Menú

Con Kimi pero sin proyecto

9
Los compañeros de Alonso

La escudería Ferrari ha hecho público este miércoles el fichaje de Kimi Raikkonen para la próxima temporada en sustitución del piloto brasileño Felipe Massa. Un fichaje inesperado que denota que el equipo italiano no tiene un proyecto deportivo de futuro. Vaya por delante que admiro al deportista finlandés y que creo que es uno de los mejores pilotos de la actual parrilla por su espectacularidad en la pista. Pero, ¿es lo que necesita Ferrari? Si de algo ha pecado Maranello estos últimos años, y ha sido motivo de haber perdido frente a Red Bull los últimos dos mundiales, ha sido de no tener un rumbo claro, no saber hacia dónde llevar su equipo y, sobre todo, su coche.

Es en esto en lo que Fernando Alonso ha trabajado, y mucho, durante los dos años que lleva vistiéndose de rojo, en componer un equipo integrado con una idea conjunta de evolución y funcionamiento entre coche, equipo y piloto. Un trabajo ingente que todavía está inacabado y en el que no veo, por su personalidad, qué papel jugará Kimi. Precisamente su salida de Ferrari en 2009 estuvo rodeada de polémica, por las quejas internas del equipo hacia el piloto finlandés y su falta de aportación al desarrollo del coche, acusándole de limitarse a conducir el monoplaza durante el fin de semana de gran premio.

La gente cambia y el paso de Raikkonen por los rallys y sus posteriores ganas de volver a las pistas de alta velocidad le han podido hacer madurar. Él mismo ha dicho, tras conocerse la noticia de su fichaje, que está deseando trabajar mano a mano con Fernando Alonso. Está claro que Kimi no es Massa, en ningún aspecto, y que Iceman luchará por ser el piloto número uno llegado el momento de una posible disputa o conflicto de intereses. Y aquí el finlandés puede echar mano de un hecho: es el último piloto en activo que dio a Ferrari un título Mundial. Lo hizo en 2007, cuando Fernando se peleaba con Hamilton y Ron Dennis en MacLaren. Precisamente una de las pegas que se puso a aquel mundial conseguido por Raikkonen fue que más que ganarlo él lo perdieron en el equipo de las flechas plateadas.

Si habrá lucha de gallos en el garaje del Cavallino Rampante está por ver. El próximo año los monoplazas sufrirán una cambio significativo. Sobre todo en el aspecto mecánico, pues se pasará de ocho a seis cilindros y se recuperará el turbo. Es decir, el trabajo en equipo entre ingenieros y pilotos será intenso y fundamental, y es ahí donde se medirá el grado de compromiso de Raikkonnen con Ferrari y no sólo consigo mismo, como muchas veces ha demostrado.

Pero de momento la Scuderia sigue sin tener las cosas claras, y lo demuestra con esta nueva incorporación. Y recurro a un lugar común para resumir el argumento, y es que segundas partes nunca fueron buenas.

0
comentarios

Herramientas