Crónicas Murcianas

Marzo 2008


El "barón autonómico" que detesta serlo

31 de Marzo de 2008 - 23:56:33 - José Antonio Martínez-Abarca - 11 comentarios

Es el único caso conocido de "barón regional" al que siempre le ha asqueado serlo. "Yo no soy Barón, sino varón", solía decir. Y, por una vez y sin que sirva de precedente, habíamos de creer a un político haciéndose el humilde, que en realidad no era humildad, sino absoluta y radical, casi feroz falta de interés por el madrileñeo enmoquetado, ausencia de refinamiento de corte o bien amor por la facilidad y la invisibilidad de la vida periférica, si quieren. Hablamos del próximo presidente del congreso del PP a celebrar en Valencia, el actual presidente autonómico murciano Ramón Luis Valcárcel, que va a obtener así el segundo premio mediático que le cae de Mariano Rajoy tras llamarle al balcón valenciano junto a Camps (al que algunos ya llaman "el sucesor").
 
Al principio, hace ocho o diez años, lo llamaban "barón" para tratar de humillarlo, como a este que escribe todavía lo llaman "maestro", sabiendo que la provincia quedaba muy lejos y que prácticamente desde mi tío abuelo Mariano Ruiz-Funes, biministro con los rojos durante la II República, poco más había surgido de Murcia que hubiese llegado tan alto en la política nacional, si consideramos que los cartageneros Trillo-Figueroa y Zaplana han desarrollado sus carreras, desde pequeñitos, en la comunidad valenciana. Pero como el cuento de Pedro y el Lobo, al final de tanto llamarlo "barón" ha llegado a serlo de verdad. El barón ha venido y, "callandico", se está comiendo a las ovejas en el PP, aunque como Valcárcel es de Murcia algunos aún se ríen y se lo toman a chota. Pueden seguir riéndose, pues cuentan con la indiferencia al respecto al propio Valcárcel, que nunca ha pretendido que lo tomen en serio en el partido en Madrid, ni en broma, ni sí, ni no, ni todo lo contrario.
 
Créanlo o no, es un rarísimo caso de personaje inmune, por complejo o por lo que sea, a la pasamanería de la calle Génova, que no ha hecho allí grandes amigos (exceptuando algún ministro de Medio Ambiente con quien el roce hizo el cariño, y poco más) porque no ha tenido ningún interés real en procurárselos. Para Rajoy, tal y como anda de susceptible con su liderazgo, éste del pasotismo por el madrileñeo puede muy bien ser el gran activo de Valcárcel, por encima incluso de su morrocotudo vivero de votos para el PP en Murcia, una de las comunidades que más crece en población y porcentualmente menos recibe del Estado (sesenta y dos por ciento de votos para el PP en las últimas elecciones generales). Es "barón" y así se le está reconociendo progresivamente en el partido porque, salvo representar a uno de esos sitios en los que, por utilizar la terminología rajoyana, "se ha trabajado más", no ha hecho absolutamente ningún mérito para ganarse la denominación, más bien al contrario.  El ADN de sus huellas dactilares se encuentra en pocos cubiertos de grandes restoranes madrileños. Madrid no lo mata, pero lo fastidia. 

Y ha tenido que venir Mariano a complicarle la vida considerándolo alguien medianamente importante...  

LDTV Murcia reanuda las emisiones

28 de Marzo de 2008 - 21:49:49 - Pablo Molina - 13 comentarios

Libertad Digital Televisión Murcia ha renaudado su emisión en la demarcación de Murcia capital en formato TDT.

Muchos de ustedes han preguntado por los motivos de la suspensión temporal de nuestra programación, aspecto en el que Libertad Digital no ha tenido responsabilidad alguna.

En septiembre de 2007 comenzamos la emisión en pruebas pagando de nuestro bolsillo el sistema de transporte de señal, debido a que la empresa designada por la comunidad autónoma para ese cometido había visto denegados sus permisos por parte del Ministerio de Telecomunicaciones. Hicimos varias prórrogas, la última de las cuales venció el pasado 31 de enero, fecha en que suspendimos la emisión hasta que se oficializara la implantación de la TDT en nuestra demarcación.

Felizmente el 26 de marzo pasado se superaron las trabas impuestas por el gobierno de ZP, sí, ya saben, el que iba a traer las mayores cotas de libertad de toda la historia, y todos los operadores con licencia para la demarcación de Murcia hemos comenzado a emitir de nuevo.

Hay muchos lectores de nuestro periódico en la zona de Cartagena y Lorca, donde también obtuvimos licencia, que están impacientes por ver nuestra programación, pero en esas zonas, hasta que la administración ZP no dé el visto bueno no podremos emitir. No obstante, esperamos que en cuestión de unas pocas semanas quede también solventado ese problema.

En principio estamos pasando la señal nacional y en breve comenzaremos con la franja local, en la que destaca, sobre todo, el programa que hacemos Martínez-Abarca y un servidor. Se trata de una tertulia política absolutamente despendolada, muy divertida y con el único límite impuesto por el código penal. Sólo les diré que el programa se llama "CON UN PAR".

Así que todos ustedes que residan en Murcia capital y no estén abonados a las plataformas de ONO o IMAGENIO ya pueden ir comprando el decodificador de TDT si quieren disfrutar de la televisión que la mitad decente del país estaba esperando.

Anatomía de la más abrumadora mayoría absoluta de España (II)

27 de Marzo de 2008 - 01:24:13 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

Hacia mayo del año 95, Murcia no cumplía ni una sola de las condiciones para el ingreso en el primer mundo. El resto de España había hecho la transición de la Ley al Felipismo pero todavía no había arribado otra vez a la Ley. En Murcia no habíamos salido de los falangistones bajo diversas denominaciones. Bajo la neblina provocada por el incendio con gasolina de la Asamblea Regional reptaban diversas familias socialistas mal avenidas, "enanos", "jumistas", "colladistas", "mariantonianos"... todos, por otra parte, igual de amantes de la libertad. O sea, que la diferencia entre aquellos señores de "rispetto" no era ideológica ni metodológica, sino de "quítate tú que me pongo yo". La crisis de la conserva había acabado con la economía tradicional y no había sido sustituida por ninguna nueva. A la vez hileras de enormes árboles pintados de blanco y flotas de camiones que no se sabía qué transportaban ni hacia dónde hacían desistir a todo el que pretendía entrar en Murcia o abandonarla por carretera, como el país de irás y no volverás. El tren te dejaba directamente en territorio hopi o navajo, a la altura de Calasparra, territorio que por cierto acababa de achicharrar por pavoroso incendio los bosques plantados bajo Primo de Rivera. Por avión, sólo podías montar en San Javier en el mismo modelo que llevaba a los padres de Tarzán y resulta que se estrelló en la selva. De vez en cuando se venía no se sabe si en helicóptero (o en cualquier caso por medios que se desconocen) algún subsecretario castigado por su señorito a inaugurar algún hospital vacío o alguna familia socialista más. Todo estaba muy entretenido y además éramos jóvenes hasta nosotros.
 

La transformación de AP en PP, años antes, había producido las lógicas tensiones entre los que no se querían ir y los que pretendían llegar. La vieja guardia, mandada por uno que había sido portavoz de la derecha en el congreso, era casi toda tan colectivista como los propios socialistas, con notables excepciones, como la del propio ex portavoz, que siempre ha dicho ser de la derecha "con principios". Los que los desbancaron no es que digamos que digamos en preparación ideológica, pero al menos habían oído algo, por alguna parte, de la libre iniciativa y el mercado. Y sobre todo tenían unas ganas de morder en carne que los anteriores habían perdido porque nunca la habían tenido. El líder era un joven de cara sudorosa y pelo oscuro al que nadie había prestado atención, porque cuando corría peligro de dejarse ver demasiado se iba a tocar "rondallas" a los coros y danzas municipales y espesos, y, cuando no, hacía una labor callada pero muy efectiva armando el partido en pedanías, diputaciones y villorrios, sin despreciar las gasolineras. Al decir de alguien que llegó a vicepresidente regional, cuando el ex portavoz de la derecha en el Congreso telefoneaba al joven de cara sudorosa lo hacía "desde su palacete y con el batín puesto", para ver si todo iba bien con las bases de manos callosas. Todo iba demasiado bien, por desgracia para el del batín, una gran inteligencia desaprovechada, todo hay que decirlo.


