Menú

La crisis estaba más cerca de lo que creíamos

0
No hay duda de que los cambios en la Fórmula 1 comienzan a ser obligatorios. Y es que la crisis ha llegado, de verdad, al máximo "circo" del automovilismo mundial. Algo intuíamos después de que Honda anunciara su adiós del Mundial. Pero después de la reunión de la FIA con las escuderías, parece que la cosa es aún  más preocupante.
 
"Gracias" a esta crisis, Max Mosley ve que su proyecto de "motor estándar", de "F1 monomarca", o como quiera llamarlo, sigue vivo. Una pena. Pero la real pena es que equipos como Renault, uno de esos históricos en la F1, apoye la idea. No sé muy bien en qué estará pensando Briatore o quien sea, pero que una de las escuderías más exitosas de la historia apoye algo así, resulta al menos sorprendente. Habrá que ver cómo se va desarrollando el proyecto pero mucho me temo que podría hacerse efectivo mucho antes de lo que pensamos.
 
Uno de los muy pocos pilotos en pronunciarse ha sido Fernando Alonso. Ya era hora que lo hiciera un bicampeón como él, pero ojalá lo imitara algún piloto más. De los importantes digo. Bueno, al menos Ferrari también se ha pronunciado claramente. Además, la de Alonso no es una opinión a la ligera, sino que muestra su rechazo a dicha iniciativa descabellada, considerando incluso la retirada en caso de aprobarse. Seré sincero pero no sé hasta qué punto puede haber afectado la crisis a la F1 para tener que tomar ese tipo de decisiones. Me pregunto qué pensará el español sobre la opinión de su jefe acerca de este asunto.
 
Pero al menos ya tenemos las cosas claras para 2009 además del ya conocido KERS o paquete aerodinámico. Ahora, los motores deben durar aún más: tres carreras en lugar de dos con un límite de 18.000 revoluciones. Lo temido hace semanas: casi se acaba con la investigación, sobre todo porque se reduce la utilización del túnel de viento y se acaban los entrenamientos fuera de carrera, lo que alejará de los circuitos a muchos espectadores que aprovechaban estas fechas para ver de cerca de los monoplazas. Ah, eso sí, ahora las escuderías tendrán obligatoriamente seis semanas de vacaciones al año.
 
Para 2010 la cosa se pone aún más severa. Entra la opción de adquirir motores de terceros, lo que no tiene tanta importancia considerando que ya hay equipos que usan motores ajenos, como Toro Rosso por ejemplo. Aunque esta vez se habla de precios. Pero hay más prohibiciones: no se permitirá los calentadores de neumáticos, se acaban los repostajes en las entradas a boxes e incluso (yo ya no sé a dónde vamos a parar), posible reducción de vueltas y por consiguiente la distancia de los grandes premios. ¿No espera carreras de una hora? Eso sí, esto, junto con la "fabulosa" idea de Ecclestone de premiar con medallas (estoy siendo irónico por si hay dudas), será puesto a consideración de un estudio de marketing. A saber cómo lo van a hacer y a quién se lo van a consultar.
0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas