Almejas a la Marinera, o cómo ser feliz en pocos minutos

Viernes 31 de enero de 2014 - María Jesús Navarro Martínez - 4 Comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti

Almejas a la Marinera, Clams Marnière… un plato sencillo y delicioso. Y con lo fácil que es, resulta inquitante cómo es posible que nos sirvan en determinados sitios unas almejas tan sumamente malas a precios astronómicos. Obviamente influye mucho la calidad de la materia prima. Pero hay bares en los que te dan ganas de devolver el plato. Porque que te sirvan unas almejas de medio centímetro con salsa de tomate frito de bote… perdóneme usted señor cocinero…

El caso es que hace unas semanas estuve cenando con mis amigas, y mi amiga Ana pidió almejas porque le encantan. No les hice una foto y os la pongo por respeto al bar… Porque son muy majos y el resto de platos son excelentes y a muy buen precio. Pero las almejas… ay señor… De ahí que decidiera compartir con vosotros este pedazo de receta, que no es mía, sino de Kanela y Limón (aunque tampoco es de ella, sino de su madre ¡vivan las madres y las abuelas!)

Y es que este plato es como todo: a pesar de su sencillez, hay que dar con una buena receta. Las mejores almejas a la marinera que una servidora ha probado ha sido en Cervecería Thomas (C/Rufino Blanco 8, Madrid). Y es que Tomás tiene un don en la cocina como pocos. Y con el recuerdo de este sabor, me embarqué en la búsqueda de “la receta”. Así que cuando leí en Kanela y Limón que a pesar de haber probado este plato en cientos de sitios, seguían gustándole muchísimo más las de su madre, no me lo pensé dos veces. Y he de decir que bendita su madre, porque la receta no puede ser más fácil y más deliciosa.

ALMEJAS A LA MARINERA

Ingredientes:

 

- 1 kg. de almejas

- 1 cebolla

- 1/2 pimiento rojo

- 2 dientes de ajo

- Perejil fresco

- 1/2 tomate rallado

- 1 vaso de vino blanco

- Azafrán

- 2 hojas de laurel

- 1 pastilla de caldo de pescado

- 1 cucharadita de pimentón dulce

- La puntita de 1 cucharadita de pimentón picante, o 1/2 guindilla pequeña en su defecto

- 1 cucharada de harina

- 1 taza de agua

- Aceite

- Sal

Cómo lo he hecho yo:

 

- Una media horita antes, ponemos las almejas en agua y sal para que echen los posibles restos de tierra.

- Picamos la cebolla y la pochamos en una cazuela.

- Cuando lleve unos minutos le incorporamos el pimiento picadito muy fino.

- Cuando la cebolla y el pimiento estén ya un poco blanditos, les añadimos el ajo y el perjil picadito.

- Dejamos unos minutos y echamos el tomate rallado.

- Incorporamos el pimentón dulce y el picante y removemos un poco.

- Incorporamos las almejas y tapamos la cazuela.

- Cuando abran, vertemos el vaso de vino blanco y el laurel. Volvemos a tapar y dejamos cocer para que evapore el alcohol.

- En una taza de agua (o algo menos de un vaso) diluimos la pastilla de caldo de pescado, el azafrán y la cucharada de harina. Añadimos esta mezcla a la cazuela.

- Probamos de sal y especias (yo a veces añado un poquito más de pimentón picante), dejamos que espese un poquito la salsa y retiramos del fuego (ojo con cocer en exceso, porque las almejas se consumen y se quedan muy pequeñitas).

¿No me digáis que no es bien sencillo? Y éste es un plato de los de “quedar bien” con la visita. La salsa está de escándalo, así que si os gusta mojar pan ¡os va a encantar! Y siempre podéis guardar un poco de esta salsa para utilizar en otro guiso o sopa de pescado.

Y como hoy estamos muy marineros, quería aprovechar para recomendaros dos restaurantes que me encantan en Madrid. Ya sabéis que no soy muy de recomendaciones, pero me encanta la cocina del norte, y parece misión imposible encontrar un sitio con cocina regional que no cobre los platos como si fueran oro (cosa que resulta más que graciosa, porque comer en el norte es bastante económico).

- Restaurante Villa de Avilés (C/Marqués de Mondéjar, 4). Como bien indica su nombre, aquí podemos encontrar cocina asturiana.  Platos de calidad a muy buen precio. Todos los días de la semana preparan menú a 10€ utilizando siempre productos frescos (un pajarito me chivó que no tienen ni congelador!) He de destacar su gran variedad de postres y tartas caseras. Increíble la tarta de manzana!

- Galicia Dourada (C/ Porvenir 19). Restaurante que conocí por casualidad. Fui con mis padres a comer, y tanto el menú, como el local  y el servicio me gustaron mucho. Si comes platos de carta el precio sube un poco más.

Y si vais por la zona, recordad que en Cervecería Thomas tenéis las espectaculares almejas a la marinera de Tomás.

La semana que viene volvemos con algún plato para San Valentín… No es una fiesta que me entusiasme, pero haremos un pequeño homenaje al amor :)

Recordad que podéis seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram (Blog_Appetit).

Feliz fin de semana y Blog Appétit!

 

 

 


4 Comments

  1. 31 enero, 2014 at 14:37 | Permalink

    Muchísimas gracias por hacer esta receta y sobre todo por respetar su autoría, para mí las recetas de mamá son mucho más que recetas pues cada una de ellas va ligada a momentos y recuerdos muy especiales. Gracias de verdad y me alegra saber que las has disfrutado.

    Un saludo.

  2. e.Sanchez's Gravatar e.Sanchez
    1 febrero, 2014 at 7:14 | Permalink
  3. kindaswint's Gravatar kindaswint
    1 febrero, 2014 at 8:29 | Permalink

    Mejor si haces un fumet, en lugar de la pastilla, que lleva glutamato monosódico, y le pones el perejil al final, porque al cocerlo pierde aroma y sabor. Yo sustituiría la harina por unas patatas en cachelos, que espesan también y aportan más alimento. Aparte, para que se evapore el alcohol, mejor dejarlo destapado porque si no se condensa y vuelve a caer al guiso.
    Por lo demás, buena receta.

  4. Luis Bayo's Gravatar Luis Bayo
    11 mayo, 2014 at 21:36 | Permalink

    De esa manera, las almejas siempre están excelsas. Nuestro problema es que, a miles de quilómetros, las almejas frescas son un sueño de verano. A veces conseguimos algun ejemplar de
    China o Tailandia o algun paquete de congeladas que vienen de La Coruña o Pontevedra.

    Lo que sí me extraña , es que siempre se le endilga a las mamás el muerto de la autoría de las recetas. Los papás y los abuelos tambien tienen la culpa de más de alguna exquisitez… Alguna de las mías, por ejemplo. Si es Berasategui, ya no es receta : es
    plato. Y caro. Berasategui supongo que tambien es papá. Y tambien come Y bien, por supuesto.

    Enhorabuena por lograr tantas cosas ricas, con palabras
    sencillas. Odio éso de los mililitros, los gramos , las tazas, la harina de fuerza, etc. , me sacan de quício.

    Éso de los chorrones de vino o acéite o la puntita de …algo huele a casero. Por cierto: qué es “harina de fuerza” ? Por aquí nadie sabe lo que es. He preguntado en los Estados Unido y tampoco.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



Otras publicaciones

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899