Menú

Esos grandes finales de F1 (1)

0
No me refiero a los finales de campeonato sino a los finales de carreras. Aunque este año hemos tenido un mundial que ha terminado con una carrera memorable –los nervios se vivieron hasta los últimos metros y segundos–, en la historia de la Fórmula Uno hemos tenido duelos emocionantes que no se resolvieron hasta la misma línea de meta.
 
No pretendo que esto sea una recuento de todos los finales, pero al menos algunos de los que aún tengo recuerdo. Lo mejor: menos texto y más vídeos. Además, el primero de ellos me permite volver a repetir la vergüenza que representa que una gran ciudad como Madrid no tenga un circuito en condiciones para recibir carreras de F1, de turismos o de motociclismo. Me refiero al GP de España de 1981. En plena época del turbo de Renault (cierto, merece un post), cinco pilotos se disputaron palmo a palmo la victoria. Los dos Williams-Ford comenzaron mejor pero Gilles Villeneuve (que largó séptimo con su Ferrari 126 del que hablé hace algunos días) se puso tercero en la primera curva, adelantó a Carlos Reutemann y aprovechó después el error de Alan Jones para ponerse primero. El final de carrera fue trepidante. Entraron a la última curva pegados el canadiense, Jacques Laffite (Ligier-Matra), John Watson (McLaren-Ford), Carlos Reutemann y el enorme Elio de Angelis (Lotus-Ford). ¿Las diferencias con respeto al ganador?: +0,22, +0,58, +1,01 y +1,24. Más no se puede pedir.
 
El segundo recuerdo es cinco años después y, curiosamente, en el siguiente GP de España. No fue ya en el Jarama sino en Jerez, hoy en día centro de entrenamientos para muchas escuderías. En 1986, los Williams de Mansell y Piquet eran los grandes dominadores. Al final lograron el Mundial de Constructores con una ventaja insultante (superaron a McLaren por 45 puntos). Sin embargo, en pilotos, Alain Prost logró in extremis el Mundial gracias al infortunio del león británico. En Jerez, Ayrton Senna se quedó, para variar, con la pole mientras Mansell perdió algunos puestos en la partida y quedó por detrás de Piquet, Prost y Rosberg. Sin embargo, fue recuperando lugares hasta adelantar a Senna en la vuelta 39. Ya con Piquet fuera de carrera por un problema en el motor Honda, el inglés no logró aguantar a Senna y después a Prost. A nueve vueltas del final entró a boxes, cambió sus slicks y comenzó una remontada increíble recortando hasta cuatro segundos por vuelta a los dos primeros. Dejó atrás al francés en la penúltima vuelta y su ataque a Senna fue implacable. En la última curva salió mucho mejor que el brasileño y en la línea de meta quedó segundo por sólo... 14 milésimas. Esos tres puntos que dejó de ganar en el circuito español pudieron darle el Mundial al final de año (Prost ganó por sólo dos puntos).
 
 
Por supuesto hay muchos finales emocionantes más. Por lo pronto, el de Mónaco 1992, otra vez entre Senna y Mansell. Pero hay más y más antiguos. Esta vez tendré que dejar de lado un poco mi memoria (corta, dicho sea de paso) para rebuscar por las hemerotecas y vídeos a través de Internet. Por eso, seguro que habrá una nueva entrega de "Esos grandes finales de F1".
0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas