Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Deseos viajeros 2018 o mi particular lista de lugares a los que quiero ir este año

0

Repasando mis deseos viajeros para 2017 me doy cuenta con una sonrisa de que la mayor parte de ellos no se ha cumplido. Aun así, ha sido un año bastante lleno de viajes, muchos de ellos maravillosos, todos interesantes, algunos cerca y algunos lejos pero siempre disfrutando de descubrir, de explorar, de la belleza de tantos sitios a nuestro alcance.

Para seguir con esta tradición personal que inauguré hace poco más de 365 días les voy a contar qué lugares me gustaría conocer –y también a otros a los que me gustaría volver- en los próximos doce meses.

Empezaremos por alguno de los fracasos de mi anterior post: finalmente en 2017 no visité Irlanda y eso significa que ya tengo auténtico síndrome de abstinencia por la verde Eire. Habrá que ver cómo solucionarlo, quizá sea la Costa Celta que sigue pendiente, quizá las bellísimas penínsulas al otro lado de la isla.

En cambio sí he estado en Francia, pero nuestro vecino del norte está resultando un país que cuanto más lo conozco -y sobre todo cuanto más conozco sus paisajes y sus ciudades pequeñas- más me enamora. Si en 2017 ha sido la zona sur alrededor del Canal du Midi en el 2018 hay muchas opciones abiertas y todas son igualmente atractivas: ya hace un año pensaba en Bretaña o Normandía, así que ese deseo viajero sigue ahí, más que intacto: engrandeciéndose.

Siguiendo esta vuelta por Europa cada día tengo más ganas de conocer el sur de Italia, especialmente Sicilia, también es un lugar que me atrae poderosamente y el que nunca he tenido la oportunidad de acercarme. Combinar la isla –no sé qué me pasa este año con las islas- con Nápoles y, sobre todo, un lugar que lleva años siendo uno de mis sueños viajeros: Pompeya.

2.napoles.jpg
Nápoles | Idealista

El norte al sur

Curiosamente, desde Sicilia solo un par de cientos de kilómetros me separan de otro de mis deseos insatisfechos del 2017: Túnez y las muchas promesas que el pequeño país africano me hace: su muchísima historia, sus pueblos mediterráneos, sus playas, sus escenarios de epopeya galáctica y, sobre todo, su desierto, ¿les he dicho que estoy deseando adentrarme en el desierto?

También Marruecos me atrae: su promesa de un mundo tan diferente al nuestro a sólo un paso de distancia. Conozco a nuestro vecino del sur, pero muy poco: sólo Marrakech y algo de sus alrededores, espero que este 2018 me permita conocerlo algo más.

lanzarote-timanfaya.jpg
Camellos en Timanfaya | C.Jordá

En mis consejos viajeros hablo bastante de Canarias y yo mismo recuerdo mucho el poco tiempo que he pasado en las islas afortunadas, como se llama acertadamente a esos siete pequeños paraísos. De hecho, sólo he estado en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria, y no me importaría volver a ninguno de los tres, especialmente a la isla de Timanfaya o La Geria o Famara, una de las más bellas del mundo sin ninguna duda y, encima, con su primavera eterna. Quizá, no obstante, tenga más sentido conocer por fin el Teide o esa isla bonita –La Palma- que debía haber visitado hace muchísimos años pero, ay, entonces no pude.

¡Más lejos, más lejos!

Siempre estoy deseando viajar a Nueva York, no hay día que no me apeteciera pasear por la Gran Manzana, subir a los rascacielos, entrar a las tiendas, volver a visitar los museos. Por supuesto, es uno de mis deseos viajeros para este 2018, y ya les adelanto que lo será también para el 2019 haya cumplido o no con él en los próximos doce meses.

Como aquí estarán, año tras año se cumplan o no, mis deseos más lejanos, esas antípodas culturales que estoy deseando conocer: Japón y China sobre todo, pero también -¿por qué no?- la India. Lugares con civilizaciones milenarias y en los que están ocurriendo algunas de las cosas que marcarán lo que será el mundo en las próximas décadas.

Y más cerca, más cerca

Y, por supuesto, durante este 2018 quiero seguir viajando por España, disfrutando de la suerte que tenemos de tener un país tan maravilloso a nuestro alcance y para nuestro disfrute.

Por ejemplo: aunque ya lo he hecho en 2017 pero espero tener la oportunidad de seguir conociendo las juderías de Sefarad en 2018. Es un tipo de viaje que lo tiene todo: historia, monumentos, gastronomía… una maravilla.

hervas04.jpg
Hervás, una de las juderías más conocidas de España | C.Jordá

También me gustaría tener la oportunidad de adentrarme más en una región que está tan cerca que puede pasar desapercibida, pero te sorprende en cuanto la conoces un poco: Castilla-La Mancha está llena de sorpresas y estoy seguro de que disfrutaré de munchas.

Me gustaría visitar también el Museo Íbero de Jaén que se ha abierto hace un mes. Sería una oportunidad también para conocer una ciudad y una provincia en las que sólo he estado de paso y que seguro se merecen algo más de atención.

Pero, sobre todo, espero que el año que ahora empieza me permita repetir lo que he logrado hacer durante el pasado 2017: conocer lugares maravillosos, aprender, disfrutar… porque al final viajando es más importante el cómo que el dónde.

Aun así y puesto que desear sigue siendo gratis: ¿para ustedes cuáles son los destinos soñados para este 2018?

0
comentarios

Herramientas