Crónicas Murcianas

Mayo 2008


Las "aportaciones puntuales" caen en desgracia y el "trasvase" triunfa

30 de Mayo de 2008 - 19:25:38 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

¿Cómo se puede decidir oficialmente, de nuevo, que algo no ha sucedido si ya consta oficialmente que ese algo no ha sucedido? Si se acuerda que la cosa no ha sucedido ya por dos veces, a lo mejor quiere decir que sí ha sucedido o va a suceder, porque la negación de la negación es una afirmación.

Estamos hablando del trasvase del Ebro. Semanas atrás, se aprobó lo que sólo los fachas dijeron que era un trasvase. En cambio, los organismos autorizados, todos, nombraron al espécimen con diferentes e imaginativas denominaciones, con una constante: estábamos, fuera de toda duda, ante un no-trasvase. Se llamase como se llamase, era una Operación Fluente No Identificada (OFNI). No se podía extender el no-trasvase hacia las comunidades autónomas gobernadas por el PP precisamente porque lo no sucedido con el agua sólo ha aparecido con existencia mensurable en el Boletín Oficial del Estado, porque últimamente hasta el papel mojado, o sobre todo el papel mojado, es el más importante de los papeles oficiales, con el que puedes ir a todos sitios. Era el argumentario del PSOE. Se ha aprobado un no-trasvase, luego no puede haber un sí-trasvase para Valencia, Murcia y Almería. En todo caso, Valencia, Murcia y Almería seguirían en la misma situación que hasta ahora, que es precisamente de no-trasvase del Ebro. Igualito que Barcelona. Pero si el Gobierno y las Cortes Generales desautorizan esta semana lo que esas mismas instancias habían autorizado (estrictamente para negar que se fuera a producir), quiere decirse que desautorizan la desautorización, luego lo que hacen es aprobar que, ahora sí, pueda tratarse de un trasvase. Una vez derogadas las "aportaciones puntuales de agua", vuelve a abrirse de nuevo la posibilidad de que la palabra "trasvase" vuelva al diccionario y al lenguaje de la calle.

"Lo que se va a producir no es una aportación puntual de agua, estén tranquilos, sino un trasvase", dirá la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. ¡Precisamente ahora que Valencia, Murcia y Almería habían exigido que ellos también querían aportaciones puntuales del Ebro, no trasvases, "queremos de eso mismo que va a tener Cataluña", había dicho Valcárcel! Mal futuro tienen en el diccionario las aportaciones puntuales.

Gallardón decepciona al progresismo prisaico

28 de Mayo de 2008 - 22:07:08 - Pablo Molina - 12 comentarios

No voy a decir que estoy incondicionalmente con Federico Jiménez Losantos en su asunto judicial con Gallardón (porque tiene razón), porque además de quedar demasiado pelota él ni siquiera lo necesita.

Sí me interesa en cambio comentar la asombrosa contradicción del Alcalde de Madrid y futuro mandamás del PP, en lo que respecta a su inocultable deseo de convertirse en símbolo del centrismo bendecido por el grupo PRISA.

Si le mete una querella a FJL por afirmar de él que quería pasar página, no remover el asunto del 11-M, no querer saber nada de las víctimas ni de teorías de la conspiración, mirar al futuro etc., y le acusa de injuriarle, entonces, lo que está diciendo ahora Gallardón es que él no quería pasar página ni mirar al futuro, sino todo lo contrario. La conclusión es de lógica elemental.

Si Gallardón fuera consecuente, admitiría las afirmaciones de FJL y blasonaría de ello ante la izquierda política y mediática. A una escala mucho menor, es como si un periodista progre dijera de mis libros que son un alegato radical contra los valores de la izquierda. Jamás le demandaría, sino, al contrario, imprimiría su artículo y lo incorporaría a mi currículum liberal.

A ver cómo le explica ahora Gallardón a la parroquia prisaica que él "nunca quiso mirar adelante" ni "olvidarse del 11-M", y que si alguien le "acusa" de algo parecido lo va a llevar a los tribunales.

P.S.: Lo de las declaraciones de los altos cargos del PP manifestando no recordar nada de lo ¡que ellos mismos dijeron! son también de premio. Puto Alzheimer...

Menos lobos, Celia Villa

27 de Mayo de 2008 - 13:04:52 - Pablo Molina - 18 comentarios

Acojonaditos estamos los columnistas de Libertad Digital desde que sabemos que Celia Villalobos va a combatirnos en el terreno ideológico. Por aquí estamos preparados para defendernos de la agudeza intelectual de titanes como Pepiño Blanco, pero la Villalobos es demasiado para nuestras pobres fuerzas.

Qué nivel, Maribel, qué nivel. A la mente me viene, con un escalofrío, los espléndidos discursos de Doña Celia en el parlamento, la extraordinaria solvencia de sus intervenciones como ministra de Sanidad o su sapientísima manera de resolver en el plano social la crisis de las vacas locas ("pué hasemoh el cardito con ehpinaso de serdo en lugar de buey, que el de serdo también deha musha suhtansia"), anuncio que inmediatamente tranquilizó a todas las amas de casa españolas, como es bien sabido.

El hecho de que Arriola, oráculo pepero desde tiempo inmemorial, sea su marido no es más que una circunstancia marginal en su decisión de "luchar" a braga quitada contra los medios desafectos.

