Hoy, Sábado 23 de Julio de 2011 nos deja Amy Jade Winehouse. Rápidamente la red se ha llenado de posts, artículos o tweets de despedida, sobre la vida, obra y decadencia en la que sumergió la artista británica. Supongo que muchos esperaréis un artículo cargado de morbo, donde refleje los últimos meses de la compositora, henchidos de excesos y de desplantes a sus fans, pero sinceramente…, creo que fue ayer cuando había que denunciar ese talante autodestructivo de Amy Winehouse. Esta tarde y en adelante, solo me apetece seguir escuchando su música, gritos de desaliento de una joven común, bajo la piel de una estrella fugaz y conmovedora de la música.

Criada en Southgate, al norte de Londres, siempre fue contestataria en su actitud ante la vida, desde su piercing en la nariz a los doce años (por lo que fue expulsada de la escuela de teatro), hasta su relación con la prensa, fans y ley. Ese perfil, sumado a su gran talento vocal y compositivo, llevaría a Amy a firmar su primer contrato discográfico con tan sólo dieciséis años por Island Records (filial de Universal Rec. y enfocada a sonidos Rock y R&B), comenzando así su carrera profesional en el mundo del soul y del jazz, género que escuchaba en su casa desde pequeña, ya que sus padres fueron músicos del sonido Nueva Orleans.

En 2003 editaba su primer álbum, Frank, con el que obtuvo una nominación a los Mercury Awards y ganó el Ivor Novello Award en 2004, por su el tema Stronger than Me. Pero realmente llegaría a lo más alto de la música en 2006, cuando edita su segundo trabajo de estudio, Back to black, donde abrió su alma y vida personal reflejándolo en aquellas letras desgarradoras. Un trabajo impresionante, que acariciaba el R&B mientras se acogía al Soul, suministrándole un sonido fresco que encandiló a público y crítica. Gracias en parte a la producción de Mark Johnson, productor entre otros, del proyecto Playing for Change que muchos reconoceréis en la sintonía del programa Es la Noche de César, en esRadio.

Seis millones de copias, Brit Awards, MTV Awards, cinco Grammys, así como su aparición en los mejores festivales, hicieron de Amy Winehouse la artista más popular del momento. Pero por desgracia, sus excesos con las drogas y el alcohol, o los problemas con la justicia y su marido hicieron que fuese más mediática aún. Seguramente la fama, el dinero, así como una atormentada vida personal y sentimental, hicieron que la artista recayera en sus adicciones y hace apenas un mes apartasen su voz de los escenarios. Una decisión, que tal vez le haya costado la vida.

Muchos ensalzarán su carrera y nombrarán a Amy Winehouse como leyenda de la música, otros incluirán esta fecha en el Club de los 27, junto a Joplin, Morrison, Hendrix, Johnson, Jones, Cobain o Alan Wilson entre otros. Pero lo realmente importante y triste, es asumir que hemos perdido a una gran voz, una gran compositora y a una actitud diferente (no hablo de los excesos) ante la vida. Descanse en paz, Amy Jade Winehouse.

 


10 Comments

  1. mcgb's Gravatar mcgb
    julio 23, 2011 at 7:49 pm | Permalink

    Ante la muerte sólo cabe respeto. Y el agradecimiento por haber compartido con nosotros aquéllo que nos supo dar.
    Nadie sabe con certeza que ocurría realmente en su interior. Apuesto a que siempre fue libre y como tal, así murió: el último acto en ejercicio de su libertad. Los que quedamos siempre necesitamos una explicación que ayude a comprender y a superar lo que sentimos como pérdida. Pero tal vez sólo tenga que ver con nosotros.
    Descanse en paz. Apuesto a que sí.

  2. david's Gravatar david
    julio 23, 2011 at 8:14 pm | Permalink

    Su voz es una perdida del kopón, aunque desgraciadamente no sé si podia seguir por este camino mucho tiempo. Sus mejores momentos han sido impresionantes, a la altura de cualquier grande..

  3. Pepe's Gravatar Pepe
    julio 24, 2011 at 6:22 am | Permalink

    Muy triste que una persona tan joven y con tanto talento y futuro en el mundo de la musica, deje este mundo en una muerte absurda (las drogas).

    Por cierto Diego, creo que teneis que cambiar la cuña de promocion de “Cara B” en esRadio… “Justo justo cuando Amy WineHouse pide su primera ronda de vodka”.

    • Diego Cardeña's Gravatar Diego Cardeña
      julio 24, 2011 at 11:12 am | Permalink

      Se lo diremos al Grupo Risa, que son quienes guionizan las promos de Cara B

  4. ann's Gravatar ann
    julio 24, 2011 at 7:58 am | Permalink

    Me apena que te hayas ido tan pronto. Espero que estés deleitando con tu voz a los de arriba. Descansa en paz Amy.

  5. carlsuar's Gravatar carlsuar
    julio 24, 2011 at 8:00 am | Permalink

    Por desgracia he estado demasiado cerca del mundo de las drogas y de la adicción. Creo que todos, y digo todos, frivolizais las cosas en exceso.
    En el caso que me toca de cerca (no puede ser mas cercano, a ver si me entendeís) la adicción no es un “momento de libertad”, “una forma diferente de vivir”, “último acto de libertad”, “genialidad con particularidad”, etc. En mi caso no hay libertad ninguna, la heroina te cambia la forma de pensar, hace que el alcohol tenga sentido como necesario para “coger tu punto”, cuando estás borracho piensas “joder, me he pasado” y … a otra cosa mariposa. Mientras esperas por tu querida heroina puedes tomar cocaina, pero sólo como “vicio”, o anfetamina “para pasarlo bien” en un momento de aburrimiento. No suele gustarte el “éxtasis” pues es una mierda para maricas y gente pija. Los “auténticos” esperan a la heroina y el problema es … que te gusta.
    No piensas que es mala, no piensas que la tienes que dejar… bueno si lo piensas pero no mucho tiempo, en realidad solo lo piensas cuando se va pasando el efecto del primer subidón, luego solo te preocupa si tienes para la próxima vez.
    En el caso de Amy Winehouse y de Kurt Kobain, por lo que sé, se trataba de lo que he contado previamente. No existe la persona que eras antes de consumir. Esa persona está anulada y no piensas en los términos que denominamos “libertad”.
    Mientras consumían, Amy o Kurt no eran los que nos dicen las biografías, eran seres egoistas, sólo preocupados en su “vida” y en como conseguir lo que querían (siempre mediatizada por la heroina) y cuando les hablabas de rehabilitación, si les cogías en un momento de debilidad, llorarían por conseguirla pero, sobre todo con medios económicos, a las 24 horas se reirían de tí a la cara (“Rehab” de Amy Winehouse te lo dice todo, pero también lo contó y cantó Kurt).
    ¿Libertad? ¿Diferentes? No me hagaís reir.

    • pedroz's Gravatar pedroz
      julio 24, 2011 at 9:37 am | Permalink

      Gracias por ser tan claro. Frivolizamos con las drogas y nadie cuenta lo que son, como tu. Gracias y buena suerte

  6. marbahon's Gravatar marbahon
    julio 25, 2011 at 10:25 am | Permalink
  7. siona's Gravatar siona
    agosto 20, 2011 at 10:52 pm | Permalink

    Me ha dado mucha pena lo de Amy.Una de las pocas cantantes decentes que quedaban en el panorama musical.Descansa en paz.

  8. enero 1, 2012 at 9:31 pm | Permalink

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivo

abril 2014
L M X J V S D
« feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Síguenos

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899