Menú

10 años de Messenger

4
Uno de los inventos que más y mejor han hecho perder el tiempo a la última generación de españoles acaba de cumplir 10 años. Quien lo diría. Recuerdo como si fuese ayer por la tarde, la primera vez que alguien me dijo aquello de "oye, agrégame al messenger  y chateamos luego". Como no estaba preparado para ninguna de las dos cosas pues a ese alguien ni le agregué ni chateé.  Y así sigo, sin haber agregado a nadie en el Mesenger, básicamente porque nunca lo he utilizado.

Pero, claro, que yo no haya hecho uso de ese programita de mensajería no significa que no sea útil y que tenga un ejército de enfervorecidos fans que serían capaces de prescindir de casi cualquier cosa menos de su sesión nocturna de Messenger. Y digo nocturna porque su hora punta, su prime time, coincide con el de la televisión. Es lógico. El Messenger es gratis, y sirve para chatear, para hablar y para verse en persona a través de las ya ubícuas webcam. Para las parejas de novios ha sido todo un descubrimiento, es más, muchas parejas jóvenes se preguntan hoy como antes se podía vivir sin Messenger y cómo hacían las parejas para comunicarse.

Pues lo hacían, primero por carta y luego por teléfono. Lo que no podían, claro está, es hacer guarreridas españolas por la güebcam, ni ser ciberinfieles, ni hablar con 6 ó 7 personas a la vez, ni recibir sabios consejos publicitarios en mitad de la conversación. Por teléfono la cosa era más íntima. El Messenger es una ventanita por lo que entra todo, lo bueno y lo malo, lo que nos apetece y lo que no nos apetece. Es una metáfora de la sociedad, por eso los asociales como Fabián C. Barrio y los que nos gusta llevar la contraria, como un servidor, no tenemos ni tendremos jamás Messenger.

Somos, eso sí, muy pocos. Patricia Tablado, una amiga muy messengerófila, me cuenta que hay 140 millones de personas en todo el mundo que se conectan al Messenger cada día. Es decir, el equivalente a toda la población de Rusia. Y así todas las noches. Pues eso, congratuleisions al Messenger porque, a pesar de ser un invento concebido para el noble arte perder el tiempo, se lo merece. 
4
comentarios
1 AxLaVerd, día

Fabian, lo que no comentas del Messenger es que apareció como apareció el Internet Explorer despúes de existir el Netscape u otros casos similares de Microsoft. El primer programa que llegué a usar yo de chateo fue el ICQ, en aquel entonces el más extendido y con muchas más opciones que el messenger... Pero como siempre, Microsoft entró como una apisonadora y ahora es el que tenemos todos porque ha venido "incluido con el windows". Luego han aparecido los nuevos competidores como el yahoo (ahora asociado) y el skype pero vamos, ocurrió lo mismo de siempre con Microsoft. Saludos

2 ArKan, día

A ver, no confundir Chatear con la mensajería instantánea. Si es por "chatear", quizás el mIRC en windows y el BitchX o el XcIRCus en Linux fueron anteriores. El messenger es algo relativamente moderno. Ah... y aún recuerdo las viejas aplicaciones rtty en aquellos 8086 conectados a mi decamétrica Kenwood 870. O sea, menos lobos con las "antigüedades" xD

3 jkuarent, día

En tiempos fui un gran usuario de chats, y como no, del Messenger. Llegu a tenerlo 'casi lleno' como se solia decir. Pero los tiempos han cambiado. Los chats ya no son lo que eran antes, y al final, lo acabe quitando.

4 AxLaVerd, día

Cierto ArKan, lo puse mal al escribirlo. Quise decir que el primer programa de mensajería instantánea que usé fué el ICQ. Anteriormente yo también chateaba sobre todo el el IRC con el mIRC o similares. Saludos

Herramientas