A ver si prospera la enmienda de ese joven pepero que pide conocer los emolumentos que lleva cobrados su churri en la última década de las cuotas de todos los afiliados.

Nos vamos a reir todos un huevo tronka, ya lo verás.

Mariano, bajo la amenaza de quedarse "pallá"

25 de Mayo de 2008 - 18:19:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

Que vaya esto por delante (debería figurar entre las causas de delito de calumnia perseguibles de oficio el empezar un artículo elogiando a alguien con un "vaya esto por delante", porque el sartenazo viene siempre después, como el principiar un segundo párrafo con el clásico "sin embargo..."). Vaya esto por delante: El actual líder del PP, Mariano Rajoy, es un señor que me cae muy bien y siempre lo hará. Lo tenía todo para llegar a ser el quizás mejor presidente democrático de la historia de España: planta, verbo, sensatez, finura, capacidad, inteligencia, practicidad, organización. Hablamos de cuando los humoristas gráficos todavía no lo sacaban, todos sin excepción, con pinta barbosa de chucho desgalichado que no termina nunca de desperezarse rascándose las pulgas.

Dicho esto por delante como digo, hay que añadir lo demás. Mariano Rajoy es un señor que fuera de toda duda no tiene ahora idea de hacia dónde va ni qué quiere, pero sí sabe que va a poner toda su terquedad para viajar hacia ese lugar y deseo desconocido, y con él todo el partido. El problema del PP es que Mariano ya no es ese señor aplaciente que fuma puros y habla mucho del sentido común porque está instalado en la vida, sino que ha vuelto a ser, en una regresión temporal o "bucle melancólico", el opositor a Registros y Notarías con el culo apaisado y una sola idea simplona en mente: que las vecinas no lo señalen por la calle, el miedo al qué dirán, el pudor pequeñoburgués. "mira, rapaciña, ¿No sabes quién es? Sí, mujer, es Mariano, el que iba para presidente del Gobierno pero se lo cargaron en el último examen, pobriño, míralo ahora, ya ves, con lo derecho que parecía ir en la vida y lo contentos que estaban en casa..." Mariano padece el horror del opositor, criatura anfibia y translúcida que, por rigidez de horarios de estudio, deja de ser de su tiempo y, si fracasa, tampoco sale convertido en un señor de orden en otro tiempo, habiendo perdido la juventud pero ganado la respetabilidad social y pecuniaria. Se queda en un limbo al que popularmente se llama "haberse quedado pallá" (en Madrid, "pallaritos").

Todos conocemos a ex opositores contemporáneos nuestros que se han quedado "pallá" tras ocho, diez o quince años estudiando para reyes del mundo que tras el gran fracaso derivan en mortecinos y desquiciados paseantes de domingo y carnaza para comadres, a los que todos les huyen porque si pasas más de ocho años sin saber del planeta te quedas sin tema de conversación. Bien, pues el de Mariano Rajoy sería un asombroso e inusitado caso de opositor triunfante que llega a tener vida de opositor fracasado. De Registrador de la Propiedad a individuo que se retroalimenta con las dudas, zozobras, alienaciones, adiposidades y morenos de flexo del eterno estudiante que ya no llegará a nada en la vida y que al final se tendrá que conformar con trabajar en una pasantía por el turno de noche gracias a sus contactos familiares, como mucho, o a sentarse de vez en cuando en el sofá de la Oposición de Fraga. Tengo para mí que en el fondo Rajoy no cree en lo que dice (en que podrá alguna vez gobernar), pero no está dispuesto a que nadie más lo sospeche, como el que oculta las notas a sus padres hasta que ya no hay remedio. Es como esa diputada regional del PP murciano que me paró ayer por la calle, diciéndome que me leía puntualmente todos los días en una columna en la que hace a lo menos dos o tres cabeceras de sucesivos periódicos que me expulsaron.

Mariano a lo peor no se cree lo que dice pero quiere fracasar a lo grande, de modo que por lo menos las comadres sientan cierta piedad condescendiente de él. "Ahí va Mariano, que buen partido habría sido si se hubiese dedicado a tiempo a vivir, y míralo ahora, qué desgracia, rapaciña, qué desgracia..."

"De" Fraga hasta la braga

22 de Mayo de 2008 - 20:48:39 - José Antonio Martínez-Abarca - 9 comentarios

El difunto Paco Umbral solía escribir aquello de "Con Fraga hasta la braga", que ya no recuerdo si era grito de la derecha dura durante la Transición o bien una acuñación del ensayista. Con Fraga, en efecto, antes iban algunos hasta la braga, a lo que mandara don Manuel, lo que pasa es que iban muy poquitos, muy bien vestidos de visón, eso sí. Ahora, con esa irrefrenable tendencia que le ha entrado al llamado "zapatones" por pisotear lo que de bueno pudo hacer (entre otras cosas menores, irse), muchísimos empiezan a estar, no "con", sino "de" Fraga hasta la braga.
 