Tan bien que de repente cesaron las "rondallas" locales y las joticas huertanas que tenían despistados tanto al ex portavoz como a las familias socialistas y el PP, encabezado por aquel tipo que acababa de dejarse la bandurria, cambió la hegemonía guerrista en la Región por su propia hegemonía, que hasta hoy dura, rozando ya la unanimidad. De un día para otro. Yo titulé aquel día de la primavera entrada de 1995: "Ramón Luis Valcárcel gana en ninguna parte". Trece años después, ya conoce que somos alguna parte hasta Rodríguez Zapatero. (Continuará)

Bermejo, el rojo, insulta a la clase trabajadora

26 de Marzo de 2008 - 09:41:02 - Pablo Molina - 23 comentarios

Lo de Bermejinsky con los funcionarios de justicia es ya de traca. Con sus últimas declaraciones demuestra una vez más que lo de haber sido un señorito de rancia estirpe falangista imprime carácter. Es la tradicional solidaridad de los altos cargos del PSOE con la clase proletaria, a la que dicen defender cuando están en campaña electoral. Todo basura. Ahora bien, muchos de los que ahora insulta y amenaza se ponen el ronzal y las orejeras el día de las elecciones y depositan el voto a favor del partido socialista, así que si eso es lo que querían pues nada, a disfrutar que son dos días. En todo caso quien les acusa de vagos y maleantes es "uno de los suyos", así que tampoco es necesario que llegue la sangre al río. Cualquier cosa menos votar a la derecha, aunque tengan que estar puteados cuatro años por un señor que se gasta cuarenta y tantos millones de pesetas en darle un pasavolante al piso oficial y poner ocho o diez jacuzzis estilo puticlú.

Cuando prestaba mis servicios, sin duda valiosísimos, en la administración, a mediados los ochenta del siglo pasado y comenzaron las huelgas generales contra el PSOE de González observé un curioso fenómeno. En la persecución de los huelguistas, haciendo listas negras a la vista de todo el mundo, no hubo quien se destacara más que los altos cargos socialistas, miembros a su vez de la UGT, promotora de las huelgas.

Yo no participé en ninguna huelga de esas, así que cuando pasaba la tormenta solía ser acusado de esquirol ¡¡por los mismos hijos de puta que dedicaban el día de huelga a visitar los despachos para confeccionar la lista de "desafectos" y pasarla al partido!! O sea, el copón. En realidad nunca tuve que enfrentarme cara a cara con estos despojos humanos, porque todas estas operaciones de acoso se solían hacer con discreción y nunca te decían a la cara nada para que pudieras defenderte. Yo, a mi vez, simplemente comentaba con mis amigos huelguistas, afiliados a la UGT y al PSOE (¡Viva la esquizofrenia!) que no pensaba hacer huelga con gente que unos meses después votaba en masa a Felipe González para que no mandara la derecha. Si eso es lo que querían no había razón alguna para que yo contribuyera a molestar al insigne estadista sevillano poniéndome en su contra. Me limitaba a no votarle, que es lo que haría cualquiera con un mínimo autorespeto.

Pasan los años, los lustros y las décadas y todo sigue igual. La izquierda destrozando a las clases favorecidas y éstas votándola en masa. Pues lo dicho, que disfruten, que disfruten que se lo han ganado a pulso.

Bermejinsky dales caña, que a estos les va la marcha.

Diferencias entre trasvases progresistas y fachas

24 de Marzo de 2008 - 14:50:03 - Pablo Molina - 17 comentarios

El trasvase del Ebro, piedra de toque del Plan Hidrológico Nacional asesinado con alevosía por Z nada más llegar al poder, era una obra eminentemente fascista. No porque en su diseño de ingeniería hubiera trazas mussolinianas, sino porque lo había aprobado el Partido Popular, aunque conviene recordar que la necesidad de esta obra se daba por supuesta por todos los ministros socialistas del ramo anteriores a la llegada de Carmen de Mairena.

Los trasvases, nos decían a los sedientos almerienses, murcianos y alicantinos, eran una cosa carpetovetónica que un país progresista no podía permitirse, ni aunque la financiación corriera en su mayor parte a cargo de la UE. O sea que no era cuestión de dinero, sino de ideología.

Y sin embargo, miren por donde, ahora los nacionalistas catalanes han caído en la cuenta de que lo de trasvasar agua de donde sobra hacia donde se necesita no es ningún atentado fascista, sino una cosa muy racional. Pero como la ideología de estos pobres elementos es lo único que les importa, ahí andan, haciendo grotescas piruetas semánticas para no llamar a las cosas por su nombre.

Da igual. Su traición al principio básico de solidaridad territorial dentro de la nación está ya escrita en los libros de Historia para las generaciones venideras, con la foto de ZP en el frontispicio para que todos sepan lo que el socialismo da de sí en términos de deslealtad. Créanme, no les envidio.

Arranca Marina de Cope

18 de Marzo de 2008 - 11:56:51 - Pablo Molina - 16 comentarios

Aunque la denominación del paraje lo sugiera, La Marina de Cope no es una parcela marítima propiedad de la cadena episcopal, sino un precioso paraje costero entre los municipios de Lorca y Aguilas.

En ese lugar, el gobierno murciano va a iniciar la construcción del más importante complejo turístico de toda la costa española, lo que supondrá un importantísimo impulso a la economía regional.

Por supuesto los rojiverdes "luchadores por un mundo más justo" se oponen frontalmente a que se haga esa inversión, a pesar de que el volumen de edificación es insignificante comparado con la costa andaluza, que una ardilla puede recorrer actualmente, desde Huelva a Almería, saltando de grúa en grúa. Pero en Chavesland el ladrillo es progresista y los campos de golf una conquista del proletariado. En Murcia no.

Marina de Cope es un proyecto ambicioso que pondrá, por fin, a Murcia en lo más alto del escalafón del turismo residencial de alta calidad, que es lo que viene reclamando una región como esta desde hace décadas. Un proyecto que dará trabajo a miles de personas, especialmente jóvenes de la zona, que actualmente tienen que emigrar a otros lugares para buscarse el sustento. Pero eso, naturalmente, a la izquierda le da exactamente igual. Lo suyo, lo de estos funcionarios universitarios de Sendero Luminoso, es combatir el capitalismo con todas las herramientas a su alcance, aunque en la contienda se destruya el futuro de miles de familias de obreros. Así ha sido siempre y así seguirá siendo.

Hace unos meses, los kolectivos progresistas organizaron en Aguilas una manifestación en contra de Marina de Cope. No fue ni el tato. Los únicos que se pasearon con la pancarta fueron los ocupantes de los autobuses fletados por la organización. Oriundos de la zona, ni uno.

¿Van estos "luchadores por un mundo más justo" (es decir, socialista) a dar trabajo a toda esa gente que espera como agua de mayo el comienzo de las obras? Obviamente no. Por eso la izquierda en Murcia es cada vez más residual.

Al contrario que muchos de estos militantes de la cabra (el simpático animal es el emblema del kolectivo "Murcia no se vende") yo sí he estado en la playa de Marina de Cope. Una zona de costa completamente abandonada, salvo por los invernaderos ilegales que aparecen aquí y allá y unos cuantos mozalbetes haciendo motocros por entre los montones de basura. Convertir este lugar en el Cancún mediterraneo, con edificaciones bajas, hoteles y servicios de alto standing es una idea elemental que debería poder intelectualizar cualquier mente medianamente desarrollada. No se destruye el medio ambiente. Al contrario, se pone en valor para que sea disfrutado por miles de personas y, a la vez, contribuya a desarrollar exponencialmente la economía de la zona.

Hoy mismo, los ayuntamientos de Lorca y Aguilas deben dar el visto bueno a la modificación de sus planes de ordenación. A partir de aquí comienza la aventura de la Marina de Cope. En unos años Murcia estará en el mapa. Aunque le duela al rojerío.

Anatomía de la más abrumadora mayoría absoluta de España (I)

17 de Marzo de 2008 - 22:02:18 - José Antonio Martínez-Abarca - 3 comentarios

Hace apenas trece años, y el número es tan gafe como la fecha, el lugar donde ahora mismo el PP dispone de uno de los mayores records en diferencia electoral sobre el segundo partido de toda Europa, si no el mayor, no era más que un adosado chabolístico al cortijo andaluz de Chaves, con ladrillo visto y sin encalar. Un lugar de la España profunda que no disminuía en profundidad al llegar a la costa. Un paraje tan incomunicado que al propio Felipe González se le olvidó el camino para llegar durante toda su presidencia. En otras palabras, el clásico lugar paradisíaco para el PSOE y su habilidad para hacer del atraso un camino de salvación. Qué ocurrió  para que todo se les volviera del revés a los socialistas, cuyo viaje hacia la nada ha ido en progresión imparable y ya roza, en estas últimas generales, la clandestinidad, es lo que vamos a tratar en una serie de artículos que principian hoy.

Por si Arriola o Elorriaga no le han pasado el "dossier" al bueno de Rajoy durante todo este tiempo, tengo para mí que lo que ha pasado políticamente en estos trece años en un vulgar lagartijal (a cuyos parroquianos el refranero no se cansa de insultar) es de aprendizaje obligado para todo ese madrileñeo "genovés" que no sabe qué hacer ahora mismo con más de diez millones de votos, excepto elegir la opción incorrecta. Esta es la pequeña historia de qué resortes se movieron para conquistar una mayoría absoluta del PP contra las que ya había del PSOE y, sobre todo, qué se hizo para, elección a elección, y sin necesidad de una propaganda organizada ni efectiva (como luego veremos), mandar al PSOE a ese sitio donde Zapatero ya no podrá nunca enviar al PP.
 
Pero, como decía el clásico de la bella Sherezade, ha llegado la mañana (o la hora de cenar, que tanto da) y callamos. Dentro de unas pocas horas, dentro de un rato pero de verdad, y no como el ministro Bernat Soria, que enmudeció subitamente cuando le demostraron que es un impostor, seguiremos con el relato. Cualquiera que acompañe a Rajoy de la próxima época debiera conocer esta bonita historia.

Al diputado Pacheco, al que se le concedieron seis días

15 de Marzo de 2008 - 16:23:36 - José Antonio Martínez-Abarca - 8 comentarios

Contaba, querido Arsenio Pacheco diputado del Congreso, hoy holograma, remanente, resto de Arsenio, contaba, digo, un guionista de cine español muy reconocido de los tiempos en que existía cine español, Rafael Azcona, que en su casa familiar, durante su infancia, su madre se empezaba a preocupar intensamente cuando ocurría algo bueno. "Ya lo pagaremos", decía, sabedora de la dudosa ironía pesada de la Providencia, que, ya que al final nunca provee de nada que debamos celebrar, yo prefiero llamar Destino. Y de qué manera has pagado tú el haber conseguido ser en las elecciones de apenas hace seis días, en triunfo histórico, el séptimo diputado para el PP por la región de Murcia. Con la muerte de tu hijo primogénito de apenas 21 años, en Madrid y porque sí. 

Dicen algunos que cuando la vida te va a partir por la mitad sientes una pesantez inexplicable en el corazón anticipadamente, pero te confieso que yo no advertí nada en tí, salvo la rojez se sentirse observado, cuando el domingo a la noche te sacó el presidente murciano Valcárcel bajo los focos y los flashes para ponerte de ejemplo perfecto de victoria. Qué victoria. En ese momento sólo vi en tí ese mismo político de base que has sido siempre, pegajosas todavía tus manos de la cola de pegar carteles para Fraga, en aquella travesía del desierto para la derecha que no ha terminado, pues ahora se inicia para tí el desierto de verdad,  al que no te acompañará ni tu propia alma. "Se apagaron los ecos de su reír sonoro/ y es cruel este silencio, que me hace tanto mal...", canta el disco rayado de un gramófono siempre en mi mente, aquellas perdidas músicas.  Conocí a tu hijo muerto hace muchos años, apenas iniciada su adolescencia. Como pasaba mucha parte del año con su madre en las Canarias, tenía en su piel todo ese bronceado inadvertido de la panza de burra del cielo de allí y en su acento la cosa esa mesoamericana. Uno de esos chicos tan despiertos que su cabeza visita de día el futuro de diez o quince años después y regresa de noche a su cuerpo impúber. Me decías que me leía por "internet", y que me admiraba. Cómo podía entenderme lo que escribo un niño de once o doce años, me quedaré con las ganas de saberlo, cuando la mayoría de la clase dirigente no sólo murciana de los que ya tienen los huevos pelados, si me permites la expresión (permítemela, porque ando últimamente peleado con la vida), siempre ha entendido mis artículos al revés y eso cuando han sido capaces de hilar dos subordinadas sin que les dé un "paralís" mental. No sé si Dios llamará pronto a su lado a los mejores, como se rumorea, pero desde luego sí a los más preparados. 

No entraré en el discurso clásico de que cómo podía pasarte esto a tí, que nunca te has creído nada, que no ibas de nada y que tampoco quería llegar especialmente a nada salvo distinguirte de esa mala gente que al arrullo de las mayorías absolutas se han saltado la cola en un partido que sigue sin ser el suyo, sencillamente porque en el suyo, privado de votos desde hace casi quince años, no pueden ni medrar ni cobrar. Que no eras de esos que creen que los triunfos que ocurren los vas atesorando como el usurero las monedas sin ir perdiendo al mismo tiempo por los bajos de los pantalones todo lo demás, a lo que el triunfo, embrutecedor, nunca deja sitio. Ni estabas encantado de haberte conocido ni vivías más que al día, porque si hay mañana ya no será mañana sino hoy. No has tenido más que seis días para disfrutar de la cima de tu carrera. Después, el "blackout", el apagón. Lamento decirte que te has igualado a este que firma en lo de perder a un hijo (en mi caso, la carcasa permanece viva) y qué te voy a contar que hoy no sepas. No serás nunca el mismo, y ni lo intentes. No tengo consuelo para tí, y no lo busques. Es bueno que sepas que no lo hay. La única sabiduría posible en esta vida creo que consiste en saber que a lo que llamamos mala suerte es sencillamente transcurso. Todo es mala suerte salvo algún malentendido siempre breve. Llegar a ese convencimiento te dará algo de paz espiritual, lo necesario para seguir, porque la felicidad y el optimismo no informado (el nuestro es un optimismo bien informado, verdad, Arsenio) vamos a dejárselos íntegros al presidente Zapatero. Qué más quieres que te diga. Que todos los hijos de puta que en el mundo han sido siguen bien, gracias. Y creciendo.

A "Bermejoras" la campaña electoral lo ha empeorado mucho

13 de Marzo de 2008 - 19:07:07 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

     Vi al ministro Fernández Bermejo durante el minuto de silencio guardado en memoria de la última víctima de ETA y me pareció un dudoso ente semitransparente a la luz cruda del mediodía murciano. Es evidente que es lo único semitransparente en este señor, o casi lo único, si exceptuamos el espíritu de secta, que en él reluce como la calle de Alcalá de aquellos garbosos "caracoles" taurinos, a lo mejor porque en esa calle está ese prisaico y gallardonáceo Círculo de Bellas Artes, antigua checa, sobre el que últimamente luce un enorme, misterioso a la par que vagamente amenazante neón que dice: "La guerra es nuestra"  (dicen los "caracoles" taurinos, que es a lo que vamos: "cómo reluce/la calle de Alcalá/cómo reluce/cuando suben y bajan los andaluces"... sobre todo si son del equipo de Chaves, que vienen a la capi a pasar el taxímetro de las "peonás").
 

Es obvio que la campaña electoral, a "Bermejoras", como lo llaman en el PP,  no le ha sentado nada bien y se ha desmejorado mucho, porque en cada foto electoral que le hacían salían de fondo los funcionarios de Justicia de Comisiones Obreras con la pancarta. Bermejo vino, si es que vino realmente, apuntando cuellipollo al sureste español y con incipiente alopecia (¡qué lejanos los tiempos de "pelucas", como se decía antes a los melenudos, en el pop pre-movida de Los Cirros!) y se va, si es que se va de verdad, del mismo sitio quince días después con cuatro pelos en guerrilla y "una percha en el escote bajo la nuez", como en el tango "esta noche me emborracho". Un poco más, o un poco menos de Bermejo, y nos quedamos sin sectario mayor. Pareció que el minuto de silencio lo guardábamos por su memoria, que por cierto vaya memoria que deja en Murcia. Nada que no pueda ser superado en cuanto reúna fuerzas y vuelva a la carga con la UCO del coronel Hernando y sus Trescientos aprovechando que en tres o cuatro días que llevamos de zapaterismo segunda edición han sido tomados los penúltimos objetivos militares contra un Poder Judicial independiente o siquiera pudoroso, siguiendo el dicho: "sed buenos, pero si no podéis ser buenos, sed prudentes". Tres o cuatro días y ya llevan más adelantado con el Poder Judicial que el felipismo en catorce años. Prudencia, ¿para qué?


