Menú

Echando un ojo a las mujeres al volante

0
Mujeres en el automovilismo. Poco o casi nada se ha escrito sobre el asunto y muchas de las que participaron en importantes competiciones mantienen su anonimato. Sin embargo, en algunos casos sus actuaciones han sido más exitosas de lo que creemos y hace un tiempo en Libertad Digital se publicó un reportaje sobre Gloria Waid, una de las primeras mujeres en España que se atrevieron a desafiar un mundo dominado por los hombres.

Es verdad que la Fórmula Uno no ha sido una categoría en la que las mujeres hayan tenido mucho éxito. La última aparición fue la de Giovanna Amati, una italiana que fue fichada por Brabham en 1992 (una escudería que estaba en franca decadencia) y que no logró clasificarse a ninguna carrera tras intentarlo tres veces (en aquella época existía un tiempo mínimo -fijado por el tiempo de la pole- para poder participar en las carreras). Fue reemplazada entonces por el británico Damon Hill, que dicho sea de paso, tampoco hizo mucho en el equipo.

En otras categorías la participación femenina sí tiene mayor relevancia. En EEUU tienen una presencia más importante que en Europa. El ejemplo más claro es el de Danica Patrick que este mismo año logró una victoria en las 300 millas de Japón de las IndyCar Series. Aunque ya era conocida en EEUU por sus buenas actuaciones, éste triunfo le puede haber abierto las puertas a las F1, sobre todo en Honda, equipo que presta sus motores a la escudería Andretti Green Racing. El propio Ecclestone ya le ha echado el ojo aunque conociéndole, no sabemos si por motivos eminentemente deportivos o más bien publicitarios. Aunque ella misma lo ha descartado por el momento, no sería raro que muy pronto la veamos en la parrilla de un GP de F1. No sé porqué pero sospecho que podría hacerlo mejor que algunos que parecen arrastrarse sobre el asfalto de los circuitos.

En los rallies las cosa cambia. Hay dos nombres claros que resaltan sobre las demás. Una es Jutta Kleinschmidt y la otra es la recordada Michèle Mouton. La alemana comenzó a participar en el Rally Paris-Dakar en 1988 pero en motos y después comenzó su incursión en coches en las 24 horas de Nurburgring y las 24 horas de Spa Francorchamps. En el Dakar comenzó como copiloto de Jean Louis Schlesser en 1993 -alternando con su participación en motos en otras carreras- para convertirse en la primera mujer en ganarlo en 2001 con Mitsubishi, año desde el que el equipo japonés comenzó a convertirse en auténtico dominador de la prueba.

Michèle Mouton es probablemente una de las mujeres más respetadas dentro del mundo del motor. Esta francesa comenzó su andadura en el Mundial de Rally en 1974 y no fue hasta 1981 cuando ganó su primera carrera en el Rally de Sanremo de 1981 a bordo del potente Audi Quattro y con Fabrizia Pons como copiloto. Lo hizo superando a grandes de la categoría como los finlandeses Ari Vatanen o Hannu Mikkola aunque ninguno de los dos estuvieron el podio de esa carrera. En 1982 ganó tres rallies más: Portugal, Acrópolis y Brasil. Fue sin duda su mejor año logrando un increíble subcampeonato por detrás del alemán Walter Röhrl. Además, en 1975 ganó en su categoría las 24 horas de Le Mans y en 1985 participó en la famosa Pikes Peak International Hillclimb (de la que ya hablamos hace algunas semanas) convirtiéndose en la primera mujer no estadounidense en ganarla (pueden verlo en el siguiente vídeo) y estableciendo un nuevo récord.
 

En España hay algunas mujeres que intentan destacar en el mundo del motor. A las participaciones femeninas en el Dakar, ahora ya es más común ver algunas en las competiciones de monoplazas. El año pasado, Carmen Jordá se convirtió en la primera mujer en subir al podio en la Copa de España de F3 y este año logró un meritorio cuarto lugar en Albacete. Ojalá pronto la veamos en categorías superiores y que muchas otras mujeres la imiten.
0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas