Menú

Mugello, la revancha de la Champions

0

El sábado el Real Madrid hizo historia logrando su duodécima Copa de Europa, la segunda consecutiva y en el mismo año en que el equipo también se ha impuesto en la Liga. Su rival en la final un equipo italiano, la Juventus, manifiestamente inferior al equipo merengue, y eso se notó en el resultado final. Los españoles pudieron con los de la bota pero las cosas fueron distintas en las motos el domingo. En el gran premio de casa, el GP de Italia, los pilotos italianos consiguieron triplete de victorias en las tres categorías, Moto3, Moto2 y MotoGp. Andrea Migno, Mattias Pasini y Andrea Dovizioso fueron los vencedores en un gran premio en el que los nuestros sí que estuvieron en el podio, lucharon por la victoria hasta el final pero esta vez la armada italiana pudo con los nuestros.

Pero el gran premio italiano no era una final sino un escalón más del Mundial y los pilotos españoles siguen liderando la clasificación, en caso de Moto3 y MotoGP, o están muy cerca del líder, como ocurre con Alex Márquez en Moto2.

En el caso además de la categoría reina no sólo es que se impusiera un italiano, Andrea Dovizioso, sino que la moto con la que llegó a lo más alto del podio es un Ducati, también italiana. Es una pena que ese mérito no lo haya conseguido Jorge Lorenzo que pese a que dejó muy buenas sensaciones en las primeras vueltas de la carrera el mallorquín sufrió mucho en el tramo final hundiéndose hasta la octava posición. Un varapalo para Jorge que tuvo que ver como su compañero de equipo, su principal rival, se llevaba la victoria.

Gran premio para el olvido para Jorge pero también para los dos pilotos de Honda. Pedrosa terminó por los suelos a pocos metros para el final y Márquez sufrió para mantener la sexta plaza y estuvo desaparecido de las primeras posiciones durante toda la carrera. La verdad es que en Honda tienen muchos problemas con la moto y aunque las delegaciones de moto y F1, de la marca nipona, trabajan de forma independiente está claro que la marca en su conjunto está sufriendo un bache del que ya veremos en que condiciones sale. A Márquez se le agotan las posibilidades no está desenganchado de la lucha por el título pero está en el límite.

Y qué decir de las Yamahas, pues que cumplieron. La velocidad punta de la Ducati en la recta era imposible de salvar en las zonas más viradas, donde destacan las Yamahas, y tocaba atacar y aguantar. Tanto Maverick que no tiró la toalla nunca y Valentino aguantando pese a las lesiones con las que corrió, ambos pilotos demostraron ser el equipo más fiable y más en forma. Si las caídas les respetan serán ellos los que se disputen el Mundial y en esta lucha, de momento, Viñales, líder de motogp, le lleva ventaja a su compañero de equipo.

0
comentarios

Herramientas