Nadie en su sano juicio duda que lo que queda de Bermejo regresará a por la revancha, no contra el Gobierno del PP, sino contra los votantes murcianos que le han humillado incluso más que sus propios colegas de carrera fiscal, que siempre lo tuvieron por segundón. Y eso cuando se rumorea que el taxi en el que cabe la Oposición del PSOE en la región ha ofrecido al presidente pepero  Valcárcel un pacto o emplasto que no hay ninguna intención de cumplir por la parte de costumbre: ya que la "lealtad institucional" que ha reiterado Valcárcel hacia el nuevo Gobierno de Rodríguez Zapatero no será correspondida por éste, como no podría ser de otra manera, los socialistas que aún permanecen en Murcia se ofrecen de intermediarios u "hombres buenos" con Moncloa y los ministerios. Y también, cepillos profidén. Para buenos está Bermejo.

El PSOE murciano hace, digamos, autocrítica

13 de Marzo de 2008 - 12:04:11 - Pablo Molina - 7 comentarios

La actual ejecutiva de los socialistas murcianos tiene el honor de haber alcanzado el resultado más bochornoso de ese partido a escala nacional, algo que no está al alcance de cualquiera. Es cierto que para la hazaña han contado con la inestimable colaboración de Bermejinsky, para el que cualquier proeza en términos de batacazo electoral no supone un reto excesivo, pero aún así hay que reconocer a los sociatas leventinos una especial laboriosidad en facilitar el triunfo del PP.

Después de un resultado como el del pasado domingo, que amenaza con situar al PSOE como una fuerza extraparlamentaria en lo que se refiere a esta circunscripción en un par de elecciones, uno esperaría que la ejecutiva en pleno fijara su residencia en una isla lejana para pasar el resto de sus días pidiendo perdón de sus pecados al Gran Arquitecto. Esta decisión, de lógica impecable, hubiera puesto en aprietos al partido popular de cara a próximas convocatorias, pues la capacidad de los líderes socialistas actuales de ser derrotados esplendorosamente una y otra vez está más que acreditada, y quien sabe si poniendo a alguien inteligente y capaz de anteponer los intereses regionales a los de Zapatero podría dar un vuelco en el voto popular.

Sin embargo, para tranquilidad del PP, estos chavales del PSOE levantino siguen encantados de conocerse. Con la boca pequeña dicen hoy que están dispuestos a dejar sus cargos si así se decide en un congreso, cosa que harían con alivio porque ellos no están ahí por gusto. Y esto lo dice un tío al que no se le conoce ninguna actividad ni profesión, puesto que cambió los dientes de leche como meritorio del partido socialista y hasta hoy, ya con canas, no sabe lo que es dar un palo al agua.

Sólamente insisten en que hay que llegar más a la gente, hablarles de las cosas que realmente le interesan y sobre todo hacer propuestas para solucionar sus problemas. Esto en el mismo día en que la ministra Narbona dice en la prensa regional murciana que el trasvase del Ebro está, tras las recientes elecciones, "muerto y enterrado" (sic). La ministra Narbona, aclaro, es ese avatar de Carmen de Mairena que cuando viene a la región a inaugurar por séptima vez la misma desaladora hace que los dirigentes sociatas de la tierra experimenten sublimes orgasmos democráticos por lo bien que está resolviendo el problema del agua.

Es una pena que Zapatero no se los lleve de asesores a La Moncloa. Con ellos al frente de la estrategia socialista, la mayoría absoluta del PP en 2010 estaría garantizada.

El futuro ya está escrito y firmado por el Diablo

12 de Marzo de 2008 - 18:19:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 9 comentarios

Asistía la otra noche, concretamente la electoral, a una cena en un restorán cerrado donde, como en cada importante cita a las urnas, se reúnen una serie de notables liberales, democristianos y algún gallardonáceo de bajo vuelo y alta cresta para asistir y discutir los primeros resultados de la jornada. El más favorable a la continuidad de Mariano Rajoy, descontando este que firma, decía que debía dimitir como aspirante a la presidencia y conformarse con ser vicepresidente primero en un hipotético futuro gobierno del PP. Los demás variaban entre entregar a Rajoy, ya, hoy, ayer a las fieras que lo han pintado como un líder de extrema derecha, para aplacarlas y que nos perdonasen la vida, y/o  rescatar a un Gallardón para ponerlo a la fuerza como líder del PP, aunque no lo quieran las bases, ni los compromisarios, ni los barones periféricos, o sea, refundar el PP como el partido donde hay diez millones de seleccionadores que arreglan el mundo en las sobremesas pero donde se puede pasar por alto esa manía de votar en elecciones internas.
 

Hubo un argumento, no sé si del bando de convertir a Rajoy en pienso o el de simplemente quitarlo del sillón para que se pusiera el otro que no pudo por menos que enternecerme: Rajoy se ha quemado en una oposición feroz y catastrofista y lo que van a demandar los nuevos tiempos es un opositor a caballo entre "Ana de las tejas verdes" y "Winnie the pooh", porque ahora que Zapatero no necesita a los independentistas y comunistas gobernará para el centro, o sea, suavecito y evitando la radicalización. La capacidad de bienpensar de la derecha para no admitir los hechos no deja de asombrarme. Su optimismo no termina de informarse bien o, como diría Felipe González, de escarmentar.

A aquellos notables teóricamente cercanos al PP, y a todos los que quieran leerme, voy a adivinarles gratis el futuro que será, que ya es, porque está escrito y rubricado por la pezuña del Innombrable, como todos los futuros ineluctables: Lo primero que deberían saber es que Zapatero tiene un plan. Sí, sabe hacia dónde se dirige. Y ese plan excluye expresamente el gobernar para todos, y por supuesto el gobernar como si esto fuera una democracia parlamentaria. No está en la naturaleza del Plan, ni del que lo ha maquinado.  Como viene a sugerir Arcadi Espada, ya no es que el PSOE haya debido transigir con los nacionalismos, sino que ha debido transigir consigo mismo, porque el PSOE lleva ya dentro el nacionalismo (y aún muchas más cosas de da miedo incluso enunciar). Si no se ha podido acabar físicamente con la derecha arrojándola por sobre las bardas del Sistema, objetivo 1, se hará como si no existiera excepto cuando convenga recabar su apoyo para engañarla, en espera de retomar el objetivo 1.  El secesionismo seguirá su curso. Los cantones tendrán más vaquitas a manchas malva, como la del chocolate. Los pueblos serán más aldeas. Aprobado el Estatuto Catalán, será la rapiña incontrolada de los Presupuestos y lo que valga en un sitio podrá no valer dos metros más para allá. Nadie deberá esperar ayuda de su hermano. Los ríos llevarán colgando de la colita una vitola con denominación de origen. Para el inmenso trabajo de papeleo que aguarda al compartimentar España de forma estanca hará falta un faraónico cuerpo funcionarial, tal vez incluso mayor que el francés, que será el que más recursos públicos succione por encima incluso de los inmigrantes. No se hará una flexibilización del empleo. Nadie invertirá en España a no ser "a la kuwaití", para que el dinero se lo lleve alguien. Abaratar mucho las segundas residencias para extranjeros permitirá, como ya está ocurriendo, respirar al sector, pero no por demasiado tiempo.

Todo esto ocurrirá, y no otra cosa. Y eso por quedarnos solamente del lado de la Ley, no del otro lado, que será de visita continua. Una legislatura más tranquila que la anterior, la llaman ya. Claro. Para que termine de ser tranquila, sólo faltan el fanal, la pala y el enterrador.

¿Debe abandonar Rajoy?

11 de Marzo de 2008 - 17:38:17 - Pablo Molina - 19 comentarios

La prensa de izquierdas, y alguna sedicentemente derechosa, se frota las manos especulando con el abandono de Rajoy del liderazgo del PP, decisión que juzgan inevitable tras la última derrota electoral. Esta situación me recuerda a los terribles sarpullidos del progresismo cuando la jerarquía católica ejerce como tal en cuestiones sensibles, que inmediatamente lleva a sus líderes de opinión a pedir un relevo o un cambio de rumbo en la institución. En estos casos siempre pienso que si la izquierda muestra un interés tan determinado en que su adversario tome una decisión concreta, lo más sensato es adoptar exactamente la contraria.

