Menú

Sin Márquez hasta Rossi es candidato

0
Valentino Rossi y Marc Márquez.
Valentino Rossi y Marc Márquez. | EFE

Lo que ha demostrado la lesión y por tanto la ausencia de Marc Márquez en el campeonato es que Honda no es nadie sin el de Cervera. Yamaha, Ducati, Suzuki y hasta KTM se están repartiendo las victorias en las carreras que se han disputado hasta el momento y Honda ni siquiera se ha acercado al podio. El mejor del ala dorada ha sido Nakagami con una Honda satélite cuya posición, en el GP de San Marino, ha sido octava, muy lejos de la lucha por las primeras posiciones.

De golpe y plumazo la marca nipona es como si hubiera desaparecido, pues ni Alex Márquez, ni Bradl consiguen entrar en el top 10 y seguro que más de uno se acuerda ahora, no de Jorge Lorenzo, sino de Dani Pedrosa, que si bien no ganaba defendía con buenas posiciones el honor del equipo al tiempo que trabajaba como nadie en la preparación y desarrollo de la moto. Ahora sabemos, aunque sea injusto para el bicampeón del Mundo de 250cc, el gran trabajo que hacía en la sombra y el valor que le echaba al conducir una moto que se le ha resistido a Jorge Lorenzo, todo un campeón, y a casi cualquiera que se atreve a montarla.

La ausencia de Márquez, y por tanto de Honda, abre una ventana valiosísima al resto de pilotos y equipos que se están disputando uno de los Mundiales más apretados. Y precisamente por la irregularidad de todos ellos hace que cualquiera de los 6 primeros pilotos de la general pueda ganar el Mundial. Entre ellos, Valentino Rossi, que este fin de semana se lamentaba al perder la tercera posición en la última vuelta en casa, en San Marino, en el circuito que lleva el nombre de su gran amigo, el desaparecido Marco Simoncelli. Pero el fin de semana que viene el circuito será el mismo y Rossi tendrá una nueva oportunidad en un circuito que siempre le sonríe y se le nota.

Mientras que las Yamahas no pierdan lo que han ganado durante las vacaciones y siga sin haber un líder claro, el que más sume, el más regular, podría llevarse este raro Mundial 2020; si no, que se lo digan a Andrea Dovizioso, que es líder habiendo ganado sólo una carrera y con resultados muy normalitos en el reto de grandes premios. Seguro que Valentino es consciente de que puede que esta sea su última oportunidad de redondear a 10 sus Mundiales, aunque del mismo modo sabe que tendrá que tomar muchas pastillitas azules, como las que ilustraban este fin de semana su caso, para poder derrotar al ejército de jovencitos, que no piden permiso al adelantar y pasar a todo un hito. Que le pregunten a Joan Mir, que le robó la cartera y el podio al italiano a unos metros de la meta.

0
comentarios

Herramientas