Si viviese en Calabasas, California, mis recuerdos de La Laguna relatarían algún verano idílico en Malibu Lake. Pero no. La Laguna es y será mi calle, desde La Oca hasta Nuestra Señora de Valvanera, cruzando Vía Carpetana. Para muchos Carabanchel Bajo denota peligro y cárcel, pero para otros, sin embargo nos traslada a viejos y buenos recuerdos que como siempre, traen consigo su conveniente banda sonora.

Sí. Muy típico. Los Chunguitos, Los Chichos, pero a principios de los ochenta, a parte del rock urbano y algún que otro eco de “La Movida”, los barrios periféricos como Carabanchel tenían sus propias estrellas de la música. Vinilos de siete pulgadas, cassettes o la radio sacudían la entrada de los bares y bodegas de la zona, llamando mi atención gracias a esos sonidos aflamencados, el olor a cerveza y el inconfundible sonido de las máquinas de juego.

Los Seat 124 se mezclaban con los Lada Niva, Renault 17 y furgonetas de reparto que a primera hora descargaban la mercancía en el mercado, anunciando el inicio de la jornada. Los puestos ambulantes no tardaban en gritar sus ofertas a las señorasy niñas, pero entre frutas, verduras, calcetines, calzoncillos, pilas, pinzas, bisutería de dudosa procedencia y calidad, sobresalía un puesto donde un radiocassette negro nos estimulaba con Las Grecas.

Muchos relacionaréis a Carabanchel con el cine kinki, la cárcel, el cerro de la mica, Rosendo, Santiago Segura, Manolito Gafotas y otros con San Isidro. Pero los que nacimos y crecimos en sus calles, echamos de menos la tranquilidad de sentirte arropado por un vecindario que sabía desde de quién eras nieto hasta tu número de la seguridad social. El concierto mañanero del sábado entre la calle de La Laguna y Tucán, las conversaciones del bar del señor Higinio, la visita del carbonero y el saludo del gerente de Ramfel.

Pero como muchos de vosotros, lo que realmente se extraña en el barrio es poder perder el tiempo frente a los mostradores de las tiendas de discos. Tiendas en las que encontrabas cassettes de El Junco, Los Cholos, Los Chichos, Los Chunguitos, Las Grecas, El Fary, El Pelos, Los Calis, y por supuesto Los Chorbos. En un próximo post emprenderemos un viaje al origen del sonido de estos príncipes y princesas de la música kinkipara unos y de la rumba flamenca para otros. Y en vuestra infancia, ¿Qué sonaba en las calles?


10 Comments

  1. Borch's Gravatar Borch
    octubre 25, 2011 at 11:03 am | Permalink

    En mis eternos viajes veraniegos en coche sonaban indistintamente los Carpenters, Dire Straits, Beach Boys, Beatles, Simon and Garfunkel, Chicago, Cecilia, Hombres G, los Platters, Supertramp…
    Eso sí, mientras la radio del Renault 21 Nevada no decidía comerse las cintas!!

  2. Kit Kat's Gravatar Kit Kat
    octubre 25, 2011 at 2:09 pm | Permalink

    Precioso cuando echas la vista atrás y la nostalgia te arropa y reconforta. Esas vacaciones en coche, saliendo de madrugada, tumbada en el asiento de atrás cuando el cinturón de seguridad no era obligatorio y adormeciéndome con Los Manolos o con la que a día de hoy es mi canción favorita: Pedro Navaja.

  3. FlavioAecio's Gravatar FlavioAecio
    octubre 25, 2011 at 2:47 pm | Permalink

    Yo recuerdo la radio en el autobús de la ruta al colegio. Eran los 70 y no paraba de sonar Camilo Sexto y su “vivir así es morir de amor…”

    Luego estaban las musicassettes del coche de mi padre en los viajes interminables de vacaciones. Supongo que ya eran viejas por entonces, pero guardo un gratísimo recuerdo de las grabaciones de Los Pekenikes y Alberto Cortez. No tanto de Aznavour y Julio Iglesias, que ya me aburrían en mi más tierna infancia.

  4. Ortega y Punset's Gravatar Ortega y Punset
    octubre 25, 2011 at 3:57 pm | Permalink

    Perdóname, Diego, pero lo que acabas de comentar es precisamente el origen del desfase cultural-musical con el resto de Europa, y más concretamente con Inglaterra. Cuando de los Pirineos hacia arriba sonaban toda una mezcla de géneros que investigaban sonidos nuevos, aquí nos hemos agarrado a nuestras supuestas raíces para empeorar lo que ya existía. De hecho, en vuestro programa sobre Camarón de la Isla comentásteis algo parecido, y es la cantidad de palos que le cayeron a Camarón por tratar de explorar nuevos límites con su disco de La Leyenda del Tiempo. Lo mismo le pasó a Paco de Lucía con el disco con John McLaughlin y Al Di Meola.