Pero no es sólo la existencia de esta "ley de hierro de la conseja progre" lo que me hace pensar que Rajoy no debe renunciar a liderar la oposición y presentarse a las elecciones de 2012, sino también el hecho, en mi opinión incontestable, de que las ideas que ha defendido, tanto durante la legislatura como en la campaña, son las que comparte una amplísima mayoría de su electorado.

En principio al único que hay que darle la boleta es al encargado de la demoscopia electoral del partido, pues no se entiende que hasta bien pasado el escrutinio del sesenta por ciento no cayera en la cuenta de que el PP había sido derrotado. Las palabras de Cayetana Álvarez en el informativo especial de LD, casi con el cuarenta por ciento del escrutinio ya realizado, anunciando eufórica que Rajoy se convertiría en presidente, denota que los analistas del partido o son unos topos del PSOE o unos incompetentes. En todo caso, fuera.

En cuanto a Rajoy, como decía antes, creo sinceramente que las ideas que ha defendido, basadas principalmente en una elemental recuperación de la dignidad nacional, y las propuestas que ha hecho, sobre todo las económicas, son las que cualquier liberal-conservador sensato puede asumir como propias de cara a unos comicios.
El problema es que la sociedad española prefiere el buenismo progre, el talante y la música de chikilicuatre, a un señor serio que defiende unas ideas sólidas a quien se ha tachado insistentemente desde el gobierno y los medios afines (practicamente todos) de ser la reencarnación de Torquemada.

La cuestión que parece plantearse ahora en el PP es: ¿debemos cambiar de estrategia para decirle a la gente lo que quiere oír, ganarnos la condescendencia de los artistas y, en general, del progrerío mediático a ver si en 2012 nos dejan ganar? Si la respuesta es positiva, no cabe duda de que Rajoy no sirve como candidato y en este caso habría llegado la hora de alguien como Gallardón.

En mi humildísima opinión, creo que si las ideas que ha defendido el PP con Rajoy a la cabeza las reconocemos como ciertas, dignas y válidas, lo que hay que hacer es transmitirlas con eficacia a la gente durante estos cuatro años para cambiar de una vez el aborregante medio ambiente cultural en el que se mueve la masa española, de carácter eminentemente socialista.

La batalla contra el socialismo trasciende la lucha para desalojar al chikilicuatre de La Moncloa. Es una cuestión de ganar en el terreno del pensamiento, la cultura y los medios de comunicación. Sólo con que los varios miles de altos cargos del Partido Popular repartidos por toda España se dedicaran a defender con hechos las ideas liberal-conservadoras, en lugar de seguir dejándose mecer por la rutina alimentando todos los circuitos de la izquierda para que los progres les perdonen su pecado original, la conquista de la opinión española estaría al alcance del partido de cara a 2012.

Otra cosa es que el PP pretenda jugar contra el PSOE utilizando sus mismas cartas y sacando únicamente la baraja sin marcar los quince días anteriores a la cita electoral. Esto ya hemos visto que no funciona, porque a "tahúres del Mississipi" no hay quien gane a los socialistas.

Si se va Rajoy para que llegue alguien más joven a defender sus mismas ideas (no se ve a nadie en el horizonte) el PP habrá hecho un buen negocio. Como los líderes y barones regionales prefieran gallardonear, probablemente ganen las elecciones, pero su triunfo será simplemente una concesión temporal de la izquierda sociológica española con fecha de caducidad. Aznar lo sufrió en sus carnes. Creo sinceramente que con una vez basta.

Esta Región es la Covadonga para una Reconquista

10 de Marzo de 2008 - 01:59:28 - José Antonio Martínez-Abarca - 14 comentarios

Escribo tras venir de la fiesta del PP murciano en el hotel "Silken siete coronas". No había fiesta. Una niña de dos años daba incansables vueltas pisando globos azules, pero no se parecía a la niña de Rajoy, sino a las muñecas de Famosa que se dirigen al Portal tirando por el camino más largo, el de la travesía del desierto. No había fiesta pero el ambiente era lo más parecido a una juerga dentro de una depresión, no sé si me explico. Todos lo sentían hondamente por Mariano, por el partido, por los españoles, por el país... y aquí se acababa el sentirlo, porque, como reconocía el presidente regional Valcárcel, que dejó de aplastar, laminar o barrer al PSOE murciano hace ya varias legislaturas para pasar a hacerle cosas aún más dolorosas, "la verdad es que se supone que deberíamos estar tristes por haber perdido las elecciones, pero... no lo estamos ni mucho menos tanto".
 

Como que el PP de Murcia, ejemplo para toda España, siete diputados de diez posibles, ha dejado al PSOE en la práctica clandestinidad, ha reducido al candidato Mariano Fernández Bermejo, el que ha sido y por lo visto está seguro de volver a ser ministro de Justicia, al pitufismo político, su verdadera dimensión, y ha dado una lección, otra, de resistencia civil  frente al acogotamiento al que tienen sometida (sometida es una manera de hablar) a la región las diversas instituciones del Estado, diversas sí pero de idéntico pelaje (fiscalía, parte de la judicatura, delegación del Gobierno, los albañales de la policía y las fuerzas y cuerpos de seguridad, televisiones). Murcia se ha crecido ante los últimos cuatro años de castigo. Con esa estrategia alguien pensó en ablandar los lomos de los votantes, pero les ha salido al revés. Lo cual no quiere decir que uno tenga la más mínima esperanza de que el zapaterismo revise su hoja de ruta para con la región: la maldad no se revisa, se reafirma. Ahora está por ver qué ocurre antes, si al despotismo se le cansa la mano de golpear o por aquí nos cansamos de tensar los músculos y mantener altos los índices de adrenalina y movilización. En cualquier caso y acabe como acabe, habrá sido un hermoso capítulo de España. El señor padre del presidente regional, bigote con guedejas y fina ironía, lo tenía claro: "esto es Covadonga y a partir de aquí hay que reconquistar España, hasta que no quede ni uno".
 

Con más del 61 por ciento de los votos para el PP regional, ahora se entiende por qué el PSRM-PSOE dejó abruptamente y sin explicaciones de hablar de supuesta, que no es lo mismo que presunta, corrupción. Como que cada vez que la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil del coronel Hernando, siguiendo instrucciones de partido, tomaba el Congreso digo el Consistorio de algún pueblo para llevarse las cajas de legajos y reventar cajas fuertes conseguían cabrear y subsiguientemente animar a miles de vecinos que nunca pensaban votar a partido alguno (la participación electoral en Murcia, también la más alta de España). Gracias a sus propios méritos, el PSRM-PSOE es contemplado en la que se supone que es su región como un partido de estricta observancia antimurciana, carente de la más somera credibilidad. Parecía imposible empeorar los resultados de las últimas elecciones generales para los socialistas, pero las bajantes del pisito de Bermejo se han llevado cañería abajo los últimos restos que quedaban de un partido que antaño fue hegemónico. De hegemónico a prácticamente hacerle compañía en el infierno al Partido Proverista de Maisonnave. A partir de ahora, el PSOE, en Murcia, como Izquierda Unida: los mítines, a darlos a los patos en el "parque de Fofó". Que lo podían rebautizar, y rejuvenecer, como parque de Emilio Aragón, o sea Milikito.

Y España prefirió los orgamos de Zerolo

10 de Marzo de 2008 - 00:54:37 - Pablo Molina - 3 comentarios

Es interesante comprobar qué tipo de mensajes calan en la sociedad española a la hora de emitir el voto, porque con esa información uno puede conocer el punto exacto de cocción de nuestro rigor intelectual y moral. No es una simple pataleta porque no haya ganado el partido al que he entregado mi voto, sino que el nivel del rival hace aún más dolorosa la derrota.

Tenemos a un señor candidato del PSOE que, como presidente del Gobierno, ha manifestado no tener claro si España es una nación o no, que ha suscrito pactos de gobierno con grupos políticos que abogan expresamente por la secesión de sus territorios, que ha pactado en términos políticos con un grupo terrorista, que ha dejado a España a unas alturas de ridículo en la escena internacional desconocidas desde que Fernando VII y su padre montaron el episodio de Bayona, que sobre una educación pública absolutamente destrozada impone como receta el adoctrinamiento sectario de los alumnos, que no tiene ni la más remota noción sobre economía, que en un momento de crisis galopante no se le ocurre nada mejor que prometer más y más subsidios, principalmente a los lobbys organizados, que no tiene ningún reparo en autorizar a los millonarios del canon digital a que roben a los ciudadanos cuanto más mejor, que pretende implantar un estado laicista en contra de lo que dice la constitución, que cuando miles de españoles están perdiendo su puesto de trabajo les ofrece como respuesta luchar con más fuerza... contra el cambio climático, un presidente, en fin, que ninguna nación mínima seria se permitiría tener ni durante cinco minutos.

Pues bien, a la mayoría de los españoles les parece que la persona idónea para seguir gobernando estos cuatro años es precisamente este personaje.

En plena situación de crisis, con grandes inmobiliarias a punto de declararse en suspensión de pagos y con un sistema financiero afectado gravísimamente por la crisis del sector (atención a la posible intervención del Banco de España en algunas cajas de ahorro socialistas y nacionalistas, que si no hubiera habido elecciones se hubiera producido ya), el que las cifras del paro vuelvan a aumentar a niveles felipistas es simplemente cuestión de meses.

Y en ese momento, cuando los obreros menos cualificados pierdan su trabajo y muchos otros no puedan pagar la hipoteca, comenzarán las manifestaciones, las huelgas y la combustión espontánea de los contenedores. Sin embargo, la mayor parte de los afectados son los que hoy han votado a ZP. En ese momento, a uno no le cabrá más que asistir al espectáculo desde la barrera y, con media sonrisa, pensar para sí mismo: "¿No queríais ZP?, pues hala, a disfrutarlo.

Por cierto, Murcia es "La Nueva Covadonga", como se ha podido comprobar una vez más estas elecciones. Pero sobre el autor de la frase y las circunstancias en que se ha producido prefiero que haga un comentario mi compadre Martínez-Abarca, que lo hace mucho mejor que yo.

Felipe González hace un llamamiento a la cabra

7 de Marzo de 2008 - 19:19:47 - José Antonio Martínez-Abarca - 9 comentarios

Fue llegar Felipe González, al que cuando gobernaba solían llamar  "el chino", a Cartagena hace unos días y congratularse ante un auditorio convencido: "se ha acabado la economía del ladrillo".

Le faltó añadir al diseñador de joyas y "broker" de altos vuelos entre traficantes varios y gente de callejón oscuro: "por los poderes que me han sido conferidos, queda inaugurada de nuevo esta pobreza". La que los socialistas dejaron en la boca de lobo que a mediados de los noventa era Cartagena. En realidad, el modelo de desarrollo que siempre ha querido el socialismo para el sureste no difiere gran cosa del de la cabra ramoneando raíces leñosas mientras el tito Juan Jacobo Rousseau alecciona a los pastores en Educación para la Ciudadanía, que es la estampa bucólica tan querida a la asociación "Murcia no se vende" (no se vende porque la dejan gratis total ya que no han pasado de la economía del trueque).
 
Puede parecer una contradicción por un lado Rodríguez Zapatero pidiendo a los bancos que no cierren el grifo a las constructoras y a éstas que sigan emplastando argamasa a tope, y por otro Felipe haciendo un llamamiento subrepticio a las cabras primordiales y neolíticas en los mítines del retorno a la vida sencilla para que cese esa manía que le entró a los murcianos de enriquecerse sin su permiso creyendo, como Paco Martínez Soria, que la ciudad era para ellos. No hay tal contradicción. Para la religión laica de ahora, que tiene a González de apóstol itinerante, hay ladrillo bueno y ladrillo malo. El ladrillo bueno cae siempre del lado donde gobiernan socialistas y se impone a un paisaje recortado por "el señor del burro de Murcia" (que definió una vez Rosa Conde, "Risa Cunde", la llamaba Campmany, la que fue portavoz de algún gobierno de González). Por contra, el ladrillo malo es cuando gobierna el PP y en ese caso Felipe llama en sus mítines, al menos de Madrid para abajo, a la cabra, a resucitar la artesanía del esparto  y a esperar en el bar, jugando al chamelo, que llegue la paga de la "peoná" falsa firmada por el señorito, o sea, él, como en su tierra.
 
Felipe González, que va para viejo gruñón, se nos está volviendo un nostálgico, y echa de menos aquellas ruinas económicas de sus tiempos como los niños añoran las guerras y cuando jugaban con cadáveres.

Qué gusto a pavo, señores presidentes autonómicos

6 de Marzo de 2008 - 21:09:20 - José Antonio Martínez-Abarca - 2 comentarios

Del que hace años fue ministro de Defensa y presidente del Congreso de los Diputados, el cartagenero que va tradicionalmente por la circunscripción de Alicante Federico Trillo, se decía que se montó una vez en el coche oficial con su cuñado y le dijo: "¡Cuñado, si tú supieras lo que yo mando!...", que a mí personalmente me parece mejor que su celebérrimo "manda huevos" y a lo menos a la altura del tradicional "usted no sabe con quién está hablando".


El cuñado de Federico Trillo se enfadó muchísimo cuando la frase se publicó, pero, exacta o exagerada, muchos la dan por efectivamente pronunciada. ¡Si nosotros, cuñados, supiéramos lo que mandan los políticos! Pero no, no lo sabemos. Porque si lo supiéramos saldríamos corriendo a algún país donde no formen casta no fuere que a algún político se enfade al saberse descubierto. El presidente regional de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, me dijo hace años que "la política embrutece". No tanto como la "educación en valores" que traen estos tiparracos y tiparracas de ahora a las escuelas, pero embrutece, porque no te da tiempo más que para hacer lo más placentero del mundo, que es dar órdenes. Debe embrutecer hasta tal punto que no se desea otra cosa, que no se desea nada más, que después de la política no se sirve para nada más (y muchas veces antes), que el mundo en derredor se entenebrece y sólo brilla mandar por mandar. Como que el mismo presidente murciano me acaba de exclamar una frase muy de la tierra, y que le da el componente escatológico justo al ejercicio de la cosa pública: "a mí esto me gusta más que a los pavos la m....."


Y éste es de los que se quiere ir y de hecho se va en lo más alto de su apoyo electoral. Qué no pensará de los pavos y el guano el señor Chaves, presidente de la Comunidad Andaluza, que por contra no salta ni en la tintorería a pesar de llevar veinte años en la cosa y al que la ministra "Mardalena Arvale" le augura 1000 años más de supremacía en el machito, como si fuera el último Reich. Eso sí, me creo que de momento el presidente murciano se va pero sin que nadie se entusiasme, que  nunca dejes para mañana lo que puedas hacer pasado: "El paso de la política de partido a que te conozcan hasta en el último rincón de tu comunidad no es tan sencillo, y voy a dejarlo todo atado y bien atado, pero bien atado de verdad, no como aquel otro que dijo eso, y lo que trato de hacer es ir dándole cancha poco a poco a mi sucesor para que la sucesión no sea traumática". ¿Alguien sabe quién es ese sucesor? No. O sea, que por lo menos hasta dentro de tres años no hablamos de sucesor, cuando el presidente de murcia lleve dieciséis en el poder. Hay que hacerlo suavecito, sin amontonarse, y, como ocurre en todas partes, cuidado si alguien se autopostula aunque el presidente pida con almíbar en la boca que los interesados levanten el dedo, porque esa misma noche le hacen un pijama de cemento y a dormir con Gallardón, por listo. La política embrutecerá, sí, pero, a juzgar por lo que reconoce el de Murcia, quién fuera pavo. ¡Qué gusto a pavo!, que dicen los calés... 

