Ummo, perdón, al hombre que vino de la ONU, el discurso del presidente será mucho más homologable con el de todas las demás naciones decadentes que viven sus últimos hálitos y sus postreres expectoraciones en el capitalismo que como todo el mundo sabe toca a su fin.

Verdulería "El Hemiciclo", le atiende Maleni

25 de Septiembre de 2008 - 09:35:23 - Pablo Molina - 14 comentarios

Doña Magdalena Álvarez, por mal apodo "Maleni", es la peor ministra de fomento que ha tenido este pobre país desde Leovigildo. Eso en lo que respecta a su desempeño profesional. En cuanto a sus dotes intelectuales, sorprende que una doctora en ciencias económicas y empresariales, inspectora de finanzas del estado por oposición y profesora universitaria de economía, demuestre la indigencia cultural que exhibe M.A. cada vez que abre la boca.

Una persona con su bagaje académico debería ser capaz de expresar una idea de forma inteligible, encadenando los argumentos a través de frases con el sujeto y el predicado en el lugar que la gramática ha designado como correcto.

Además, alguien con las responsabilidades de esta señora, tendría que mostrar una cierta educación, sobre todo en su trato con los adversarios políticos.

En su lugar, la peor ministra de fomento de nuestra Historia, se ha distinguido desde que Cháves la echó de su gobierno y aterrizó en Madrid por un uso chabacano del lenguaje y unas formas arrabaleras de contestar a los medios de comunicación (excepto a Sor Iñaki, para el que actuó de reportera sin cobrarle un euro), y no digamos cuando alguien del PP le pregunta en el parlamento por asuntos de su competencia.

La última exhibición de zafiedad de la ministra tuvo lugar ayer en el congreso ("Mequivocao, ¿pasa argo?"), cuando casi llegó a invitar al diputado murciano Andrés Ayala a arreglar sus diferencias en la calle, como los quinquis borrachos en las discotecas de los polígonos los sábados a las cinco de la mañana. O sea una cosa muy elegante.

Si al menos tuviera alguna idea de cómo debe funcionar un ministerio de la responsabilidad del de Fomento, podríamos perdonarle esas lagunas formativas, que en una señora de cincuenta y tantos años (a pesar de los estiramientos de piel) tienen ya mala solución. El problema es que es una inepta estructural, como lleva demostrando desde que llegó al gobierno Z. Por cierto, reparen en la diferencia entre el gobierno A(znar) y el de Z(apatero): Todo el abecedario de por medio, y es que hay gobernantes que parecen predestinados.

El responsable de asuntos de infraestructuras del PP, el murciano Andrés Ayala, estoy seguro de que se dejaría abofetear por la señora "Arvareh" con tal de que el gobierno adelantara un año la llegada del AVE a estas tierras levantinas. Pero como no va a ser así (Zapatero se dejaría bendecir por un cura antes de devolvernos un euro a los murcianos), mejor cuídese, amigo Ayala. Estas tiorras te dejan la cara como un Cristo y se quedan tan tranquilas. "¿Pasa argo?".

Bush "el rojo" le echa un cable a Zapatero

24 de Septiembre de 2008 - 00:08:49 - José Antonio Martínez-Abarca - 1 comentario

Por acompañar y corroborar lo que dice mi conbloguero Pablo Molina en su última anotación sobre los últimos días de George W. Bush como "pato cojo" al frente de los Estados Unidos de América, traigo aquí un perfil del presidente que publiqué este último domingo en el periódico "El faro" de Murcia.

A la vejez se nos ha hecho socialista

Su biografía, de la que Oliver Stona acaba de hacer una película llamada crípticamente "W", no daría ni para mantener el interés en un "spot" de televisión. Es natural del Estado más orgulloso y solitario de la Unión, que cuando se enfada con los Estados Unidos se independiza cada fin de semana frente a los señoritos de la costa Este. El símbolo nacional de Texas son sus toros "longhorns", porque supuestamente tienen las pelotas más grandes del mundo. Ya no bebe lo que dicen que bebía, pero en Texas tampoco hay mucho más que hacer. Así que, como se aburría en casa con sus hijas perfectas y el pastel de zanahoria enfriándose siempre en el alféizar le dio por lo mismo que todos aquellos que ya tienen dinero por casa y no se atreven a ponerles los cuernos a su esposa porque les riñe el reverendo: tener cuanto más poder, mejor. En el final de este segundo mandato, cuando ha echado mano al departamento del Tesoro para que miles
de altos ejecutivos no se le suiciden, se nos ha vuelto intervencionista, estatalista, keynesiano, providencialista y hasta yo me creo que socialista.

Quien crea que va a asistir aquí a otro formulario exorcismo antibushita de los que abundan en la prensa de todo el mundo (qué digo: en el mundo es improbable que se haga otra cosa que exorcizar al Gran Satán Bush), mejor que no siga leyendo. Bush no me parece mal por todo lo que han dicho, sino por lo que nunca van a decir. El director general de Protección Civil en la Región de Murcia, Luis Gestoso, me trajo de la campaña electoral norteamericana de hace ahora justo cuatro años abundante material propagandístico bushita, que me dí el gustazo de enseñar a las visitas en unos días en que los bienpensantes habían empeñado hasta las escrituras de la herencia del abuelo por el perdedor demócrata John Kerry. Ver el espectáculo de desolación de la prensa española al día siguiente del triunfo de Bush en las elecciones por la más apabullante mayoría de la historia americana era de esas cosas que ningún bien nacido puede perderse. Mereció la pena. El problema es que lo mejor del segundo mandato de George W. Bush fue precisamente eso, los disgustos que se llevaron casi todos por aquella victoria. Después, muchas cosas han salido al revés y Bush puede muy bien pasar a la historia como el Jimmy Carter de los republicanos. El fondo de barril, el "bottom of the barrel" a partir del cual sólo se puede ir hacia arriba.

Siempre me ha encantado la frase del, éste sí, gran presidente Ronald Reagan, actor no tan de tercera como nos quisieron convencer los que no han visto cine americano y una inteligencia privilegiada. "Recesión económica es cuando tu vecino se queda sin trabajo; depresión económica es cuando tú te quedas sin trabajo; recuperación económica es cuando Jimmy Carter se queda sin trabajo". Y la verdad es que el bueno de Carter no ha hecho otra cosa en su vida que contagiar el desánimo y la parálisis allá por donde ha pasado. A eso es a lo que deben llamar "hombre de paz". Bueno, pues, siguiendo la frase de san Ronald Reagan, después de haber celebrado mucho hace cuatro años que los norteamericanos siguieran sin hacer ni caso de lo que se dice de ellos en el resto del mundo, ahora tenemos que reconocer que es preciso que George W. Bush se quede sin trabajo con la mayor urgencia posible. Esa será la auténtica recuperación económica mundial, y
no el que Bush butronee las reservas de oro de Fort Knox para pagar con el tesoro trabajosamente amasado por generaciones de contribuyentes incautos los "pufos" privados de unos pocos avariciosos. Que es exactamente la receta que incluso antes que Bush ha dicho que va a aplicar Zapatero para la crisis en España: arramplar con lo que queda, que no es mucho, de las arcas del Estado, incluyendo dinamitar los sótanos del Banco de España si hiciese falta, para tener a los votantes contentos y que pague el siguiente que venga. Que no creo que sea Rajoy. Habiendo "neocons" de estacazo y servicios dominicales y "halcones" milenarios del "cinturón de La Biblia" sureño para acabar con cualquier rastro de liberalismo, para qué hace falta la izquierda en el mundo. Les están haciendo el trabajo. Por cierto que recuperación económica también es que Rodríguez Zapatero se quede sin trabajo.

Acaba de establecer George W. Bush, el Carter de nuestro tiempo, el "magnate de la mantequilla de cacahuete" del nuevo milenio, un precedente económico mundial gravísimo, ya veremos si irreparable, como Carter inficionó en los Estados Unidos de los setenta el suyo: la desmoralización nacional como saludable propuesta progresista. Este texano que finalmente nos ha salido bastante apasmarotado no sabe lo que hace, queriendo ganarse con derramas económicas el favor de una opinión pública que de todas formas no lo va a poner en su santoral, como Aznar tampoco sabía lo que se hacía queriendo ganarse a Polanco con favores, a los cristobitas de la Cultura con subvenciones o a los banqueros felipistas con invitarles a la boda de su hija en El Escorial. Quién nos iba a decir que este Bush al final iba a romper a rojo.
 

Réplica a Agapito Maestre

22 de Septiembre de 2008 - 12:41:34 - Pablo Molina - 13 comentarios

En su último artículo publicado en esta casa, Agapito Maestre discrepa, con todo derecho, de la línea editorial de Libertad Digital respecto a la crisis financiera y los remedios que está aplicando el gabinete Bush.

Sostiene Agapito que la fe ciega en los resortes del mercado, concebido como algo abstracto y al margen de la política y del Estado, es una perversidad. Permítaseme discrepar a mi vez del excelente filósofo.

En realidad no se trata de tener fe, más o menos ciega, en el funcionamiento del sistema del libre mercado, sino de saber cómo funciona éste y cuáles son las leyes económicas que lo rigen.

