A raíz de la última gala de los premios Goya, hemos podido leer diferentes comentarios de autocomplacencia o reivindicación en diferentes medios de comunicación. Una avalancha de glosas que como siempre, hacen ahínco en la subida del IVA y la reducción de subvenciones al séptimo arte patrio.

Si bien es cierto que nuestro cine es de calidad y está compuesto por grandes profesionales artísticos y técnicos, creo que la permanente reclamación de subvenciones para poder crear cultura, aburre. Y lo digo sin ninguna pretensión de atacar u ofender a los componentes de dicho sector. Pero deberían entender que otros sectores de la cultura, término que parece exclusivo del cine, progresan diariamente sin ayudas de ningún tipo.


Un buen amigo, inmerso en diversas producciones audiovisuales y con importantes contactos dentro de la industria cinematográfica, me comentaba la cantidad de trabas que tienes que sortear para hacerte un nombre o un hueco en el sector. Y se refería exclusivamente al recorte de ayudas por parte de organismos públicos, las cuales se destinaban “a los de siempre”. Eliminando la posibilidad de recibir el apoyo de diferentes instituciones, si no tienes un bagaje previo o un buen padrino.

Y aquí arrancó una discusión, nada acalorada, comparando la industria cinematográfica y discográfica. Yo le planteaba la situación de un joven cualquiera, cuya pasión es la música. Primero tendrá que invertir mucho dinero e incontables horas en aprender a ejecutar un instrumento. Pasada la fase, debería tener unos conocimientos mínimos de composición, así como ir perfeccionando la ejecución de su instrumento. Inmerso en dicho proceso, seguramente creará su primera banda junto a amigos o conocidos, con los que buscará un local de ensayo. Con el tiempo, siempre y cuando la banda funcione y trabaje, invertirá en un buen equipo y se planteará grabar un Ep en un estudio que tenga una buena relación de calidad y precio. Lógicamente, deseará mostrar su música en directo, con lo cual, alquilará una sala para ofrecer un concierto. Si tiene suerte y comienza a mover gente, algún sello se interesará en ellos y les ofrecerá un contrato discográfico donde tendrán que pagar la grabación del disco y sus fases, la edición y su distribución.

Si no conocéis muy bien el mundo musical, haceros a la idea de que un buen profesor de guitarra, canto, batería, piano… etc, oscilará entre los diez y cincuenta euros la hora. Un instrumento básico, por ejemplo guitarra y su correspondiente cabezal y pantalla, no bajará de los 350€. Un local de ensayo en Madrid, de unos 20m2, no va a costar menos de doscientos cincuenta euros al mes y muchos no garantizan ni la seguridad, ni un buen acondicionamiento acústico. Si queréis comodidad, amplitud, higiene, insonorización profesional, seguridad, WIFI y horario ilimitado para poder ensayar, id preparando más de 600€ al mes.

Ahora intentemos tener una carrera profesional, es decir, tocar en locales, grabar Ep´s con la calidad que precisan público y sellos, así como haceros unas buenas fotos. Pues bien, según la sala y su ubicación, de 300€ para abajo no encontraréis nada decente que alquilar en cuanto a sonido y aforo. Si pretendéis grabar un Ep (de tres a cinco canciones) de calidad sin productor, a partir de 1500€ empezamos a hablar. Y si por un  casual, un sello decide apostar por la banda, espero que tengáis ahorrados, mínimo, unos 12.000€ para poder grabar y ver en las tiendas una pequeña tirada de copias de vuestro disco. Y no contabilizo los gastos que se generan por el camino, que a la larga son unos cuantos miles de euros más.

Por otro lado, hasta que un director se hace nombre y accede a hacer una película, se ha desfogado en cortometrajes y ha demostrado su valía. Unas producciones que suelen tener gastos de catering, alquiler de equipos, transporte, pero rara vez cuenta con gastos de personal, ya que muchos actores y técnicos no ven ni un euro por sus horas de trabajo. Y lo digo por experiencia.

Entiendo que alquilar un equipo decente de luces, cámara, sonido, así como todo el material necesario para la postproducción de un cortometraje sea caro. Pero no me imagino a una banda, argumentarle a un técnico de sonido o al propietario de un estudio, las posibilidades que tiene el disco y que si funciona bien, en el próximo les podrán pagar y que probablemente cuenten con ellos. De hecho, muchos cortos ya reciben ayudas de ayuntamientos o comunidades autónomas, algo impensable en la música. Resultaría gracioso ver la cara del concejal de cultura de mi pueblo, si le expongo que necesito financiación para grabar mi primer disco o tocar en La Riviera.

Sinceramente, creo que al igual que muchos músicos consiguen patrocinadores, el cine debería buscar la financiación de sus películas en el ámbito privado, y no me refiero a productoras, sino a marcas tanto de alimentación como de cualquier otro sector. De hecho, ya se hace en muchos países, cubriendo los gastos de producción antes de estrenarse en los cines. Pero además, si a un empresario cualquiera, el Estado no le subvenciona el desarrollo de una actividad, ¿Por qué el cine tiene que verse beneficiado por dicho amparo? Y lo que es más increíble, ¿Por qué se destina dinero público en películas y cortometrajes que no llegan a estrenarse? Francamente, no hablo de retirar todas las ayudas públicas a la cultura, pero al menos, que no se las lleven los de siempre y que se garantice su comercialización.

Estaré encantado de que expliquéis las dudas que expongo, porque aún no he encontrado ninguna contestación lógica por parte de muchos componentes de la industria del cine. Y ya que hablamos de ayudas, os recuerdo que “Cara B – Blog N Rolla” participa en los premios 20Blogs del periódico 20 Minutos, en la categoría de música. Puedes ayudarnos a conseguir el premio registrándote aquí y votando por nosotros. ¡Es gratis!


Diego Cardeña

@DCardena_CaraB 


7 Comments

  1. Rocker Burgos's Gravatar Rocker Burgos
    febrero 12, 2014 at 11:26 am | Permalink

    Yo veo mucha diferencia entre el cine y la música. La industria del cine sigue en marcha y la musical parece que está parada…

  2. Nines Gutiérrez García's Gravatar Nines Gutiérrez García
    febrero 13, 2014 at 1:24 am | Permalink

    Yo creo que música, cine, teatro, etc. deben ser bienes protegidos. Las actividades culturales no se pueden comparar con otras actividades de consumo innecesarias. La cultura es como el pan, un bien de primera necesidad. Las subvenciones deberían estar bien repartidas y justificadas; tanto en la música como en el cine. Cuando un sector está mal no debemos pedir que en otro se eliminen las ayudas, sino que lleguen a todos. Cada uno tiene una idea de en qué se debe gastar el dinero público; algunos, parece que la minoría, queremos que nuestro dinero sirva para ayudar a los que empiezan en el cine, en la música, en la investigación, en todo aquello que hace crecer la mente y el espíritu, porque es sembrar para recoger frutos dulces de los que todos nos alimentaremos. Ayudar a los ricos a ser más ricos nos hace ser enanos mentales. Yo odio el libre mercado (falso de principio a fin, protegido siempre) y amo los conciertos, las pelis, los espacios naturales. Subvencionaría todo eso. Si luego reciben algún otro dinero de esponsors pues, bien.

  3. Pirene's Gravatar Pirene
    febrero 15, 2014 at 4:37 pm | Permalink

    ¿Porqué subvencionar la cultura y no subvencionar a las zapaterías, por ejemplo ?
    No creo que en USA se subvencione la cultura……

  4. Ana Arbeloa Busca's Gravatar Ana Arbeloa Busca
    febrero 16, 2014 at 6:53 am | Permalink

    Siempre digo que desde que los Medici desaparecieron y los Papas no se muestran muy generosos, el mecenazgo se ha ido a la porra. Ahora, son los políticos, que entienden de arte lo mismo que yo de termodinámica, los que conceden subvenciones. Por eso, dentro del concepto “cultura” entra todo; desde el museo del botijo hasta Almodovar. Pues eso, que la Cultura se ha muerto y viva la Kurtureta.

  5. Judit's Gravatar Judit
    febrero 16, 2014 at 11:44 pm | Permalink

    Creo que es injusto comparar al cine con la música, porque no cuesta lo mismo grabar un disco que rodar una película, ni generan los mismos puestos de trabajo. Antes de decir que el cine tiene ayudas y la música no, hay que dejar claro que muchas industrias tienen subvenciones, desde la minería hasta la venta de coches. Creo que el gobierno no ha hecho descuento alguno para comprar un disco o una entrada de cine y para comprar un coche sí. Así que el discurso de que se le da dinero público al cine no me vale, porque no es el único que se lo lleva (y este año su parte del pastel es bastante pequeña, por cierto). Obviamente el cine no es la única cultura, y entiendo que el resto necesita ayudas. De igual manera que se da una subvención a un corto y luego se proyecta en un festival (véase los ciclos de cortos subvencionados por la Comunidad de Madrid en el Circulo de Bellas Artes), se podría hacer lo propio con grupos noveles y hacer un festival de música. Todo es proponer.
    Por otro lado, sobre los gastos de formación, estudiar cine es caro de cojones. Yo sigo pagando el préstamo para pagar la escuela y salí hace 3 años… así que eso tampoco me vale. Aunque te admito que los gastos de local, instrumentos, … son elevados. Aunque lo que tiene que invertir un técnico de cine (de cámara en mi caso), en herramientas, ropa técnica, cierto material (seas del departamento que seas), e incluso los de sonido (esto te sonará) en tener alguna mesa y micros en propiedad, …, y todo para trabajar, no es moco de pavo.
    Sobre la inversión privada, existe la llamada Ley de Mecenazgo, que ahora no sé muy bien como anda, pero uno de los puntos controvertidos es la desgravación que tendrían dichos mecenas si invierten en cine, que obviamente depende de que lo marque el gobierno y ellos pasan del tema. Con lo cual, nadie invierte, porque admitámoslo, nuestra industria no genera tanto dinero como Hollywood…
    Conclusión: querido Rever, las comparaciones son odiosas.