¿Es rico y no da un palo al agua? Votará a ZP

6 de Marzo de 2008 - 16:47:34 - Pablo Molina - 7 comentarios

El albañil que está a punto de quedarse sin trabajo y tiene que sacar a su familia adelante, el joven empleado de hostelería que está con un pie en la calle y ve su futuro a corto plazo en las colas del INEM,o el jubilado que depende de la buena marcha de la economía para seguir cobrando su pensión, sólo pueden votar a ZP en el caso de que tengan una pulsión suicida o cierto gusto por la autoflagelación próxima al hara kiri.
Aunque hayan votado siempre al PSOE tienen todos los motivos para cambiar su voto en estas elecciones, porque a estas alturas no se trata ya de una cuestión ideológica sino de mera supervivencia.
Ni siquiera deberían de negarle su voto a Z por una cuestión de dignidad nacional, que ya sería motivo suficiente para cualquier español decente, sino por simple interés individual.
No hay nada más estúpido que ser pobre y votar a los partidos de izquierda, porque las principales consecuencias del desastre económico y social que acarrean todas las políticas socialistas las pagan, obviamente, las clases menos favorecidas.
La inseguridad ciudadana no es cuestión que preocupe a los artistas millonarios que le hacen felaciones intelectaules a Z, en cambio los que viven en barrios periféricos lo sufren a diario. La crisis económica, el cierre de empresas o el aumento del paro no preocupa a los artistas del canon, que van a trincar la pasta de nuestros bolsillos sea cual sea la situación general, en cambio a los que se levantan cada mañana para traer el jornal a casa les preocupa mucho quedarse sin el sustento.
El PSOE nunca ha defendido a la gente humilde, porque las ideas socialistas de intervención económica, aumento estratosférico del gasto público y coacción estatal no producen ninguna mejora de las condiciones sociales, sino que sólamente acarrean paro y depresión. Y no es porque los dirigentes socialistas que nos ha tocado sufrir en España sean especialmente torpes, que quizás también, sino porque el resultado de la ideología socialista es necesariamente una disminución apabullante de la riqueza y el bienestar del país en que se implantan.
Z ya ni siquiera finge preocuparse "por el mejoramiento social de los más débiles". En la campaña se ha rodeado de artistas millonarios (gracias al dinero ajeno) y líderes del lobby homosexual, todos los cuales entran en éxtasis sólo de pensar que van a tenerle cuatro años más en La Moncloa. A ellos van dirigidos todos los mensajes y las promesas electorales de Z, impregnadas del más estúpido buenismo metafísico. Sólo a ellos les puede importar "la ampliación de derechos" o la lucha contra el cambio climático, ejes sobre los que Z tuvo la desvergüenza de basar el  último debate con Mariano Rajoy. Al albañil que está a punto de quedarse sin trabajo, ambos argumentos se la traen floja. A los parásitos subvencionados, en cambio, les entusiasma tener un presidente tan moderno.
Cierto multimillonario argentino, rey del pelotazo rioplaterense, ha manifestado que también votará a Z. ¿Necesita la gente humilde algún argumento más para no entregarle su confianza?

Fraga encuentra una utilidad al libro blanco de ZP

5 de Marzo de 2008 - 11:02:06 - Pablo Molina - 12 comentarios

D. Manuel Fraga Iribarne, antes de que se demostrara que el libro blanco de ZP no es más que una colección encuadernada de mentiras groseras, expresó de forma gráfica el grado de interés que le despertó el famoso documento. En concreto le pidió a Z un ejemplar par usarlo como papel higiénico, aunque probablemente hablara en sentido metafórico. Porque un volumen de cien hojas A3 en papel satinado no es precisamente un instrumento útil para esas labores higiénicas. Ahora bien, si don Manuel se lo propone es capaz de darle al librito de ZP la utilidad para la que fue diseñado. Porque sobre gustos no hay nada escrito y, además, desde el chapuzón de Palomares, todos sabemos que Fraga tiene una notable capacidad de sacrificio.
La reina madre de Inglaterra, que en gloria esté, además de su afición a la ginebra a palo seco, exigía en todos sus viajes que el baño del hotel tuviera su papel higiénico preferido, que no era precisamente celulosa de primera calidad sino unos rollos de material basto, cercano al papel de estraza, capaces de dejarte el objetivo como si te hubieras pasado una lija del nueve. Ella no hubiera pedido el libro blanco de Z para utilizarlo en su real trasero. Fraga sí. Y además expresó una idea aproximada de lo que muchos españoles pensamos al respecto durante el debate, cuando Z anunció que todas sus mentiras las había complilado en el famoso libro higiénico. Este hombre con la edad gana en capacidad de síntesis.

Agua para "perras"

4 de Marzo de 2008 - 19:29:44 - José Antonio Martínez-Abarca - 4 comentarios

En lo del Trasvase del Ebro que dice, ahora sí, Rajoy que va a ordenar si Gobierna (¿por qué lo dice precisamente ahora, si todo el PP lleva callando la palabra "Ebro" desde hace más de un año? ¿Las encuestas lo permiten o ya le dan igual las encuestas?), tengo la sensación de que esta que leen en Libertad Digital puede ser una tribuna privilegiada donde empecemos a ponernos de acuerdo los escritores murcianos y los lectores aragoneses antes que nadie. Desde luego, antes que los políticos.

Por el momento no puedo responder a la gente de Aragón que tan amablemente coloca sus "posts" a estos artículos, no porque no me guste o por falta de tiempo, sino porque aún no domino ciertos arcanos de la informática. En cuanto sea posible informáticamente para mí, como digo, interactuaré con toda puntualidad con los lectores. Los argumentos que se mantienen desde Aragón contra el trasvase del Ebro, algunos de los cuales yo hasta ahora desconocía, no son nada desdeñables. Si es cierto que se vendió tan mal y con tanta prepotencia lo del trasvase por parte del Gobierno central de Aznar al menos en aquella comunidad, me extraña bastante menos la desmesurada y sentimental reacción que, incluso entre alguna gente de lógica cartesiana, produjo la noticia.  Sabía cómo se vendió el trasvase en Madrid (el ministro Jaume Matas en unas jornadas en el "hotel Palace" mediante) y, claro, en el Levante, pero no en Aragón, y aunque sea tarde bueno es enterarse. Otro de esos aparentemente pequeños "cazos" que metió el Gobierno aznarino en su última etapa y que, como los demás, no nos han puesto más sencillas las cosas a los ciudadanos luego, bajo la infamia de Zapatero.
 
Tengo tan claro que ese trasvase (y antes, las obras hídricas necesarias en Aragón) es algo, no ya justo, cosa de la que desconfío siempre que se nombra en política (normalmente para algún atropello más o menos delincuencial), sino de impecable lógica y beneficio de todos, que estoy seguro que entre los trasvasistas de Murcia y los aún, aunque estoy seguro que no por mucho tiempo, antitrasvasistas de Aragón reinará el absoluto entendimiento. Y por problema de "perras" no va a ser. Lo de la "solidaridad interterritorial" con la España seca lo dejamos para otro día. No tengo tiempo hoy para hablar de limosneo, que eso lo dejamos para Chaves. Les confesaré un secreto a esos antitrasvasistas moderados aragoneses o trasvasistas con "peros": me parece mucho más explicable su relativa oposición o su apoyo discutible en lo del Ebro que la postura del PP contra el trasvase del Tajo en Castilla-La Mancha. Con Aragón, y con Cataluña, gobierne quien gobierne siempre que sea un gobierno de gente que por lo menos haya terminado el bachillerato, no encuentro mayores dificultades para sentarse todas las partes y llegar con rapidez a un acuerdo histórico. 

En cambio, lo del Tajo lo veo francamente peor: treinta años de pagar el agua desde Murcia a precio de ambrosía, de maná o de hidromiel divino, que es para que Castilla-La Mancha ya tuviese, no ya obras hidráulicas que no se han acometido, sino hasta playa con olas virtuales, y sale hasta el PP de allí diciendo idioteces. Si en treinta años algunos no han aprendido a beneficiarse opíparamente de lo que les sobra, viniendo con lo de que "el trasvase del Tajo tiene fecha de caducidad" (renunciar a una millonada constante a cambio de nada debe ser algo así como el "síndrome de Diógenes" por otros medios), es que a veces la estupidez es un estado definitivo, insuperable.  

"Mientras yo sea presidente no habrá trasvase del Ebro"

3 de Marzo de 2008 - 21:54:20 - Pablo Molina - 21 comentarios

Como a todas las personas de pocas luces, a Zapo le va mucho también lo melodramático. Su forma afectada de hablar en público, esdrujuleando a la gonzalina y haciendo inflexiones donde no corresponde, revela un más que dudoso gusto por la interpretación, del que ningún asesor le ha advertido, sencillamente porque si le quitas el esdrujuleo y la metafísica (paz, talante, progresismo, alianza de civilizaciones, crecer en derechos...) queda un tipo cuarentón más que mediocre que ni ha pegado jamás un palo al agua, ni conoce la Historia, ni ha alcanzado a comprender cómo funcionan las relaciones sociales.