El salón de casa de mis papás en su segunda residencia de la playa lo preside una foto a todo color pero ya tirando a sepia de Manuel Fraga en los años setenta, quien por entonces todavía no había llegado a jefe perpetuo de la leal Oposición y de los grandes "sofares" (plural de sofá, según lo dicen en la patria chica de Camacho, Cieza), junto a sus incondicionales periféricos en un salón del entonces hotel Siete Coronas Meliá de Murcia. Los más jóvenes de entre todos los que salían en la foto yo me creo que eran mis papás, por entonces menores de lo que yo soy ahora, y, pásmense, el propio Fraga (con aquella expresión energuménica que ponía por entonces, con sus rizos sudorosos y su frente brillante por dentro y por fuera), así que calculen el futuro político que tenía aquello. He escrito que Fraga estaba rodeado de sus incondicionales en Murcia, pero ya los que quedan de esa foto, que no son muchos (los demás han ido a formar "a santa compaña", que llama desde el otro mundo a un Fraga que como siga destrozando lo que de bueno hizo justo antes de los santos óleos va a pasar una buena temporada en el purgatorio) ya van tirando a condicionales. Para el viaje gallárduménico del Fragoroso ex presidente de Galicia le van a acompañar todavía menos de los que salían en aquel retrato de los años de tirantes y calles suyas. Se empiezan yendo del PP María San Gil y Ortega Lara y nadie sabe con los que se van a quedar allí dentro, pero si todo sigue como parece va a sobrar salón en el Siete Coronas (hoy no Meliá, sino Silken) y vamos a ir arreglados si el PP otra vez fraguero e incluso verstryngilista se reúne en un par de taxis.

De su protegido Gallardón, a ver si se entera el galvanizado patrón de la bamboleante derecha exhumada, sólo se fían mis amigos exquisitos que no votan al PP más que cuando las legislaturas con vocación de eternas del PSOE se ha hartado de robar, secuestrar y matar, y aún así se lo tienen que pensar durante cinco o seis años, como en los noventa. Fraga, antes de seguir trabajando para el socialismo falangista durante la premoriencia, podría emplear sus últimas fuerzas en hacer un último gran servicio a España (como decía su señorito, Franco, quien no empleaba mucho lo de "patria"). ¿Sigue conservando aquellas escopetas de caza de hace cuarenta años en casa?

Hay que "intertextualizar" también a los de Rajoy

20 de Mayo de 2008 - 15:12:02 - José Antonio Martínez-Abarca - 11 comentarios

Escucho esta mañana en la Cope a Pedro J. Ramírez, quien dice que hay que "intertextualizar" las declaraciones de Aznar de hace un par de días referidas aparentemente a no sé qué pero en realidad alusivas a la situación interna del PP. Aznar hablaba, acerca como digo de no sé qué, sobre los principios, la falta de complejos, el llamar a los mejores, y todo el mundo, incluído el periódico del mismo nombre, entiende que, intertextualizando, el todavía hombre con más carisma dentro del PP desautoriza el actual tacticismo de Rajoy. Estoy completamente de acuerdo, claro, pero la intertextualización también hay que aplicarla a la viceversa, o sea, a los que forman el aparente bando de Mariano. Por ejemplo, las declaraciones que ha hecho el presidente murciano Valcárcel a Tele 5, que vienen a significar más o menos lo contrario de las que me hizo a mí en entrevista para Libertad Digital, hace apenas un par de semanas.

¿Qué declaraciones hay que creerse del presidente de la comisión organizadora del próximo congreso del PP, las que hizo a Libertad Digital o las que acaba de hacer a Tele 5, ya que no hay manera de hacerlas compatibles, o ninguna de las dos? Intertextualicemos, intertextualicemos. Valcárcel es muy dado a deponer lo que es conveniente en el foro idóneo. Lo que quiero decir es que sabe a qué público o auditorio se dirige en según qué emplazamientos. No sé si es lógico o ético que un político diga cosas distintas, incluso antitéticas, dependiendo de quién las esté escuchando o quién le esté preguntando. Sí sé decir que me parece de lo más normal que concretamente Valcárcel diga una cosa y la contraria sobre algo que no se sabe por dónde va a salir y que no le afecta directamente. Lo escribí aquí una vez, y hasta el propio Valcárcel lo ha sugerido: Valcárcel es marianista hasta que no salga otra cosa, es Marianista por disciplina interna y por estabilidad partitocrática en tiempos de mudanza, no desde luego por nuevas ideas ajenas a la tradición desde la refundación y ni siquiera por nuevas tácticas. Valcárcel no tiene con Esperanza Aguirre ni con Aznar (ni mucho menos con María San Gil, una política especialmente querida, junto a Carlos Iturgáiz, en la Comunidad Autónoma de Murcia, donde se les tributan homenajes, comidas, premios un lunes sí y otro no) una relación peor política ni personal, conceptos ambos que Valcárcel suele aunar en un todo, que la que tiene con Rajoy. Valcárcel en Tele 5 ha hablado de que el PP debe ir más al centro y que se puede entender con los nacionalistas. Pero no se me entusiasmen. No se me metan en política.

Valcárcel puede declarar eso como un par de semanas antes declaró ante mí, y está grabado, que "él es de derechas y le da igual que a eso lo llamen centro reformista" y que es del todo "antinacionalista". En su caso, el PP no ha cambiado como quiere Lassalle. Sigue donde estaba. Liberal conservadurismo sin complejos, con esos toques de moderna socialdemocracia que también trajo Aznar. Valcárcel tendrá, entre otros, el defecto de darle a la cháchara para ganar tiempo ante auditorios que están esperando que se moje, pero nunca se pondrá del lado de los zapadores de la dignidad del PP en el País Vasco. Lo digo por aquellos que sientan tentaciones de ponerlo paredaño a la catadura moral de un Lassalle. Seguirá sintiéndose más español que murciano, más murciano que del PP y más del PP de los principios que el de los pitufines y pitufinas albos por fuera pero azulones (tirando a mahón) por dentro cosechados por Mariano para ser pasto fácil del malvado brujo Gargamel.  

