Menú

El alma de un viejo conocido: El circuito de Jerez

0

Dentro de unos días el circuito gaditano de Jerez de la Frontera albergará los primeros test de pretemporada de la F1. Todas las escuderías han confirmado su presencia el próximo 5 de febrero, incluido Ferrari y Fernando Alonso, que ya habrán presentado unos días antes, el uno de febrero, el coche que debe acercar al asturiano un poco más a su tercer título Mundial.

Pero Jerez ha sido más que un circuito que en los últimos años ha formado parte de la preparación de los equipos de cara al campeonato. Durante siete años fue el escenario del Gran Premio de España y de Europa de Fórmula 1. A lo largo de sus 13 curvas han rodado pilotos de la talla de Ayrton Senna o Michael Schumacher y hoy en día es uno de los circuitos más carismáticos del Mundial de Motos.

El circuito de Jerez se inauguró en 1985 y sólo cuatro meses después, en 1986, los propulsores de los monoplazas ya rugían en territorio jerezano. La combinación de sus curvas y el buen tiempo de que disfrutan en la zona hicieron de él un escenario muy atractivo para el circo automovilístico. Pero lo que es más importante, permitió a España recuperar el olor a gasolina y a goma quemada que dejan los monoplazas, cuyo último desembarco en nuestro país había sido en 1982 en el circuito madrileño del Jarama.

¡Y qué regreso! El malogrado Ayrton Senna mantuvo uno de sus duelos más ajustados con Nigel Mansell. Duelo con final de fotografía y que ganó, según los comisarios de la FIA, el brasileño por apenas 14 milésimas de segundo. Todavía hoy esta carrera forma parte de la historia de este deporte por haber sido una de las más ajustadas. Por aquel entonces Senna pilotaba un Lotus Renault y no volvería a ganar en Cádiz hasta 1988 pero ya a los mandos de un McLaren.

Mansell, Prost, Hakkinen y Michael Schumacher ganaron algunos de los siete grandes premios celebrados en el circuito de Jerez. Con la llegada de los años 90 Jerez sufrió sus primeras remodelaciones. En 1992 se creó una nueva curva parabólica al inicio del trazado, en 1994 los recientes acontecimientos vividos en Ímola, y la extrema rapidez de las curvas enlazadas de Criville y Ferrari, llevaron a la organización a tomar la decisión de crear una nueva chicane para reducir en este punto la velocidad. Chicane que actualmente lleva el nombre del gran piloto brasileño, Ayrton Senna.

Tras el lavado de cara, en 1997, Jerez vuelve a ser sede de un Gran Premio de Fórmula Uno, el Gran Premio de Europa, última prueba puntuable de la temporada para regocijo de todos los amantes del mundo del motor. Michael Schumacher y Jacques Villeneuve se jugaban el Campeonato. En carrera, el duelo entre ambos pilotos finalizó en la curva Dry Sack con una fea maniobra del alemán cuando impidió que Villeneuve lo adelantase pese a que tenía el sitio bueno. El resultado el que todos conocemos, ambos monoplazas impactaron ente sí siendo el más perjudicado el piloto de Ferrari que quedó encima del piano sin opciones de continuar. En cambio Villeneuve pudo continuar la carrera, terminó tercero, suficiente para proclamarse campeón del Mundo. La maniobra, la de Michael Schumacher, fue sancionada por la FIA con la retirada de todos los puntos obtenidos en el año por el piloto alemán.

Sólo siete años estuvo en activo, en el Mundial de F1, el circuito de Jerez pero el trazado gaditano tiene mucho que contar en cada curva y mucha historia por recordar en un circuito que hoy es referencia para todos los equipos a la hora de poner a punto sus monoplazas. Equilibrado, técnico pero con carácter, son los adjetivos que más se adaptan a un circuito que si bien no tiene tanto glamour como otros creados después, y me refiero al circuito urbano de Valencia, tiene más alma y más autenticidad.






 
 

 

0
comentarios

Herramientas