Menú

Raikkonen, Alonso y Vettel: un podio marcado por los neumáticos

0

 

El circuito de Albert Park en Melbourne ha abierto una año más el Mundial de Fórmula y lo ha hecho con evidentes cambios y un protagonista, Pirelli. Los neumáticos han cobrado un papel principal en esta primera carrera y su primer damnificado, sin duda, ha sido Red Bull. Los coches de la bebida energética fueron los mejores apenas cuatro o cinco vueltas hasta que las gomas empezaron a degradarse. Entonces fueron otros los que tomaron la delantera. De nada le habrán servido a Adrian Newey los avances en aerodinámica si no consigue una gestión eficiente de las gomas, parte fundamental del vehículo, ya que trasmite al asfalto el movimiento del coche, le aporta tracción o se lo quita.

Y en esta carrera por domar unos neumáticos que ya nos avisaron que eran más radicales que sus antecesores, Kimi Raikkonen se ha colocado a la cabeza con apreciable superioridad. El propio Kimi aseguró tras el podio que no había sido una victoria complicada sino todo lo contrario. Buena salida y muy buen ritmo; de hecho, fue el autor de la vuelta rápida. Pero, sobre todo, muy buena estrategia. "Dos paradas". Éstas han sido las palabras mágicas que han convertido al finlandés en el primer ganador de la temporada y en un serio aspirante al título. Lotus ya lanzó un mensaje de fortaleza durante la pretemporada, pero ya veremos cuánto es capaz la escudería inglesa de evolucionar el coche a lo largo del año en relación con sus adversarios.

Y tras Lotus, Ferrari. Fernando Alonso ha empezado mejor de lo esperado y con el aliento que da estar por delante de Red Bull y ver que los neumáticos que un día fueron su enemigo este año podrían ser su mejor compañero de equipo. El piloto español volvió a demostrar su categoría y sus ganas de ganar con Ferrari. Los dos coches del equipo italiano salieron como tiros, muy al contrario que los dos monoplazas que le precedían, el Red Bull de Webber y el Mercedes de Hamilton.

El ritmo del F138 permitió atar en corto a Vettel, que pese a salir desde la pole y salir bien, sufrió como nunca. Pero la clave de la carrera de Fernando estuvo en la segunda parada. El asturiano se adelantó a su compañero de equipo y al propio Vettel y consiguió deshacerse del trenecito del que era vagón de cola. Pero nada pudo hacer Alonso contra el Lotus de Raikkonen, con una parada menos y con un ritmo ligeramente superior. Pero el objetivo se había cumplido, estar por delante de Red Bull y demostrar que están mejor más cerca, que son, en definitiva, más competitivos.

Al margen de este podio, que ha sido sin duda una bocanada de aire fresco, tenemos que hablar del resto de pilotos y equipos. Decepcionante el arranque de McLaren, algo tímido el de Hamilton con Mercedes y una sorpresa lo de Sutil con Force India, cuya delicadeza con las gomas les pueden reportar más de una alegría esta temporada. Y eso que sólo acabamos de empezar, que el asfalto de Albert Park estaba frío y la temperatura no era demasiado elevada.

Pero, ¿qué pasará cuando vayamos a circuitos más cálidos y más abrasivos? ¿Cuántas paradas serán necesarias? ¿Cuántas vueltas durarán las gomas? Son las principales preguntas que se hacen todos en el paddock. Si en Australia el primero en parar, Jenson Button, lo hacía en la vuelta 4, ¿qué nos espera en Malasia o en China?. En definitiva, ni Raikkonen, ni Alonso, ni Vettel con su Red Bull han sido los protagonistas en Australia: las miradas se las han llevado la gomas italianas que prometen darnos mucho espectáculo y seguro que también más de un susto.    

0
comentarios

Herramientas