Menú

Button repite en el infierno malayo

0

Antes de entrar a hablar sobre la carrera, hay algo que habría que advertir: ya es hora de que los organizadores, Ecclestone o la propia FIA comiencen a escuchar seriamente a los pilotos. O por otro lado, que éstos se impongan en algunas decisiones. Es obvio que cuando algunos pilotos se quejaron de la hora de la carrera (17:00 en Kuala Lumpur) lo hacían por algo. Dicho esto, no es que la lluvia sea culpa de la organización pero lo que es evidente es que esta situación sumada a la poca luz que hay a esa hora hace que los pilotos –que al final son los que realmente se juegan la vida– tengan una visibilidad muy reducida.

En cuanto a la carrera, hemos visto una clarísima prueba del trabajo extremo que suelen tener los estrategas de cada escudería. Las decisiones en estos casos deben tomarse en segundos y muchas veces los responsables se equivocan como es el caso de Ferrari este domingo. Raikkonen intentó dar la sorpresa pero le salió mal, muy mal. Calzaron neumáticos de lluvia extrema cuando vieron algunas gotas caer, mientras que el resto siguió optando por las de seco. Al final, nada. Cero puntos otra vez, al igual que su compañero Massa. El momento es sin duda muy crítico para Ferrari.

Lo primero que hay que destacar son las partidas de Nico Rosberg y Fernando Alonso. El de Williams salió disparado hacia el primer lugar mientras que el español dejó a muchos detrás (probablemente ayudado por el KERS) para subir hasta la tercera posición. A partir de ahí tuvo que aguantar los ataques de Button hasta que el Brawn GP hizo valer su superioridad. Alonso tampoco pudo con Barrichello y contuvo algunas vueltas a Raikkonen detrás gracias en parte al KERS, que esta vez parece haber funcionado, al menos mejor que en Australia. Sin embargo, tuvo que claudicar ante la mayor cantidad de combustible que llevaba y tras cometer un pequeño error que le abrió la puerta al finlandés.

La carrera para Alonso, pese a los puestos perdidos, parecía ir bien porque iba más cargado que los demás y podía esperar la lluvia para elegir los neumáticos. Sin embargo, cuando faltaba poco para su entrada a boxes, cometió un error provocado por el agua que ya caía sobre Sepang, dejando todas sus posibilidades. El resto de los pilotos y sus equipos tuvieron que pensar mucho en sus opciones, ya que el cielo malayo se iba oscureciendo cada vez más hasta que la tormenta cayó del todo sobre el asfalto de Sepang. A partir de entonces, el caos se apoderó del pitlane y todos optaron por los neumáticos de lluvia extrema tras lo que vimos un auténtico show de Mark Webber en duelo con Hamilton y Heidfeld. Después vino la elección de los intermedios, para pasar otra vez a los de lluvia extrema. Lo dicho, un caos total.

Y pese a todo esto, Button y Brawn GP han vuelto a triunfar. El británico ha redondeado un carrerón pese a que perdió el primer lugar para caer hasta el cuarto en la partida. No tuvo muchas dificultades para quitarse de encima a Alonso y después esperó pacientemente su momento. Han sido otra vez los más rápidos y los mejores y de seguir adelante la carrera, es posible que Barrichello –finalmente quinto– hubiera optado por subir al podio. Los que dejan otra vez un gran sabor de boca son los pilotos de Toyota que parecen comenzar a reaccionar tras varios años con pocos resultados. Han sido tercero y cuarto como hace una semana aunque con los pilotos intercambiados. Heidfeld también ha redondeado una gran carrera y ha logrado un excelente resultado, a diferencia de su compañero Kubica que después de sufrir lo de Albert Park, este domingo tuvo que abandonar por problemas mecánicos.

Ahora nos espera dos semanas de descanso pero se mantendrá la actividad ya que el 14 de este mes la Corte de Apelación se reúne en París para tomar una decisión sobre los polémicos difusores de tres equipos. Pese a eso, seguro que los equipos no esperarán el veredicto y comenzarán a adecuar nuevos paquetes aerodinámicos para intentar contrarrestar la superioridad de los Brawn GP.

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas