Menú

El Honda tampoco aguanta las 500 Millas

0

Llegó a liderar la carrera, tuvo el podio en la palma de la mano pero de nuevo el motor Honda le dejó tirado, y lo que es más doloroso a menos de 20 minutos para el final. Está claro que el binomio Alonso-Honda no funciona.

No es pasión incondicional cuando afirmo que Fernando Alonso fue a por la victoria desde que se subió a un coche de la Indy, en los entrenamientos después en clasificación, colándose en la segunda línea, y por último en carrera donde Fernando destacó por ser uno de los pilotos más ágiles en las entradas al pit y más agresivo en los adelantamientos en pista. Seguro que muchos, que saben más de chascarrillos que de motor, dirán que la culpa es de Alonso que con su forma de pilotar lleva al motor hasta el colapso. Pero cualquiera que sepa un poco de cómo funciona este mundo, de cómo se trazan las curvas y se preparan los coches sabrá apreciar el gran trabajo y la impronta que Alonso ha dejado en su primera incursión en las 500 Millas. Pero la dura realidad es que al final lo que queda es que Fernando rompió motor, una vez más, y se quedó sin ver la bandera a cuadros.

¿Cómo afectará este nuevo revés el asturiano?- es una pregunta que hay que hacerse. En los tres últimos años hemos visto al Alonso más paciente, más resignado pero eso no ha hecho que no siga dando el máximo pese a ser en muchas ocasiones la diana de todas las mofas, y no sólo del paddock. Esta vez no será distinto. Lo cómodo para Fernando hubiera sido quedarse sufriendo al McLaren en la Fórmula1 y no arriesgar de nuevo su crédito en ninguna otro desafío. Su elección es valiente, la de un campeón que sólo sabe ganar, que sólo corre para bañarse en el champán de la victoria. Pero las cosas no salen, la suerte le dejó de lado hace mucho tiempo y sin ella todos los campeones saben que el triunfo no es posible.

Cierto es también que la suerte hay que buscarla y puede que Fernando haya perdido algo de olfato. Lo demás, su profesionalidad y maestría al volante siguen intactas.

Ahora toca subirse de nuevo al McLaren- Patata- Honda y seguir sufriendo dando vueltas con un monoplaza en el que solo cabe resistir. Ya han pasado casi once años desde que Fernando Alonso ganara su último Mundial y la espera, para todos, se está haciendo larga. Y lo peor es que, a estas alturas, sólo cabe esperar.

 

0
comentarios

Herramientas