Presentación en Murcia de Cómo convertirse en un icono progre

19 de Mayo de 2008 - 11:35:55 - Pablo Molina - 14 comentarios

Esto de publicitarse uno a sí mismo ha resultado ser siempre un poco indecoroso, si bien es cierto que Umbral dignificó levemente el género con aquel famoso "Yo he venido aquí a hablar de mi libro", dirigido a una aturdida Mercedes Milá que no esperaba tanta sinceridad de su invitado.

En todo caso, como supongo que a alguno de ustedes puede interesarle, sepan que mañana martes, 20 de mayo, se realizará la presentación en Murcia de mi último libro Cómo convertirse en un icono progre.

Será en el salón de grados de la facultad de derecho de la Universidad de Murcia (Campus de La Merced) a las 19:30 horas.

Un panfletillo digital de extrema izquierda, subvencionado por instituciones y organismos del Partido Popular (lógicamente), me dedicó su portada cuando presenté mi anterior libro en ese mismo lugar, con el titular: "La derecha extrema toma la Universidad de Murcia". ¿Serán más imaginativos en esta ocasión? Lo dudo. La inteligencia de los marxistas rebotados no da para mucho más, pero no obstante no perdamos la esperanza.

Intervendrán Alex del Rosal, editor, Angel Montiel, que hará la presentación, y un servidor de ustedes.

Si quieren echarse unas risas e incluso comprar el libro y que se lo dedique, no tienen más que pasarse por allí. Serán ustedes, lectores del blog, especialmente bienvenidos.


Cuando los nazionalistas se oponían al trasvase y los progres aplaudían

16 de Mayo de 2008 - 21:58:07 - Pablo Molina - 2 comentarios

El 6 de mayo de 2003, diversas plataformas ciudadanas, partidos nazionalistas catalanes y el PSOE de Aragón, se manifestaban por las calles de Barcelona en contra del trasvase del Ebro. trescientos mil defensores del medio ambiente y del derecho de propiedad del agua del Ebro, según los manifestantes, cien mil según la policía.

El diario El País recogía en su edición del día siguiente lo más granado de las intervenciones de los portavoces al finalizar la marcha:

"Carod-Rovira, por su parte, ha subrayado la necesidad de que el gobierno catalán que surja tras las elecciones y los de los ayuntamientos y España "estén formados por partidos que están en contra del trasvase" y ha elogiado "la amplia coincidencia que existe en Cataluña, Aragón y en otros lugares sobre el rechazo al PHN".

En los manifiestos leídos al final del acto se ha advertido que si el próximo gobierno de la Generalitat "no apuesta por un uso racional del agua y rechaza, no sólo el trasvase del Ebro, sino también el del Ródano o cualquier otro, volveremos a salir a la calle y lo haremos las veces que haga falta, sin que nos regalen paellas ni subvenciones".

También se ha invitado a la Comisión Europea "a tomar nota de la oposición que despierta el trasvase del Ebro" en los territorios afectados y "a paralizar los fondos y ayudas pedidas por el Gobierno español".

Se puede caer hacer más el ridículo y caer más bajo pero, sinceramene, habría que esforzarse mucho.

Extraído de aquí.

El tren de Camps al que no se subirá Valcárcel

14 de Mayo de 2008 - 19:38:49 - José Antonio Martínez-Abarca - 20 comentarios

En esta bronca de "saloon" del Oeste en que se está convirtiendo últimamente el PP, le están cayendo algunas "merlas" inmerecidas al presidente murciano Valcárcel. Y eso que Ramón Luis es únicamente el pianista del cotarro, como presidente de la comisión organizadora del Congreso de Valencia que es. Pero ya están disparando hasta sobre el pianista, como dice la célebre frase anglosajona. 

La prensa nacional que ha puesto la propa al actual candidato a sucederse a sí mismo en el PP echa la culpa a los "barones territoriales" o a los "barones periféricos" de la nueva sensibilidad hacia los nacionalismos que se quiere reflejar en las ponencias del próximo congreso, una nueva tendencia nacida de intereses de poder particularistas o, todo lo más, del partido en esos territorios. Y aquí están incluidos algunos que sí que son "barones" y sí que muestran esa nueva (en realidad, carca, con tufillo a casino solariego) sensibilidad hacia el nacionalismo, como Feijoo, Arenas o Camps, con quien no es barón y no ha demostrado haber cambiado de sensibilidad hacia los "hechos diferenciales" sino más bien al contrario. Aquí a Valcárcel le está perjudicando tanto su amistad personal con Camps como su proclamado y temprano apoyo a Rajoy. Ya hay quien se atreve a decir dentro del PP murciano que el apoyo total de Valcárcel a Rajoy ha sido prematuro, puesto que pueden pasar aún muchas cosas antes del Congreso o dentro de él, incluso aunque se trate de un "congreso búlgaro". Son daños colaterales injustos en el "totum revolutum" que hay montado en la Oposición: hay pocas dudas, salvo para no estropear un buen artículo a los que hablan del lobby de las "baronías periféricas", de lo que piensa y dice Valcárcel sobre los nacionalismos, que casualmente coincide punto por punto con lo
que piensa y dice María San Gil, la presidenta del PP en el País Vasco.


Otra cosa es que ni siquiera San Gil se negaría a un acuerdo por ejemplo con CIU para traer agua del Ebro o del Ródano a Murcia, de lo que es partidario Camps y también Valcár´cel, y para eso, claro, técnicamente "hay que entenderse" con los nacionalistas, que no es lo mismo que identificarse o justificarlos. Me temo que para el viaje hacia la "nueva sensibilidad" con los nacionalistas Valcárcel no tiene billete.  Tal vez para su futura desgracia dentro del partido. O no.

Pepiño, el oyente más fiel de la COPE

12 de Mayo de 2008 - 22:05:15 - Pablo Molina - 10 comentarios

El socialismo zapateril, como antes el de Glez., Miterrand o Craxi, no es una simple opción política más dentro del juego democrático, sino una maquinaria destinada a socavar las instituciones civiles para convertirse en un Movimiento Nacional. No es nada raro pues sus principales mentores proceden de las estructuras izquierdosas del franquismo (sí señores, dentro del régimen también había una izquierda, aunque nacional, a diferencia de la actual que ha resultado ser internacionalista, ecologeta, antioccidental y anticatólica, y no necesariamente en ese orden). Después de finiquitado el régimen se declararon sus enemigos irreconciliables, pero lo siguen admirando “en la intimidad”. El modelo es el PRI mexicano, pero sólo como primer paso para llegar al sistema chavista, mucho más de su agrado.

Esta vocación totalitaria está muy presente en todas las acciones de gobierno del Adolescente, como también lo estuvo con el hoy asalariado de Carlos Slim, aunque el sevillano al menos tuvo el decoro de disimular un poco. No estoy diciendo que Pepiño Blanco haya intelectualizado esta estrategia de ocupación civil prevista en la agenda socialista, pero al menos sí parece capaz de intuir que todo lo que contribuya a eliminar de raíz los discursos contrarios al programa totalitario del partido es bueno para afianzarse en el poder.

Blanco, autodenominado “creyente” (¿En qué coño creerá este tío? Déjenlo, prefiero no saberlo), le acaba de pedir a los obispos que escuchen la cadena COPE para ver “el problema que tienen”. Y, en efecto, tener una radio independiente del poder que escuchan de forma habitual tres o cuatro millones de contribuyentes a lo largo del día es un problema, aunque no para los obispos, claro, sino para la izquierda totalitaria (valga la redundancia).

En un estado de derecho homologable al resto de países de tradición occidental, el hecho de que haya medios de comunicación críticos con el gobierno se considera una expresión de pluralismo, lógica en toda sociedad, que los poderes públicos se ocupan de preservar en beneficio de todo el sistema. A Pepiño, y por extensión a todos los socialistas, le molesta sobremanera que algo así ocurra en España.

Están tan convencidos de que su utopía chorra (alianza de civilizaciones, ministerio de igualdad, educación para la sodomía, paz universal etc.) es el pináculo de las ideas políticas surgidas desde Aristóteles, que no entienden que haya millones de personas que experimentan una repugnancia espontánea ante ella. La conclusión para ellos, como buenos totalitarios, es que los responsables de romper la hegemonía de este pensamiento único son enemigos del sistema a quienes hay que, al menos, silenciar. Sus antecesores internacionalistas utilizaban el gulag y la cheka. Estos todavía no, porque el hecho de que España forme parte de instituciones occidentales y tenga una situación geopolítica determinada limita necesariamente su capacidad para arrasar con todo lo que no les gusta.

Una vez más me permito insistir en la evidencia: La diferencia entre el régimen de Zapatero y el de Chávez es sólo de grado. En lo esencial comparten absolutamente el mismo objetivo. Nos salva estar en el sur de Europa. De momento. Sólo de momento.

Nota: Una atenta mirada a la imagen que acompaña este texto, permitirá al amable lector conocer la dimensión intelectual exacta del personaje.

Su Majestad nos saca del error: ¡ZP es el copón!

11 de Mayo de 2008 - 18:09:04 - Pablo Molina - 23 comentarios

"Es un hombre muy honesto. Muy recto. Que no divaga (...) Es un ser humano íntegro".
"Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas".
Su Majestad D. Juan Carlos de Borbón y Borbón. Mayo de 2008




Zapatero, el íntegro, el honesto.






Más sobre su honradez, su rectitud:






"Sabe muy bien (...) por qué y para qué hace las cosas":



"Sabe muy bien (...) hacia qué dirección va:



"El sino de la casa Borbón es fomentar las revoluciones para perecer en ellas"

Juan Donoso Cortés.
Pensador y estadista. S. XIX

El "Rodolfo chikilicuatre" que decía Arístegui es... Moragas

10 de Mayo de 2008 - 20:15:47 - José Antonio Martínez-Abarca - 1 comentario

Se preguntaban los diputados del PP, y no menos el resto de la ciudadanía, a quién se refería exactamente el experto en Asuntos Exteriores del PP Gustavo de Arístegui cuando dijo que "si Rajoy llevaba de "número dos" a  Rodolfo Chikilicuatre no lo votaría nadie". ¿Quién es conocido por "Rodolfo Chikilicuatre" dentro del grupo parlamentario popular en el Congreso? Pues no es otro que... Moragas, el excursionista de la media melenita, el aventurero de las ideas y la mochila adquirida según cuentan en los campamentos saharianos oprimidos que, según insinúan los del colmillo más retorcido, además de la guitarrita de juguete de Chikilicuatre, para amenizar viajes sostenibles, contiene todos los votos que ha obtenido Moragas en su circunscripción electoral, que deben ser tres o cuatro. "Ahí está Rodolfo con la bolsa de votos", dicen desde las impías bancadas populares. Naturalmente, "Chikilicuatre" es una categoría abstracta que podría comprender a toda una subcasta de políticos, no sólo Moragas, aunque residencien en él todos los males que aquejan a la Oposición, sobre todo desde que se han enterado que el mochilero de lujo es favorito de Mariano.
 

El grupo popular ahora mismo es un fervidero, con "efe", donde ya se ha perdido el respeto a lo más sagrado, y algunos diputados con treinta años de trabajosa ejecutoria "popular" han manifestado públicamente en los corrillos de la sala de pasos perdidos que se borrarán del partido si Chikilicuatre es "segundo" de Mariano en el partido. No sólo si Moragas es segundo. Porque aunque el alias de "Rodolfo" lo lleva él personalmente a cuestas dentro de la mochila (que es como el bolsillo del mudo de los hermanos Marx: cabe de todo), ya decimos que ser "Chikilicuatre" es una categoría y comprende por extensión a más gente. El signo de los tiempos.

El "sheriff" Ginés de Coslada como hijo predilecto de Murcia

9 de Mayo de 2008 - 21:15:17 - José Antonio Martínez-Abarca - 1 comentario

Si algo no le voy a perdonar nunca al Partido Socialista, dentro de que no se me ocurre nada que sea perdonable en este partido, es que me haya hecho abandonar totalmente la fe en las fuerzas policiales, siendo yo un señor de orden. Ya no es "mucha policía, poca diversión", sino "mucha policía, bastante más extorsión". No sé quién me dijo (espero que no fuera un sacerdote) que el único pecado que no era perdonable por confesión era la desesperación. Quien cae en desesperanza absoluta está negando el fundamento mismo de la Revelación. Bueno, espero que incluso eso sea perdonable, porque ya he caído en la desesperanza absoluta sobre el auténtico papel de la policía y la guardia civil en la España socialista e incluso en la que no es nada socialista (véase el coronel Hernando y sus "Trescientos" de la Unidad Central Operativa contra la corrupción administrativa, que están siempre enredando en Murcia como es su obligación y nunca en Coslada, como también es su obligación).
 
Esa película que se llevan la policía y la Guardia Civil en España desde los maletines de Hernando, o sea, mucho antes del 11-m, ya la he visto antes y además muchas veces. Es de mis favoritas. Tipos que, como en la comisaría local de Coslada, llevan tatuado el nombre de la banda policial ("el bloque") con un "amor de madre" en honor del comisario Ginés.  Creo que en la escena siguiente siempre hay una conversación "mu pofresional" en la que los que entienden de eso se quejan de que las bandas de aficionados han puesto de moda disparar la "walter PPK" de lado, con lo que no apuntas bien y te pones los zapatos caros perdidos de sangre, pero no me hagan mucho caso. De cualquier manera, ya me sé esa película. Y el final también me lo sé. Las altas instancias premian al héroe que descubre la trama precisamente para retirarlo y que no meta las narices en las demás tramas, que afectan presumiblemente a todo y todos los demás, como no podía ser menos en un ayuntamiento como el de Coslada, regido por lo mejor de cada casa: socialistas, llamazaristas y Plataforma de Izquierda de Coslada (PIC). Recuerdo lo que me contaba un viejo comunista murciano de los de verdad, Andrés Salom. Sobre cómo se encontraba todos los días por la calle principal del pueblo, del brazo de su esposa, a quien había tenido el honor de ser su torturador franquista. Lo saludaba cortesmente, pues era un señor muy respetado en democracia. Lo habían condecorado, por los servicios prestados, con la presidencia de un casino.

El comisario Ginés de Coslada, de la banda "el bloque" de toda la vida (un bloque donde hay apartamentos donde no reina el Estado de Derecho, que decía aquel), llamado "el sheriff de Coslada" con el que es mejor estar a bien porque si no a lo mejor dejas de estar, es paisano de Murcia, a la sazón. Ya estará marchando en alguna parte el nombrarle camarero mayor de la reliquia de La Santa de Totana, a lo menos. Donde comen trescientos siempre comen trescientos uno. Lo digo para que el coronel Hernando no desaproveche a un supuesto talento para el mal que además viene de un Ayuntamiento de progreso.  

Sor Mari Tere nos impone su, digamos, "moral"

8 de Mayo de 2008 - 17:42:55 - Pablo Molina - 9 comentarios

Los socialistas españoles, el último despojo intelectual del postmarxismo del 68 (que ya es caer bajo), han decidido que eso de que cada uno practique la religión que le dé la gana y que actúe en la vida pública en consecuencia, es un exceso de libertinaje que conviene extirpar de raíz.

Y como los españoles no tienen en estos momentos ningún problema significativo, el consejo de ministros con menor coeficiente intelectual de la historia mundial va a regular el asunto este de la libertad religiosa. La cuestión es prohibir cualquier moral ajena a la moral del estado socialista, única forma de que alguien tan mediocre como ZP y sus chic@s se eternicen en el poder.

