Cuesta recuperar el aliento y las horas de sueño perdidas en la Costa del Azahar durante el pasado fin de semana. Los que me conocéis, leéis o escucháis, sabéis que no soy un fiel seguidor del rollo Indie y su cada vez más amplio concepto. Pero al menos, creo saber distinguir la calidad de la pose. De todos modos, ya es tarde para relatar o haceros llegar lo que allí se vivió. Cientos, miles de cronistas han publicado su impresión sobre las bandas, así como la soberana aparición en la zona VIP.

En mi caso y aunque me dedique a la prensa musical, no fui a FIB2013 en dicha condición, más bien como amiguete de parte de la organización. ¿Sus ventajas? Que no tienes que estar en todos y cada uno de los conciertos, algo que por otro lado, es físicamente imposible en FIB. ¿Inconvenientes? Al estar invitado tampoco puedes ir a tu libre albedrío, así que sueles perderte algún concierto con el que soñabas, como el de Johnny Marr. Y es por eso que no voy a hablaros de los conciertos de FIB2013, pero sí de la otra cara de FIB. Aquello que muchos medios no quieren o no les interesa contar.


Pero amigos, no puedo resistirme a hacer una pequeña valoración de algunos conciertos. Soy así, ya lo sabéis. No puedo callarme ni debajo del agua. Para no aburrir y repetir lo ya comentado por más de un colega, aportaré dos líneas o menos sobre algunos de los artistas que pasaron por Benicàssim.

Toundra: Para muchos una promesa, pero son la realidad palpable de que la música española mejora día a día. Impresionantes.

La Roux: Decepción personal. Pasables.

Beach House: Sí, es cierto que tienen magia propia. Pero preferibles en gira propia y sala pequeña, que en un festival de estas características. Introspectivo vs Aburrido.

Beady Eye: El gran fiasco del festival. ¿Qué esperar de un hooligan sin voz, sin Noel y con chubasquero en Julio? Ruina.

Primal Scream: Bobby Gillespie ha sido, es y será leyenda. Nos hizo olvidar el bochornoso espectáculo del de Manchester. Únicos.

Knife Party: Auténtica y sana, bueno, auténtica fiesta. Subidón.

Miles Kane: El mejor vestido y más majete. Y por supuesto, conciertazo por todo lo alto. Cool Britannia 2.0.

Kaiser Chiefs: Divertido, caluroso y corto como un amor de verano. Gran banda para pinchar si eres dj del independance o para ver desde la barra, del bar. Graciosos.

Jake Bugg: Resulta insultante observar la calidad que atesora un crío con tan sólo diecinueve años. Consigue transportarte a aquellos tiempos donde la calidad no se buscaba en los charts. Fenómeno.

The Killers: Espectáculo, cierre magistral, pero sensación de zumo de brick. Está rico, refresca, pero ya no sabe natural. Igualmente, sublimes en sonido y conexión con el público e invitados VIP. Efectivo.

Y para mí, los tres nombres del FIB.

Alba Lua: La verdadera revelación del festival. Me impresionaron más que muchos nombres consagrados. La primera vez que miro a Francia con asombro y no con asco. En unos años, cabezas de cartel. Touché.

Arctic Monkeys: La locura fan combinada con la riqueza musical. ¿El resultado? Un pepino de concierto, que levantó los ánimos de las féminas y los amantes del rock. Justo reconocimiento mundial. Selecto, aunque con posibles visos de prepotencia.

Queens Of The Stone Age: La facilidad de incendiar cada acorde. Gloriosa representación de stoner rock en un evento que parecía, a priori, contrario para su concierto. Incontestable demostración musical. Justa medida de colorido para recalcar la esencia del rock. Sin palabras.

Y ahora, dejemos a un lado la música. Y es que en este post, artículo, como lo quieras llamar, me gustaría reflejar los aspectos que suelen escaparse en un festival, pero que son aquellos que llevan a buen puerto una edición tan complicada. Coordinar los sponsors, el booking y sus infernales negociaciones, ticketing, prensa, comunicación y toda la pre y post producción del mismo. Una dificilísima y delicada tarea, que en manos de Maraworld parece un juego de niños, aunque la procesión va por dentro.

Todos o al menos muchos, habréis estado al tanto de los problemas previos a esta edición. No voy a entrar en detalles de cómo se llegó a esa situación, pero sí quiero resaltar el trabajo de siete personas. Siete personas que han cimentado una marca, enarbolado una bandera de calidad y demostrado que pueden con todo lo que venga por delante. Hablo de la base de FIB, o lo que es lo mismo, Maraworld. Un equipo joven, pero altamente cualificado, que ha librado la peor de sus batallas contra el tiempo y el presupuesto. Un ejemplo de superación del que muchos debemos aprender. Llevar a cabo un festival de estas dimensiones no es tarea fácil, cientos de probabilidades en el aire hasta última hora, decenas de cambios diarios, 365 días para organizar un evento que puede hundir tus arcas. Hoy, a menos de trescientos sesenta y tres días del vigésimo aniversario del Festival Internacional de Benicàssim, Maraworld ha conseguido limpiar su imagen a base de esfuerzo, fe e integridad personal, frente a la continua campaña de desprestigio por parte de la prensa, que les ha castigado durante los meses previos al espectáculo.

Muchos podréis pensar que hablo así porque son amiguetes. Para empezar, en la música no hay muchos amigos y ni mucho menos conozco a toda la plana mayor de la promotora. Y segundo, no gano nada con la publicación del artículo, en todo caso pierdo, ya que podrían darme una colleja por ciertas informaciones o comentarios. Pero me parece tan injusto el trato que se ha dado a Maraworld y su equipo durante los últimos meses, que únicamente espero que aquellos que mordían en artículos propios de un carroñero, hoy sean consecuentes y dejen su puesto de trabajo. Por hacer leña del árbol que no ha caído, por engañar al lector y por buscar la autopromoción en los males de aquellos que hasta hace dos meses llamaban amigos.

Hablo de periodistas que sorprendidos ante el éxito económico, logístico y musical de FIB 2013, han borrado de sus mentes el ataque frontal a la promotora e incluso ofrecían una velada disculpa a una dirección que nunca la buscó. Hoy todo es luz y color, los “amigos” vuelven a salir de su escondite y las felicitaciones son constantes. Señalo a aquellos que atacan frente a una pantalla de ordenador y la red como trinchera. Cobardes que tras cruzar el umbral de VIP no han cesado en poner su mejor sonrisa y buscar su mesa en la sala de prensa para pasar inadvertidos.

Con este discurso no digo que se deba callar. Me parece correcto y necesario que la gente esté al tanto de lo que ocurre y más con el festival más importante de nuestro país, le pese a quien le pese. Pero hay formas y formas de hacer las cosas. Siempre hubo clases. No termino de comprender cómo se puede atacar a la dirección y producción de un evento, con el único fin de vender más, tener más entradas en el artículo o más seguidores en Twitter. A veces pienso que la prensa musical, no se aleja tanto de la rosa y más viendo que la visita de la princesa de Asturias, ha sido el momento más importante del concierto de The Killers para muchos medios. No así, el detalle de Brandon Flowers de hablar en castellano ante un 60% de público británico, además de un sublime sonido y show.

En definitiva, que me pierdo. FIB ha vivido la edición más tensa, peligrosa e inestable de su historia. Pero sin duda, ha salido más que reforzado tanto económicamente, con unas cifras escandalosas (para una pobre edición como catalogaban algunos redactores antes del 18 de Julio) de más 130.000 espectadores en la suma de los cuatro días, que se traducen en más de cinco millones de euros en entradas. Así como en la moral, levantando en semanas, un festival al que muchos querían ver muerto y que ha acabado imponiéndose, de nuevo, al resto de eventos nacionales. Siete personas han sido los culpables del éxito. El mejor equipo de dirección que he conocido en mi vida y que seguro, nos dejarán impresionados con la próxima edición. Un equipo 100% español y que ha sabido levantar por sí solo, los problemas generados desde fuera.