La Escuela Austríaca de economía, que pasa a ser por derecho propio la gran escuela liberal, lleva advirtiendo más de un siglo (en realidad más de cinco, pues los escolásticos ya detectaron este problema) sobre los peligros del intervencionismo estatal en los mercados financieros. Abandonado el patrón oro, sustituido por los bancos centrales, la expansión crediticia carece desde los pasados años treinta de respaldo real y es, por tanto, un elemento más sujeto a la política. A Agapito Maestre le parece estupendo que la política, es decir, el gobierno de turno, decida sobre los flujos financieros. Bien, está en su derecho, pero la ley de la economía, enunciada por los austríacos, según la cual la expansión crediticia sin una base de ahorro provoca necesariamente crisis cíclicas, es tan inexorable como la ley de la gravedad. Uno puede, como Maestre, oponerse a la fe ciega en una ley física o praxeológica, pero lo sensato es obedecerla si uno no quiere pegarse un buen mamporro.

Por otra parte, la nacionalización que el gobierno de Bush está llevando a cabo con las empresas fallidas, al más puro estilo Chávez, ha de ser criticada con severidad por su alto contenido inmoral. Un gobierno no puede arrogarse el derecho de incautar propiedad privada (el dinero de los contribuyentes) para evitar la quiebra natural de un negocio cuyos gestores no han sabido manejar adecuadamente. Si criticamos las nacionalizaciones marxistas de Venezuela, debemos hacerlo con igual dureza con la nueva política de Bush, abrazada por republicanos y demócratas, pues en ambos casos, aunque por motivos distintos, se trata de un ataque directísimo a la propiedad privada de los ciudadanos, cuya protección debería ser la primera obligación de todo gobierno legítimo.

Pero es que el asunto es todavía más grave. Dado que la FED actúa como única entidad facultada para crear dinero de la nada (igual que el BCE), toda esa milmillonada de dólares con que está salvando la vida a los malos empresarios, no es dinero real. Lo que hace la FED es regalar un cheque contra sí misma sin respaldo alguno, por lo que el resultado es aumentar el flujo de dinero circulante y, por tanto, distorsionar aún más la percepción de los empresarios sobre la situación real de la economía y la capacidad de consumo a corto, medio y largo plazo de los ciudadanos. El remedio, por tanto, no es más que una dosis adicional del veneno que ha producido la enfermedad.

La actual crisis económica no significa el fracaso del liberalismo o del libre mercado como sistema de ordenación social. Al contrario, lo que demuestra precisamente es que las políticas intervencionistas de los gobiernos, la expansión crediticia provocada por los bancos centrales sin una base de ahorro real por parte de los ciudadanos y el abandono del patrón oro seguido del monopolio estatal de emisión de moneda, distorsionan gravemente el funcionamiento del mercado provocando su caída al final de cada ciclo.

Es lo que lleva diciendo la escuela liberal, insisto, muchas décadas. La experiencia demuestra una y otra vez quien tiene razón. Se trata simplemente de identificar correctamente las leyes económicas y actuar en consecuencia. Y en esto no hay ningún componente moral. La ley que explica las consecuencias del intervencionismo estatal en materia crediticia es tan inexorable y aséptica como la ley de la gravedad. A mí me puede parecer inmoral que la ley gravitatoria afecte a mi vida en la manera en que lo hace, pero si la ignoro, lo más seguro es que me dé un buen trompazo. Que es lo que le está pasando a Bush, entre el aplauso de quienes apuestan por la política frente a la racionalidad.

Esto, y no la especulación, es la tarea de una Caja de Ahorros

19 de Septiembre de 2008 - 19:41:58 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

El martes 23 asistiré a una de esas cosas que explican perfectamente a qué se deberían haber dedicado y a qué se deberían dedicar todas las Cajas de Ahorro, en lugar de animar a correlindes enceguecidos por el dinero fácil a endeudarse de una forma que sólo podrán pagar con la vida ("cuando ibas a pedir dinero para alguna promoción inmobiliaria, los de las cajas y los de los bancos decían, según lloran ahora los especuladores, que también tienen su corazoncito: "¿pero seguro que no quieres más dinero? ¡llévate más!": una tentación diabólica, porque parecía que un mercado infinito en un universo que se expande siempre lo podría devolver). El martes 23, digo, será la inauguración oficial de la reconstrucción y acondicionamiento del Teatro Romano de Cartagena, que ha corrido a cargo del arquitecto Rafael Moneo y a gastos de Cajamurcia, que sigue por lo que veo empleando bien el dinero aconsejada no sólo por expertos en arte, sino por impecables estrategas del arte, que es si cabe más importante. Ahora sí que Cartagena es destino turístico preferente, y no cuando los hosteleros de la comarca dijeron aquello de que la inauguración de un puticlub daba un gran impulso al turismo.

Por lo que he podido adelantarme a la inauguración con documentos gráficos, la obra, no invasiva, le ha quedado muy bien a Moneo. El estado de conservación en que se encontró el autor de la ampliación del Museo del Prado el teatro que el Imperio hizo construir en Cartago Nova no fue mala. Y la ubicación del teatro, que no corresponde, claro, a Moneo, es sencillamente maravillosa. Recuerdo cuando las primeras excavaciones casuales descubrieron que en los solares que iban dejando las casas de una barriada deprimida de Cartagena aparecía algo que nadie pensaba que estaba allí. La verdad, visitando el sitio aquellos primeros días (hace luengos años) no parecía que debajo de tanta marginalidad hubiese tanto legado de los padres de la civilización occidental. Daba incluso su poco de aprensión transitar por aquellas callejas recoletas y pinas. Vamos, que como poco era muy cutre. Pero se fue desnudando al teatro, como el divino Miguel Ángel decía que él se limitaba a limpiar la piedra de lo que le sobraba. Y ha salido lo que ahora se ve. Pareció durante demasiados años que los historiadores se habían inventado la significación de Cartagena para los Romanos, atendiendo a lo que ha sido la ciudad durante buena parte del siglo XX, estrangulada entre el arroz y tartana de Murcia capital y la sopa boba a la que la tenían sometida los militares y el poder público. La obra de Rafael Moneo, con sobriedad y respeto por lo que tenía entre manos (nada que ver con el horror que hicieron algunos modernos hace ya algunos años con el teatro de Sagunto, al que convirtieron en una especie de cuarto de baño de nuevo rico, alicatado hasta el techo y con balaustradas, que no falten nunca las balaustradas) ha sido posible por el patrocinio de una Caja que está haciendo lo correcto durante esta crisis, porque también lo hizo antes de ella. Si todas las entidades con ánimo de lucro o sin él se hubiesen limitado a comportarse igual, no estaríamos hablando ahora en España de la situación de falta de credibilidad financiera que por desgracia estamos hablando. Esto del teatro romano de Cartagena es nuestra ineludible adscripción civilizatoria, aunque a los intelectuales cercanos al actual poder en España, siempre atentos a emborronar la historia, les fastidie. Que les fastidia.

Leo Bassi, mártir en Murcia

17 de Septiembre de 2008 - 18:13:43 - Pablo Molina - 2 comentarios

El progresismo de las instituciones culturales gobernadas por el PP no sólo se supone; es un hecho más que contrastado. En Murcia tenemos un consejero de Cultura que ha hecho de la pluralidad su principal eje de gobierno. La pluralidad, en "pepeano", significa llenar de billetes las faltriqueras de todos los fracasados que se dedican a hacer arte alternativo, radical, provocador... desde una perspectiva de izquierdas, o sea, mierdas como castillos, en muchos casos en sentido literal. Son los mismos "alternativos" que encabezan las manifestaciones llamando asesinos a los dirigentes del PP, en pago de lo cual, los propios peperos les dan todo el dinero que niegan a los profesionales decentes.

Los gobernantes del PP, en efecto, se dejarían cortar un brazo antes de negar una paletada de euros al kultureta más desharrapado. En contraposición, a quienes defienden las ideas de sus votantes o hacen algún tipo de arte apreciado por la gente normal, no les dan ni las sobras.

Por eso sorprende, y mucho, que hayan negado a Leo Bassi una actuación dentro del programa "Alter-arte", el festival de arte contemporáneo más estúpido que jamás se ha visto por estos pagos o cualesquiera otros.

Bassi reúne todos los requisitos para ser subvencionado con profusión por el Gobierno regional murciano, en especial por su afición a denigrar a los católicos, algo que queda muy guay y muy moderno en el currículum de cualquier dirigente pepero. ¿Por qué le niegan ahora su trocito de pan con caviar? Pues hombre, porque su actuación, al parecer, iba a coincidir con un congreso regional del partido y no era plan de que hiciera su representación (ahora lleva en cartel una fantochada sobre los delitos urbanísticos) en unas fechas tan señaladas.

Me opongo frontalmente a que se cercene la libertad de expresiónd el señor Bassi, que seguramente, a Dios gracias, habrá cobrado íntegramente sus emolumentos, procedentes de bolsillos como el mío. Si ya le he pagado, por lo menos que trabaje un día.

¿No quieren ser tan modernos los sorayos levantinos? Pues que aguanten el tirón cuando el objetivo de sus críticas son ellos y su partido.

Ah, la junta directiva del festival, financiado con fondos públicos en su totalitad, ha dimitido en pleno en solidaridad con el mamarracho. No, no se alegren. El Consejero y sus dilectos asesores les recibirán en unos días y les aumentarán la subvención un doscientos por cien para que pasen página y vuelvan a cantar alabanzas al progresismo de Su Excelencia. Estas cosas se resuelven así, especialmente en Murcia. ¡Ah, si Abarca y yo habláramos algún día!

P.S.: Que lo haremos.

El Tajo que debe cortar políticamente la cabeza de la Cospedal

14 de Septiembre de 2008 - 20:42:05 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

Mariano Rajoy sólo tiene dos caminos a seguir, además del que en efecto va a elegir, que es quedarse como está, esperando que ocurra lo que decía Francisco Franco y sus famosas dos clases de problemas, los problemas que se solucionan solos y los que no tienen solución. Pero Rajoy, sí, tiene dos caminos: o apoya a la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal para seguir en esa secretaría general aunque después de abroncarla hasta que le piten los oídos o bien la libera de esa responsabilidad para que esta señora se pueda dedicar a su circunscripción autonómica como presidenta del partido en Castilla-La Mancha, que es lo que realmente le tira y para lo que a lo mejor sirve. O una cosa o la otra. O Cospedal se dedica a la solidaridad interterritorial o bien se dedica a la insolidaridad impertérrita. O Mariano la echa a los leones en Madrid o a los electores en Toledo (o en Albacete, que, siempre me acordaré, el difunto Paco Umbral escribía que iba a ser la Dallas de la España profunda donde iba a caer Felipe González, y casi lo fue en efecto, porque la prisión de Vera y Barrionuevo no andaba demasiado lejos).

María Dolores de Cospedal se ha desacreditado para siempre, si es que recibió alguna acreditación, para ser la segunda de a bordo de un partido que aún gusta presumir de nacional, al menos mientras al mismo tiempo siga siendo máxima exponente de un partido particularista como el PP de la tierra de Aldonza Lorenzo. Se ha desacreditado, haciendo que ya nadie pueda fiarse de ella (nadie después de Esperanza Aguirre, me refiero, que se nos adelantó en eso) amartelándose al socialista José María Barreda, presidente castellano-manchego, en defender exactamente para su comunidad autónoma la misma política hídrica de Rodríguez "no creo en los trasvases" Zapatero. Esto no es lo que nos había contado Aznar. Esto no es ni siquiera lo que nos había contado Mariano Rajoy, que, va en su honor, tuvo los santos de decir en un mitin en Zaragoza que era partidario de los trasvases, incluyendo el del Ebro, porque eran buenos para todos, empezando naturalmente por Aragón. De hecho, como dirían los personajes de Tarantino en esa obra generacional, que nunca termina de decir todo lo que tiene que decir, incontrolable por los críticos de cine porque es ajena a evaluaciones cualitativas, que es "Pulp Fiction", lo que dice Cospedal por un lado y lo que dice por otro la política hídrica del partido del que es secretaria general (o sea, no bedel ni guardia privado de "prosegur" ni chica de los cafés: secretaria general ¿hemos escrito ya que es secretaria general del PP?) no es el mismo juego, ni tampoco es la misma jodida liga, y ni siquiera es el mismo deporte. ¿A qué deporte juega la Cospedal?

La secretaria general del PP dice sobre el Tajo lo contrario que dice Rajoy sobre el Ebro, y de paso lo contrario que dice el programa electoral. ¿O quien habla no es la secretaria general del PP sino la presidenta del PP de Castilla-La Mancha? Urge que alguien le aclare en qué trabaja, y de qué. Y sobre todo, dónde y para quién trabaja. Para los españoles en general, lo dudo. Según ha asegurado Cospedal a quien quiere oírla, es compatible estar a favor de los trasvases hacia donde no hay agua y juntarse con el provincianismo de Barreda para la eliminación del más significativo de España. Se le podría decir a Cospedal lo de la comedia  una tragedia  "La Venganza de don Mendo": "prueba lo que dices/ y si no logras probarlo/el verdugo tu cabeza/cortará de un solo tajo". Quiero decir, Tajo.

Solbes y el nuevo detergente "recesión"

11 de Septiembre de 2008 - 12:30:26 - Pablo Molina - 11 comentarios

Tras despertar de su plácida siesta mañanera en el parlamento, mientras ZP explicaba con su ejemplo que no tiene ni pajolera idea de economía, D. Pedro Solbes ha hecho unas interesantes declaraciones con el desparpajo y la energía habituales en este hombre, que es todo puro nervio.
Según Solbes, la recesión va a limpiar nuestra economía como si fuera Mister Proper.
Estoy seguro de que UGT y CCOO están preparando las barricadas para organizar una manifestación con huelga general incluida ante el desprecio que el ministro de economía socialista muestra hacia quienes están perdiendo su puesto de trabajo, a quienes trata como si fueran suciedad.
Ningún político conservador, en ninguna parte del mundo, se ha atrevido jamás a tanto, pero los socialistas tienen bula para esto y para más.
Al final de este proceso de limpieza social(ista), Méndez y Fidalgo harán, como el mayordomo del anuncio ,la prueba del algodón. Toda la suciedad fuera. Y vivir que son dos días.
¿Hay algo más estúpido que ser obrero y votar a la izquierda?
 

El hijo de Pilar Bardem opina sobre su público

9 de Septiembre de 2008 - 18:01:40 - Pablo Molina - 13 comentarios

Dice D. Javier Bardem, ilustre actor y brillante intelectual de izquierdas con un palmarés en defensa de la libertad y el socialismo que oscurece el artístico, que los que ven sus películas y pagan la entrada correspondiente son básicamente una pandilla de estúpidos.

Como en este blog, tanto autores como visitantes, observamos una severísima dieta de cine español (sólo consumimos Garci e Iñaki Arteta) no nos daremos por aludidos, pero si conocen a alguien que haya ido al cine a ver la última película de la criatura háganme el favor de trasladarle la opinión que le merece a su ídolo.

Bardem se considera a sí mismo un tipo estúpido y algo limitado, confesión que no era necesaria pero que se agradece igualmente. Como actor seguramente es la bomba, pero como analista político me parece que no tiene un gran futuro más allá de la masa ovina que forma nuestra extrema izquierda radical, revolucionaria, revanchista y sectaria; o sea el PSOE y aledaños.

En todo caso es muy libre de manifestar su opinión sobre la capacidad intelectiva de quienes van a ver sus películas. Igual que yo de no gastar ni un céntimo, ni un segundo de tiempo en ver las producciones en que él participa. Para que encima le llamen a uno cretino, no te fastidia...

Ojalá tenga mucho éxito, gane una pasta, se haga famoso y le den varios oscars más; ante todo es un español y yo no le deseo nada malo a ningún compatriota. Además, sólo por ver a los fracasados de muchos de sus compañeros echar bilis y llamarle vendido merecerá la pena.

Las anticonstitucionalidades hídricas serán pronto constitucionales

7 de Septiembre de 2008 - 19:57:11 - José Antonio Martínez-Abarca - 13 comentarios

En los sistemas anglosajones, hay leyes que no están escritas pero la gente actúa como si lo estuviesen, empezando por los tribunales de Justicia. En la democracia con edulcorante, en la democracia de matinal, en la democracia de perfil bajo española hay leyes que sí están escritas (por ejemplo, la Constitución Española del 78) pero la gente actúa como si no lo estuviesen, y me atrevo a decir: empezando por los tribunales de Justicia.

En este país estamos jugando a ver quién se olvida más de que existe una Constitución española y que además está vigente. Porque quien no la desvigencia ayer la periclita mañana, y quien no, decreta la obsolescencia esta tarde. Aquí la Constitución sólo se aplica para lo que a cada cual le interesa en según qué ratos. Así como hay cuarenta y cinco millones de seleccionadores de la selección de fútbol en España, según los cómputos más fiables, también hay por lo menos diez o doce millones de constituciones españolas por ahí circulando, y todas son diferentes y hasta contradictorias. Y además eso no sólo se admite, sino que va a ser dentro de poco nada menos que doctrina aceptada por el Tribunal Constitucional, que va a decir, a cuenta del Estatuto de Cataluña, que la Constitución del 78 es lo que cada uno quiere que sea. 

Por lo tanto no sé a qué viene la denuncia del nanolíder de los microscópicos socialistas murcianos, Pedro Saura, de que la próxima reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha es "inconstitucional" en no sé cuántos parágrafos, incluidos los referidos al agua del Tajo. ¿Quién es él para decidir lo que es o no constitucional? ¿Ah, qué tiene la Constitución delante y se le ha ocurrido leerla comparándola con el Estatuto de Castilla-La Mancha? ¿Y quién le manda leer lo que no le llaman? Porque, señores, si ni siquiera el Tribunal creado expresamente para decidir lo que es o no constitucional está en condiciones de asegurar fehacientemente que las anticonstitucionalidades flagrantes, convictas y confesas no caben en la Constitución, si ni siquiera el Constitucional quiere saber nada de la Constitución más que lo que le mandan en cada caso, ya me dirán qué pinta en toda esta discusión el nanolíder, aunque tenga talla intelectual algo más airosa, de los microscópicos socialistas murcianos.

