Menú

La luz de Ferrari se llama Leclerc

0

Dice Sebastian Vettel que se queda en Ferrari, pero me parece que esa decisión ya no depende de él. Tras su nuevo error en Monza, fruto de su carácter arrogante, su falta de tino desde hace ya unos meses y la victoria sin paliativos de su compañero de equipo Charles Leclerc, en Maranello ya no es un secreto el que estén buscando un repuesto al piloto alemán. Pero la verdadera razón para prescindir del tetracampeón no es ninguna de las mencionadas anteriormente; la verdadera razón es que ya no le corren los coches, ha perdido el olfato para hacer de su bólido el más rápido y la regularidad que le ha dado tanta gloria se ha convertido en la peor losa para el alemán.

Pero no nos centremos en lo negativo de Ferrari porque ha nacido una estrella, un piloto capaz de llevar al coche rojo a lo más alto sin que le tiemble el pulso. No es la primera vez que Leclerc nos deleita con un auténtico recital de pilotaje defensivo. Ya en Austria y en Inglaterra demostró ser un duro rival, un auténtico muro de hierro capaz de parar a las más poderosas jóvenes promesas, Max Verstappen y a las estrellas consolidadas, a todo un pentacampeón, Lewis Hamilton con su poderoso Mercedes. Mira que el inglés lo intentó, incluso le escuchamos desesperado hablar con su equipo por la radio pero esta vez la magia que le sigue no fue suficiente y quedó tan exhausto que perdió la posición a favor de su compañero de equipo Valtteri Bottas.

La segunda victoria consecutiva del piloto monegasco es sin duda una buena noticia para la F1 y sobre todo para Ferrari que parece que empieza ver algo de luz después de carreras y carreras de fracasos y fallos. Luz y sombras para un equipo que lleva más de una década de sequía, la peor de toda su historia.

0
comentarios

Herramientas