La Iglesia Católica comenzó a educar a las jóvenes generaciones mucho antes de que el Estado hubiera pensado en que eso podría ser algún día una función suya. Desde los años 20 del pasado siglo, la izquierda comprendió que la mejor forma de ocupar el poder por métodos pacíficos era ocupar la enseñanza para imponer a las jóvenes generaciones su agenda política. Atención al proceso que se ha seguido por el estado porque es muy interesante:

Primero instauró la educación pública, después intentó prohibir  por la fuerza la educación privada (católica en su mayor parte, sobre todo en España), pero como el invento no resultó como se preveía y sus inspiradores acabaron cruzando los Pirineos un poco desmejorados, la solución (la "solución final") ha sido hacerle a las instituciones católicas una agobiante competencia desleal, limitando hasta lo insignificante el derecho de los padres a elegir el tipo de educación de sus hijos. Por cierto, precepto constitucional este último que, si bien la izquierda tuvo que aceptarlo a regañadientes durante la transición, ha acabado convirtiéndose en papel mojado... que es lo que siempre quiso el socialismo.

Pero a Sor Mari Tere, cuyo aspecto de madre ursulina con problemas de tracto intestinal es cada vez más preocupante, todo esto no le parece suficiente, así que ha prometido regular la libertar religiosa, lo que viniendo de un equipo de sectarios como el que nos gobierna puede tener un resultado antológico.

¿Obligarán a nuestros niños a estudiar el Islam como fuente de respeto a los derechos humanos? ¿Les enseñarán a experimentar con la homosexualidad? (un momento, un momento, esto ya lo están haciendo) ¿o les explicarán que los que no voten de mayores a la izquierda irán a un infierno laico donde no tendrán hachís ni videoconsolas? Con la Madre Maritere y su capellán zejatero cualquier cosa es más que probable.

¿Quién no ha estado en Bulgaria?

7 de Mayo de 2008 - 21:06:44 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

Si el próximo congreso nacional del PP de Valencia va a ser un congreso "a la búlgara", entonces debo decir que he visitado bulgaria al menos en un par de ocasiones ya, y no lo sabía hasta ahora. Y no era con Rajoy de candidato, sino con Aznar. Y tampoco era con el Aznar de la segunda legislatura, cuando presuntamente se convirtió en faraón autista afectado por el "mal de Moncloa". No. Era antes. Mucho antes. Sí, sí, justo, cuando Aznar era "el dialogante" porque o bien no tenía suficiente mayoría o bien ni siquiera la había conseguido por entonces, ni poca mayoría ni mucha. De hecho, creo recordar que jamás he estado en ningún congreso del PP post refundación, es decir, del PP, que no haya sido "a la búlgara". A la búlgara en el mejor de los casos. A la albanesa en el peor.
 
¿Que cuál es la diferencia entre un congreso a la búlgara y un congreso a la albanesa? Pues la misma distancia que hay entre un aplauso búlgaro y una votación "alla maniera" de Tirana, Hoxoniense (de Enver Hoxa, no oxoniense sin "h", que es otra cosa, o sea, de Oxford). Un aplauso búlgaro, si no estoy equivocado en mis evocaciones de la política de más allá del muro, aunque ya hace algunos años de aquello, era un aplauso con "mucha unanimidad", por utilizar la afortunada expresión del presidente del comité organizador del congreso PP de Valencia, Ramón Luis Valcárcel.  Tanta unanimidad había en el aplauso búlgaro, que era un "muro de sonido" que no lo hubiese mejorado ni el productor Phil Spector con las Ronettes. Había más aplauso que manos de "apparatchikis" presentes. En cambio, una votación a la albanesa es una votación donde al contabilizar los sufragios se dan cuenta que hay más votos emitidos que votantes, y más votantes que personas en el censo, y más personas en el censo que personas vivas. O sea, una votación que ya la llevan echa de casa. Bueno, pues ésa es exactamente la impresión que me han dado hasta ahora todos los congresos nacionales del PP a los que he tenido la suerte de asistir y la desgracia de comentar para diversos medios.  El candidato único era Aznar. Pero la política única que allí teóricamente se votaba era tan poca política que nunca supe si a lo que había asistido era un congreso de un partido o una convención dominical y eucarística de jabones "amway".

La única diferencia, si acaso, de aquellos congresos aznarinos con el congreso de Rajoy, al que van a aclamar, por una cantidad exorbitante de unanimidad, más compromisarios del PP de los que hay contabiizados, es que en los de Aznar se vendían, en los tambalillos de la planta baja del parque ferial de Madrid, raquetas de pádel con la gaviota, y no recurdo si también esos pelos sobrantes del bigote que, conforme pasaban los años, los asesores de imagen iban arrancando a la cera del labio superior de Aznar.  En lo demás, idéntico un congreso que los otros. El PP, para bien o para peor, no se ha hecho búlgaro ahora. Yo creo que lleva en ello más años que Hristo Stoichkov.  

