Menú

Cuenta atrás para que arranque el 'gran circo'

0

Arrancará sí, pero sin aplausos, ni demasiados lujos, ni paddocks abarrotados de vips y aficionados vistiendo el color de su piloto o escudería favorita. Apenas quedan unos días para que el semáforo rojo se apague y arranque una de las temporadas más raras e inéditas que ha visto la Fórmula1 desde su nacimiento. Una temporada que nace amortizada y que se celebra sólo y exclusivamente para que los inversores no lo pierdan todo, porque ni siquiera creo que se cubran gastos.

Austria, y en concreto el circuito de Red Bull Ring, verá nacer una de las temporadas más cortas de la historia de esta competición. La previsión es que se puedan celebrar hasta 18 carreras pero lo cierto es que de momento sólo hay ocho citas programadas en seis circuitos. Ocho citas que son las mínimas que por reglamento puede tener una temporada para que sea válida, para que haya campeón del Mundo y equipo ganador.

Una temporada al sprint que podrá a prueba la concentración de los pilotos, no hay margen de error, el primero que falle dejará una ventaja casi insalvable, ya que hay menos puntos que repartir y el mismo número de adversarios. Vitales serán las pistas donde se celebra el campeonato, siempre se ha hablado que hay trazados que son más o menos favorables a unas u otras escuderías y el hecho de que haya trazados que repiten puede ser crucial para las estrategias. Por ejemplo, harán doblete en los circuitos de Austria e Inglaterra, en el primer circuito en los últimos años el dominio ha sido de Red Bull, mientras que Inglaterra ha sido territorio de Mercedes. A Ferrari sólo le quedará Monza, que albergará una sola carrera. Hungría, un circuito más revirado, es favorable a Red Bull, mientras que Montmeló no debería resistírsele a las flechas plateadas. Es por ello que casi todas las apuestas apuntan en dos direcciones, o Hamilton por Mercedes o Verstappen con Red Bull.

Y por si no fueran pocas las peculiaridades de esta temporada que está apunto de arrancar, al menos tres pilotos de los de cabeza competirán en equipos a los que no pertenecerán la próxima temporada. Vettel, Ricciardo y Carlos Sainz pilotarán con otro proyecto en su cabeza. El primero, el alemán, incluso con el fantasma de la retirada al acecho y con la posición de segundón ante cualquier duda frente a Leclerc que se ha convertido en el nuevo niño bonito del Cavallino Rampante. En cualquier caso, con público o sin él, se agradecerá el arranque de casi cualquier cosa que suene a Fórmula 1 o se parezca porque hay mono de carreras, de vuelta rápida después de que la covid-19 parará todo y a todos.

0
comentarios

Herramientas