Menú

Ferrari tiene un gran problema de ego

0

Ya lo advertimos en anteriores entradas, la perspectiva de futuro para la F1 no es buena en este escenario de estado de alarma mundial. Mientras que se atisba cierta desescalada con la posibilidad, más que certera, de celebración de los primeros grandes premios de la temporada, Ferrari acaba de soltar toda una bomba de relojería que ha amargado la posible aparición de los primeros brotes verdes. El problema, el dinero, las limitaciones de presupuesto que Liberty Media quiere imponer de cara a 2022 para ganar en competitividad entre las distintas escuderías. Limitación que no acepta la escudería del cavallino rampante, que si ya les parecía poco el límite de 135 millones previsto, el recorte a 90 que se quiere imponer para las próximas temporadas es para el equipo italiano, y así lo ha asegurado el jefe de Ferrari, Mattia Binotto a la prensa británica, inaceptable e inasumible para el equipo.

En definitiva Ferrari lo que viene a decir es que si Liberty Media baja el nivel, le convierte en uno más, le obliga a dejar el lujo frente al Prêt-à-porter, no le compensa. Su imagen, su estructura es la que es, y no renuncian a ella, afirmando con una seguridad, que suena más a farol que a otra cosa, que ya buscarán las competiciones que les acojan en todo su esplendor. Es un chantaje que no es nuevo, Ferrari que ha estado presente en la F1 desde su creación en los años 50, lleva jugando a este juego desde hace mucho tiempo y siempre con un interés particular más que evidente el suyo, su dinero y su ego. La verdad es que el resto de equipos están bastante cansados del niño mimado que es Ferrari, que pese a serlo, lleva más de un década sin poder ganar el Mundial, sin poder construir un coche ganador. Si bien es cierto que la F1 no sería lo mismo sin la escudería de Maranello, creo que no es justo el agravio comparativo respecto al resto de equipos. Además, esta amenaza viene sólo unos meses después de que la FIA haya ocultado el resultado de su investigación por irregularidades técnicas y no haya impuesto ningún tipo de sanción, ni deportiva ni económica a Ferrari.

Puede que el farol, en forma de órdago, de Ferrari se haya producido en el peor de los momentos posibles, demostrando arrogancia, egoísmo y falta de perspectiva. En tiempos de crisis, también económica, muy segura veo yo al cavallino rampante de gastar sin medir demasiado.

Temas

0
comentarios

Herramientas