Conectados

« Entrevista a Juan Manuel Sabugo de Digita | Principal | Gana un Xperia Ray y un Xperia Play »

La diferencia la marca Apple

7 de Marzo de 2012 - 21:32:58 - David Alonso

Compartir:
Menéame Tuenti

Este miércoles siete de marzo ha sido la fecha elegida por una de la mayores compañías tecnológicas del mundo, y seguramente la que mayor influencia ha tenido en los últimos años entre el sector más joven de la sociedad mundial, para presentar su último nacimiento. "El nuevo iPad". Con esa denominación ha finalizado el evento que muchos llevan un año esperando, y pocos son capaces de no reconocer su elegante puesta en escena. 

La capacidad visual de este nuevo aparato es tal, que se adapta a la perfección a la tendencia actual de los usuarios, a los que también me referiré como personas, cuya demanda de producción audiovisual en alta calidad y de manera personal, es ya la condición imprescindible para poder vender cualquier producto tecnológico en un mercado saturado de ofertas.
 
El evento no será recordado por la presentación de este "nuevo iPad", sino por ser la "primera vez" después de la muerte de Steve Jobs, alma de la compañía, inyector de talento y cuyo estilo propio continúa grabado a fuego en todo lo que rodea a la empresa del teléfono más famoso del mundo, la tableta más famosa del mundo y es posible que, la marca más reverenciada del mundo. 
 
Y no sólo de elegancia y bordes redondeados presume un producto, es también la calidez. Es la sensación de haber hecho una buena compra, de que el aparato por el que has pagado una cantidad nada despreciable está hecho especialmente para ti, aunque se fabrique en cadena, en una factoría a miles de kilómetros de distancia y por medio de brazos robotizados. En el sector de la tecnología de consumo todo es muy similar, las marcas implementan las mismas características técnicas en todos sus gadgets, una ristra de cables, conexiones inalámbricas y materiales que por sí solos no representan distinción alguna entre ellos, ni humanidad. Es ahí donde Apple se convierte en la luz al final del túnel que logra fundir los avances más punteros con la sensibilidad personal y humana que hacen que una compra pase a ser una buena compra y no sólo una mera transacción monetaria para adquirir una moda pasajera.
 
Comentarios (4)
1 FrItAnGa, día 8 de Marzo de 2012 a las 02:31
Se habrá quedado a gusto...

Mire, ¿y se sabe ya si va a salir al mercado ultra-capado, como todos sus hermanitos? ¿O, por el contrario, los potenciales consumidores tendrán que arriesgarse a hacer un jailbreak para disfrutar de un producto medio decente?

La adulación a esta marca raya en lo grotesco, cerril y en la estupidez más supina.

El día que me compre un producto tecnológico por el simple hecho de sentir que se ha fabricado exclusivamente para mí, lo lanzaré por la ventana. Y, acto seguido, saltaré tras él. Porque, en ese preciso instante, comprenderé que ya no tiene sentido seguir siendo un humano, despojado de un mínimo criterio, conocimiento tecnológico y capacidad de discernimiento.

Disfrute de su futura cárcel. Con su pan se lo coma. Y póngase un babero, por Crom.
2 Vardulia, día 8 de Marzo de 2012 a las 02:45
Pues yo estoy de acuerdo, Apple es una maravilla y muy diferente a todo. Cuando te compras el primer aparato, sea cual sea de esta marca ya no quieres ningún otro. El sistema operativo es otro mundo que Windows.
3 FrItAnGa, día 8 de Marzo de 2012 a las 11:36
Pues, en mi caso, la sensación es exactamente la contraria.

Hace unos meses, mi hermano me pidió que le "pusiese en marcha" el iPad2 que le acababan de regalar, ya que suelo ser más habilidoso para estos asuntos.

El estupor me inundó por completo al comprobar que, ya de entrada, directamente no encendía si no se conectaba a un PC con iTunes. "Menos mal que tengo un PC a mano y una conexión a internet aquí", pensé, porque de otro modo el aparatito ni habría arrancado.

Después de este primer escollo, cuando aún no había recuperado el aliento tras los juramentos en arameo, procedí a hacer pruebas con el aparatejo, transfiriendo (más bien, tratando de transferir) archivos desde mi PC hacia el iPad. Y otra vez iTunes. Ahí estaba, dispuesto a amargarme la tarde. Pocas veces me he encontrado con mayor engendro en todos estos años trasteando con software. Un despropósito en sí mismo.

Y así varios detalles más... El bluetooth capado, la ausencia de Flash (por cabezonería del difunto), etc.

Estaba ya dispuesto a hacerle el dichoso jailbreak, cuando me di cuenta de que el trasto no era mío y no debía hacerlo. Pero "manda güevos" que tenga que jugarme la integridad de mi aparato y su garantía para disfrutar de unos mínimos de funcionalidad.

Eso sí, todo es precioso y de una elegancia infinita, que no hace sino suscitar las miradas de todos los que te rodean. Lo dicho, con su pan se lo coman. Y disfruten de su amanzanada cárcel. Y no lloren cuando descubran que han sido presa de la más burda moda y del más banal y recalcitrante esnobismo. Pero ahí está la libertad, que conste, cada cual se fustiga con el látigo que más le place.
4 LiBReTTo, día 8 de Marzo de 2012 a las 14:09
El artículo es de una cursilería supina. Dicho esto, el iPad 2 me parece un cacharro muy útil. Aunque algo caro la calidad es indiscutible. Hay otras ofertas en el mercado pero a mi las únicas que me han parecido interesantes y comparables al iPad son las que he visto con la beta de Windows 8.

Con un iPad 2, aunque algo anticuado ya, puedo tirar muchos meses. Luego me iré a una tableta Samsung con Windows 8 o esperaré a 2013 a que Intel meta un PC x86/x64 en una tableta de altas prestaciones.

PD.- Estoy de acuerdo en que lo de iTunes es un petardo y algunas otras cosas muy mejorables. Pero Apple es así, un sistema cerrado con sus inconvenientes y ventajas.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899