Los afrancesados no eran de izquierdas

5 de Mayo de 2008 - 11:25:29 - Pablo Molina - 6 comentarios

La homilía dominical de Pedro Jota tenía ayer un interés especial por su agudo comentario en torno a la celebración del dos de mayo por parte del gobierno socialista.
En efecto, regalar el librito de Artola a los periodistas, como hizo M.T. Fernández etcétera la semana pasada, es como si el presidente del Barça regalara a sus socios la enciclopedia de grandes hazañas del Real Madrid, o sea, una chorrada.
El problema de la vice es que comparte con su jefe una ignorancia insondable sobre la historia contemporánea española. Al parecer, ambos piensan, y con ellos el PSOE en pleno, que la guerra de la independencia fue un conflicto entre los progresistas (afrancesados, partidarios de Napoleón) y los reaccionarios (curas y gente inculta, partidarios de los borbones). Es un nuevo ejemplo de interpretación de la Historia en clave de la lucha de clases, pero más tosco de lo habitual.
La realidad es que los afrancesados no eran de izquierdas, como pretenden los zetajeros, aunque sólo sea por el simple hecho de que el concepto de izquierda política no estaba ni siquiera esbozado en nuestro siglo XVIII.
Entre los afrancesados predominaban los funcionarios obligados a "afrancesarse" bajo la amenaza de perder el puesto, y cierta oligarquía oportunista que se arrimó a las ascuas bonapartinas pensando que la victoria francesa era inevitable. Aún más, cuando el ejército francés fue finalmente rechazado, casi todos volvieron poco a poco del exilio, disculpando su pasado bonapartista con el expediente de que era la única forma posible de no entregar todo el poder a un gobierno extranjero (una de las tesis del libro de Artola). Por otra parte, hubo un gran número de ilustrados preminentes que rechazó aceptar la constitución de Bayona y entrar a formar parte del gobierno afrancesado. ¿Ha oído la vicepresidenta hablar de Jovellanos? Por supuesto que no. Ni falta que le hace.
Pero yo quiero ir más allá y traer a colación otro elemento estructural que explica el neoafrancesamiento de nuestros socialistas. La guerra contra Napoleón fue un fenómeno patriótico, en que el bajo clero y la gente humilde defendió la integridad de la Nación española frente al invasor.
Si nuestros gobernantes actuales no creen en la nación española y eso del patriotismo les parece nada más que un residuo franquista, se entiende perfectamente que traicionen la memoria de sus antepasados situándose en el bando antipatriota doscientos años después de la gesta. En eso, la vice y su jefe son perfectamente coherentes.

Se busca al más duro a este lado de la calle Génova

2 de Mayo de 2008 - 21:45:53 - José Antonio Martínez-Abarca - 5 comentarios

Al parecer, Rajoy se ha dado cuenta de que a Soraya Sáenz de Santamaría la pones debajo de un edificio en llamas y te salva ella sola a toda la gente que se tira por las ventanas, sobre todo si no son de su partido. La colocas al pie del campanario de Manganeses de la Polvorosa, le arrojan encima la famosa cabra y la cabra se salva de estrellarse contra los lugareños porque Soraya no es que políticamente sea blanda, sino que es como la lona de los bomberos. Así que Mariano, al parecer, busca un perfil más duro para sus vicepresidencias del partido, más que nada para mantener las formas y que su partido no se fusione de momento, por razones de Estado, con el PSOE, que para hacer de PDNI ("el pedín", como lo llamaban los viejos comunistas) siempre habrá tiempo.

Se habla para mi sorpresa de Javier Arenas, que, hombre, lo que tiene más duro es la dermis y la epidermis a la hora de mantener ante los periodistas, con la misma convicción, una tesis y su contraria, y su contraria y otra vez la tesis, según toque, o de Michavila, quien demostró bien demostrado que se pueden encender fósforos en su mejilla recién afeitada en aquellos pasteleos suicidas que se llevó el Gobierno de Aznar con los comisionados socialistas y cuyas consecuencias nefastas para el Sistema de división de poderes estamos pagando ahora. ¿Ésos son los tipos más duros que tiene el PP? ¿Ésos son los Josey Wales de El fuera de la ley que le van a quitar el papel a Clint Eastwood porque ellos escupen gargajos de tabaco líquido a la pechera de los tahúres y los vendedores de crecepelo más lejos, más fuertes y más negros? Pero si la postura más dura en que le han pillado públicamente a Arenas es haciéndose limpiar los zapatos en Sevilla, porque pertenece a esa "cultura andaluza del zapato límpio" (Antonio Burgos dixit) que a mí particularmente me resulta muy humillante de ver, no ya por el "limpia", sino sobre todo por el limpiado. 

Alguien más duro tendrá por ahí el PP, digo yo. Alguien que no sepa hacerse el nudo de corbata Windsor (¿o es Wilson?), que lo más aventurado que se eche al estómago no sean los sandwiches de Rodilla o que al irse de vacaciones exóticas no lo hagan a Cancún y con la pulserita, como el resto de oficinistas. ¿Por qué no han pensado, por un poner, en el diputado cartagenero Andrés Ayala (el que fue y supongo es todavía paragüero de Federico Trillo)? A Ayala yo le ví una vez un inquietante parecido con el crudelísimo fiscal turco de El expreso de medianoche pero desde que públicamente se zarandea y se insulta con decanos del colegio de ingenieros, incidente del que son testigos los consejeros del Gobierno murciano de Valcárcel, resulta que ha acabado pareciéndose mucho más, yo diría que todo más (excepto el litro diario de gomina en el pelo propia de las caricaturas fachosas de tele progre, a Mauricio Colmenero, de la teleserie Aída), el que pretenden trasunto de Aznar época castellanoleonesa trufada con su segunda legislatura. Eso sí es un duro para Rajoy, aunque sea de guardarropía.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899