Este domingo hemos podido ver a Z en toda su insignificancia, proclamando desde Zaragoza que mientras él sea presidente no habrá trasvase del Ebro, O sea, que hasta el 10 de marzo no hay nada que hacer. Desde que Scarlett O'hara proclamó que jamás volvería a pasar hambre a las puertas de la mansión de Tara, el recurso a este tipo de manifestaciones grandilocuente ha sido habitual, insisto, entre la gente con escasa actividad neuronal. Además ha dicho eso de forma innecesaria porque de sobra sabemos que sus socios del pacto del Tinell no le van a permitir salirse del guión pactado en su día.

Y lo mejor de todo es que le ha puesto en bandeja al PP murciano un final de campaña esplendoroso, en el que van a recitarle a Bermejinsky la frase de su jefe así como un millón de veces.

En efecto, como apuntaba una contertulia del blog, es una frase para dejarla puesta en la portada per in saecula saeculorum. ¡Mármol, que traigan mármol!

Vuelven a faltar gallinas

2 de Marzo de 2008 - 21:40:48 - José Antonio Martínez-Abarca - 10 comentarios

Cuando el 14-m de hace cuatro años, Murcia fue el único lugar de España, y me honro en proclamarlo para el resto de la nación que no lo sabe, en que el "tsunami" gallináceo y la riada de "caliche" diarréico que hizo ese estrago en la moral colectiva que todavía dura no se notó absolutamente nada. Fuimos, sí, algo que por desgracia no hemos sido siempre, sobre todo cuando nos da inmoderadamente por el pancismo y la "cansera", fuimos, digo, los "murcianos de dinamita" del poeta oriolano Miguel Hernández. Unos cuantos justos y firmes y libérrimos patriotas de los de verdad de entre ese aluvión de plumas que anegó sobre todo esas "construcciones nacionales" y paisitos kosovares varios donde tanto se las dan de bravos soldados contra la opresión (¡ja!). 

Bueno, para ser exactos, hubo una sola persona en Murcia que notó algo: el incauto bedel de la entonces sede central del PP regional, cuyo nombre no recuerdo porque nunca lo he sabido, que el sábado 13 salió a dejar la basura (no sé si la basura mediática) y la horda del "pásalo", congregada allí para gritar "asesinos", le administró una minuciosa y tumultuaria, a fuer de heroica paliza. Pero excepto el inocente bedel, nadie más. Vale, vale, si insisten, añadiremos que es posible que los servicios de limpieza del ayuntamiento tuviesen que fregar con zotal la zona donde habían estado concentrados los de la manifa congregada por Rubalcaba, ante una concentración inusual de sebo sindicata, liendres alternativas y "rastas" tratadas con guano de palomo. Pero nada más. Murcia fue el único lugar de España en donde el partido de un Gobierno víctima de un intento (triunfante, como se vio luego) de golpe de Estado no perdió ni un solo voto. Ni uno. Que se dice pronto, si vds. recuerdan bien aquellas circunstancias casi prebélicas. 

No sólo eso. En todas las elecciones posteriores el PP, y digo bien, el PP, no un candidato u otro o una votación regional o bien nacional (puesto que la tónica se ha repetido de forma prácticamente calcada tanto si han sido elecciones autonómicas y locales como de cualquier otro pelaje) ha aumentado aún más su vivero, que ya partía de una mayoría absolutísima hasta prácticamente, como ocurrió en las últimas elecciones, dejar a la oposición en la clandestinidad. Pero como en Murcia todo es manifiestamente empeorable para un socialismo que, antaño, creía tener en esta tierra un feudo eterno y sesteante como el de Chaves o el de Ibarra, resulta que recentísimas encuestas electorales en la región arrojan el siguiente y por tantos conceptos ejemplar resultado: Mariano Fernández Bermejo, ministro de Justicia, ofensivo murciano de ocasión y cabeza de lista por la región para estas elecciones es, si se confirman mínimamente las estimaciones de voto, el peor candidato socialista de la historia desde la Transición, en cualquier parte de España y con mucha diferencia sobre todos los demás. Para decirlo suavemente, no ha caído del todo bien en una tierra de la que se nota demasiado que no sabe nada, tierra que lo ve generalizadamente como un tipo que sólo ha venido a perjudicar con un uso partidista cuando no ilegal, y desde luego prevaricador, de los recursos del Estado y tierra que además siente particular aversión por el su típico estilo sobrado del señoritismo foráneo de toda la vida (recuérdese que Murcia es una tierra de caseros, de guardas de finca de riquillos de fuera, donde no ha habido nunca una burguesía con dinero y en la que, a lo máximo, sólo tres generaciones nos separan a todos del hambre). La diferencia entre PP y PSOE ya era por ejemplo en el municipio/metrópoli de Murcia, que aglutina a un tercio de la región, del doble de representantes a favor del PP. Algo que parecía insuperable de no venir un "paquete" como Bermejo a la región, y si hacemos caso a encuestas que en comicios anteriores han solido acertar. El PP regional, el día 9, está al parecer cerca de obtener un diputado más con cerca del sesenta por ciento de los votos, con lo cual no hay quien dé más. No nos da nada de miedo el señor Bermejo con sus dientes (o con su sarro) de lobo, por mucho que los enseñe en los mítines, eso parece claro. Como diría el poeta José María Álvarez de Cartagena, "uno de los siete u ocho liberales que hay en el mundo", como le gusta definirse, "la intensidad de su odio no será nunca comparable a nuestro desprecio".   

A Bermejo es fácil castigarle el hígado

1 de Marzo de 2008 - 13:18:21 - José Antonio Martínez-Abarca - 7 comentarios

Han visto vds. sus dientes de lobo en sus últimos dos mítines, amarillos de la nicotina o tal vez de ese color y sabor de cobre que queda en la boca tras beber sangre recién ordeñada. Mariano Fernández Bermejo, ministro de digamos Justicia (como dicen en Murcia, "no digamos que digamos, pero tampoco digamos que no digamos") y cabeza de lista socialista por Murcia para las elecciones. Descompuesto, fuera de sí, dando puñetazos al atril con la misma mano de cerrarla con "La Internacional" o de abrirla con el saludo romano que trae por casa, silabeando como sierpe trífida. "¡Quiero la vida en color, coño!" En color de pantalla táctil de plasma de setenta pulgadas, por lo menos. Han osado recordarle la mejor definición de progre, la que lo vivisecciona al milímetro: "progre es un ser con un ansia inmoderada de riquezas". Un traje perfecto para él. Se lo hizo, el día anterior, el presidente regional murciano Valcárcel (PP), que es uno de los tipos con peor boca que conozco, quizás con la posible excepción de su propio hermano, al que El País saca de vez en cuando en portada nacional acusándole de ser una persona decente sin su permiso.


"El ministro Bermejoras", dijo Valcárcel ante Rajoy, el el mitin del otro día, "que cuando le hicieron murciano putativo dijo que por dónde quedaba Murcia y le aconsejaron que para parecer murciano de diez generaciones debía acabar las frases siempre con "pijo", pero no se lo aprendió muy bien y dice coño". Y antes que Valcárcel, también le castigaron el hígado al ministro el alcalde de Murcia y la alcaldesa de Cartagena. De ser otro, lo de los centenares de miles de euros gastados en el alicatado de "porque podemos" del piso oficial de Bermejo, al que le han puesto el torero nombre de "finca el cantazo", que no "La cantora", lo habría despachado con dos mantazos displicentes. Pero en Bermejo le tumefacta como digo el hígado y le sube la bilis negra a la boca, porque este señorito de casona bien sabe que la tiene hecha con la farsa del progresismo. En realidad, no es más que un amante del lujo, otro. Un ser con un ansia inmoderada de riquezas. Un perfecto progre caviar, que honra a su propio padre falangistón y concesionario de gasolineras gracias al franquismo para poder ir contra los hijos de los que somos librepensadores también por casa. Bermejo no puede soportar que le recordemos lo que es. No sólo su origen, que sería lo de menos. Sino su actualidad. Lo que no ha dejado de ser nunca. "Fuimos "con" los padres y ahora debemos ir contra los hijos": es la historia de su vida.   
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899