FIB2014 comienza a rodar a un ritmo imparable, con más moral y posibilidades que nunca y preparados para traer el mejor cartel posible en su 20 aniversario.

Felicidades chicos.


5 Comments

  1. Rocker Burgos's Gravatar Rocker Burgos
    julio 24, 2013 at 9:47 pm | Permalink

    Yo no he ido a muchos festivales (a alguno sí) y este no es de los que más me llame, pero es una buena noticia que haya festivales con “buena salud”

  2. Sr. X's Gravatar Sr. X
    julio 24, 2013 at 11:05 pm | Permalink

    Estoy muy de acuerdo con tu articulo, gran trabajo por parte de la organización, falto tiempo para ver a todos los grupos.
    Me extraño haber estado en primera fila en alba lua, the temples, Splashh, etc.. Grandes grupos que necesitan mas reconocimiento. Incluso me pude hacer una foto con el cantante de Alba lua en el mercadona!! jajaj Gran semana. Esperando el siguiente sin duda!

  3. Juan's Gravatar Juan
    julio 25, 2013 at 10:02 am | Permalink

    Sin duda, CONTEMPOPRANEA… Vaya directos de Corizonas, Fanfarlo y The Wave pictures!!!

  4. Ortega y Punset's Gravatar Ortega y Punset
    julio 25, 2013 at 11:14 am | Permalink

    ¡Señor Cardeña! ¡Cuánto tiempo que no le leía!

    En primer lugar, mis condolencias y abrazos a víctimas y familiares del terrible accidente de ayer en Santiago. Ya sé que este comentario es off-topic, pero merecía la pena decirlo primero.

    En segundo lugar, Diego, que me alegro que vuelvas a retomar el blog para hablarnos sobre temas como estos, que te teníamos perdido de vista. Y a ver si lees el correo de gmail de paso, que tienes a Felipe pluriempleado… ;)

    Y al grano. Diego, olvídate ya del viejo victimismo con los franceses, que ya les ganamos al júrgol, al baloncesto, al tenis y a la petanca. ¿No era ése el motivo? Coño, que en Francia han salido bandas como Daft Punk, M83, Air, Exsonvaldes, Gojira o Alcest. El propio Felipe me recomendó el otro día a los BB Brunes, y me gustaron bastante. Pues eso, que noté tu comentario un poco salido del tiesto.

    Habrá que escuchar a esos Alba Lua… Me pregunto hasta cuándo va a tener crédito el hermano malo de Noel Gallagher. Por cierto, ya está el nuevo guitarra girando con Toundra, ¿no?

    Cuídate, Diego. Un abrazo.

    • julio 29, 2013 at 11:57 am | Permalink

      Buenas cabellero!

      Sí, ando muy descolgado en las publicaciones. Es lo que tiene buscar trabajo desesperadamente y tener mil reuniones semanales, que no acaban en buen puerto. El blog es por amor al arte y por mantener contacto con ustedes.

      En cuanto al mail, la verdad es que no tengo la contraseña del correo y no puedo ver aquello que escribes, my friend. Así que te dejo el del blog: blognrolla@hotmail.com

      Respecto al comentario, siempre he sido y seré políticamente incorrecto. Por eso tengo grandes amigos y gente que me tendrá cruzado 4ver. No paso inadvertido, vamos. Y nada de complejo de inferioridad con los franceses. Les conozco muy bien, pues parte de mi familia es francesa, y por norma general son bastante bobos, sobre todo los parisinos.

      Nada que ver con Alba Lua, que son una banda cercana, impresionante y esperanzadora. Espero que te gusten y nos veamos en su próximo concierto en Madrid.

      Lo de Liam…, siempre tendrá sus fanáticos, como todo rockstar, pero no hay por donde coger su puesta en escena. Una pena.

      Un abrazo enorme caballero, le deseo lo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivo

enero 2019
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Síguenos

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899