El Estatuto de Castilla-La Mancha podrá decir lo que quiera sobre el agua de su Tajo que luego ya llegará la Constitución "ad hoc" de la conveniencia política que el Constitucional va a instaurar como doctrina auténtica (es decir, que las cosas podrán ser al mismo tiempo constitucionales e inconstitucionales dependiendo de la oportunidad, de quién gobierne en esa Comunidad Autónoma y probablemente hasta de la hora) a desautorizar a los que dicen que se han leído la Constitución y pretenden dar lecciones de comprensión lectiva. La Constitución Española del 78, hoy por hoy, no vale nada. Hay territorios donde no se aplica y hay otros territorios donde únicamente se vulnera. Ya es que pasa hasta en Albacete, coño.  ¡Menos mal que nos queda Portugal!

Por qué Murcia acusará menos la recesión

4 de Septiembre de 2008 - 17:20:19 - Pablo Molina - 9 comentarios

El Informe Recarte, de obligada lectura, es espeluznante, porque nos pone ante la situación real de nuestra economía y nuestras perspectivas de futuro. Que la recesión nos va a azotar con mayor violencia que a otros países por la debilidad estructural de sectores claves de nuestra economía, como explica el Informe, es un hecho. Sin embargo, dentro de España hay regiones más preparadas que otras para afrontar este periodo. En el caso de Murcia, a mi juicio una de estas autonomías con mejores perspectivas que el resto, no se trata de la fortaleza del tejido industrial o del negocio turístico, que todavía están a niveles modestos para lo que pueden llegar a desarrollarse, sino al respeto que, hasta el momento, las instituciones oficiales muestran hacia la figura del empresario.

El factor psicológico es importante, también en los negocios, y la sensación de los empresarios murcianos es que, al menos, no tienen a un gobierno autonómico constantemente detrás de ellos haciéndoles la vida imposible, que es de lo que blasonan normalmente los políticos cuando quieren hacer ver que están haciendo un gran trabajo por los ciudadanos.

El ejecutivo de Valcárcel hace lo mejor que puede hacer un gobierno respecto a las empresas, que es actuar lo menos posible. Parece mentira pero la clase política murciana (la del Partido Popular; el resto no existe) ha conseguido intelectualizar que los puestos de trabajo y la riqueza no los crean los políticos, sino los emprendedores.

La recesión será dura y dejará muchos proyectos de inversión en la cuneta. Pero el sentido de la empresarialidad, la pasión por el riesgo de poner en marcha una idea y explotarla, es algo que todavía se palpa en el ambiente de esta tierra. Mientras los políticos dejen en paz a los emprendedores las esperanzas de una pronta recuperación no se van a perder del todo. Aunque parezca lo contrario, tiene su importancia.

Las "progras" y sus hábitos ¿higiénicos?

3 de Septiembre de 2008 - 17:19:35 - Pablo Molina - 11 comentarios

En contra de una creencia ampliamente extendida, Maruja Torres no es la persona que peor ha utilizado, utiliza y utilizará la lengua española, galardón que corresponde en exclusiva a Javier Marías o "El nene Marías", como le llaman en Fierabuilding.

La literatura de la Torres consiste básicamente en el relato minucioso de la rica vida interior de una protagonista femenina, que sufre a lo largo de trescientas páginas unas ganas irrefrenables de follar, argumento que, al parecer, entusiasma a los progres y progras que consumen en grandes cantidades sus libros.

En la Expo de Zaragoza, les supongo enterados, Maruja ha dejado por un momento el monotema del folleteo y nos ha dado unas lecciones de higiene nada desdeñables. Por resumir, el vademecum higiénico de la Torres consiste en lo siguiente:

  1. No tirar de la cadena cuando hace el pipí mañanero (según su propia confesión habitualmente bastante "cargado"), sino abrir la ventana del retrete para airear la estancia.
  2. Ducharse cada tres días porque ella no es "tan guarra" (¿?).
  3. Lavotearse la alcachofa al menos una vez al día... o más si hay peligro de consumación (supongo).
La Milá se mea en la ducha, la Torres no tira de la cadena y a la Velasco se le va el muelle de la vejiga cada tres por dos, incluso en el escenario. O sea, unas meonas de narices y además algo marranotas, a pesar del glamour que pretenden atesorar y la distancia moral con que miran a los de derechas, que para ellas somos la burricie carpetónica personificada. La Torres llamó a los votantes del PP hijos de puta, con esa facilidad suya para la metáfora sutil. Oiga, pero nos duchamos todos los días y dejamos el retrete como un primor cuando lo utilizamos.

Y para terminar su discurso en la Expo, la Torres, como buena progra, nos riñó a todos un poquito por consumir demasiado. Ella se confiesa "consumidora compulsiva", pero como siempre, los progres exigen a los demás lo que ellos no tienen pensado poner en práctica jamás.

Lo hace por "nuestros hijos". Supongo que el nosotros no es un plural mayestático, porque la única vez que se quedó preñada (sí, hay gente pa tó) la Torres abortó.

¿No se dan cuenta del ridículo que hacen? Que alguna alma caritativa les indique el camino al geriátrico.

¿Por qué no ponen a la rana borracha en el lugar de Mahoma?

1 de Septiembre de 2008 - 21:23:51 - José Antonio Martínez-Abarca - 5 comentarios

Hay o había, ya que murió por causas me imagino que poco naturales, un imbécil probablemente degenerado (si Josep Pla llamaba "degenerado" nada menos que a Dostoievski, no me imagino qué hubiese llamado a este socio) que tiene expuesta una de sus "obras de arte" en un museo italiano que se ha enfrentado al Vaticano. Lo habrán leído u oído ustedes por algún sitio, lo de la obra de arte: un crucifijo con una rana de plástico en lugar del Cristo, la cual rana tiene en la mano una pinta de cerveza y saca la lengua para simbolizar no sé qué purulencia humana.  Últimamente menudean muchísimo este tipo de obras de arte tan positivamente impresionantes. Y no sólo las obras en sí: las hay que llevan la creatividad hasta en el título, como "Me cago en Dios", una cosa estrenada en el Círculo de Bellas Artes madrileño.

No, a diferencia de otros muchos, no me siento vejado ni aludido porque una rana de plástico me salude desde un crucifijo como el último borracho del bar apoyado en la viga maestra del local. Salvador Dalí también puso sobre un crucifijo inexistente una especie de mojama del Greco reblandecida que me niego a considerar como el enviado e hijo de Dios, una obra de arte reproducida infinitamente en los años setenta en aquellos pechos tapizados que nunca se rasuraban y que contenían todavía el calor de una copa de Magno.  Precisamente lo que me escandaliza es que el imbécil me imagino que con problemas de identidad o tal vez otros peores que se hizo pasar por artista o "performer" de la angustia vital y al que otros igual de impostores que él compraron su excrecencia lo que pretenda es escandalizarme con algo que ya no escandaliza ni a las abuelitas, porque las abuelitas han hecho callo con todos los otros imbéciles impostores que se le han adelantado al que nos ocupa con sus respectivas excrecencias exactamente iguales. En el mundo mundial hay tropocientos millones coma uno de crucifijos con ranas blasfemas con una pinta de cerveza en la mano y sacando la lengua, o si no los hay ocurre algo peor: lo parece. ¿Cuántos supuestos "polemistas" tratan desde que el "arte" es lo que el artista pretende que es arte (¿y quién es el artista? El que dice a los demás que lo es) de provocar con sus "obras" la pena y la conmiseración de la Iglesia Católica? Como digo, Tropocientos mil millones coma uno, medio arriba o medio abajo. Porque en realidad no son artistas ni provocadores ni reventadores ni exaltados ni librepensadores ni niños terribles ni nada que se le parezca, sino simples pedigüeños que muestran de la manera más facilona, como vagos que son, sus taras y sus muñones morales como escribía Julio Camba que hacíamos los articulistas que se exponen diariamente al juicio del público. Están pidiendo la caridad de que los cristianos se les enfaden, para sentirse auténticamente pobres hombres. ¡Tanto se desprecian!

Son injustos quienes dicen que para provocar de verdad deberían poner la rana borracha en el lugar de Mahoma, a ver qué ocurre. Eso sería crear polémica, de la de verdad. ¡Polémica estos necesitados, estos impedidos! Nada más lejos. Si se les enfadara alguien, pero de verdad, se echarían a llorar desconsoladamente. ¡Sí solo querían excretar un poco de pus para ganarse el jornal y los canapés de los happenings! Todos esos artistas tienen perfecto derecho a sentirse la hez de la hez, a arrastrarse por las portadas de las catedrales de la Iglesia Católica implorando siquiera una mirada, tienen derecho a limosnear indignación baja en calorías , siempre no se la gasten en vino.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899