    No tengo gran afinidad por la música de la movida, pero por lo menos planteaba otra cosa. Claro, es cierto que no se puede comparar a The Clash con Derribos Arias, sin embargo había algo, la impregnación de un estilo que no olía a naftalina, que sucedía en España casi a la vez que en el resto del mundo. Un paso adelante. Ahora, el libro de gustos está en blanco.

  5. VicentN's Gravatar VicentN
    octubre 26, 2011 at 4:53 pm | Permalink

    Pues mis recuerdos musicales de la infancia están ligados a la tele de entonces, recuerdo Aplauso y Tocata. En un Aplauso, esperando oír a Parchís o alguno de estos, oí a los Ramones, pero no supe quienes eran hasta años después…
    De Tocata recuerdo a un jovencísimo Abellán, y un tema que me quedo marcado y que hasta la llegada de Internet y Youtube no pude recuperar, Vortex del Aviador Dro.
    En cuanto a la calle, recuerdo la Feria de Pascua donde reinaban los Chichos, Chunguitos y los locales, los Choli. La única atracción que se atrevía con otros palos eran los coches de choque, donde Ilegales con su Stick de Hockey y su Piloto desafiaban al ambiente mini general.
    Como véis muy diferentes canciones, para un tiempo que parece que pasó ya hace muuuuchos años….

    • VicentN's Gravatar VicentN
      octubre 26, 2011 at 4:56 pm | Permalink

      El ambiente kinki.
      Maldito corrector del iPad!!!

  6. Ortega y Punset's Gravatar Ortega y Punset
    octubre 26, 2011 at 8:42 pm | Permalink

    Bueno, después de mi reflexión anterior tan peñazo, olvidé comentar mis recuerdos de infancia. Mea culpa (y la culpa meó).

    Recuerdo Tocata y Rockopop, y las sesiones break-dance, a Pepe Soplillo y la buenorra de Verónica Mengod. Recuerdo los vídeos musicales de Invisible man de Queen, Voyage de Desireless y el Don’t leave me this way de The Communards. Recuerdo a Leonard Cohen cantando en el Noche de Fiesta de Jose Luis Moreno, y que yo pensaba que vaya tostón de canción era esa Suzanne… (pecados de infancia).

    Recuerdo que en mi vecindario había un grupo de chavales “malotes”, que llevaban chupas con parches de Megadeth y de Anthrax, llevaban el pelo largo y fumaban en las esquinas, y mi madre me decía que no eran de fiar.

    Hasta que vi la luz con el vídeo de You could be mine de Guns ‘n Roses. A partir de ahí degeneré como buenamente pude.

  7. El Repoblador's Gravatar El Repoblador
    octubre 27, 2011 at 8:21 am | Permalink

    La música de mi infancia está muy ligada a mi lugar de origen. Soy de un pueblo de Cuenca, con lo que, como comprenderéis, a finales de los ’70 reinaba Perales. Perales era Dios, y además era paisano, y que coño, cantaba bien y aunque fuera un poco ñoño creo que era un buen letrista. Otra cosa que marcó mi infancia a nivel musical no sonaba, se veía. Era, levántense y quitense los sombreros, el glorioso boletín mensual de Discoplay. Lo que yo aprendí con él. Recuerdo que tres amigos compramos al principio de recibirlo tres discos a voleo, a mi me tocó “The Number of the beast” de Maiden, a otro el “Abominog” de Uriah Hepp y el otro el primero de Panzer. Aún oigo dos de ellos a menudo, adivinad cual no. En tiempos de internet, en que TODO está al alcance de un clic, los adolescentes (mis hijos lo primeros, que escuchan auténtica basura) no entienden lo maravilloso del ritual de comprar un disco, deslizar la aguja, abstraerte en las fotos de la carpeta (era la época dorada de los live albums), y luego grabar cintas guarrísimas para pasarlas a los amigos (esos casettes uno enfrente del otro para grabar cintas, toma tecnología digital). Ahora, ya se sabe, la música es un artículo de consumo más, se usa y se tira, pero antes introducirte en el The Wall, Hotel California, IV de Led Zeppelin, Paris de Supertramp y tantos otros era una experiencia casi iniciática. Como yo le digo a mis hijos, la música que escucháis no tiene ni portada, un triste archivo de unos cuantos Kbt desechable en pocos días.

    • VicentN's Gravatar VicentN
      octubre 28, 2011 at 5:30 am | Permalink

      Discoplay, ese creo que fue el primer proveedor de discos y camisetas de los chicos de pueblo, en los 80 y 90. Para ser “jevi” de pata negra, había que estar suscrito…

  8. Ortega y Punset's Gravatar Ortega y Punset
    octubre 27, 2011 at 9:35 am | Permalink

    Un buen tema para próximos posts podría ser el disco más raruno que hayamos comprado nunca. Ahí lo dejo.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivo

agosto 2018
L M X J V S D
« mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Síguenos

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899