  6. jose's Gravatar jose
    febrero 24, 2014 at 4:17 pm | Permalink

    Discrepo, Diego.

    En primer lugar, el cine español es basura en su mayor parte, como consecuencia de las subvenciones. Porque para hacer cine español no hay que destacar en calidad, sino ser capaz de conseguir subvenciones. Y por eso en España desde hace décadas, no hace cine quien sabe hacer cine, sino quién sabe conseguir subvenciones. Y, por tanto, la mayor parte de las películas españolas son basura.

    Pero, en segundo lugar, tampoco es cierto que en la música no haya subvenciones. Qué a ti no te hayan subvencionado me lo creo. Y yo tengo varios miles de euros gastados en guitarras, amplificadores, horas de local de ensayo, cd´s, etc, y tampoco he recibido ni un euro de subvención. Es más, ni siquiera he oído que haya subvenciones al respecto. Pero no todos somos iguales. Al poco de salir en la prensa que Miguel Bosé tenía problemas económicos, pusieron a Miguel Bosé a cantar la entrada de Cuéntame, y creo recordar que también hizo un programa navideño de TVE. Pero, ¿te acuerdas aquella reunión de los mejores guitarristas del mundo que se hizo en Sevilla en 1992? Allí estaba Miguel Bosé… ¿por qué, si no tocaba la guitarra? Porque él lo vale. ¿Y te acuerdas de la cantidad de dinero que le pagaban por hacer Séptimo de Caballería, a pesar de que allí los artistas no cobraban porque iban de promoción? Bueno, pues todo eso es dinero público que los políticos y sus burócratas le han dado a un cantante. Y no es el único, ahí están Víctor Manuel y Ana Belén, Serrat, Sabina, tantos otros. Podemos decir que no son subvenciones, pero lo son.

    Luego están las fiestas de los pueblos. Cuando los conciertos los gestionaban empresarios privados (antes de 1982) para las fiestas de los pueblos se contrataba a los músicos que más rentable pudiesen salir. Pero eso acabó, y desde hace décadas pagan los alcaldes con nuestro dinero, y no les importa perder dinero. Y ¿a quién pagan? A sus amigos, o afines políticos. No hay criterios artísticos, hay criterios de partido. ¿No son subvenciones? Pues llámalo X.

    Y las fiestas de los partidos políticos (como las famosas fiestas del PCE), esos partidos que se subvencionan con dinero público, y luego contratan a músicos… que pagan con ese dinero público.

    Y no sólo eso, ¿qué hay de la propaganda en las televisiones públicas a ciertos artistas? Por ejemplo, DJ Kiko, antes Paquirrín, ¿cobraría lo que cobra por pinchar discos si no saliese todos los días en los programas de corazón de TVE que pagamos todos los españoles? ¿Y su señora madre? ¿Y por qué algunos conciertos se anuncian en los telediarios de TVE, los más vistos de España, pero otros no? ¿A que si hablasen de ti todos los días en TVE, y anunciasen tus conciertos en TVE venderías “algún” disco más? Y Paquirrín no es el único “músico” del que hacen propaganda en TVE, por supuesto. ¿Cuál será el “truco” para ser músico y hablen de uno en TVE?

    Y también podríamos hablar de la literatura. Por ejemplo, de los premios que se llevan algunos, pero otros no. Premios que unas veces son directamente subvencionados, y otras los dan organizaciones subvencionadas, y otras los dan organizaciones que subsisten gracias a todo tipo de ayudas que reciben del poder.

    ¿Y la pintura? ¿Por qué a algunos pintores les pagan burradas de dinero por algunos de sus cuadros, para ponerlos en ministerios y empresas públicas (pagando con dinero de los ciudadanos), mientras otros no sacan un euro? Si eso no son subvenciones, ¿qué es?

    En definitiva, el mundo de la cultura en España está controlado casi al 100% por los políticos. Y como los políticos con poder son todos socialistas (incluido el PP), eso que llaman “cultura” en España, es, en su mayor parte, propaganda socialista con un nivel cultural entre bajo y bajísimo.

    ¿Y qué debería pasar para que mejorase el nivel cultural en España? Que se eliminasen todas las subvenciones, tanto las directas como las indirectas y, aún más importantes, las encubiertas.

    Saludos

  7. febrero 25, 2014 at 2:35 pm | Permalink

    Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Quisiera disculparme por dejarte un comentario en el blog, pero no he encontrado otra manera de contactarte. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivo

agosto 2017
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Síguenos

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899