Menú

Márquez, el intratable

0

La superioridad de Marc Márquez no se basa en un poco de talento y mucha moto, no. La superioridad del piloto español se debe a mucho talento y una gran moto hecha a imagen y semejanza de Márquez. Lo hemos dicho en alguna otra ocasión, la Honda funciona con Marc Márquez y se presenta como una pesadilla para los otros pilotos que llevan un ala dorada, qué se lo digan a Lorenzo que no levanta cabeza. Pero si bien es cierto que nadie discute la superioridad del ilerdense sus máximos competidores se lo están poniendo algo más sencillo de lo que se esperaba.

Las caídas antes del verano de Rins y la de Dovizioso en Silverstone han dejado a Márquez demasiada ventaja y el final de la temporada está cerca. Rebasado el ecuador del campeonato el piloto de Honda tiene más de tres carreras de ventaja respecto a Dovizioso, que pese a la caída en Inglaterra sigue ocupando la segunda posición en la clasificación general de pilotos.

La mejor virtud de Marc, al margen del talento innato e inédito para el pilotaje, es su forma de afrontar la competición siempre con una actitud ganadora basada en la gran confianza y convencimiento de que es el mejor en pista. Esta actitud es imprescindible para ser no sólo un piloto ganador sino un deportista ganador, y no son muchos los deportistas que puedan presumir de ser auténticas bestias, depredadores en su modalidad. Y sí, Márquez es un auténtico depredador, es puro instinto animal dominado por un coco muy bien amueblado y con las cosas muy claras, su objetivo es ganar aunque a veces otros se lleven la victoria, pero él siempre está ahí.

Si hasta ahora se decía que nadie, a día de hoy, podía ocupar el espacio que ocupa Valentino Rossi en el Mundial de MotoGP creo que ya sí hay un piloto que por su espectacularidad, singularidad y superioridad puede ocupar ese espacio. Ese es Marc Márquez. Sin duda es impresionante y un privilegio ver a Valentino Rossi cada domingo en carrera luchando como el primer día por ganar, o al menos, acercarse a los puestos de arriba ocupados por niños que le veían desde sus casas ganar sus primeros mundiales. Pero Valentino ya no es el gran Valentino, y en gran medida la culpa la tiene la moto y la incapacidad de Yamaha de encontrar el camino ganador.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que Márquez no se anote un nuevo Mundial. Un Mundial plagado de Campeones del Mundo y de recién llegados que quieren su propio espacio.

0
comentarios

Herramientas